Eco­lo­gía social. Día Mun­dial del Medio Ambiente

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 de junio de 2021. 

La cele­bra­ción en este 2021 de la fecha por par­te de la ONU se cen­tra en la res­tau­ra­ción de los eco­sis­te­mas mundiales.

Cada 5 de junio se cele­bra el Día Mun­dial del Medio Ambien­te, con el obje­ti­vo de con­tri­buir a crear con­cien­cia acer­ca de la nece­si­dad de pro­te­ger y mejo­rar el entorno natu­ral, en recuer­do a la aper­tu­ra de la Con­fe­ren­cia de las Nacio­nes Uni­das sobre el Medio Humano (Esto­col­mo, 1972).

En esa con­fe­ren­cia de 1972, se apro­bó el Pro­gra­ma de las Nacio­nes Uni­das para el Medio Ambien­te (PNUMA). ¿Cuál es el tema de este año? ¿Qué debes saber al respecto?

El Día Mun­dial del Medio Ambien­te es una de las fechas más impor­tan­tes en el calen­da­rio ofi­cial de la Nacio­nes Uni­das para con­cien­ciar a gobier­nos, empre­sas y socie­dad civil de la impor­tan­cia de fomen­tar, sin esca­ti­mar esfuer­zos ni recur­sos, la acción cli­má­ti­ca y ambiental.

Esta fecha se cele­bra cada 5 de junio des­de 1973 y el tema de 2021 es la Res­tau­ra­ción de los Eco­sis­te­mas. Pakis­tán fun­gi­rá como anfi­trión mun­dial, y el Día será el mar­co para el lan­za­mien­to del Dece­nio de las Nacio­nes Uni­das sobre la Res­tau­ra­ción de los Eco­sis­te­mas (2021−2030).

Los eco­sis­te­mas sus­ten­tan todas las for­mas de vida de la Tie­rra. El PNUMA recuer­da que «de la salud de nues­tros eco­sis­te­mas depen­de direc­ta­men­te la salud de nues­tro pla­ne­ta y sus habitantes». 

El Dece­nio de las Nacio­nes Uni­das sobre la Res­tau­ra­ción de los Eco­sis­te­mas, de acuer­do con el PNUMA, su prin­ci­pal pro­mo­tor, tie­ne por obje­ti­vo «pre­ve­nir, dete­ner y rever­tir la degra­da­ción de los eco­sis­te­mas en todos los con­ti­nen­tes y océa­nos; así, se pue­de ayu­dar a erra­di­car la pobre­za, com­ba­tir el cam­bio cli­má­ti­co y pre­ve­nir una extin­ción masiva».

La res­tau­ra­ción de eco­sis­te­mas, según el PNUMA, pue­de tomar muchas for­mas: «plan­tar árbo­les, rever­de­cer ciu­da­des, rein­tro­du­cir espe­cies sil­ves­tres en los jar­di­nes, cam­biar la die­ta o lim­piar ríos y cos­tas. Esta es la gene­ra­ción que pue­de hacer las paces con la naturaleza».

Sin embar­go, el pro­pio PNUMA y la FAO reco­no­cen que «ante la tri­ple ame­na­za del cam­bio cli­má­ti­co, la pér­di­da de la bio­di­ver­si­dad y la con­ta­mi­na­ción, el mun­do debe cum­plir su com­pro­mi­so de res­tau­rar al menos 1.000 millo­nes de hec­tá­reas de tie­rras degra­da­das en la pró­xi­ma déca­da, un área del tama­ño de Chi­na, aproximadamente». 

El infor­me con el cual se abre esta jor­na­da, «Úne­te a la Gene­ra­ción Res­tau­ra­ción: Res­tau­ra­ción de eco­sis­te­mas para las per­so­nas, la natu­ra­le­za y el cli­ma», des­ta­ca que la huma­ni­dad está uti­li­zan­do alre­de­dor de 1.6 veces la can­ti­dad de ser­vi­cios que la natu­ra­le­za pue­de pro­por­cio­nar de mane­ra sostenible. 

Según ese infor­me, «los esfuer­zos de con­ser­va­ción por sí solos son insu­fi­cien­tes para evi­tar el colap­so de los eco­sis­te­mas y la pér­di­da de bio­di­ver­si­dad a gran esca­la. A nivel mun­dial, el cos­to de la res­tau­ra­ción de la tie­rra, sin incluir la res­tau­ra­ción de los eco­sis­te­mas mari­nos, se esti­ma en al menos 200.000 millo­nes de dóla­res por año has­ta 2030». 

Los eco­sis­te­mas que requie­ren una res­tau­ra­ción urgen­te inclu­yen las tie­rras de cul­ti­vo, los bos­ques, los pas­ti­za­les y saba­nas, las mon­ta­ñas, las tur­be­ras, las zonas urba­nas, las aguas dul­ces y los océa­nos. Las comu­ni­da­des que viven en casi 2.000 millo­nes de hec­tá­reas de tie­rra degra­da­das inclu­yen algu­nas de las más pobres y mar­gi­na­das del mundo.

La direc­to­ra eje­cu­ti­va del PNUMA, Inger Ander­sen, y el direc­tor gene­ral de la FAO, Qu Dong­yu, en la pre­sen­ta­ción del docu­men­to expre­san que: «este infor­me deja muy cla­ro por qué todos debe­mos apo­yar un esfuer­zo glo­bal de res­tau­ra­ción. Con base en la evi­den­cia cien­tí­fi­ca más recien­te, esta­ble­ce el papel cru­cial que desem­pe­ñan los eco­sis­te­mas, des­de los bos­ques y las tie­rras agrí­co­las has­ta los ríos y los océa­nos, y regis­tra las pér­di­das que resul­tan de una ges­tión defi­cien­te del planeta».

«La degra­da­ción ya está afec­tan­do el bien­es­tar de apro­xi­ma­da­men­te 3.200 millo­nes de per­so­nas, es decir, 40 por cien­to de la pobla­ción mun­dial. Cada año per­de­mos ser­vi­cios de los eco­sis­te­mas con un valor de más de 10 por cien­to de nues­tra pro­duc­ción eco­nó­mi­ca mun­dial», agre­gan, y enfa­ti­zan que «nos espe­ran ganan­cias masi­vas» si rever­ti­mos estas tendencias.

La res­tau­ra­ción de los eco­sis­te­mas es el pro­ce­so de dete­ner y rever­tir la degra­da­ción, lo que resul­ta en aire y agua más lim­pios, miti­ga­ción de las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas extre­mas, una mejor salud huma­na y la recu­pe­ra­ción de la bio­di­ver­si­dad, inclui­da una mejor poli­ni­za­ción de las plantas. 

La res­tau­ra­ción abar­ca una amplia gama de prác­ti­cas, des­de la refo­res­ta­ción has­ta el rehu­me­de­ci­mien­to de las tur­be­ras y la reha­bi­li­ta­ción del coral. Con­tri­bu­ye al logro de múl­ti­ples Obje­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble (ODS), inclui­dos los rela­cio­na­dos con la salud, el agua pota­ble, la paz y la segu­ri­dad, y de los obje­ti­vos de las tres Con­ven­cio­nes de Río sobre el Cli­ma, la Bio­di­ver­si­dad y la Desertificación.

Las accio­nes para pre­ve­nir, dete­ner y rever­tir la degra­da­ción son nece­sa­rias para cum­plir con el obje­ti­vo del Acuer­do de París de man­te­ner el aumen­to de la tem­pe­ra­tu­ra glo­bal muy por deba­jo de los 2 ºC. La res­tau­ra­ción, si se com­bi­na con accio­nes para dete­ner la con­ver­sión de los eco­sis­te­mas natu­ra­les para otros usos, pue­de ayu­dar a evi­tar 60 por cien­to de las extin­cio­nes de espe­cies pro­yec­ta­das actualmente. 

Tam­bién pue­de ser muy efi­cien­te para pro­du­cir múl­ti­ples bene­fi­cios eco­nó­mi­cos, socia­les y eco­ló­gi­cos al mis­mo tiem­po; por ejem­plo, la agro­sil­vi­cul­tu­ra por sí sola tie­ne el poten­cial de aumen­tar la segu­ri­dad ali­men­ta­ria de 1.300 millo­nes de per­so­nas, mien­tras que las inver­sio­nes en agri­cul­tu­ra, pro­tec­ción de man­gla­res y ges­tión del agua ayu­dan a adap­tar­se al cam­bio cli­má­ti­co, con bene­fi­cios alre­de­dor de cua­tro veces mayo­res que la inver­sión original.

Fuen­te: TeleSUR

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *