De 1919 a 1943: la Ter­ce­ra Internacional

Bre­ve resu­men del inter­na­cio­na­lis­mo (V de X)

Nota: por razo­nes de calen­da­rio dete­ne­mos aquí la serie, que vol­ve­rá en octu­bre de 2021.

Para com­pren­der el gran sal­to hacia ade­lan­te en la his­to­ria de la soli­da­ri­dad entre las cla­ses y pue­blos explo­ta­dos que supu­so la Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal o Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta, tene­mos que par­tir de al menos tres hechos con­se­cu­ti­vos inte­gra­dos en un proceso.

Uno, el hun­di­mien­to de la Segun­da Inter­na­cio­nal en agos­to de 1914 al trai­cio­nar su estra­te­gia con­tra la gue­rra y la decla­ra­ción de Lenin de noviem­bre de ese año de que había que crear la Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal, decla­ra­ción que refle­ja­ba la exis­ten­cia de núcleos inter­na­cio­na­lis­tas que iban des­de el cen­tro-izquier­da, paci­fis­tas radi­ca­les, etc., has­ta el bol­che­vis­mo, pasan­do por sec­to­res redu­ci­dos de la social­de­mo­cra­cia ale­ma­na, entre los que des­ta­ca­ban Rosa Luxem­burg, Karl Liebk­necht y otros. Exis­tían por tan­to posi­bi­li­da­des para avan­zar en una nue­va inter­na­cio­nal, pero las con­di­cio­nes eran extre­ma­da­men­te difí­ci­les. Aun así, en sep­tiem­bre de 1915 se reu­nie­ron casi cua­ren­ta repre­sen­tan­tes de once paí­ses en la lla­ma­da Con­fe­ren­cia de Zim­mer­wald, Suiza.

Dos, el cre­cien­te males­tar en las masas tra­ba­ja­do­ras y los ejér­ci­tos des­de verano de 1916 por­que se esta­ban hun­dien­do todas las pro­me­sas triun­fa­lis­tas de sus bur­gue­sías rea­li­za­das hacía dos años. Empe­za­ban a sur­gir por tan­to las con­di­cio­nes para avan­zar más allá de lo deba­ti­do en Zim­mer­wald. El males­tar se agu­di­zó des­de febre­ro de 1917, con la pri­me­ra fase de la revo­lu­ción rusa, y defi­ni­ti­va­men­te des­de octu­bre de ese año cuan­do triun­fó la revo­lu­ción bol­che­vi­que. La nece­si­dad de una Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal se hizo urgen­te dada la inca­pa­ci­dad de la Segun­da para aca­bar la gue­rra pre­ci­sa­men­te cuan­do se mul­ti­pli­ca­ba el males­tar popu­lar con­tra ella y se endu­re­cía el fana­tis­mo pro­ca­pi­ta­lis­ta de sus par­ti­dos, como se vio en Rusia con el com­por­ta­mien­to de los men­che­vi­ques en el gobierno des­de febre­ro de 1917.

Y tres, des­de enero de 1918 la urgen­cia de una nue­va inter­na­cio­nal aumen­ta­ba día a día y no solo por la situa­ción crí­ti­ca de Rusia, sino sobre todo por la situa­ción crí­ti­ca en Euro­pa. Des­de media­dos de la déca­da de 1870 Marx y Engels pen­sa­ban que la revo­lu­ción empe­za­ría en Orien­te, sobre todo en Rusia, antes que en Occi­den­te. Des­de 1902 Lenin acep­ta­ba abier­ta­men­te esta «pro­fe­cía» pre­pa­ran­do a su par­ti­do para ella. Los bol­che­vi­ques asu­mían que la super­vi­ven­cia de la revo­lu­ción rusa depen­día de la pos­te­rior revo­lu­ción en Occi­den­te. La olea­da de luchas euro­peas reini­cia­das des­de la pri­ma­ve­ra de 1918 con­fir­ma­ba esta tesis, sobre todo cuan­do el impe­ria­lis­mo inva­dió la URSS para aplas­tar la revo­lu­ción. Había que resis­tir en Rusia e impul­sar la revo­lu­ción socia­lis­ta inter­na­cio­nal. El pres­ti­gio bol­che­vi­que venía tan­to por su vic­to­ria como por su acier­to his­tó­ri­co al apli­car crea­ti­va­men­te el mar­xis­mo «occi­den­tal» a las duras con­di­cio­nes rusas.

Para ello, varios par­ti­dos comu­nis­tas lla­ma­ron a fun­dar la Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal en enero de 1919. En la con­vo­ca­to­ria ana­li­za­ban con un rigor extre­mo los ries­gos mor­ta­les de la cri­sis, el cri­mi­nal papel de la Segun­da Inter­na­cio­nal y la urgen­cia de relan­zar la revo­lu­ción mun­dial des­de y para la pers­pec­ti­va comu­nis­ta: toma del poder por el pro­le­ta­ria­do median­te la insu­rrec­ción, des­truc­ción del Esta­do bur­gués, desa­rro­llar la demo­cra­cia con­se­jis­ta pro­le­ta­ria, armar al pue­blo para ase­gu­rar la recu­pe­ra­ción a manos del pro­le­ta­ria­do de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, etc. La fun­da­ción y pri­mer con­gre­so tuvo lugar en mar­zo de ese año con una cua­li­ta­ti­va asis­ten­cia de fuer­zas revo­lu­cio­na­rias que logra­ron rom­per el férreo blo­queo que sufría la URSS, ata­ca­da tam­bién inter­na­men­te: varios dele­ga­dos murie­ron en el inten­to. Fue un Con­gre­so de com­ba­te de super­vi­ven­cia en un mar­co tal de pre­ca­rie­dad de medios, de prio­ri­dad de ven­cer a la con­tra­rre­vo­lu­ción, que la rea­li­za­ción de muchas tareas apro­ba­das fue pos­pues­ta para el II Congreso.

Para verano de 1920, cuan­do el II Con­gre­so, la bur­gue­sía había con­tra­ata­ca­do median­te el terror, el soborno y la refor­ma, a lo bru­to o dosi­fi­cán­do­los, en los paí­ses en los que veía en peli­gro su domi­na­ción. Ade­más, y por lo gene­ral, la lucha obre­ra inter­na­cio­nal esta­ba muy poco orga­ni­za­da y for­ma­da teó­ri­ca­men­te si la com­pa­ra­mos con la rusa, lo que expli­ca­ba en par­te la implan­ta­ción de la social­de­mo­cra­cia y otros refor­mis­mos que se valían del can­san­cio psi­co­so­má­ti­co de amplias fran­jas obre­ras y popu­la­res pro­vo­ca­do por la gue­rra. Esta­ble­cer una tajan­te dife­ren­cia entre la Segun­da y la Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal en todas las cues­tio­nes era impres­cin­di­ble. El II Con­gre­so estu­dió las nue­vas for­mas bur­gue­sas de explo­ta­ción, opre­sión y domi­na­ción fun­da­men­ta­les en aquel con­tex­to y ela­bo­ró pro­pues­tas tác­ti­cas adap­ta­bles y mejo­ra­bles en cada país, den­tro de la estra­te­gia comu­nis­ta gene­ral apro­ba­da en el I Con­gre­so y refren­da­da inter­na­cio­nal­men­te. Fue un avan­ce gigan­tes­co ante el que el capi­tal solo podía opo­ner, en últi­mo caso, el fascismo. 

El III Con­gre­so cele­bra­do en junio de 1921 tam­bién tuvo que res­pon­der a nue­vos retos, sien­do uno muy impor­tan­te su rápi­do cre­ci­mien­to en una coyun­tu­ra de rela­ti­va esta­bi­li­za­ción del poder capi­ta­lis­ta debi­do aho­ra a la recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca de un con­ti­nen­te des­trui­do por la gue­rra, ade­más del efec­to de las repre­sio­nes y del papel de la social­de­mo­cra­cia, como hemos vis­to ante­rior­men­te. Las peque­ñas mejo­ras logra­das ocul­ta­ban tres cosas muy gra­ves: la vida era peor que antes de la gue­rra, la explo­ta­ción era más dura y se habían defrau­da­do las espe­ran­zas crea­das en 1917 – 1919. Aun­que las deci­sio­nes del II Con­gre­so se lle­va­ban a la prác­ti­ca, aún era mucha la dis­tan­cia entre la con­cien­cia obre­ra orga­ni­za­da y la capa­ci­dad bur­gue­sa y refor­mis­ta para mani­pu­lar a las fran­jas obre­ras y popu­la­res ago­ta­das men­tal­men­te por el sufri­mien­to de la gue­rra. Tam­bién, pero a esca­la infi­ni­ta­men­te más peque­ña, se man­tu­vie­ron deba­tes en ese tiem­po con la corrien­te que se deno­mi­na­ría comu­nis­mo de los con­se­jos, cuyos repre­sen­tan­tes más cono­ci­dos eran Pan­ne­koek, Gor­ter y otros.

Por esto, el III Con­gre­so deba­tió líneas de inter­ven­ción para ampliar la pre­sen­cia comu­nis­ta en el movi­mien­to obre­ro y sin­di­cal, en los dere­chos de la mujer tra­ba­ja­do­ra, en las movi­li­za­cio­nes de la juven­tud, en la edu­ca­ción, en las coope­ra­ti­vas, en la vida socie­ta­ria, etc. A esta línea se le lla­mó el fren­te úni­co que debía coor­di­nar en las bases popu­la­res de las áreas de lucha a las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias de dis­tin­ta orien­ta­ción y a las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias blan­das y refor­mis­tas duras que, pese a ser­lo, ayu­da­ban con sus accio­nes a debi­li­tar a la bur­gue­sía, demos­tran­do cómo el fren­te úni­co de los tra­ba­ja­do­res podía avan­zar al socia­lis­mo. Como es lógi­co, la Segun­da Inter­na­cio­nal, cons­cien­te de que el fren­te úni­co debi­li­ta­ba su domi­nio sobre la cla­se pro­le­ta­ria, lo boi­co­teó todo lo que pudo. La aper­tu­ra del III Con­gre­so en Orien­te, en Asia, fue un gran acier­to y a la vez, aumen­tó la inquie­tud del impe­ria­lis­mo euro­peo y de la Segun­da Inter­na­cio­nal por el avan­ce comu­nis­ta en esa deci­si­va región del mun­do para los bene­fi­cios del capital.

El IV Con­gre­so se cele­bró a fina­les de 1922. Mos­tró la capa­ci­dad de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta para plan­tar cara al impe­ria­lis­mo en prác­ti­ca­men­te todos los pro­ble­mas del mun­do. Aun­que uno de los pun­tos más impor­tan­tes a deba­te fue la situa­ción de la lucha de cla­ses en los prin­ci­pa­les Esta­dos euro­peos, pero tam­bién en Esta­dos Uni­dos y Japón. En ellos se sen­tía la ame­na­za de que la Segun­da Inter­na­cio­nal rom­pie­ra la uni­dad sin­di­cal expul­san­do a los comu­nis­tas de los sin­di­ca­tos de masas por ella con­tro­la­dos, no por ello se pres­tó menos aten­ción a otras cues­tio­nes. La esci­sión sin­di­cal era un peli­gro gra­ve para el movi­mien­to obre­ro y un rega­lo para la bur­gue­sía, que la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta inten­ta­ba evi­tar a cual­quier pre­cio. Pero la uni­dad sin­di­cal, en aquel con­tex­to, iba uni­da a otras movi­li­za­cio­nes como la lucha en el cam­po, la situa­ción de la juven­tud y del sis­te­ma edu­ca­ti­vo, la lucha de la mujer, etc., pro­ble­má­ti­cas en las que el sin­di­ca­lis­mo tam­bién esta­ba presente.

Tam­bién era impor­tan­te el deba­te sobre la situa­ción del capi­ta­lis­mo y el papel que podría jugar el fas­cis­mo, un movi­mien­to con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio de masas que, si bien enton­ces solo había lle­ga­do al poder en Ita­lia en ese año, sí mos­tra­ba ya su enor­me fuer­za cri­mi­nal en varios Esta­dos y sobre todo en sec­to­res de la alta bur­gue­sía mun­dial. La aten­ción pres­ta­da a Orien­te, a la lucha anti­co­lo­nial y a las movi­li­za­cio­nes de las masas negras, etc., indi­ca la pers­pec­ti­va mun­dial y a la vez algo que aho­ra nos pare­ce obvio: la unión entre fas­cis­mo y racis­mo. Ade­lan­tán­do­se al momen­to, el IV Con­gre­so advir­tió de que se esta­ban sen­ta­do las bases para otra gue­rra mun­dial, cuyo pri­mer esta­lli­do fue en 1931 – 1937 en Asia, el segun­do en 1936 en el Esta­do espa­ñol y el defi­ni­ti­vo en 1939. En este mar­co, el IV Con­gre­so denun­ció la ver­sión bur­gue­sa de los dere­chos huma­nos enton­ces dominante.

Si nos fija­mos, la perio­di­ci­dad de los tres pri­me­ros con­gre­sos fue anual, varian­do unas sema­nas, pero siem­pre en verano de 1919, 1920 y 1921. El IV Con­gre­so se retra­só cua­tro meses sobre esta perio­di­ci­dad –diciem­bre de 1922– no por razo­nes téc­ni­cas o polí­ti­cas, sino para hacer­lo coin­ci­dir con el quin­to ani­ver­sa­rio de la revo­lu­ción bol­che­vi­que, como mues­tra de que el movi­mien­to comu­nis­ta inter­na­cio­nal esta­ba recu­pe­rán­do­se de las derro­tas y alti­ba­jos sufri­dos, tam­bién en la URSS sobre todo ven­cien­do en la gue­rra con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria, los deba­tes cre­cien­tes des­de 1920 sobre la buro­cra­ti­za­ción, la suble­va­ción de Krons­tadt a comien­zo de 1921, el fin del «comu­nis­mo de gue­rra» y la terri­ble cri­sis socio­eco­nó­mi­ca que lle­vó a los deba­tes sobre la NEP, etc.

La Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta daba mucha impor­tan­cia a que sus con­gre­sos fue­ran anua­les por­que la lucha de cla­ses mun­dial, cada vez más agu­da y com­ple­ja, así lo exi­gía. Sin embar­go, esta sabia pla­ni­fi­ca­ción se empe­zó a alar­gar con el V Con­gre­so, que se cele­bró en junio-julio de 1924, retra­so que no sus­ci­tó mayo­res inte­rro­gan­tes en aquel tiem­po, aun­que sí anun­cia­ba en silen­cio una pos­te­rior rup­tu­ra de la perio­di­ci­dad clá­si­ca sos­te­ni­da has­ta enton­ces, tan nece­sa­ria y efec­ti­va. Para los par­ti­dos comu­nis­tas, la URSS apa­re­cía cada vez más como una con­quis­ta que se agran­da­ba día a día, sobre todo des­pués del aplas­ta­mien­to de la revo­lu­ción ale­ma­na de 1923, tan espe­ran­za­do­ra en sus ini­cios. La derro­ta cayó como agua hela­da y creó en la URSS una sen­sa­ción de cer­co mucho mayor que el de 1918 – 1919.

Fue en esta coyun­tu­ra en la que el tér­mino «bol­che­vi­za­ción» tomó fuer­za para mar­zo de 1924, meses antes del V Con­gre­so, deno­mi­na­do des­de enton­ces con ese nom­bre. En efec­to, en aquel cli­ma de cer­co con­tra la URSS y de cre­cien­te per­se­cu­ción de los par­ti­dos comu­nis­tas a pesar de su ten­den­cia al for­ta­le­ci­mien­to, la bol­che­vi­za­ción era vis­ta como el apren­di­za­je de las capa­ci­da­des del par­ti­do sovié­ti­co dese­chan­do lo malo. Así expues­to en verano de 1924, cuan­do las ten­sio­nes den­tro del PCUS no habían alcan­za­do el nivel pos­te­rior, este pro­yec­to inclu­so tenía cues­tio­nes bue­nas como era la insis­ten­cia del V Con­gre­so en la polí­ti­ca mili­tar de los par­ti­dos comu­nis­tas, algo que se demos­tra­ría vital en los años siguien­tes. Sin embar­go, para pri­ma­ve­ra de 1925 ya se había impues­to el cul­to a Lenin muer­to en enero de 1924, y la bol­che­vi­za­ción empe­za­ba a sig­ni­fi­car la acep­ta­ción sin crí­ti­ca del dog­ma que se esta­ba ela­bo­ran­do a mar­chas for­za­das en todos los sen­ti­dos. Más tar­de y una vez que Sta­lin fue ele­va­do en vida a un pedes­tal más alto que el de Lenin, se aban­do­nó el tér­mino «bol­che­vi­za­ción» por­que teó­ri­ca, his­tó­ri­ca y polí­ti­ca­men­te hacía aflo­rar dema­sia­das ver­da­des muy peli­gro­sas para la buro­cra­cia: por citar una, la exco­mu­nión de Rosa Luxem­burg des­de 1924, repre­sión post mor­ten con­tra quien había sido nom­bra­da con hono­res en el I Congreso.

El VI Con­gre­so se reali­zó en verano de 1928, cua­tro años des­pués, rom­pién­do­se así la perio­di­ci­dad escru­pu­lo­sa­men­te man­te­ni­da has­ta enton­ces en situa­cio­nes mucho más duras y difí­ci­les que la de 1919 – 1924. El retra­so es ya sig­ni­fi­ca­ti­vo en sí por­que mues­tra la defi­ni­ti­va supe­di­ta­ción del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio mun­dial a las nece­si­da­des rusas. Entre 1924 y 1928 el impe­ria­lis­mo vivía lo mejor de los «feli­ces vein­te», apa­re­cien­do el pri­mer con­su­mis­mo de masas con sus terri­bles efec­tos alie­na­do­res, bien­es­tar fal­so que esta­lla­ría con la cri­sis de 1929 faci­li­tan­do el auge del fas­cis­mo. Pero tam­bién la lucha de cla­ses y de libe­ra­ción nacio­nal cre­cía por el mun­do. Mien­tras tan­to, la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta retra­sa­ba cua­tro años el siguien­te congreso.

En Nues­tra­mé­ri­ca, las izquier­das tenían que ven­cer múl­ti­ples obs­tácu­los para asen­tar­se no solo por las repre­sio­nes sino tam­bién por el dog­ma­tis­mo meca­ni­cis­ta de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta, como se com­pro­ba­ría con el ais­la­mien­to de Mariá­te­gui que desa­rro­lló sus tesis en aque­llos años. En Esta­dos Uni­dos cre­cía la izquier­da obre­ra. En Gran Bre­ta­ña la tre­men­da huel­ga de 1926 zaran­deó al impe­rio. En Chi­na se ges­ta­ba la revo­lu­ción derro­ta­da en 1927. En la India cre­cía el males­tar por la opre­sión bri­tá­ni­ca. En Sudá­fri­ca avan­za­ba la sin­di­ca­ción obre­ra des­de 1924. En el Esta­do espa­ñol se ins­tau­ró una dic­ta­du­ra des­de 1923…, y aun­que el IV Con­gre­so había indi­ca­do que se ave­ci­na­ba otra gue­rra mun­dial, la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta no esti­mó nece­sa­rio rea­li­zar otro con­gre­so has­ta verano de 1928, en el que, por sor­pre­sa, cam­bió cien­to ochen­ta gra­dos la línea gene­ral de inter­ven­ción a esca­la mun­dial, aban­do­nan­do el fren­te úni­co e implan­tan­do la línea de cla­se con­tra cla­se, con­sis­ten­te en recha­zar cual­quier alian­za con otras izquier­das y con el refor­mis­mo allí don­de este apo­ya­se la lucha.

Bien pron­to se empe­za­ron a sen­tir los efec­tos nega­ti­vos de este vira­je espec­ta­cu­lar por­que la cri­sis de 1929 endu­re­ció la bru­ta­li­dad bur­gue­sa y los comu­nis­tas se vie­ron en la dis­yun­ti­va de que­dar­se solos en las luchas debi­do a la con­sig­na de cla­se con­tra cla­se, que impe­día cual­quier pac­to o alian­za para refor­zar el movi­mien­to, o incum­plir la con­sig­na de Mos­cú y apli­car disi­mu­la­da­men­te el fren­te úni­co con­tra la bur­gue­sía, aglu­ti­nan­do fuer­zas anti­ca­pi­ta­lis­tas. El ascen­so del nazis­mo des­de ese 1929 y sobre todo des­de 1932 – 1933, por no exten­der­nos al aumen­to gene­ra­li­za­do de las fuer­zas reac­cio­na­rias en muchos paí­ses, mos­tró lo sui­ci­da de la con­sig­na cla­se con­tra cla­se. Aun así, Mos­cú espe­ro ocho años para con­vo­car el VII Con­gre­so en verano de 1935.

Duran­te los ocho pri­me­ros años de la devas­ta­do­ra segun­da gran depre­sión capi­ta­lis­ta, la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta no esti­mó nece­sa­rio rea­li­zar nin­gún Con­gre­so. Y cuan­do lo hizo, fue por­que las derro­tas eran tan aplas­tan­tes que no podía seguir como si nada suce­die­ra. Pero la solu­ción no fue sino otro giro de cien­to ochen­ta gra­dos para atar­se de pies y manos en la alian­za con la supues­ta bur­gue­sía nacio­nal, demo­crá­ti­ca y anti­fas­cis­ta: era el Fren­te Popu­lar. Los par­ti­dos y orga­ni­za­cio­nes comu­nis­tas edu­ca­dos en la con­sig­na cla­se con­tra cla­se, ven de pron­to, tras ocho años, que deben reba­jar sus prin­ci­pios acep­tan­do los de una bur­gue­sía que se fro­ta­ba las manos de con­ten­to. El fren­te­po­pu­lis­mo ha sido un fra­ca­so siem­pre, y su nom­bre ha que­da­do tan des­pres­ti­gia­do que des­de 1973 con su terri­ble derro­ta en Chi­le y la masa­cre pos­te­rior, reci­be nom­bres dife­ren­tes con idén­ti­co con­te­ni­do: fren­te amplio, acuer­do nacio­nal, defen­sa de la demo­cra­cia, revo­lu­ción ciu­da­da­na, etc., tan ambi­guos e impre­ci­sos que la bur­gue­sía «demo­crá­ti­ca» los usa cuan­do le con­vie­ne mien­tras pre­pa­ra el zar­pa­zo, sea mor­tal con la ayu­da del impe­ria­lis­mo, o auto­ri­ta­rio con la ayu­da de la socialdemocracia. 

El VII Con­gre­so fue el últi­mo por­que Mos­cú disol­vió la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta en mayo de 1943. Ale­ma­nia esta­ba per­dien­do la gue­rra y la URSS que­ría pac­tar con los alia­dos el repar­to de la vic­to­ria. La Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta era un obs­tácu­lo por­que infun­día mie­do cre­cien­te en el impe­ria­lis­mo y había que tran­qui­li­zar­le. En 1947, cuan­do se hacía más visi­ble un ata­que total del impe­ria­lis­mo a la URSS, Mos­cú creó la Komin­form, sim­ple ofi­ci­na de infor­ma­ción con­tro­la­da por Mos­cú, que sería a su vez cerra­da por Jrush­chov en 1956.

En su pri­me­ra fase, 1919 – 1924, las apor­ta­cio­nes de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta son impre­sio­nan­tes inclu­so para luchar con­tra el capi­ta­lis­mo actual, cues­tión que no pode­mos desa­rro­llar aquí. En su segun­da fase, 1924 – 1928, la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta pasa a ser algo así como la «ofi­ci­na de exte­rio­res» de la URSS, pero a pesar de sus gran­des erro­res en Gran Bre­ta­ña, Chi­na, Nues­tra­mé­ri­ca…, de la con­sig­na de cla­se con­tra cla­se, etc., su sola exis­ten­cia ani­ma­ba y ayu­da­ba a los pue­blos del mun­do, asus­ta­ba al impe­ria­lis­mo y mos­tra­ba de algún modo que podía exis­tir un orden social alter­na­ti­vo al capi­ta­lis­ta. En su ter­ce­ra y últi­ma fase, 1935 – 1943, fue un ins­tru­men­to de la URSS para nego­ciar con fac­cio­nes bur­gue­sas «demo­crá­ti­cas» y con el impe­ria­lis­mo. Para enton­ces diver­sas izquier­das ya deba­tían la nece­si­dad de crear orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­lis­tas, una de ellas fue la IV Inter­na­cio­nal fun­da­da en 1938, pro­li­fe­ra­ción que ana­li­za­re­mos a par­tir de octu­bre de 2021.

Iña­ki Gil de San Vicente

Eus­kal Herria, 4 de junio de 2021

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *