Agro­eco­lo­gía. «Al com­pos­tar esta­mos devol­vien­do sue­lo a la Tierra»

Por Maria­na Jaros­lavsky, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de junio de 2021.

Entre­vis­ta a María Julia Maz­za­rino, inte­gran­te de la Aso­cia­ción Argen­ti­na de Com­pos­ta­je y espe­cia­lis­ta en sue­los. Cómo es la evo­lu­ción de los nutrien­tes, los efec­tos de la con­ta­mi­na­ción, las con­se­cuen­cias del agro y la gana­de­ría, la posi­bi­li­dad de «crear sue­lo» para devol­ver­lo al planeta.

“Oto­ño es la épo­ca que más me dedi­co al jar­dín”, es lo pri­me­ro que comen­ta al ingre­sar al zoom. Vive en Bari­lo­che, es inge­nie­ra agró­no­ma, docen­te e inves­ti­ga­do­ra del Coni­cet. Tie­ne más de 70 artícu­los cien­tí­fi­cos publi­ca­dos, es par­te fun­da­do­ra de la fla­man­te Aso­cia­ción Argen­ti­na de Com­pos­ta­je (Asa­comp). Sabe mucho de sue­los, con­ta­mi­na­ción y tie­ne mucha voca­ción de com­par­tir­lo. Ade­más, fue direc­to­ra de la Plan­ta de Com­pos­ta­je Cloa­cal de su ciu­dad, en la que se pro­ce­san los efluen­tes del 70 por cien­to de la pobla­ción y se pro­du­ce alre­de­dor de 5000 metros cúbi­cos de enmien­da orgá­ni­ca por año. Mate­rial de com­pro­ba­da efi­ca­cia en la rege­ne­ra­ción de sue­los ári­dos y degradados.

María Julia Maz­za­rino pro­vie­ne de una cuna de agró­no­mos. Un tío materno fue una de sus mayo­res ins­pi­ra­cio­nes, Anto­nio Pre­go, que inves­ti­ga­ba sue­los en el INTA de Cas­te­lar. Y des­de su infan­cia en Aña­tu­ya (San­tia­go del Este­ro) y la colo­nia pia­mon­te­sa San Fran­cis­co (Cór­do­ba), reci­bió el lega­do de su fami­lia por la tie­rra. Por ese mis­mo moti­vo tam­bién vivió en Ale­ma­nia, don­de reali­zó su doc­to­ra­do sobre sue­los aci­di­fi­ca­dos, con­ta­mi­na­dos con azu­fre y dis­tin­tos nitra­tos. “Que­ría apren­der meto­do­lo­gías para medir»; recuerda.

– Usted men­cio­na la «evo­lu­ción» de los sue­los. ¿En qué consiste?

– La géne­sis del sue­lo tie­ne que ver con el tipo de mate­rial ori­gi­nal que tie­ne. Hay sue­los que son muy nue­vos, como acá en Bari­lo­che, que cae per­ma­nen­te­men­te ceni­za vol­cá­ni­ca cada tan­tos años. Tenés un mate­rial ori­gi­nal que salió del cen­tro de la Tie­rra y de nue­vo empie­za a for­mar­se un sue­lo. Y tenés, por ejem­plo, un sue­lo como el de Misio­nes, rojo, en el que no que­da nada. Eso es un esque­le­to de hie­rro y alu­mi­nio que es lo que le da ese color, que nun­ca reno­vó su esque­le­to ori­gi­nal. Eso no quie­re decir que sea malo, sino que empie­za a ata­car a los mine­ra­les que libe­ran sus nutrien­tes: cal­cio, mag­ne­sio, todo lo que las plan­tas nece­si­tan que los toman gra­cias a esos micro­or­ga­nis­mos. Esa evo­lu­ción en un sue­lo pue­de tar­dar 2000 años en for­mar­se. En eta­pas de muy rápi­do desa­rro­llo, en el que el mate­rial es muy fácil­men­te ata­ca­ble, pue­de demo­rar 1000 años.

– ¿Qué se hizo con el sue­lo en los últi­mos años?

– El ser humano ha con­se­gui­do ace­le­rar, para mal, pro­ce­sos por la con­ta­mi­na­ción ambien­tal, por­que llue­ve áci­do y se ace­le­ran los pro­ce­sos de aci­di­fi­ca­ción. Cuan­do eso debie­ra tar­dar 2000 años, la vege­ta­ción se va adap­tan­do, des­apa­re­ce un tipo de vege­ta­ción y apa­re­ce otra, van evo­lu­cio­nan­do. En Ale­ma­nia los árbo­les se morían, sobre todo los abe­tos. Green­pea­ce denun­cia­ba a Basf o a Bayer. Todos creían que la cau­sa de todo era la indus­tria y las cen­tra­les tér­mi­cas. Con el tiem­po se die­ron cuen­ta de que el prin­ci­pal fac­tor con­ta­mi­nan­te era la gana­de­ría y la agri­cul­tu­ra. Ahí nos empe­za­mos a dar cuen­ta de que los fer­ti­li­zan­tes áci­dos y los ani­ma­les eran los más con­ta­mi­nan­tes a tra­vés de las heces, de la urea, que pro­du­ce mucho amo­nio que se va al aire, se trans­for­ma en óxi­do de nitró­geno y cae dilui­do. Ahí vi todo el extre­mo del desa­rro­llo humano. Acá se usa­ban los estiér­co­les, las vacas esta­ban suel­tas y fer­ti­li­za­ban el cam­po. Por mucho tiem­po pen­sa­mos que la mejor for­ma de pro­du­cir era con ani­ma­les. Pero en la medi­da que somos más y se nece­si­tan altas can­ti­da­des de todo, de comi­da, empe­za­ron estas fábri­cas de pollo, fábri­cas de vacas. Son fábri­cas. Si uno ve cómo se pro­du­ce un pollo, no lo come nun­ca más.

Mes del compostaje

Foto: Ser­gio Goya

– ¿Cómo eva­lúa la situa­ción del suelo?

– En ambien­tes don­de llue­ve mucho hay altas tem­pe­ra­tu­ras y pen­dien­tes, la pér­di­da de sue­lo es tre­men­da. Cada vez que per­dés diez cen­tí­me­tros de sue­lo estás per­dien­do 2000 años de his­to­ria. La ero­sión es una cosa tre­men­da. Enci­ma se le saca la vege­ta­ción, por­que nece­si­tás soja para ven­der o cosas por el esti­lo. El sue­lo que­da des­nu­do, expues­to. Tam­bién está el nitró­geno, que es el ele­men­to que más nece­si­tan las plan­tas y que no está en la par­te mine­ral del sue­lo. El nitró­geno vie­ne solo de la mate­ria orgá­ni­ca. Si el sue­lo la pier­de, no sólo pier­de la pro­pie­dad de man­te­ner uni­dos los ele­men­tos, for­mar gru­mos, que el agua cir­cu­le bien. La mate­ria orgá­ni­ca cum­ple tan­tos roles que es impo­si­ble con­tár­te­los todos. Des­con­ta­mi­na, es increí­ble. Pero lo fun­da­men­tal es que es ali­men­to de las plantas.

– Aho­ra se agre­ga la molé­cu­la ais­la­da, que no es lo mis­mo para las plantas.

– Cla­ro. Si no tenés nitró­geno tenés que dar­le un fer­ti­li­zan­te, y el que más se pro­du­ce es la urea que se gene­ra con un sis­te­ma de fija­ción de nitró­geno del aire. Algo par­ti­cu­lar es que el nitró­geno es el ele­men­to más limi­tan­te para la pro­duc­ción en la Tie­rra, pero es el que más tene­mos en la atmósfera.

Mes del compostaje

Com­pos­tar, un pro­ce­so biológico

El com­pos­ta­je es el pro­ce­so bio­ló­gi­co por el cual los res­tos orgá­ni­cos (ali­men­tos, poda, heces, cuer­pos, hojas) se des­com­po­nen por la acción de bichos, hon­gos, bac­te­rias y micro­or­ga­nis­mos, que los trans­for­man en abono. Es el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma diges­ti­vo de los sue­los, que siem­pre se está recrean­do a sí mis­mo. En Argen­ti­na se pro­du­ce alre­de­dor de un kilo de resi­duos dia­rios por per­so­na y el 50 por cien­to es com­pos­ta­ble si se sepa­ran y se tra­tan en ori­gen, ahí mis­mo don­de se gene­ran (o lo más cer­ca posi­ble). Sin embar­go, la mayo­ría de las veces, los resi­duos lle­gan mez­cla­dos a los más de 5000 basu­ra­les a cie­lo abier­to del país. Mate­ria­les reci­cla­bles y orgá­ni­cos, sin tra­tar, que gene­ran putre­fac­ción y emi­sio­nes de metano, entre otros gases.

– ¿Con qué obje­ti­vos nació la Aso­cia­ción Argen­ti­na de Compostaje?

– Asa­comp reúne a per­so­nas que están hacien­do com­post. Nos aso­cia­mos para com­par­tir nues­tras inves­ti­ga­cio­nes, aná­li­sis de labo­ra­to­rio. Qué labo­ra­to­rios pue­den ana­li­zar, qué pará­me­tros uti­li­zar. Por­que no todos los com­post son bue­nos per sé, no se pue­den apli­car así nomás a cual­quier sue­lo. En Argen­ti­na el 70 por cien­to de los sue­los son ári­dos o semi­ári­dos, llue­ve poco, hay poca vege­ta­ción y poca mate­ria orgá­ni­ca en los sue­los, enton­ces los pro­ce­sos de evo­lu­ción de los sue­los son muy len­tos. Des­de la Aso­cia­ción impul­sa­mos estu­dios y pro­pues­tas para ver cómo pode­mos hacer para que per­sis­ta más la mate­ria orgá­ni­ca, para enri­que­cer los sue­los, ver cómo pode­mos con­tri­buir a la evo­lu­ción de los suelos.

– ¿Cómo se vin­cu­la la situa­ción del sue­lo, la basu­ra y el compost?

– La pala­bra resi­duo quie­re decir que es algo que pro­duz­co y que no lo quie­ro tener, que no me sir­ve. Y, en reali­dad, me sir­ve. Eso que lla­man resi­duo no es basu­ra, pode­mos uti­li­zar­lo. No creo que lle­gue­mos a la basu­ra cero, pero sí sé que al 50 por cien­to de la basu­ra la pue­do reuti­li­zar una vez que hago com­post. Y a la otra pue­do reci­clar­la en gran parte.

– ¿Cómo se pue­de abor­dar la ges­tión de los orgá­ni­cos en los residuos?

– Una for­ma es que lo hagan las ciu­da­des e impli­ca toda una com­pre­sión de cómo hacer­lo. Lo ideal es tener muy sepa­ra­do lo orgá­ni­co de lo demás para ase­gu­rar­nos que está lo más lim­pio posi­ble. Está cla­ro que no todos lo van a hacer y no tene­mos nor­ma­ti­va toda­vía que obli­gue al ciu­da­dano a hacer­lo, pero creo que hay mayor con­cien­cia ciu­da­da­na que antes. Seño­ras y seño­res, no tiren la par­te orgá­ni­ca, tra­ten de reci­clar­la y úsen­la des­pués para la mace­ta, para la plan­ti­ta que está en el jar­dín de su abue­la, o los arbo­li­tos de la calle, o entré­guen­lo al muni­ci­pio para las huer­tas. De esta for­ma, al com­pos­tar esta­mos devol­vién­do­le sue­lo a la Tierra.

Mes del compostaje

Foto: Ser­gio Goya

– ¿Qué posi­bi­li­da­des hay para la ges­tión de lo domi­ci­lia­rio de las ciu­da­des y des­pués lle­var­lo a campo?

– Hay muchos luga­res del mun­do don­de se está hacien­do. Por lo gene­ral se hace por ley, como en Fran­cia y Ale­ma­nia. Don­de cada ciu­da­dano es res­pon­sa­ble de su par­te orgá­ni­ca. Hay for­mas de las cua­les se pue­de dis­cu­tir el tema del trans­por­te, por­que cada vez que trans­por­ta­mos algo esta­mos uti­li­zan­do ener­gía, lo que hace que se pro­mue­va cada vez más que se hagan tra­ta­mien­tos comu­nes, zonas de trans­fe­ren­cia en don­de se tra­te, se chi­pee la poda de los espa­cios ver­des y jar­di­nes. Se han pen­sa­do mon­to­nes de for­mas. Lo urbano tam­bién se podría uti­li­zar para los par­ques de las ciu­da­des y man­te­ni­mien­to de céspedes.

– ¿Y ese man­te­ni­mien­to de par­ques de las ciu­da­des es valio­so para la regu­la­ción de la atmós­fe­ra y la miti­ga­ción del cam­bio climático?

– Lo que es valio­sí­si­mo es pla­ni­fi­car cuán­tas áreas ver­des tie­ne que tener una ciu­dad, como lo que se está deba­tien­do sobre Cos­ta Sal­gue­ro en Bue­nos Aires. Eso hace a la res­pi­ra­ción de la ciu­dad y mejo­ra de cali­dad de vida. Tam­bién cuán­tas plan­tas pudie­ran tener las per­so­nas en sus bal­co­nes. Muchas ciu­da­des gran­des tie­nen techos ver­des que son terra­zas de usos comu­ni­ta­rios que se sos­tie­nen con com­post. No subís tie­rra, subís un mate­rial más espon­jo­so que per­mi­ta la repro­duc­ción de plan­tas. Lo ver­de es impres­cin­di­ble para la vida. Eso es fun­da­men­tal. Y otras cosas tene­mos que com­pos­tar­las indus­trial­men­te, no todo se pue­de com­pos­tar en una casa. Que­re­mos con­ven­cer a los ciu­da­da­nos de que hagan las cosas lo mejor que pue­dan con lo que tie­nen. Por ejem­plo, que no com­pren tie­rra negra, que la produzcan.

Este artícu­lo fue pro­du­ci­do en con­jun­to con la Cam­pa­ña Mes del Com­pos­ta­je (del 22 de mar­zo ‑Día del Agua – al 22 de abril ‑Día de la Tierra-).

Fuen­te: https://​agen​cia​tie​rra​vi​va​.com​.ar/​a​l​-​c​o​m​p​o​s​t​a​r​-​e​s​t​a​m​o​s​-​d​e​v​o​l​v​i​e​n​d​o​l​e​-​s​u​e​l​o​-​a​-​l​a​-​t​i​e​r​ra/, Rebe­lión.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *