Nación Mapu­che. Adhe­sión al comu­ni­ca­do Comu­ni­dad Nahuelpan

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 de junio de 2021

¿Qué es el apa­ra­to judicial?

¿Quié­nes lo con­for­man? ¿Quié­nes se han bene­fi­cia­do siem­pre de este aparato?

Para noso­tros ese apa­ra­to judi­cial es como un mons­truo con al menos cua­tro cabe­zas: El poder eco­nó­mi­co empre­sa­rial, el poder polí­ti­co, el poder judi­cial (jue­ces, fis­ca­les y abo­ga­dos) y las fuer­zas de segu­ri­dad.
Este mons­truo no solo tie­ne la capa­ci­dad de des­truir vidas, sino tam­bién socie­da­des. Se vale de las peo­res per­ver­si­da­des para con­ven­cer­nos de ver a la víc­ti­ma como el vic­ti­ma­rio. Ha ido ela­bo­ran­do nume­ro­sos arti­lu­gios para pro­ce­sar­te, judi­cia­li­zar­te y con­de­nar­te: engro­sa expe­dien­tes con pape­les que sus mis­mas cabe­zas de mons­truo blan­quean; uti­li­za el deli­very de sus pro­pias oficinas.

Los hechos

La empre­sa­ria María Ele­na Pag­gi –due­ña de medios de comu­ni­ca­ción en la ciu­dad de Esquel y des­cen­dien­te de quie­nes roba­ron el terri­to­rio de la comu­ni­dad mapu­che Nahuel­pan en 1937 — , con dife­ren­tes excu­sas y fal­sas acu­sa­cio­nes, cor­ta el camino ances­tral que aun hoy es de uso coti­diano por par­te de la comu­ni­dad. Cavó una zan­ja a pocos metros de la casa de la fami­lia Qui­la­queo Llan­ca­queo, y ya nadie pudo pasar. El apa­ra­to judi­cial omi­tió sis­te­má­ti­ca­men­te las denun­cias efec­tua­das por el lof­che. La comu­ni­dad deci­dió relle­nar la zan­ja para vol­ver a tran­si­tar. ¿Qué hace esta empre­sa­ria? Mete alam­bre al camino ances­tral y empie­za a reclu­tar gen­te para ame­dren­tar y vio­len­tar a la comu­ni­dad. Un modus ope­ran­di mafio­so y pato­te­ro que ya cono­ce­mos.
De todos modos, la comu­ni­dad Nahuel­pan, jun­to con otros lof­che, libe­ran nue­va­men­te el camino. En un tra­wun (par­la­men­to) orien­ta­do por las ancia­nas y ancia­nos de esa comu­ni­dad, deci­di­mos reti­rar el alam­bre. Esto fue el 1º de junio. A las pocas horas, acom­pa­ña­da por un con­tin­gen­te poli­cial, la seño­ra Pag­gi pre­ten­de ingre­sar a nues­tro terri­to­rio. La comu­ni­dad no se lo permite.

Dere­chos bastardeados

Hace muchos años las muje­res vie­nen cami­nan­do y luchan­do para lle­var ante la jus­ti­cia (patriar­cal y racis­ta) las denun­cias corres­pon­dien­tes a actos de vio­len­cia hacia ellas. Han gana­do su mere­ci­da legi­ti­mi­dad y sen­ti­mos que estos dere­chos son bas­tar­dea­dos por la mis­ma jus­ti­cia que los igno­ra, silen­cia y uti­li­za para defen­der la pro­pie­dad pri­va­da.
Hay dere­chos, como la con­de­na hacia los vio­len­tos, que se con­si­guie­ron con cos­tos altí­si­mos, como la mis­ma vida de quie­nes los pelea­ron. Dere­chos pen­sa­dos para repa­rar des­igual­da­des, res­guar­dar pre­ca­rie­da­des y pro­te­ger la vida. La iden­ti­fi­ca­ción de cier­tas prác­ti­cas como vio­len­cia de géne­ro es par­te de estas luchas. Gran par­te de la socie­dad toda­vía está inmer­sa en para­dig­mas machis­tas y patriar­ca­les, y el pro­ce­so de decons­truc­ción es len­to, cos­to­so y ha lle­va­do muchos esfuer­zos. Más aun cuan­do se sola­pan varias his­to­rias de des­igual­dad: ser par­te de un pue­blo exclui­do, des­po­ja­do y con­tro­la­do por una hege­mo­nía racis­ta y supre­ma­cis­ta; y ser muje­res indí­ge­nas, empo­bre­ci­das, como nues­tras madres y abue­las que vie­ron cómo se incen­dia­ban sus hoga­res, que sobre­vi­vie­ron en los már­ge­nes de una urba­ni­dad que solo las con­si­de­ra­ba sir­vien­tas, entre otras tris­tes expe­rien­cias que ellas nos han con­ta­do.
En las últi­mas horas, la seño­ra Pag­gi acom­pa­ña­da por el fis­cal Cava­llo, el comi­sa­rio y el juez Jor­ge Cria­do (denun­cia­do tiem­po atrás por la ofi­ci­na de géne­ro del Supe­rior Tri­bu­nal de Jus­ti­cia y por muje­res mapu­che ante al INADI y la ONU) acu­sa­ron de vio­len­cia de géne­ro a las muje­res y hom­bres de la comu­ni­dad Nahuel­pan que deci­die­ron colec­ti­va­men­te no dejar que nadie vuel­va a cer­ce­nar su dere­cho a tran­si­tar libre­men­te por su pro­pio terri­to­rio. Esta empre­sa­ria terra­te­nien­te, que vie­ne ava­sa­llan­do dere­chos de la comu­ni­dad Nahuel­pan, mani­pu­la la figu­ra de vio­len­cia de géne­ro para usur­par el lugar de víc­ti­ma, con la com­pli­ci­dad del comi­sa­rio Vera que impul­só la denun­cia y del juez Cria­do que le dio via­bi­li­dad en la jus­ti­cia.
¿Cuán­do los dere­chos se con­vier­ten en pri­vi­le­gios? Cuan­do se estra­ti­fi­can y se opo­nen los pri­vi­le­gios del poder a los dere­chos con­quis­ta­dos por lxs opri­midxs, como lo ha sido dere­cho al res­guar­do de la inte­gri­dad físi­ca de las muje­res y el dere­cho de los Pue­blos indí­ge­nas a vivir en su terri­to­rio ances­tral.
La Socie­dad Rural, a la que per­te­ne­cen terra­te­nien­tes como la seño­ra Pag­gi, es la que desig­na a los admi­nis­tra­do­res de jus­ti­cia en la pro­vin­cia de Chu­but y en toda la Pata­go­nia. Con actos como el de Pag­gi, la Socie­dad Rural con­ti­núa per­pe­tuán­do­se en el poder a tra­vés de los esta­men­tos de la jus­ti­cia que sus mis­mos miem­bros gobier­nan.
Nos indig­na que un dere­cho tan fun­da­men­tal sea usa­do per­ver­sa­men­te para des­po­jar­nos del terri­to­rio. Pero más nos indig­na que la eli­te esque­len­se se atre­va a ultra­jar y bas­tar­dear un dere­cho que cos­tó tan­tas vidas.
Con­vo­ca­mos a las com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros lucha­do­res de dere­chos a repu­diar este accio­nar del apa­ra­to judi­cial de Esquel:

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *