La APDHA denun­cia que ni la pan­de­mia ni el decre­to anti­de­sahu­cios impi­den los lan­za­mien­tos en Andalucía

La Aso­cia­ción Pro Dere­chos Huma­nos de Anda­lu­cía (APDHA) ha denun­cia­do que ni la apli­ca­ción del decre­to anti­de­sahu­cios, ni el esta­do de alar­ma han evi­ta­do que se sigan pro­du­cien­do nume­ro­sos lan­za­mien­tos habi­ta­cio­na­les en Anda­lu­cía, según se des­pren­de de los datos del pri­mer tri­mes­tre de 2021, que ha hecho públi­cos hoy el Con­se­jo Gene­ral del Poder Judi­cial (CPGJ). Esto evi­den­cia, a nues­tro jui­cio, “el fra­ca­so de los Gobier­nos en pro­te­ger a las fami­lias más empo­bre­ci­das en medio de la pandemia”.

En estos pri­me­ros tres meses se han pro­du­ci­do 1.685 lan­za­mien­tos habi­ta­cio­na­les, lo que supo­ne que se eje­cu­tan un total de 18,7 desahu­cios dia­rios de media en Anda­lu­cía. De ellos, 1.109 son por impa­go de alqui­ler, 12,3 dia­rios, lo que repre­sen­ta el 66% del total, superan­do a los 576 debi­dos a las eje­cu­cio­nes por impa­go de hipotecas.

Esta situa­ción, según la APDHA, no es más que la con­se­cuen­cia de “la pobre­za his­tó­ri­ca ins­ta­la­da en Anda­lu­cía, acen­tua­da en este últi­mo año por los efec­tos de una pan­de­mia que se ceba con las fami­lias más vul­ne­ra­bles”. Con una tasa de paro del 22,58%, fren­te al 15,98 % del total nacio­nal, “pare­ce con­so­li­dar­se el fra­ca­so de las polí­ti­cas ins­tau­ra­das y el aban­dono ins­ti­tu­cio­nal hacia nues­tra comu­ni­dad, por enci­ma de decla­ra­cio­nes grandilocuentes”.

“No es de extra­ñar que 12 de los 15 barrios más pobres se encuen­tren en la comu­ni­dad autó­no­ma anda­lu­za, cuan­do cons­ta­ta­mos que la Ren­ta Míni­ma de Inser­ción anda­lu­za es insu­fi­cien­te y exclu­yen­te, que el Ingre­so Míni­mo Vital no lle­ga a la mayo­ría de las fami­lias en ries­go de exclu­sión, y que los Ser­vi­cios Socia­les están mini­mi­za­dos por los drás­ti­cos recor­tes pre­su­pues­ta­rios aplicados”.

La APDHA vie­ne recla­man­do des­de el año 2012 la apli­ca­ción del Esta­do de Emer­gen­cia Habi­ta­cio­nal, que exi­ge de las auto­ri­da­des una actua­ción enér­gi­ca e inme­dia­ta. Y las úni­cas res­pues­tas que encon­tra­mos son “tibias medi­das y mucha pro­pa­gan­da. Hoy, en nues­tras ciu­da­des, se da la irra­cio­nal e inhu­ma­na situa­ción en la que coexis­ten miles de vivien­das vacías deten­ta­das espe­cu­la­ti­va­men­te por ban­cos, fon­dos de inver­sión y otros gran­des tene­do­res, y miles de fami­lias sin dere­cho a ellas”.

Recla­ma­mos como medi­da impres­cin­di­ble incre­men­tar el par­que públi­co de vivien­das en alqui­ler social, “ya que el exis­ten­te es poco sig­ni­fi­ca­ti­vo e inca­paz de inci­dir en los pre­cios. Y que el rema­nen­te de pisos públi­cos exis­ten­tes en estos momen­tos, para el alqui­ler o ven­ta en con­di­cio­nes y pre­cios de mer­ca­do, se tras­pa­se de inme­dia­to a alqui­ler social, adju­di­cán­do­se a las fami­lias necesitadas”.

La situa­ción de emer­gen­cia habi­ta­cio­nal exi­ge que todos los pode­res públi­cos se pon­gan ya al lado de las per­so­nas que han per­di­do sus resi­den­cias y care­cen de hábi­tat digno. Ade­más, es nece­sa­rio que cese la polí­ti­ca repre­si­va con­tra las fami­lias que, ante lo deses­pe­ra­da de su situa­ción, se han vis­to com­pe­li­das a ocu­par pisos vacíos en su gran mayo­ría pro­pie­dad de gran­des espe­cu­la­do­res financieros.

Fuen­te: APDHA.

Avatar
Últi­mas entra­das de Fran­cis­co Víl­chez (ver todo)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *