Argen­ti­na. Lle­ga el fallo Con­tra­ofen­si­va I: un jui­cio his­tó­ri­co que expu­so el dere­cho a resis­tir a la dictadura

Por Gerar­do Aran­gu­ren, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 de junio de 2021.

El pro­ce­so oral comen­zó en pan­de­mia, y el jue­ves ten­drá sen­ten­cia. Fue trans­mi­ti­do por un medio alter­na­ti­vo y des­mi­ti­fi­có el ima­gi­na­rio sobre el retorno de la mili­tan­cia mon­to­ne­ra en 1979.

(Foto: Con­tra­ofen­si­va Mon­to­ne­ra /​Face­book)

Tras más de dos años, con una pan­de­mia de por medio, lle­ga el vere­dic­to del jui­cio oral Con­tra­ofen­si­va I, que será recor­da­do por varios hitos: fue el pri­me­ro en sen­tar a toda la estruc­tu­ra de Inte­li­gen­cia del Ejér­ci­to en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos y, en pleno ais­la­mien­to, comen­zó a ser trans­mi­ti­do en vivo por un medio popu­lar como La Reta­guar­dia, lo que per­mi­tió des­pués sumar otros jui­cios a esa moda­li­dad de difu­sión pública.

Sin embar­go, uno de los ras­gos más impac­tan­tes es la revi­sión del rol his­tó­ri­co de la deno­mi­na­da «Con­tra­ofen­si­va mon­to­ne­ra», y el dere­cho a la resis­ten­cia con­tra la dictadura. 

Bue­na par­te de ese apor­te lo hicie­ron las casi 200 per­so­nas que decla­ra­ron como tes­ti­gos, quie­nes pusie­ron el eje en las vidas de aque­llos hom­bres y muje­res mili­tan­tes que vol­vie­ron al país para rea­li­zar, sobre todo, accio­nes polí­ti­cas, sin­di­ca­les y de agi­ta­ción con­tra el san­grien­to régi­men militar.

Thank you for watching

El deba­te arran­có en mar­zo de 2019. Tras más de dos años de audien­cias, este jue­ves 7 de junio el Tri­bu­nal Oral Fede­ral 4 de San Mar­tín podría dic­tar sen­ten­cia, si alcan­za el tiem­po des­pués de las últi­mas pala­bras de los seis imputados.

“Más allá de lo que que­re­mos, que son con­de­nas a per­pe­tua y cár­cel común, hemos logra­do poner a nues­tros fami­lia­res, a com­pa­ñe­ros de esa épo­ca de la Con­tra­ofen­si­va, en un lugar his­tó­ri­co. Para noso­tros fue un hecho de resis­ten­cia a la dic­ta­du­ra y hemos pues­to en valor a cada uno de los com­pa­ñe­ros que par­ti­ci­pó y fue­ron ase­si­na­dos, secues­tra­dos y des­apa­re­ci­dos”, resal­ta Gus­ta­vo Mol­fino, que­re­llan­te y testigo.

Mol­fino tenía 17 años cuan­do deci­dió par­ti­ci­par de la Con­tra­ofen­si­va. Se había exi­lia­do jun­to con su madre y her­ma­nas y regre­só al país en 1979. Al poco tiem­po, cuan­do vol­vió a salir del país, se ente­ró de que su her­ma­na Mar­ce­la había sido secues­tra­da. Unos meses des­pués, en Lima, Perú, fue secues­tra­da su madre Noe­mí en un ope­ra­ti­vo con­jun­to del Ejér­ci­to argen­tino y peruano del que él logró esca­par por poco. Su her­ma­na con­ti­núa des­apa­re­ci­da mien­tras que su madre fue ase­si­na­da en España.

“Todo lo que había de Con­tra­ofen­si­va y Mon­to­ne­ros esta­ba ter­gi­ver­sa­do y nun­ca se había escu­cha­do nues­tra ver­sión de mane­ra públi­ca. Has­ta los excom­pa­ñe­ros eran muy crí­ti­cos. A par­tir de los tes­ti­mo­nios en el jui­cio oral se comien­za a cono­cer real­men­te lo que pasó y quié­nes eran los que par­ti­ci­pa­ron. Se empie­za a des­ar­mar la teo­ría de los dos demo­nios y los dis­cur­sos ins­ta­la­dos en la pren­sa y la socie­dad, inclu­so en el pro­gre­sis­mo, sobre lo que sig­ni­fi­có la Con­tra­ofen­si­va y Mon­to­ne­ros”, seña­la Daniel Cabe­zas, rea­li­za­dor audio­vi­sual y direc­tor del por­tal Mun­do Lesa.

Daniel Cabe­zas ya había dado tes­ti­mo­nio en la cau­sa ESMA por el secues­tro de su madre, Thel­ma Jara, y en la cau­sa Cam­po de Mayo, por el secues­tro de su her­mano, Gus­ta­vo, toda­vía des­apa­re­ci­do. Esta vez le tocó decla­rar por su caso. “Les pedí per­mi­so a mi madre y her­mano por­que me toca­ba ocu­par­me de mí”, expli­ca. En su tes­ti­mo­nio con­tó que se sumó a Mon­to­ne­ros en Méxi­co, don­de se había exi­lia­do tras el secues­tro de su her­mano, y pidió sumar­se a la Con­tra­ofen­si­va. En 1980, ya en Argen­ti­na, fue secues­tra­do y lle­va­do has­ta Cam­po de Mayo, don­de estu­vo seis días dete­ni­do has­ta que fue tras­la­da­do a un penal, y en 1984 recu­pe­ró la libertad.

Mol­fino y Cabe­zas coin­ci­den en que fue fun­da­men­tal para cam­biar el dis­cur­so sobre la Con­tra­ofen­si­va poner el foco en el dere­cho a la resis­ten­cia a la dic­ta­du­ra des­de los tes­ti­mo­nios, algo que fue lue­go reto­ma­do en los ale­ga­tos por la fis­cal Gabrie­la Sos­ti y las que­re­llas de Pablo Llon­to y de las secre­ta­rías de Dere­chos Huma­nos de la Nación y de la Pro­vin­cia de Bue­nos Aires.

“Fui­mos par­te de una resis­ten­cia, aun­que no la úni­ca. Fui­mos un esla­bón de un mon­tón de hechos de resis­ten­cia: las Madres, fami­lia­res, los tra­ba­ja­do­res…”, des­ta­ca Mol­fino y agre­ga: “Yo no veía otro camino para mi vida que ese, enten­día que había que com­ba­tir a la dic­ta­du­ra. Esa deci­sión me la ter­mi­na de cerrar mi vie­ja. Muchos años des­pués, duran­te el jui­cio, un com­pa­ñe­ro de Ligas Agra­rias me con­tó que se encon­tró con mi vie­ja en Madrid y le dijo: ‘Mima, por qué no te vas a Fran­cia, con tu hija, Ale­jan­dra’, y mi vie­ja le res­pon­de: ‘Algo hay que hacer para echar a los mili­cos’. Todos tenía­mos un con­ven­ci­mien­to de lo que había que hacer”, agre­ga el que­re­llan­te y fotó­gra­fo que se encar­gó de regis­trar con su cáma­ra bue­na par­te de los jui­cios de lesa huma­ni­dad lle­va­dos a cabo en la Argentina. 

“Nues­tro pue­blo lle­va en el ADN el dere­cho a la resis­ten­cia. Cuan­do lle­ga­ron los pri­me­ros colo­ni­za­do­res, los espa­ño­les, los que vivían acá los mata­ron y retra­sa­ron la colo­ni­za­ción cien años por resis­tir a una inva­sión. Des­pués podés seguir vien­do los hitos de resis­ten­cia has­ta lle­gar a Con­tra­ofen­si­va. Si que­rés lle­gar has­ta hoy, al movi­mien­to de muje­res y las orga­ni­za­cio­nes socia­les. La resis­ten­cia está per­ma­nen­te­men­te en nues­tro pue­blo”, con­clu­ye Cabezas. 

Apa­ra­to de Inteligencia 

El jui­cio sien­ta por pri­me­ra vez en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos a toda la estruc­tu­ra de Inte­li­gen­cia del Ejér­ci­to, des­de la jefa­tu­ra de Inte­li­gen­cia del Esta­do Mayor, el Bata­llón 601 de Inte­li­gen­cia, el Coman­do de Ins­ti­tu­tos Mili­ta­res y el Des­ta­ca­men­to de Inte­li­gen­cia 201 de Cam­po de Mayo. 

Los acu­sa­dos, Jor­ge Nor­ber­to Apa, Eduar­do Eleute­rio Asche­ri, Jor­ge Eli­gio Bano, Mar­ce­lo Cin­to Cour­taux, Rober­to Ber­nar­do Dam­bro­si y Luis Ángel Fir­po, no son juz­ga­dos por su rol en los cen­tros clan­des­ti­nos o en los ope­ra­ti­vos, sino por inte­grar un apa­ra­to que pla­ni­fi­có y orde­nó esos crí­me­nes. Por lo que una con­de­na podría ser­vir como ante­ce­den­te en otras cau­sas para juz­gar a los res­pon­sa­bles de inte­li­gen­cia por hechos en el res­to del país. «

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *