¡LUCHAR HASTA VENCER! – farc​-ep​.net

Al gobierno Duque ya no lo sal­va ni la repre­sión vio­len­ta dis­fra­za­da de “asis­ten­cia mili­tar”. Su deci­sión de lan­zar al ejér­ci­to con­tra el pue­blo que, ardien­do de indig­na­ción está en las calles, es un inten­to vano de apa­gar el incen­dio arro­jan­do gaso­li­na al fue­go. No entien­de el títe­re que, entre más recu­rra a la vio­len­cia, más fuer­za, más poten­cia y más auda­cia obten­drá como res­pues­ta popular.

La cre­cien­te revo­lu­cio­na­ria del pue­blo ya no la detie­ne nada, ni nadie. Tene­mos que ir has­ta el final, has­ta la vic­to­ria. Del paro y la movi­li­za­ción, a los blo­queos y las barri­ca­das, y des­de estas, lan­zar­nos en mar­cha impe­tuo­sa de insu­rrec­ción, al asal­to del cie­lo, que es la toma del Pala­cio de Nari­ño, que es la toma del poder para tener en ade­lan­te solo gobier­nos del pue­blo y para el pue­blo, gobier­nos jus­tos, inclu­yen­tes y garan­tes de la paz. La toma de Bogo­tá debie­ra con­ver­tir­se en la toma del Pala­cio de Nari­ño, del Con­gre­so de la Repú­bli­ca, del Pala­cio de jus­ti­cia, de la Fis­ca­lía Gene­ral, de los medios de comu­ni­ca­ción, para sacar de los pode­res públi­cos a todos los corrup­tos y a los deter­mi­na­do­res de la vio­len­cia y la pobreza.

Duque es un tirano engreí­do, que no entien­de que el pue­blo es la inmen­sa mayo­ría y que es la fuer­za que pue­de; que somos más, mucho más que la fuer­za repre­si­va que lo rodea. Somos millo­nes y millo­nes los alza­dos en lucha por una Colom­bia Nue­va, esti­mu­la­dos por la cer­te­za de que el pue­blo uni­for­ma­do sue­ña tam­bién nues­tros mis­mos sue­ños de dig­ni­dad huma­na. Que los sol­da­dos no se dejen uti­li­zar más por ván­da­los como Duque y Uri­be, que han des­trui­do la jus­ti­cia social y el más impor­tan­te de todos nues­tros dere­chos, que es el de la paz. El deber en este caso lla­ma a los sol­da­dos y poli­cías a la insu­bor­di­na­ción y a la des­obe­dien­cia, y a vol­ver­le la espal­da a gene­ra­les des­qui­cia­dos como Zapa­tei­ro y Var­gas, y al minis­tro de defen­sa, que han orde­na­do dis­pa­rar con­tra la pobla­ción inerme.

El ejér­ci­to y la poli­cía con sus mejo­res coman­dan­tes, deben pasar­se al lado del pue­blo, que es don­de están los suyos, sus padres, sus her­ma­nos, sus abue­los y sus ami­gos de siem­pre. Ese es su puesto.

El fun­da­dor del ejér­ci­to, el liber­ta­dor Simón Bolí­var, lo for­mó para que defen­die­ra con su espa­da los dere­chos y las garan­tías socia­les, no para que vol­vie­ra sus armas con­tra los ciu­da­da­nos, ni para ase­gu­rar la per­ma­nen­cia en el poder de las oli­gar­quías, ni mucho menos para garan­ti­zar las ganan­cias de trans­na­cio­na­les y pri­va­dos. Los sol­da­dos, los mili­ta­res, no pue­den degra­dar­se a la tris­te con­di­ción de gua­chi­ma­nes de los intere­ses de una oli­gar­quía vio­len­ta que van­da­li­zó el futu­ro de las mayorías.

Sol­da­dos: saquen a relu­cir su deco­ro y súmen­se al pue­blo en las barri­ca­das y avan­cen con ellos hacia el Pala­cio de Nari­ño a des­blo­quear y abrir, uni­dos, los por­to­nes del futuro.

El pue­blo ya no cree en pala­bras enga­ño­sas; aho­ra solo cree en la fuer­za de su uni­dad, en su orga­ni­za­ción. Si Duque saca sus esbi­rros a las calles acom­pa­ña­dos de civi­les arma­dos, sean para­mi­li­ta­res, agen­tes de la SIJIN, o ele­men­tos de extre­ma dere­cha a dis­pa­rar con­tra el pue­blo, el pue­blo tie­ne dere­cho tam­bién a defen­der­se con las armas.

Con la poten­cia trans­for­ma­do­ra naci­da de la uni­dad, tene­mos que demo­ler la máqui­na del Esta­do que nos opri­me, y en su reem­pla­zo levan­tar una nue­va ins­ti­tu­cio­na­li­dad, un nue­vo Esta­do que esta­blez­ca un orden social jus­to, pro­te­gi­do por la mili­cia de todo el pueblo.

Los jóve­nes tie­nen la misión de mane­jar la polí­ti­ca y aca­bar con esa fal­sa demo­cra­cia que ocul­ta con pala­bras flo­ri­das la escla­vi­tud del pueblo.

Es hora de pasar a la ofen­si­va con la toma y con­trol de obje­ti­vos impor­tan­tes del poder, y para ello es nece­sa­rio uni­fi­car las jefa­tu­ras socia­les y polí­ti­cas en un coman­do cen­tral que habrá de con­du­cir al pue­blo a la victoria.

La ofen­si­va de la uni­dad cívi­co-mili­tar tie­ne que ser simul­tá­nea y rápi­da en todo el país. El pue­blo en medio de la lucha ha apren­di­do y sabe más que todos los teó­ri­cos jun­tos. El ejér­ci­to, la Arma­da, la Fuer­za Aérea y la poli­cía no pue­den estar sepa­ra­das ni un minu­to de su pue­blo. Deben coad­yu­var al triun­fo popu­lar. Nece­si­ta­mos auda­cia, auda­cia y más auda­cia para salir de 200 años de opre­sión de cla­se. Abo­li­do el poder de las oli­gar­quías, debe­re­mos con­vo­car una Cons­ti­tu­yen­te que nos de las leyes fun­da­men­ta­les sobre las que edi­fi­ca­re­mos el nue­vo país.

De la defen­sa, a la ofen­si­va. No bas­ta agru­par­se alre­de­dor de unas con­sig­nas polí­ti­cas; tene­mos que hacer­lo tam­bién ‑como lo está hacien­do el Esta­do- con las armas. Resis­ten­cia popu­lar con­tra la «asis­ten­cia mili­tar». Con todo debe­mos pasar a la ofen­si­va apo­ya­dos por sol­da­dos, sub­ofi­cia­les y ofi­cia­les patrio­tas y boli­va­ria­nos. ¡Que des­pier­ten nues­tros her­ma­nos en los cuar­te­les! Es el momen­to de unir­se al fan­tas­ma que reco­rre al país, que ha sali­do de las cata­cum­bas de la exclu­sión y la mise­ria, de la des­igual­dad e inequi­dad del capi­ta­lis­mo, bus­can­do el sue­ño colec­ti­vo y recu­rren­te de un nue­vo orden social jus­to, más humano e incluyente.

Si Colom­bia es hoy ejem­plo de lucha anti-neo­li­be­ral en Amé­ri­ca Lati­na, es por­que el úni­co camino que le ha deja­do la tira­nía del capi­tal, es luchar has­ta ven­cer. ¡Y VENCEREMOS! Nues­tra Amé­ri­ca triunfará.

FARC-EP

Segun­da Mar­que­ta­liaJunio 10 de 2021

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *