Esta­dos Uni­dos. Julian Assan­ge y el colap­so del Esta­do de derecho

Por RedE­co, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de junio de 2021. 

Este artícu­lo repro­du­ce la inter­ven­ción de Chris Hed­ges en un acto cele­bra­do el pasa­do jue­ves en Nue­va York en apo­yo de Julian Assan­ge. Dicho acto for­ma par­te de una gira por Esta­dos Uni­dos que dura­rá un mes y en la que inter­vie­nen entre otros el padre y el her­mano de Julian y Roger Waters (Pink Floyd).

Una socie­dad que prohí­be la posi­bi­li­dad de decir la ver­dad anu­la la posi­bi­li­dad de vivir en la justicia.

Esa es la razón por la que esta noche esta­mos aquí. Todos los que cono­ce­mos y admi­ra­mos a Julian con­de­na­mos su pro­lon­ga­do sufri­mien­to y el de su fami­lia. Exi­gi­mos que se pon­ga fin a los muchos erro­res e injus­ti­cias que se han come­ti­do con su per­so­na. Le res­pe­ta­mos por su valor y su inte­gri­dad. Pero la bata­lla por la liber­tad de Julian nun­ca ha sido solo por la per­se­cu­ción a la que se some­tía a un edi­tor. Es la bata­lla por la liber­tad de pren­sa más impor­tan­te de nues­tra era. Y si per­de­mos esa bata­lla las con­se­cuen­cias serán devas­ta­do­ras, no solo para Julian y su fami­lia sino para todos nosotros.

Las tira­nías invier­ten el Esta­do de dere­cho. Con­vier­ten la ley en un ins­tru­men­to de injus­ti­cia. Escon­den sus crí­me­nes median­te una fal­sa lega­li­dad. Uti­li­zan la dig­ni­dad de tri­bu­na­les y jui­cios para ocul­tar su cri­mi­na­li­dad. Aque­llos que, como Julian, expo­nen ante el públi­co esa cri­mi­na­li­dad son per­so­nas peli­gro­sas, por­que sin el pre­tex­to de la legi­ti­mi­dad la tira­nía pier­de cre­di­bi­li­dad y lo úni­co que le que­da es el mie­do, la coac­ción y la violencia.

La pro­lon­ga­da cam­pa­ña con­tra Julian y Wiki­leaks es una ven­ta­na hacia la demo­li­ción del Esta­do de dere­cho, un paso más hacia lo que el filó­so­fo polí­ti­co Shel­don Wolin lla­ma nues­tro sis­te­ma de tota­li­ta­ris­mo inver­ti­do, una for­ma de tota­li­ta­ris­mo que man­tie­ne la fic­ción de la anti­gua demo­cra­cia capi­ta­lis­ta, inclu­yen­do sus ins­ti­tu­cio­nes, ico­no­gra­fía, sím­bo­los patrió­ti­cos y retó­ri­ca, pero que inter­na­men­te ha entre­ga­do todo el con­trol a los dic­ta­dos de las cor­po­ra­cio­nes globales.

Yo esta­ba en la sala del tri­bu­nal cuan­do Julian Assan­ge fue juz­ga­do por la juez Vanes­sa Baraitser, una ver­sión moder­na de la Rei­na de Cora­zo­nes de Ali­cia en el País de las Mara­vi­llas, que exi­gía la sen­ten­cia antes de decla­rar el vere­dic­to. Fue una far­sa judi­cial. No exis­tía base legal algu­na para man­te­ner­le en pri­sión. No había base legal algu­na para juz­gar­le, sien­do un ciu­da­dano aus­tra­liano, según la Ley de Espio­na­je de EE.UU. La CIA le estu­vo espian­do en la emba­ja­da ecua­to­ria­na a tra­vés de una com­pa­ñía espa­ño­la, UC Glo­bal, con­tra­ta­da para pro­por­cio­nar la segu­ri­dad a la emba­ja­da. Este espio­na­je inclu­yó las con­ver­sa­cio­nes con­fi­den­cia­les entre Assan­ge y sus abo­ga­dos cuan­do dis­cu­tían los tér­mi­nos de su defen­sa. Este mero hecho debe­ría haber inva­li­da­do el jui­cio. Julian está pri­sio­ne­ro en una cár­cel de alta segu­ri­dad para que el Esta­do pue­da con­ti­nuar los abu­sos degra­dan­tes y la tor­tu­ra que espe­ra pro­vo­quen su desin­te­gra­ción psi­co­ló­gi­ca o inclu­so físi­ca, tal y como ha tes­ti­fi­ca­do el rela­tor Espe­cial de la ONU para la Tor­tu­ra, Nils Melzer.

El gobierno de Esta­dos Uni­dos ha dado ins­truc­cio­nes al fis­cal lon­di­nen­se James Lewis, tal y como ha docu­men­ta­do con elo­cuen­cia [el exdi­plo­má­ti­co, perio­dis­ta y defen­sor de dere­chos huma­nos bri­tá­ni­co] Craig Murray. Lewis pre­sen­tó dichas direc­tri­ces a la juez Baraitser, que las adop­tó como su deci­sión legal. Todo el show fue una pan­to­mi­ma judi­cial. Lewis y la juez insis­tie­ron en que no esta­ban inten­tan­do cri­mi­na­li­zar a los perio­dis­tas y amor­da­zar a la pren­sa, al mis­mo tiem­po que se afa­na­ban en esta­ble­cer un mar­co legal para cri­mi­na­li­zar a los perio­dis­tas y amor­da­zar a la pren­sa. Y esa es la razón por la que el tri­bu­nal se esfor­zó tan­to por ocul­tar el pro­ce­so judi­cial a la opi­nión públi­ca, limi­tan­do el acce­so a la sala del tri­bu­nal a un puña­do de obser­va­do­res y ponien­do todas las difi­cul­ta­des posi­bles para impo­si­bi­li­tar su visio­na­do en línea. Fue un oscu­ro jui­cio ama­ña­do, más típi­co de la Lubian­ka que de la juris­pru­den­cia británica.

Yo sé que muchos de los que esta­mos hoy aquí nos con­si­de­ra­mos radi­ca­les, pue­de que has­ta revo­lu­cio­na­rios. Pero lo que esta­mos exi­gien­do tie­ne de hecho un tin­te con­ser­va­dor, den­tro del espec­tro polí­ti­co. Exi­gi­mos la res­tau­ra­ción del Esta­do de dere­cho. Algo tan sen­ci­llo y bási­co que no debe­ría resul­tar incen­dia­rio en una demo­cra­cia en fun­cio­na­mien­to. Pero vivir en la ver­dad en un sis­te­ma des­pó­ti­co es un acto supre­mo de desa­fío. Esa ver­dad ate­rro­ri­za a quie­nes deten­tan el poder.

Los arqui­tec­tos del impe­ria­lis­mo, los seño­res de la gue­rra, las ramas legis­la­ti­va, judi­cial y eje­cu­ti­va del gobierno, con­tro­la­das por las gran­des empre­sas, y sus ser­vi­les cor­te­sa­nos de los medios de comu­ni­ca­ción son ile­gí­ti­mos. Si pro­nun­cias esta sen­ci­lla ver­dad que­das des­te­rra­do, como hemos esta­do muchos de noso­tros, a los már­ge­nes del pano­ra­ma mediá­ti­co. Si demues­tras esa ver­dad, como han hecho Julian Assan­ge, Chel­sea Man­ning, Jeremy Ham­mond y Edward Snow­den al per­mi­tir­nos fis­gar en las inte­rio­ri­da­des del poder, serás per­se­gui­do y procesado.

Poco des­pués de que Wiki­leaks publi­ca­ra los archi­vos de la Gue­rra de Irak en octu­bre de 2010, que docu­men­ta­ban nume­ro­sos crí­me­nes de gue­rra de Esta­dos Uni­dos –inclu­yen­do imá­ge­nes del ame­tra­lla­mien­to de dos perio­dis­tas de Reuters y otros 10 civi­les des­ar­ma­dos en el video Ase­si­na­to Cola­te­ral, la tor­tu­ra sis­te­má­ti­ca de pri­sio­ne­ros ira­quíes, el ocul­ta­mien­to de miles de muer­tes de civi­les y el ase­si­na­to de cer­ca de 700 civi­les que se habían acer­ca­do dema­sia­do a los pues­tos de con­trol esta­dou­ni­den­ses – , los des­ta­ca­dos abo­ga­dos de dere­chos civi­les Len Wein­glass y mi buen ami­go Michael Rat­ner (a quien acom­pa­ña­ría pos­te­rior­men­te para reu­nir­se con Julian en la emba­ja­da ecua­to­ria­na) se reu­nie­ron con Julian en un apar­ta­men­to de Lon­dres Cen­tral. Las tar­je­tas ban­ca­rias per­so­na­les de Assan­ge habían sido blo­quea­das. Tres orde­na­do­res encrip­ta­dos habían des­apa­re­ci­do de su equi­pa­je duran­te su via­je a Lon­dres. La poli­cía sue­ca esta­ba fabri­can­do un caso en su con­tra con la inten­ción, le advir­tió Rat­ner, de extra­di­tar­le a Esta­dos Unidos.

“Wiki­leaks y tú per­so­nal­men­te os enfren­táis a una bata­lla que es tan­to legal como polí­ti­ca”, le dijo Wein­glass a Assan­ge. “Como apren­di­mos en el caso de los Pape­les del Pen­tá­gono, al gobierno de Esta­dos Uni­dos no le gus­ta que se haga públi­ca la ver­dad. Y no le gus­ta que le humi­llen. No impor­ta que sea Nixon, Bush u Oba­ma, un Repu­bli­cano o un Demó­cra­ta, quien ocu­pe la Casa Blan­ca. El gobierno de EE.UU. inten­ta­rá evi­tar que publi­ques sus repug­nan­tes secre­tos. Y si tie­nen que des­truir­te a ti, y des­truir al mis­mo tiem­po la Pri­me­ra Enmien­da y los dere­chos de los edi­to­res, están dis­pues­tos a hacer­lo. Cree­mos que van a per­se­guir a Wiki­leaks y a ti, Julian, por publicarlos”.

“Que van a per­se­guir­me, ¿por qué razón?”, pre­gun­tó Julian.

“Por espio­na­je”, con­ti­nuó Wein­glass. “Van a acu­sar a Brad­ley Man­ning por trai­ción, aco­gién­do­se a la Ley de Espio­na­je de 1917. No cree­mos que se le pue­da apli­car por­que es un denun­cian­te de con­cien­cia, no un espía. Pero van a inten­tar obli­gar a Man­ning a que te impli­que a ti como colaborador”.

“Que van a per­se­guir­me, ¿por qué razón?”

Esa es la cuestión.

Han per­se­gui­do a Julian por sus vir­tu­des, no por sus defectos.

Han per­se­gui­do a Julian por­que sacó a la luz más de 15.000 muer­tes no denun­cia­das de civi­les ira­quíes; por­que hizo públi­cas la tor­tu­ra y los malos tra­tos a unos 800 hom­bres y mucha­chos de entre 14 y 89 años en Guan­tá­na­mo; por­que publi­có que Hillary Clin­ton orde­nó en 2009 a los diplo­má­ti­cos esta­dou­ni­den­ses que espia­ran al Secre­ta­rio Gene­ral de la ONU Ban Ki Moon y a otros repre­sen­tan­tes de Chi­na, Fran­cia, Rusia y Rei­no Uni­do, un espio­na­je que incluía obte­ner su ADN, el esca­neo de su iris, sus hue­llas dac­ti­la­res y sus con­tra­se­ñas per­so­na­les, con­ti­nuan­do méto­dos habi­tua­les de vigi­lan­cia ile­gal como las escu­chas ile­ga­les al Secre­ta­rio Gene­ral de la ONU Kofi Annan las sema­nas pre­vias a la inva­sión de Irak de 2003 diri­gi­da por Esta­dos Uni­dos; le han per­se­gui­do por­que divul­gó que Barack Oba­ma, Hillary Clin­ton y la CIA orques­ta­ron el gol­pe mili­tar de 2009 en Hon­du­ras que derro­có al pre­si­den­te ele­gi­do demo­crá­ti­ca­men­te, Manuel Zela­ya, y lo reem­pla­zó con un régi­men mili­tar corrup­to y ase­sino; por­que reve­ló que Geor­ge Bush hijo, Barack Oba­ma y el gene­ral Davis Petrous lle­va­ron a cabo una gue­rra en Iraq que, según las leyes pos­te­rio­res al pro­ce­so de Núrem­berg, se con­si­de­ra una gue­rra cri­mi­nal de agre­sión, un cri­men de gue­rra y por­que auto­ri­za­ron cien­tos de ase­si­na­tos selec­ti­vos, inclu­yen­do los de ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses en Yemen, don­de tam­bién lan­za­ron secre­ta­men­te misi­les, bom­bas y ata­ques con dro­nes que aca­ba­ron con la vida de dece­nas de civi­les; por­que reve­ló que Gold­man Sachs pagó a Hillary Clin­ton 657.000 dóla­res por dar con­fe­ren­cias, una suma tan enor­me que solo pue­de con­si­de­rar­se un soborno, y que Clin­ton ase­gu­ró en pri­va­do a los líde­res empre­sa­ria­les que cum­pli­ría sus orde­nes, mien­tras pro­me­tía a la opi­nión públi­ca una regu­la­ción y una refor­ma finan­cie­ra; por­que sacó a la luz la cam­pa­ña inter­na para des­acre­di­tar y des­truir a Jeremy Corbyn por par­te de miem­bros de su pro­pio Par­ti­do Labo­ris­ta; por­que mos­tró cómo la CIA y la Agen­cia Nacio­nal de Segu­ri­dad uti­li­zan herra­mien­tas de hac­keo que per­mi­ten al gobierno la vigi­lan­cia al por mayor a tra­vés de nues­tros tele­vi­so­res, orde­na­do­res, smartpho­nes y pro­gra­mas anti­vi­rus, lo que per­mi­te al gobierno regis­trar y alma­ce­nar nues­tras con­ver­sa­cio­nes, imá­ge­nes y men­sa­jes de tex­to pri­va­dos, inclu­so si están encriptados.

Julian sacó a la luz la ver­dad. La des­ve­ló una y otra y otra vez, has­ta que no que­dó la menor duda de la ile­ga­li­dad, corrup­ción y men­da­ci­dad endé­mi­cas que defi­nen a la éli­te gober­nan­te glo­bal. Y por des­cu­brir esas ver­da­des es por lo que han per­se­gui­do a Assan­ge, como han per­se­gui­do a todos aque­llos que se atre­vie­ron a ras­gar el velo que cubre al poder. “La Rosa Roja aho­ra tam­bién ha des­apa­re­ci­do…”, escri­bió Ber­tolt Bretch cuan­do la socia­lis­ta ale­ma­na Rosa Luxem­bur­go fue ase­si­na­da. “Por­que ella a los pobres la ver­dad ha dicho, los ricos del mun­do la han extinguido”.

Hemos expe­ri­men­ta­do un gol­pe de Esta­do empre­sa­rial, median­te el cual los pobres y los hom­bres y muje­res tra­ba­ja­do­res se ven redu­ci­dos al des­em­pleo y el ham­bre; la gue­rra, la espe­cu­la­ción finan­cie­ra y la vigi­lan­cia inter­na son las úni­cas ocu­pa­cio­nes del Esta­do; por el cual ya ni siquie­ra exis­te el habeas cor­pus; por el que los ciu­da­da­nos no somos más que mer­can­cías que se usan, se des­plu­man y se des­car­tan para los sis­te­mas cor­po­ra­ti­vos del poder. Negar­se a con­tra­ata­car, a ten­der lazos y ayu­dar al débil, al opri­mi­do y al que sufre, a sal­var el pla­ne­ta del eco­ci­dio, a denun­ciar los crí­me­nes inter­nos e inter­na­cio­na­les de la cla­se domi­nan­te, ea xigir jus­ti­cia, a vivir en la ver­dad es lle­var la mar­ca de Caín. Quie­nes deten­tan el poder deben sen­tir nues­tra ira, y eso sig­ni­fi­ca rea­li­zar actos cons­tan­tes de des­obe­dien­cia civil, sig­ni­fi­ca accio­nes cons­tan­tes de pro­tes­ta social y polí­ti­ca, por­que este poder orga­ni­za­do des­de aba­jo es el úni­co que nos sal­va­rá y el úni­co poder que libe­ra­rá a Julian. La polí­ti­ca es un jue­go de temor. Es nues­tro deber moral y cívi­co hacer sen­tir mie­do a los que están en el poder, mucho miedo.

La cla­se domi­nan­te cri­mi­nal nos tie­ne a todos suje­tos por el mie­do. No pue­de refor­mar­se. Ha abo­li­do el Esta­do de dere­cho. Oscu­re­ce y fal­sea la ver­dad. Bus­ca la con­so­li­da­ción de su obs­ceno poder y su obs­ce­na rique­za. Por tan­to, citan­do a la Rei­na de Cora­zo­nes, meta­fó­ri­ca­men­te, cla­ro, yo digo: “¡Que les cor­ten la cabeza!”.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *