Argen­ti­na. Falle­ció el lucha­dor revo­lu­cio­na­rio Abel Bohoslavsky

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 de junio de 2021.

Otra muy mala noti­cia se cono­ció este domin­go, al saber­se que ese gran lucha­dor que es Abel Bohos­lavsky, quien mili­ta­ra en los años 70 en el PRT.ERP, había falle­ci­do en su últi­ma y dura bata­lla, esta vez con­tra el COVID que tan­tos bue­nos com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras nos vie­ne arre­ba­tan­do en estos malos tiem­pos que se están viviendo.

Com­pa­ñe­ro Abel Has­ta la Vic­to­ria Siempre!

Una rápi­da bio­gra­fía de Abel

Médi­co clí­ni­co dedi­ca­do a la salud ocu­pa­cio­nal, pro­fe­sión que ejer­ce jun­to al ofi­cio de escri­bir. Mili­tan­te polí­ti­co revo­lu­cio­na­rio ‑en el PRT-ERP- des­de los años sesen­ta en Cór­do­ba, tra­ba­jó tam­bién como perio­dis­ta en diver­sos medios de Argen­ti­na, Méxi­co y Nica­ra­gua, país don­de fue inter­na­cio­na­lis­ta en los años ochen­ta. Es autor de «Bio­gra­fías y rela­tos insur­gen­tes», publi­ca­do en Sísi­fo núm. 1, noviem­bre de 2011 y varios ensa­yos e inter­ven­cio­nes: «Evo­ca­ción de dos octu­bres. De la Gran Revo­lu­ción Socia­lis­ta de Octu­bre al Che», revis­ta Qué hacer, octu­bre de 2007; «La influen­cia del gue­va­ris­mo en Argen­ti­na», cáte­dra libre Che Gue­va­ra de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de La Pla­ta, noviem­bre de 1997; «El nue­vo auge. La Rebe­lión 2001÷2002», iné­di­to; «La impu­ni­dad del terro­ris­mo de Esta­do y la ver­dad his­tó­ri­ca», «Los Che­gue­va­ris­tas. La estre­lla roja, del Cor­do­ba­zo a la Revo­lu­ción San­di­nis­ta» y nume­ro­sos artícu­los periodísticos.

Un recuer­do de un com­pa­ñe­ro sobre el dolor que cau­sa entre quie­nes cono­cie­ron a Abel

La noti­cia que no que­ría­mos reci­bir, que nos resis­tía­mos a que lle­ga­se, se nos hizo pre­sen­te. Falle­ció el com­pa­ñe­ro Abel, el aba­je­ro, Abel Bohos­lavsky. Por su tra­yec­to­ria revo­lu­cio­na­ria y sus apor­tes polí­ti­co-perio­dís­ti­cos, lle­ga­rán voces de pesar y acom­pa­ña­mien­to de Uru­guay, Bra­sil, Chi­le, Boli­via, Para­guay, Perú, Vene­zue­la, Colom­bia, Méxi­co, Nica­ra­gua, El Sal­va­dor, Cuba, Ita­lia, Espa­ña, Israel, Pero, como Abel se lo mere­ce, haré una lec­tu­ra polí­ti­ca de su muer­te. El com­pa­ñe­ro Ernes­to, otro lucha­dor incan­sa­ble, médi­co, tam­bién él, cuan­do se ente­ró de la inter­na­ción de Abel, espe­tó, des­de Neu­quén, lo que en for­ma tex­tual, apro­xi­ma­da­men­te, repro­duz­co: “Ten­go mucha bron­ca con los que le nega­ron a Abel el Plas­ma”. Según Ernes­to, los pro­to­co­los para la admi­nis­tra­ción de plas­ma, deter­mi­nan que el pacien­te debe supe­rar equis edad. Apa­ren­te­men­te, Abel, esta­ba en el lími­te para ser alcan­za­do por el pro­to­co­lo. Si Abel tenía 75 años y por tal razón no se le apli­có, la memo­ria me dice que, al menos un inten­den­te y un perio­dis­ta mili­tan­te, más jóve­nes que Abel, o se “cola­ron” en el pro­to­co­lo, o exis­ten “Pro­to­co­los Espe­cia­les” como vimos tam­bién en la vacu­na­ción. Si esto es así, Abel no sólo fue víc­ti­ma del Covid-19, éste tie­ne cóm­pli­ces. Por eso este esta­do de bron­ca, tris­te­za y rabia. Abel, hoy, pero sólo por hoy, no vamos a poder cum­plir con la con­sig­na: “Al com­pa­ñe­ro caí­do no se lo llo­ra, se lo reem­pla­za”. Sien­to, sen­ti­mos, que no va a ser fácil sus­ti­tuir tu lugar y, ade­más, sí, llo­ra­mos de rabia y rebel­día. Danos tiem­po a recom­po­ner­nos, a reto­mar la con­sig­na men­cio­na­da y, con voz fir­me y el puño en alto decir­te:
¡Ha muer­to un Revo­lu­cio­na­rio!
¡Viva la Revo­lu­ción!
¡Com­pa­ñe­ro Abel!
¡Has­ta la Vic­to­ria, SIEMPRE!
¡AVOMPLA! (A Ven­cer o Morir por la Argentina)

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

Artícu­lo de Abel Bohos­lavsky publi­ca­do en Nodal el 26 de junio de 2020

Pan­de­mia: salud, liber­tad y cinismo 

Los con­cep­tos ver­ti­dos en esta sec­ción no refle­jan nece­sa­ria­men­te la línea edi­to­rial de Nodal. Con­si­de­ra­mos impor­tan­te que se conoz­can por­que con­tri­bu­yen a tener una visión inte­gral de la región.

Por Abel Bohos­lavsky(*), espe­cial para NODAL

Un gru­po de orga­nis­mos y “per­so­na­li­da­des” de todo el mun­do aca­ba de emi­tir una decla­ra­ción don­de vin­cu­lan direc­ta­men­te el abor­da­je de la pan­de­mia por el nue­vo virus coro­na con ata­ques a la liber­tad y peli­gros para la demo­cra­cia que ellos defi­nen como libe­ral. Los fir­man­tes aler­tan sobre la con­cen­tra­ción de poder, per­se­cu­ción de opo­si­to­res, cen­su­ra de pren­sa y otros des­ma­nes repre­si­vos. Hechos cier­tos que ocu­rrían en muchos luga­res del mun­do antes de la pan­de­mia y en muchos paí­ses se acre­cien­tan con la pues­ta en mar­cha de diver­sas for­mas de cuarentenas.

No dicen, sin embar­go, que muchas de esas accio­nes son ver­da­de­ros ensa­yos con­tra­in­sur­gen­tes simi­la­res a los que cono­ce­mos trá­gi­ca­men­te en la his­to­ria de Nues­tra Amé­ri­ca. Aho­ra mis­mo ocu­rren en Chi­le y Colom­bia y yen­do un poco más atrás, el Plan Cóndor.

En Argen­ti­na, no nos deja de lla­mar la aten­ción que el ex pre­si­den­te Mau­ri­cio Macri que gober­na­ba has­ta hace ape­nas 6 meses y medio, sus­cri­ba una pro­cla­ma en defen­sa de la liber­tad y la salud, cuan­do bajo su gobierno elec­to demo­crá­ti­ca­men­te, des­ató una sis­te­má­ti­ca labor de repre­sión a mani­fes­ta­cio­nes de pro­tes­ta a sus polí­ti­cas, espio­na­je a opo­si­to­res, par­ti­da­rios pro­pios y has­ta su fami­lia, o ase­si­na­tos selec­ti­vos (San­tia­go Mal­do­na­do, Rafael Nahuel). Qui­zás fue­ra de Argen­ti­na no se sepa que, cuan­do fue jefe de gobierno de la Ciu­dad de Bue­nos Aires, Macri orde­nó ata­car con tro­pas y armas poli­cía­cas al per­so­nal del hos­pi­tal psi­quiá­tri­co Bor­da den­tro del pro­pio noso­co­mio. Y que lo mis­mo ocu­rrió en su pre­si­den­cia en el Hos­pi­tal Posa­das, en Hae­do, pro­vin­cia de Bs. As., uno de los muy pocos que que­dan en la estruc­tu­ra esta­tal nacio­nal, lue­go de las masi­vas des­afec­ta­cio­nes y tras­pa­sos a otras juris­dic­cio­nes des­de la déca­da del 90, nun­ca rever­ti­das por nin­guno de los gobier­nos pos­te­rio­res. La poli­cía de Macri Inter­vino con tro­pas con­tra el per­so­nal de salud que resis­tía des­pi­dos en masa eje­cu­ta­dos por su admi­nis­tra­ción. Qui­zás no sepan que muy poco tiem­po, este ex pre­si­den­te eli­mi­nó el Minis­te­rio de Salud de la Nación, reba­ján­do­lo al secun­da­rio rol de Secre­ta­ría, y que redu­jo drás­ti­ca­men­te las remu­ne­ra­cio­nes del per­so­nal de salud. Tam­po­co qui­zás sepan del des­abas­te­ci­mien­to de vacu­nas que cau­só la reapa­ri­ción del sarampión.

Cuan­do la pan­de­mia lle­gó a Argen­ti­na en mar­zo 2020, encon­tró al sub­sis­te­ma de Salud Públi­ca en la rui­na. Y a esa rui­na con­tri­bu­yó acti­va­men­te el enton­ces pre­si­den­te Macri, aun­que las res­pon­sa­bi­li­da­des deben exten­der­se a otras admi­nis­tra­cio­nes nacio­na­les y pro­vin­cia­les ante­rio­res. Tam­bién esta­ban en la rui­na casi todos los sis­te­mas de segu­ri­dad social, debi­do a que sus recur­sos son un por­cen­ta­je del sala­rio de los tra­ba­ja­do­res regis­tra­dos. Y esos sala­rios per­die­ron un 50% del poder adqui­si­ti­vo duran­te los efí­me­ros 4 años des­truc­ti­vos de la ges­tión del pre­si­den­te Macri. Mien­tras, el empleo no regis­tra­do duran­te su gobierno, cre­ció a más del 35% de la pobla­ción labo­ral. Y esta par­te del pue­blo tra­ba­ja­dor solo pue­de recu­rrir a aten­der­se en la Salud Públi­ca, que el ex man­da­ta­rio Macri redu­jo a su míni­ma expre­sión. Al mis­mo tiem­po que Macri des­fi­nan­ció toda la Salud Públi­ca, pro­vo­có un endeu­da­mien­to esta­tal escan­da­lo­so en tiem­po récord, por 80 mil millo­nes de dóla­res, que es una ver­da­de­ra esta­fa, cuyo pago pre­ten­den hoy acree­do­res tan esta­fa­do­res como el gobierno con quien se aso­cia­ron para sus­traer recur­sos a la Salud Públi­ca y muchos otros rubros de asis­ten­cia social. Y esa esta­fa está sien­do con­va­li­da­da por quie­nes pre­ten­den hacér­nos­la pagar hoy (¡y duran­te un siglo!), qui­tan­do esos fon­dos que así no se podrán des­ti­nar a la Salud Pública.

¿Pue­de un per­so­na­je de esta tra­yec­to­ria – repre­sión físi­ca a tra­ba­ja­do­res de salud, des­man­te­la­mien­to de la Salud Públi­ca, esta­fa eco­nó­mi­ca, espio­na­je y otros deli­tos – sus­cri­bir una decla­ra­ción por la salud, la liber­tad y con­tra la repre­sión? Sí. El cinis­mo no tie­ne lími­tes. Como el de otra de las fir­man­tes, Made­lei­ne Albright, ex secre­ta­ria de Esta­do de Esta­dos Uni­dos que al admi­tir la muer­te de 500 mil niños en Irak como resul­ta­do del blo­queo de ali­men­tos impues­to a ese país por su gobierno, dijo que era “un pre­cio que vale la pena pagar”.

¿Pue­de una ex gober­nan­ta nor­te­ame­ri­ca­na invo­car preo­cu­pa­ción por la pan­de­mia actual, cuan­do el gobierno de su país man­tie­ne un labo­ra­to­rio de gue­rra bio­ló­gi­ca en Fort Detrick? Sí, pue­de, por­que muchos ni saben que Esta­dos Uni­dos empleó esas armas para intro­du­cir virus del den­gue en Cuba (1981), Nica­ra­gua (1983) o inyec­tar de sífi­lis a huma­nos para hacer expe­ri­men­tos en Gua­te­ma­la (1946).

Aun­que aún no cono­ce­mos el ori­gen del coro­na­vi­rus – si fue muta­ción espon­tá­nea o dise­ña­da en labo­ra­to­rios de armas bio­ló­gi­cas – si vemos el uso de la pan­de­mia para ensa­yos con­tra­in­sur­gen­tes en gran esca­la. Y algu­nos de los fir­man­tes de esa decla­ra­ción, no son pro­mo­to­res de la salud y la liber­tad, sino pro­mo­to­res de mise­ria y repre­sión pla­ni­fi­ca­das. ¿Cono­cen ese anti­guo dicho popu­lar que rela­ta cómo un ladrón gri­ta ¡al ladrón, al ladrón! para dis­traer al públi­co mien­tras él pue­de ocul­tar su con­di­ción de delincuente?

(*) Médi­co, edi­tor de Para evi­tar la menin­gi­tis y otros males y autor de “Los Cheguevaristas”.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *