Locom­bia, Polom­bia o Colom­bia… ¿En qué país que­re­mos vivir?

Cuan­do escu­cha­mos pala­bras sua­ves, casi neu­tras, como per­so­nas por loca­li­zar, homi­ci­dios colec­ti­vos, asis­ten­cia mili­tar, gen­te de bien, paz con lega­li­dad, esta­mos fren­te a los eufe­mis­mos de una pre­si­den­cia estú­pi­da que cree que con arti­fi­cios ver­ba­les, pue­de ocul­tar la horri­ble reali­dad de la Colom­bia vic­ti­mi­za­da por las des­apa­ri­cio­nes for­za­das, las masa­cres de líde­res y lide­re­sas socia­les, la repre­sión mili­tar a ciu­da­da­nos iner­mes, el cán­cer de la corrup­ción que nos está matan­do, y el des­co­no­ci­mien­to y trai­ción del gobierno al Acuer­do de Paz… Esas pala­bras de enga­ño, son solo cara­me­los enve­ne­na­dos para matar con dul­zu­ra, y para no lla­mar la aten­ción de los orga­nis­mos defen­so­res de dere­chos huma­nos a esca­la mundial.

¿Será ésta una carac­te­rís­ti­ca de «Locom­bia» o de la «Colom­bia con P mayús­cu­la», de la que habla Iván Duque, el pre­si­den­te de la Ñeñe-política?

Los ver­da­de­ros ván­da­los, los más vio­len­tos, son aque­llos que des­de el gobierno des­tru­ye­ron y van­da­li­za­ron con sus polí­ti­cas injus­tas nues­tro futu­ro de dig­ni­dad. No son los jóve­nes que pro­tes­tan con escu­dos impro­vi­sa­dos para defen­der­se del Esmad y de la gen­te de bien de Cali que les dis­pa­ra con fusi­les, metra­lle­tas y pistolas.

A la ver­da­de­ra gen­te de bien le due­le la pér­di­da de la vida y la inte­gri­dad de cual­quier per­so­na, pero a la indo­len­te sena­do­ra Hol­guín del Par­ti­do de gobierno la pér­di­da de un ojo de un mani­fes­tan­te agre­di­do por la Fuer­za Públi­ca le pare­ce tan insig­ni­fi­can­te que incre­pa a la gen­te dicién­do­les ya, «dejen de llo­rar por un ojo».

La seño­ra Azca­ra­te tam­bién es gen­te de bien, y por eso no para. No para de tra­fi­car y tra­que­tear. En un lap­sus la sena­do­ra María Fer­nan­da Cabal reco­no­ce que los pocos impues­tos que pagan los peque­ños pro­pie­ta­rios se los roban don­de ella tra­ba­ja. Nada más cier­to y por pri­me­ra y úni­ca vez, de acuer­do con ella.

“Colom­bia es un país de ins­ti­tu­cio­nes y que el mun­do lo sepa», dice el minis­tro Pala­cio en el Con­gre­so. Sí; eso es cier­to, pero de ins­ti­tu­cio­nes podri­das y corrup­tas, vio­la­do­ras de los DDHH, sin deco­ro y arro­di­lla­das fren­te a Washing­ton, siem­pre con­tra el pue­blo llano y al ser­vi­cio de los más pode­ro­sos sec­to­res eco­nó­mi­cos y de los par­ti­dos oligárquicos.

Como para com­ple­tar la cosa, los medios de comu­ni­ca­ción cum­plen la tor­ci­da misión de des­in­for­mar y de embe­lle­cer la ima­gen del régi­men. Abren sus micró­fo­nos a para­mi­li­ta­res con­fe­sos como Andrés Esco­bar, que en Cali, en Ciu­dad Jar­dín, jun­to a poli­cías, con per­so­nas de bien, bien pudien­tes del sec­tor, dis­pa­ra­ron con­tra los mar­chan­tes. Ese suje­to reco­no­ce ante los medios que han crea­do gru­pos arma­dos para defen­der la pro­pie­dad pri­va­da. Mien­tras los medios lo maqui­llan como un para­co con cla­se, acu­san de ván­da­los y terro­ris­tas a los jóve­nes e indí­ge­nas que recla­man en las calles lo que es justo.

El país de la gen­te de bien nos vol­vió impor­ta­do­res de lo que antes pro­du­cía­mos, y gra­cias a los blo­queos el sec­tor impor­ta­dor reco­no­ce que en Bue­na­ven­tu­ra hay repre­sa­das más de 500 mil tone­la­das de maíz y otro tan­to de fri­jol (la ban­de­ja pai­sa dejó de ser pai­sa en sus ingredientes).

Dicen que has­ta el momen­to las pér­di­das supe­ran los 15 mil billo­nes pero un plan de cho­que social para salir de la pobre­za pue­de cos­tar menos. El país don­de exis­ten exen­cio­nes tri­bu­ta­rias para los gran­des ricos y don­de la eva­sión pulu­la (50 billo­nes al año) ocu­pa el ter­cer pues­to don­de las mul­ti­na­cio­na­les no tributan.

Noso­tros debe­mos esco­ger en qué país que­re­mos vivir, si en la Locom­bia o Polom­bia del fas­cis­mo crio­llo o la Colom­bia huma­na y dig­na por la que hoy luchan las pobre­rías en las calles.

FARC-EP

Segun­da Mar­que­ta­liaJunio 5 de 2021

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *