Para­guay. El des­am­pa­ro se agra­vó y gol­pea fuer­te a muje­res y per­so­nas LGBT+

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de junio de 2021. 

“¿Para qué seguir tra­yen­do gen­te al mun­do en esas con­di­cio­nes?”, le dijo una médi­ca a Pilar cuan­do esta­ba por parir en el Hos­pi­tal Dis­tri­tal de Caa­gua­zú. La his­to­ria de Pilar no es úni­ca. Antes de la pan­de­mia de Covid-19, las per­so­nas que viven con VIH en Para­guay tenían pro­ble­mas de acce­so al tra­ba­jo y a la salud por estig­ma­ti­za­ción y fal­ta de infor­ma­ción. La cri­sis sani­ta­ria agra­vó esto e hizo que aumen­ta­ra la vio­len­cia labo­ral, la dis­cri­mi­na­ción en los cen­tros de salud y la vio­len­cia de géne­ro por esta­do serológico. 


En ple­na cua­ren­te­na, el año pasa­do Pilar dio a luz a su hija en el Hos­pi­tal Dis­tri­tal de Caa­gua­zú. Ese día, fue a Urgen­cias Médi­cas con su mari­do por­que ya había entra­do en tra­ba­jo de par­to. Su bebé esta­ba por nacer pero des­de que lle­gó al hos­pi­tal puso en cono­ci­mien­to a todes les médi­ques que ella no podía tener par­to vagi­nal. En el apu­ro, la pasa­ron a sala y la pre­pa­ra­ron para un par­to vagi­nal. “Licen­cia­da, yo no pue­do tener a mi hija por par­to nor­mal por­que soy VIH posi­ti­va”, le dice Pilar a la enfermera.

“Esta es la lis­ta de medi­ca­men­tos que le tenés que pedir que com­pre a tu mari­do”, le dijo la médi­ca. Eran casi 300 dóla­res (2 millo­nes de gua­ra­níes) en medi­ca­ción. Y la deja­ron sola en una cami­lla, sin per­mi­tir­le el ingre­so a la sala a su mari­do. Ella sen­tía que su hija nacía en cual­quier momento.

Cuan­do ingre­só a la sala de ciru­gía la doc­to­ra le leyó la soli­ci­tud de liga­du­ra de trom­pas y le dijo: “La ver­dad que es la mejor deci­sión por­que ¿para qué seguir tra­yen­do gen­te al mun­do en esas con­di­cio­nes?”. Pilar esta­ba asus­ta­da por­que no era la pri­me­ra vez que la mal­tra­ta­ban en ese hos­pi­tal. Tres meses atrás, se había acer­ca­do por un san­gra­do y la mis­ma ciru­ja­na le dijo que si no aguan­ta­ba a su turno iba a tener que devol­ver­le a su bebé en una bolsita.

“Las cosas que dicen due­len mucho. Cuan­do uno está por dar a luz lo que menos quie­re escu­char uno son estu­pi­de­ces. Le pre­gun­té cómo me iba a cor­tar por­que era mi pri­me­ra ciru­gía y me dijo: ‘¿que­rés que te dibu­je tam­bién?’. Y sien­to que por eso mis­mo me cor­ta­ron de la mane­ra en que me cor­ta­ron. Si ves el tajo que me hicie­ron. Ver­ti­cal, a pro­pó­si­to, como en los años 70. Que­dó piel con piel y estu­ve des­tro­za­da por meses”, con­tó Pilar a Presentes.

La his­to­ria de Pilar es una en muchí­si­mas que que­dan invi­si­bles y natu­ra­li­za­das entre las al menos 15.888 per­so­nas vivien­do con VIH en Para­guay, según cifras publi­ca­das en 2019 por el Minis­te­rio de Salud Públi­ca.

Maria­na Iacono, femi­nis­ta, tra­ba­ja­do­ra social y par­te del secre­ta­ria­do de la Comu­ni­dad Inter­na­cio­nal de Muje­res vivien­do con VIH/​Sida (ICW Lati­na), con­si­de­ra que las vio­len­cias apa­re­cen des­de el momen­to en que una mujer o per­so­na ges­tan­te con VIH deci­de que quie­re parir.

“Es dis­tin­ta que liga­du­ra de trom­pas o infer­ti­li­za­ción sea no con­sen­ti­da a que sea por coac­ción. Una cosa es que te des­pier­tes y ten­gas tus trom­pas liga­das y otra cosa es que te con­ven­zan y ter­mi­nes pidien­do que te las liguen y que vos creas que lo deci­dis­te”, con­tras­ta Maria­na. Las vio­len­cias que viven las muje­res y per­so­nas ges­tan­tes con VIH abar­ca un amplio espec­tro: va des­de la vio­la­ción de la con­fi­den­cia­li­dad de les pacien­tes y la vio­len­cia ver­bal (expre­sio­nes como: “te lo bus­cas­te”) has­ta la vio­len­cia físi­ca que ope­ra como un cas­ti­go sobre el cuer­po de las per­so­nas con VIH.

“La vio­len­cia ver­bal es súper fuer­te. Muchas veces no es direc­ta y explí­ci­ta sino tam­bién mucho más sim­bó­li­ca y sutil. Enton­ces, quien no está aten­to en este momen­to a esto tal vez no lo per­ci­be como tal y te cae la ficha des­pués. Como yo me bus­qué esto, yo estoy ponien­do en ries­go a la per­so­na que estoy parien­do, enton­ces la vio­len­cia como sacri­fi­cio y como pago del peca­do. Ahí es cuan­do inter­vie­ne la reli­gión y lo cul­tu­ral que nos meten las reli­gio­nes sin dar­nos cuen­ta”, refle­xio­na Mariana.

La mayo­ría de las per­so­nas diag­nos­ti­ca­das y en tra­ta­mien­to se encuen­tran en los depar­ta­men­tos de Amam­bay, Ita­púa, Alto Para­ná, Caa­gua­zú, Asun­ción y Cen­tral. Para muchos, su situa­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad se vio agra­va­da: algu­nes per­die­ron el tra­ba­jo y ya no les alcan­za­ba ni para comer. Les usua­ries de los tra­ta­mien­tos anti­rre­tro­vi­ra­les (ARV) se pusie­ron en con­tac­to con Ven­cer para que les hicie­ra lle­gar los medi­ca­men­tos a domicilio.

Cuan­do ini­ció la pan­de­mia, tan­to el Pro­gra­ma Nacio­nal de Con­trol del VIH/​SIDA e ITS (Pro­na­si­da) como la Fun­da­ción Ven­cer (una ong que tra­ba­ja con per­so­nas que viven con VIH) imple­men­ta­ron un sis­te­ma de dis­tri­bu­ción a domi­ci­lio de medi­ca­men­tos para que las per­so­nas con­ti­núen acce­dien­do a su medi­ca­ción sin tener que acer­car­se a los ser­vi­cios de salud.

Juan Sebas­tián Cabral, coor­di­na­dor de Moni­to­reo y Eva­lua­ción de la Fun­da­ción Ven­cer, expli­ca que cru­za­ban infor­ma­ción con Pro­na­si­da para que nadie se que­da­ra sin tratamiento.

Andrea es con­se­je­ra de VIH/​Sida en el Hos­pi­tal Regio­nal de Coro­nel Ovie­do Dr. José A. Samu­dio. Ella vive en la ciu­dad de Caa­gua­zú y tenía que via­jar 46 kiló­me­tros has­ta Coro­nel Ovie­do todos los días para asis­tir a los pacien­tes. Según cuen­ta, son alre­de­dor de 60 per­so­nas las que viven con VIH en Caa­gua­zú. Muches tie­nen fami­lia, la mayo­ría tie­ne que seguir tra­ba­jan­do para sos­te­ner el hogar pero tenían mie­do de con­ta­giar­se en los cen­tros de salud y lle­var el virus a sus hoga­res. Así fue que, por más de 3 meses, Andrea les acer­có sus medi­ca­men­tos a 40 Caa­gua­ce­ños en la puer­ta de sus casas.

“Al prin­ci­pio se dijo que las per­so­nas que vivía­mos con VIH éra­mos las que más está­ba­mos expues­tas a que más rápi­do nos aga­rre el virus. Pero a medi­da que fui­mos infor­mán­do­nos más y más nos dimos cuen­ta de que era men­ti­ra. La mayo­ría ya tuvi­mos covid y no nos aga­rró mal, fue­ron casos leves. La des­in­for­ma­ción fue lo que más nos hizo tener mie­do al prin­ci­pio. Noso­tros no está­ba­mos más expues­tos que el res­to, como dije­ron en las noti­cias”, afir­ma Andrea.

Emi­lia per­dió su tra­ba­jo duran­te la pan­de­mia y aho­ra jun­to a otras com­pa­ñe­ras en una organización.

Dis­cri­mi­na­ción laboral

El Cen­tro de Con­se­je­ría y denun­cias de VIH/​sida y Dere­chos Huma­nos de la Red de ONGs que tra­ba­jan en VIH en Para­guay ‑con­for­ma­da por orga­ni­za­cio­nes como la Fun­da­ción Ven­cer y Panam­bi– reci­bió 266 denun­cias por dis­cri­mi­na­ción entre el 2019 y el 2020

Entre las 51 per­so­nas que sufrie­ron dis­cri­mi­na­ción labo­ral, 9 casos son por des­pi­dos injus­ti­fi­ca­dos, 26 por exi­gen­cia de test de Eli­sa o examen de VIH, 14 por dis­cri­mi­na­ción por esta­do sero­ló­gi­co y 2 por vio­la­ción a la con­fi­den­cia­li­dad. Y, como no está apro­ba­da la Ley “Julio Fre­tes” Con­tra Toda For­ma de Dis­cri­mi­na­ción, no exis­te un meca­nis­mo de denun­cia esta­ble­ci­do. El pro­yec­to de ley está pen­dien­te de estu­dio en Sena­do­res. No se tra­ta des­de el 2014 aun­que cuen­ta con dos dic­tá­me­nes favo­ra­bles de dos comi­sio­nes asesoras.

Cabral expli­ca que en el ámbi­to labo­ral, a las per­so­nas se las echa de su tra­ba­jo al cono­cer su esta­do sero­ló­gi­co. Se les nie­ga el acce­so al tra­ba­jo, y se las exclu­ye en el ámbi­to aca­dé­mi­co y fami­liar. “Es el pan nues­tro de cada día. Muchas per­so­nas fue­ron apar­ta­das por sus fami­lia­res una vez que se ente­ra­ron que vivían con VIH. Ya no los invi­tan a los cum­plea­ños, ya no com­par­ten la mesa con ellos y has­ta tie­nen artícu­los per­so­na­les por sepa­ra­do”, expre­sa Cabral.

Entre las denun­cias de vio­len­cias labo­ra­les que recep­cio­na­ron el año pasa­do des­de Ven­cer, hubo un caso de dos aspi­ran­tes a la Aca­de­mia Mili­tar (Aca­de­mil), que es un ente guber­na­men­tal. Allí tenían como requi­si­to que les aspi­ran­tes sean some­ti­des a un diag­nós­ti­co de VIH. Esas dos per­so­nas con­fir­ma­ron que fue­ron des­vin­cu­la­das del pro­ce­so por haber dado posi­ti­vo a la prue­ba de VIH.

El artícu­lo 21 de la Ley 3.940÷09 VIH/​Sida prohí­be la rea­li­za­ción de “actos arbi­tra­rios, hos­ti­ga­mien­tos, vio­la­ción de la con­fi­den­cia­li­dad acer­ca del esta­do sero­ló­gi­co, des­pi­dos u otra for­ma de dis­cri­mi­na­ción en el empleo, así como ejer­cer sobre el mis­mo cual­quier tipo de pre­sión o coac­ción para que éste se reali­ce la prue­ba labo­ra­to­rial para el diag­nós­ti­co de infec­ción por VIH, y con­di­cio­nar a la rea­li­za­ción o al resul­ta­do de la prue­ba el acce­so, pro­mo­ción o per­ma­nen­cia en los pues­tos de trabajo”.

Tra­ba­ja­dorxs sexua­les y per­so­nas LGBT: estig­ma y resistencias 

De acuer­do al índi­ce de estig­ma y dis­cri­mi­na­ción en per­so­nas con VIH en el 2016 – 2017, la dis­cri­mi­na­ción no solo se debe al esta­do sero­ló­gi­co de la per­so­na sino por razo­nes como la iden­ti­dad de géne­ro o la orien­ta­ción sexual. Cer­ca del 45% de les diag­nos­ti­ca­des per­te­ne­cen a algu­na de estas 3 pobla­cio­nes más vul­ne­ra­bles afec­ta­das por el VIH: HSM (hom­bres que tie­nen sexo con hom­bres), per­so­nas trans y muje­res tra­ba­ja­do­ras sexua­les. Eso pro­vo­ca mucho pre­jui­cio y la nega­ción a bie­nes y ser­vi­cios, en espe­cial, la vivien­da, la edu­ca­ción, el tra­ba­jo y la salud.

La úni­ca aten­ción que reci­bie­ron del Esta­do las per­so­nas VIH posi­ti­vas fue la medi­ca­ción ges­tio­na­da por Pro­na­si­da, en con­jun­to con la Fun­da­ción Ven­cer. Sin embar­go, a la situa­ción de emer­gen­cia ali­men­ta­ria, la expo­si­ción al virus a tra­vés del tra­ba­jo sexual y la fal­ta de ele­men­tos de bio­se­gu­ri­dad la resol­vie­ron las orga­ni­za­cio­nes sociales.

La aso­cia­ción de tra­ba­ja­do­ras sexua­les de Para­guay Uni­das por la Espe­ran­za (UNES), Panam­bi, Ven­cer, Casa Diver­sa y muchas otras se orga­ni­za­ron para acer­car­les ali­men­tos. En oca­sio­nes, ges­tio­na­ban colec­tas para pagar los insu­mos o ingre­dien­tes para que se hagan las ollas popu­la­res. A esas ini­cia­ti­vas lle­ga­ron a dis­tin­tos pun­tos del país, y tra­ta­ban de que a nin­gu­na per­so­na que vivie­ra con VIH ni a sus fami­lias le fal­ta­ra un pla­to de comida.

Las per­so­nas trans no fue­ron bene­fi­cia­das con nin­guno de los pro­gra­mas del Gobierno: Ñan­ga­re­ko y Pyty­võ, esto se rela­cio­na con el hecho de que la cédu­la tie­ne los datos de la par­ti­da de naci­mien­to y se per­ci­ben como “no coin­ci­den­tes” con la ima­gen de la per­so­na trans soli­ci­tan­te. Con esfuer­zo pro­pio y cola­bo­ra­cio­nes pri­va­das, las orga­ni­za­cio­nes trans pudie­ron rea­li­zar entre­gas de bol­sas de ali­men­tos no pere­ce­de­ros y pro­duc­tos de higiene.

Tan­to Emi­lia como Car­la per­die­ron su tra­ba­jo al ini­cio de la pan­de­mia. Tra­ba­ja­ban como pro­mo­to­ras de salud en una orga­ni­za­ción de defen­sa de dere­chos de per­so­nas trans. De a poco, comen­za­ron a ver que sus com­pa­ñe­ras en las dis­tin­tas ciu­da­des ya no reque­rían pro­fi­lác­ti­cos ni ele­men­tos de higie­ne por­que había caí­do la ofer­ta del tra­ba­jo sexual. Ellas mis­mas tuvie­ron que aban­do­nar las calles.

“Tene­mos que comer, pagar nues­tras deu­das, y no nos alcan­za­ba. Noso­tras varias veces tuvi­mos que irnos muy lejos por tra­ba­jo: Are­guá, Ypa­né y noso­tras vivía­mos en San Loren­zo. Me movía en colec­ti­vo siem­pre y eso era inse­gu­ro siem­pre por­que es don­de está el prin­ci­pal foco del con­ta­gio”, dice Car­la y cuen­ta que a veces espe­ra­ba has­ta tres horas en la para­da del colec­ti­vo la maña­na siguiente.

“Para noso­tras, las per­so­nas trans que vivi­mos con VIH, lo que más nos afec­ta es la salud, la vivien­da, el tra­ba­jo. El Esta­do estu­vo ausen­te y se notó más aho­ra en la pan­de­mia. Pero el Esta­do tie­ne que pro­veer al pue­blo para­gua­yo, en gene­ral. No que por ser gay, trans, les­bia­na se nos tie­ne que excluir. Eso siem­pre pasa, por­que somos raras no nos toca a noso­tras. La gen­te nor­mal, entre comi­llas, tie­ne salud, edu­ca­ción y vivien­da y noso­tras cero”, agre­ga Emilia.

En el caso de las muje­res cis que viven con sus pare­jas varo­nes (tam­bién cis), la vio­len­cia está atra­ve­sa­da por una matriz de géne­ro y, a su vez, se agra­va en el caso de que una de las par­tes ten­ga un diag­nós­ti­co posi­ti­vo. No siem­pre las pare­jas asu­men un gra­do de res­pon­sa­bi­li­dad ahí. En muchos casos, el varón no cono­ce su esta­do sero­ló­gi­co por temor al resul­ta­do y cuan­do se ente­ra, auto­má­ti­ca­men­te trans­fie­re la res­pon­sa­bi­li­dad a la mujer. Este fue otro aspec­to que se mul­ti­pli­có en pandemia.

Fuen­te: ANRed

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *