Gua­te­ma­la. Caso Dia­rio Mili­tar: «Mere­ce­mos jus­ti­cia y que nos digan dón­de están los dete­ni­dos desaparecidos»

Por Lour­des Álva­rez Náje­ra. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de junio de 2021.

Este mar­tes 8 de junio, a par­tir de las 8:30 de la maña­na tie­ne pre­vis­to con­ti­nuar la audien­cia de pri­me­ra decla­ra­ción en el caso cono­ci­do como Dia­rio Mili­tar, ya que duran­te este lunes se escu­chó a varios de los que­re­llan­tes y fami­lia­res de víc­ti­mas que expu­sie­ron sus argu­men­tos y soli­ci­ta­ron que se ligue a pro­ce­so a seis man­dos mili­ta­res, aho­ra en situa­ción de reti­ro, por deli­tos con­tra los debe­res de huma­ni­dad, ase­si­na­to, ase­si­na­to en gra­do de ten­ta­ti­va y des­apa­ri­ción for­za­da, en el Juz­ga­do de Mayor Ries­go B, a car­go del juez Miguel Ángel Gálvez.

Día tras día, mien­tras no se resuel­va el deli­to de des­apa­ri­ción for­za­da se sigue come­tien­do. Ade­más, es con­si­de­ra­do plu­ri­ofen­si­vo, por­que lesio­na varios dere­chos de la víc­ti­ma, la liber­tad, la vida, segu­ri­dad, dere­cho a defen­sa, entre otros, indi­có el abo­ga­do San­tia­go Choc, repre­sen­tan­te de Pau­lo Estra­da, cuyo padre Otto René Estra­da Illes­cas y Julio Alber­to Estra­da Illes­cas, apa­re­cen en el docu­men­to mili­tar des­cla­si­fi­ca­do, sin que has­ta el momen­to exis­ta infor­ma­ción sobre su paradero.

Choc indi­có que al igual que las víc­ti­mas, sus fami­lia­res tam­bién se vie­ron some­ti­dos a diver­sas vio­la­cio­nes a sus dere­chos huma­nos. “Las víc­ti­mas eran padres de fami­lia, hijos, her­ma­nos, que tenían una visión de luchar por sus dere­chos y de las demás per­so­nas, pero pen­sa­ban dis­tin­to a la idea impe­ran­te en 1980. Si pen­sa­ban dis­tin­to eran cata­lo­ga­dos según el manual de gue­rra con­tra­sub­ver­si­va como “enemi­go interno”.

El abo­ga­do tam­bién seña­ló que hubo soli­ci­tu­des de exhi­bi­ción per­so­nal cuan­do las víc­ti­mas del Dia­rio Mili­tar des­apa­re­cie­ron, pero las auto­ri­da­des no res­pon­die­ron. “Las fami­lias solo encon­tra­ron la nega­ción de las per­so­nas des­apa­re­ci­das. Este es un patrón reite­ra­ti­vo. Los seis sin­di­ca­dos tra­ba­ja­ban para el Esta­do y ocul­ta­ron infor­ma­ción”, enfatizó.

Foto: Fam­de­gua

El juez Gál­vez per­mi­tió que Pau­lo Estra­da se pudie­ra expre­sar y ase­gu­ró que cuan­do vio morir a su abue­la “me con­fun­dió con mi tío, me dijo: mijo, regre­sas­te”, en refe­ren­cia al anhe­lo de poder ver por últi­ma vez a uno de sus hijos dete­ni­do des­apa­re­ci­do. Tam­bién con­tó que su abue­lo pade­ció afec­cio­nes del cora­zón por esos epi­so­dios de angustia.

“Yo tenía un año y 20 días cuan­do se lle­va­ron a mi papá, nin­gún hijo, ni nadie está obli­ga­do a pasar por lo que nos hicie­ron pasar. Pido jus­ti­cia y pido que nos digan en dón­de los deja­ron. No lo digo por mí, lo digo por los 45 mil des­apa­re­ci­dos. Gua­te­ma­la fue­ra otra, si no hubie­ra pasa­do lo que nos hicie­ron. Nos mere­ce­mos jus­ti­cia y que nos digan en dón­de están”, agre­gó Estrada.

En la audien­cia de este día tam­bién se pudo escu­char a la Pro­cu­ra­du­ría de Dere­chos Huma­nos (PDH), que par­ti­ci­pa como ente de ave­ri­gua­ción espe­cial, que indi­có que exis­tía una estruc­tu­ra para­le­la de segu­ri­dad en el Esta­do Mayor Pre­si­den­cial (EMP) dedi­ca­da a cap­tu­rar, tor­tu­rar e inte­rro­gar a las per­so­nas que con­si­de­ra­ban como opositores.

La PDH dijo que exis­ten indi­cios cla­ros de los deli­tos de des­apa­ri­ción for­za­da y deli­tos con­tra los debe­res de la huma­ni­dad en con­tra de Rubén Amíl­car Far­fán, otra de las per­so­nas que apa­re­ce en las fichas del Dia­rio Militar.

El Gru­po de Apo­yo Mutuo (GAM), otra orga­ni­za­ción que­re­llan­te, ini­ció su expo­si­ción expre­san­do ¡Vivos se los lle­va­ron y vivos los que­re­mos!, según el abo­ga­do Ale­jan­dro Axpuac, quien aña­dió que han trans­cu­rri­do 37 años para lle­gar a este momen­to, don­de muchas madres y padres han muer­to en el camino espe­ran­do que sus fami­lia­res regresen.

El abo­ga­do del GAM hizo un lis­ta­do de cuán­tas per­so­nas fue­ron des­apa­re­ci­das y exhi­bi­cio­nes per­so­na­les que nun­ca pros­pe­ra­ron. “Hoy por hoy, nin­gún des­pa­re­ci­do ha regre­sa­do. Se les dio amnis­tía a los mili­ta­res pero no para la tor­tu­ra y la des­apa­ri­ción forzada”.

Entre­tan­to, el abo­ga­do Edgar Pérez, repre­sen­tan­te de la Aso­cia­ción de Fami­lia­res Dete­ni­dos y Des­apa­re­ci­dos (Fam­de­gua), comen­tó que Ade­la Far­fán tenía 98 años cuan­do murió espe­ran­do el regre­so de su hijo Rubén Amíl­car Far­fán. “Luchó has­ta el últi­mo año de su vida para cono­cer el para­de­ro de su hijo, pero has­ta hoy, quie­nes lo des­apa­re­cie­ron no han teni­do el valor para decir dón­de está”.

Pérez reite­ró que el obje­ti­vo de estas audien­cias es esta­ble­cer si hay indi­cios racio­na­les sobre los crí­me­nes y, no es revan­chis­mo, es par­te de la polí­ti­ca cri­mi­nal demo­crá­ti­ca. ¿Quié­nes man­tie­nen la infor­ma­ción del para­de­ro? los per­pe­tra­do­res y el Esta­do mis­mo, enfatizó.

El abo­ga­do tam­bién se refi­rió a la repre­sen­ta­ción de Wendy San­ti­zo Mén­dez, quien era una niña de 9 años en los años 80 y cuyos padres fue­ron dete­ni­dos y des­apa­re­ci­dos por la estruc­tu­ra a la que per­te­ne­cían los exmi­li­ta­res que come­tían actos espe­luz­nan­tes. “Ella es hija de papás que pen­sa­ban, que tenían cri­te­rio y se expre­sa­ban sobre las polí­ti­cas que se esta­ban imple­men­tan­do en aque­llos años. Has­ta hoy se des­co­no­ce el para­de­ro de los que apa­re­cen en el Dia­rio Mili­tar, quié­nes tie­nen el domi­nio del para­de­ro de esas víc­ti­mas, son sus per­pe­tra­do­res, hoy en día siguen tenien­do ese ocul­ta­mien­to de las víc­ti­mas vivos o muertos”.

Gua­te­ma­la vivió uno de los con­flic­tos más atro­ces de Amé­ri­ca Lati­na, al fir­mar la paz, se fir­mó el Acuer­do Glo­bal Sobre Dere­chos Huma­nos y par­ti­cu­lar­men­te en el nume­ral 3, Gua­te­ma­la se com­pro­me­te, no solo a no gene­rar exclu­yen­tes y amnis­tía sobre crí­me­nes y vio­la­cio­nes duran­te el con­flic­to, sino que se com­pro­me­te a escla­re­cer la des­apa­ri­ción for­za­da, esa ago­nía que hoy en día viven las fami­lias, pun­tua­li­zó Pérez.

El 27 de mayo, el Minis­te­rio Públi­co cap­tu­ró a los exmi­li­ta­res y expo­licías, Gus­ta­vo Adol­fo Oli­va Blan­co, José Daniel Mon­te­rro­so Villa­grán, Edgar Cora­do Sama­yoa, Mar­co Anto­nio Gon­zá­lez Tara­ce­na, Enri­que Cifuen­tes de la Cruz, Víc­tor Augus­to Vás­quez Eche­ve­rría, Juan Fran­cis­co Cifuen­tes Cano, Eli­seo Barrios Soto, Edgar Vir­gi­lio de León Sigüen­za, Mavi­lio Aure­lio Cas­ta­ñe­da Betan­courth y Rone René Lara, por los deli­tos de ase­si­na­to, ase­si­na­to en gra­do de ten­ta­ti­va, des­apa­ri­ción for­za­da y deli­tos con­tra los debe­res de humanidad.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *