Aco­so a Pame­la Palen­ciano por monó­lo­go feminista

una mujer sentada con las manos apoyadas en las piernas, con sudadera y la capucha puesta en una postura típicamente masculina

El monó­lo­go de Pame­la Palen­ciano es una ame­na­za… para el fascismo

La crea­do­ra del pro­yec­to de peda­go­gía tea­tral ‘No solo due­len los gol­pes’ está sufrien­do una cam­pa­ña de odio y hos­ti­ga­men­to des­de que la dipu­tada fas­cis­ta Ali­cia Rubio Calle tui­teó un vídeo des­con­tex­tua­li­za­do para criminalizarla.

Este tex­to iba a ser una rese­ña sobre ‘No solo due­len los gol­pes’, el exi­to­so y, pre­ci­sa­men­te por eso, veta­do y difa­ma­do monó­lo­go auto­bio­grá­fi­co de la comu­ni­ca­do­ra y actriz femi­nis­ta Pame­la Palen­ciano Jódar; un recur­so edu­ca­ti­vo de refe­ren­cia en el tra­ba­jo de pre­ven­ción de las vio­len­cias machis­tas con ado­les­cen­tes. Se iba a titu­lar ‘Sobre­vi­vi­mos a Anto­nio, pero casi nos con­ver­ti­mos en él’, en alu­sión a uno de los ele­men­tos más intere­san­tes e incó­mo­dos que apor­ta su tex­to: reco­no­cer que las super­vi­vien­tes de vio­len­cias machis­tas pode­mos ter­mi­nar repro­du­cien­do acti­tu­des de control.

Pero este tex­to no va a ser una rese­ña, por­que estos días Palen­ciano está sien­do obje­to de la enési­ma cam­pa­ña de des­pres­ti­gio y hos­ti­ga­mien­to en redes socia­les. La acu­san de lle­var a las aulas un dis­cur­so basa­do en el odio a los hom­bres, acu­sa­ción fácil­men­te refu­ta­ble para quie­nes vean su monó­lo­go, dis­po­ni­ble en You­Tu­be, en el que apor­ta una visión pre­ci­sa­men­te com­ple­ja y polié­dri­ca de las rela­cio­nes de poder.

El mar­tes pasa­do, la dipu­tada fas­cis­ta en la Asam­blea de Madrid Ali­cia Rubio Calle tui­teó un frag­men­to des­con­tex­tua­li­za­do de la repre­sen­ta­ción de Pame­la Palen­ciano hace dos años en Lina­res, un muni­ci­pio de su pro­vin­cia natal, Jaén. La dipu­tada cali­fi­có su pro­yec­to peda­gó­gi­co de “monó­lo­go-basu­ra adoc­tri­na­dor”. En el vídeo que vira­li­zó se ve cómo Anto­nio (el alter ego de Palen­ciano, basa­do en su pri­mer novio) acom­pa­ña a aban­do­nar la sala a tres cha­va­les, retra­ta­do y paro­dian­do con su len­gua­je ver­bal y cor­po­ral cier­tos códi­gos de la mas­cu­li­ni­dad hege­mó­ni­ca. Des­pués, Palen­ciano siguió hacien­do comen­ta­rios iró­ni­cos sobre la acti­tud de estos chi­cos. En el vídeo se ve que les dedi­có un impro­pe­rio, “pero lo que no se ve es que lle­va­ban más de cua­ren­ta minu­tos sien­to irres­pe­tuo­sos y vio­len­tos”, afir­ma la comu­ni­ca­do­ra y actriz femi­nis­ta. Aña­de que por eso el públi­co aplau­dió cuan­do se fue­ron de la sala y que por eso en estos dos años no ha reci­bi­do nin­gu­na que­ja por par­te de la comu­ni­dad edu­ca­ti­va y las fami­lias pre­sen­tes ese día.

Palen­ciano tie­ne cla­ro que estas “crí­ti­cas arti­fi­cia­les, opor­tu­nis­tas y anti­fe­mi­nis­tas” for­man par­te de una estra­te­gia del par­ti­do de extre­ma dere­cha para defen­der su lla­ma­do pin paren­tal, que per­mi­ti­ría a las fami­lias excluir a sus hijas e hijos de acti­vi­da­des extra­es­co­la­res que pro­mue­van, a su jui­cio, la “ideo­lo­gía de géne­ro”. Que la dipu­tada haya tui­tea­do aho­ra ese frag­men­to de una fun­ción de 2019 demues­tra que hay per­so­nas bucean­do en sus vídeos para encon­trar algu­na mete­du­ra de pata que les per­mi­ta usar­la como “arma arro­ja­di­za” en su cam­pa­ña por el veto paren­tal, aña­de Palen­ciano en una con­ver­sa­ción tele­fó­ni­ca con quien escri­be estas líneas.

Los cacho­rros del fascismo

Esta situa­ción no es nue­va para Pame­la Palen­ciano, quien ha enfren­ta­do cam­pa­ñas de des­pres­ti­gio, ame­na­zas y comen­ta­rios vio­len­tos en redes socia­les en 2017 y 2019. En 2019 los ata­ques con­ti­nua­dos empe­za­ron cuan­do se difun­dió en cier­tas pági­nas web que una aso­cia­ción la había denun­cia­do por “inci­ta­ción al odio”. En 2017 alguien inter­pu­so una denun­cia por “apo­lo­gía del mal­tra­to”, pero no fue admi­ti­da a trá­mi­te. En esas oca­sio­nes, los comen­ta­rios difa­ma­to­rios se con­cen­tra­ron en Twit­ter. “Son comen­ta­rios sobre mi per­so­na, físi­co, mi mane­ra de hablar, de pen­sar… lue­go hay algu­nos que piden que me tiren a un pozo y que me mue­ra, que me metan en la cár­cel”, le expli­có enton­ces la mono­lo­guis­ta a Patri­cia Regue­ro en una entre­vis­ta publi­ca­da en El Sal­to. Esta vez, en cam­bio, la cam­pa­ña ha sido más masi­va y tan­to sus vídeos de You­Tu­be como sus publi­ca­cio­nes en Face­book y en Ins­ta­gram están inun­da­das de comen­ta­rios agre­si­vos; ha inter­pues­to denun­cias poli­cia­les con­tra los más fuer­tes. Ade­más, you­tu­bers machis­tas le han dedi­ca­do vídeos con títu­los como “FEMINISTA INSULTA a los ALUMNOS de INSTITUTO en su CHARLA ADOCTRINADORA”. Tam­bién ha reci­bi­do dos lla­ma­das insul­tán­do­la des­de núme­ros que no se pue­den rastrear.

Hay otro cam­bio sus­tan­cial res­pec­to a los años ante­rio­res: en 2021 la extre­ma dere­cha goza de mayor visi­bi­li­dad, apo­yo y par­ti­ci­pa­ción en las ins­ti­tu­cio­nes. “La dipu­tada ha tira­do la pie­dra y han apa­re­ci­do todos sus cacho­rros”, inter­pre­ta Palen­ciano. Cuen­ta a Pika­ra Maga­zi­ne que esta vez sí que ha sen­ti­do mie­do a una agre­sión físi­ca, y tam­bién le preo­cu­pa que le can­ce­len bolos. “Me encuen­tro un poco más fuer­te que la ante­rior vez, pero estoy muy can­sa­da de estar en el ojo del hura­cán siem­pre. Y la que está más asus­ta­da es mi hija, que tie­ne 15 años. Ha leí­do las bar­ba­ri­da­des que me dicen en Tik-Tok; ese es su mun­do y le está afec­tan­do un mon­tón”, reco­no­ce por teléfono.

Esta cam­pa­ña de aco­so se ha ini­cia­do el mis­mo mes en el que los machis­tas están cele­bran­do la orden de ingre­so en pri­sión de Jua­na Rivas, en el que se está dan­do un fuer­te deba­te en torno al docu­men­tal de Rocío Carras­co, y en el que se han regis­tra­do más ase­si­na­tos machis­tas, nue­ve según Femi​ni​ci​dio​.net. “Eso de que son cua­tro gatos… Qué va. Veo una res­pues­ta vio­len­ta cada vez mejor orques­ta­da, y da mie­di­to”, aler­ta Palenciano.

En el vídeo que ha com­par­ti­do en sus redes, rela­cio­na su situa­ción con la de otras muchas comu­ni­ca­do­ras y defen­so­ras de dere­chos huma­nos: “Cuan­do las muje­res crea­mos dis­cur­so, denun­cia­mos vio­len­cia, cues­tio­na­mos roles y pri­vi­le­gios, cuan­do apor­ta­mos con­te­ni­do sobre los dere­chos de las muje­res, sexua­li­dad, decons­truc­ción de las mas­cu­li­ni­da­des, y empu­ja­mos la trans­for­ma­ción, siem­pre reci­bi­mos vio­len­cia por los sec­to­res que se sien­ten ame­na­za­dos por la poten­cia de nues­tra acción”.

Com­pa­ñe­ras como Iran­tzu Vare­la, Andrea Momoi­tio o Ani­ta Bot­win lle­van tiem­po advir­tien­do de que las vio­len­cias vir­tua­les son muy reales y que tie­nen un impac­to direc­to en quie­nes las sufren; en su par­ti­ci­pa­ción social o en su salud men­tal y emo­cio­nal. Que quie­nes la ejer­cen no son unos trols sino unos agre­so­res, con todas las letras, que siguen sien­do agre­so­res cuan­do apa­gan el orde­na­dor o guar­dan el móvil y que pro­ba­ble­men­te se rela­cio­nen tam­bién de for­ma vio­len­ta con las muje­res de su vida “real”.

Disec­ción de las rela­cio­nes de poder

Cuan­do este artícu­lo iba a ser una rese­ña, arran­ca­ba así: Pame­la Palen­ciano tra­za en ‘No solo due­len los gol­pes’ un dibu­jo amplio, cer­te­ro y pro­fun­do de las rela­cio­nes de poder y nos invi­ta no solo a sanar las heri­das del machis­mo sino a ase­gu­rar­nos de que no esta­mos repro­du­cien­do vio­len­cia con otras per­so­nas. En la tre­pi­dan­te hora y media en la que recrea la rela­ción de mal­tra­to que vivió con su pri­mer novio, Anto­nio, hace alu­sio­nes cons­tan­tes a otras vio­len­cias nor­ma­li­za­das, como los abu­sos sexua­les en la infan­cia, el fal­so sín­dro­me de alie­na­ción paren­tal o la vio­len­cia obs­té­tri­ca. Pero tam­bién advier­te del ries­go de repro­du­cir el mal­tra­to, de con­ver­tir­nos en Anto­ñi­tas. Ade­más, reser­va bue­na par­te del final del monó­lo­go para hablar del colo­nia­lis­mo y del racis­mo ins­ti­tu­cio­nal, a par­tir del hecho de que su actual com­pa­ñe­ro, Iván Larrey­na­ga, es sal­va­do­re­ño, y de que su hija mayor está expues­ta a una des­igual­dad admi­nis­tra­ti­va res­pec­to al peque­ño por no tener nacio­na­li­dad española.

Tam­bién dedi­ca muchos minu­tos a sen­si­bi­li­zar a las y los espec­ta­do­res mayo­res sobre el adul­tis­mo y rela­cio­na esos abu­sos de poder de madres y padres hacia las cria­tu­ras con la nor­ma­li­za­ción de la vio­len­cia machis­ta. Expli­ca que si de peque­ñas apren­de­mos que quien más nos quie­re a veces nos pue­de tra­ta mal y asus­tar­nos, esa lec­ción tem­pra­na alla­na el camino del mal­tra­to en nom­bre del amor romántico.

La comu­ni­ca­do­ra lle­va 18 años tra­ba­jan­do en el pro­yec­to artís­ti­co y peda­gó­gi­co ‘No solo due­len los gol­pes’, que ha ido evo­lu­cio­nan­do con ella, espe­cial­men­te en esta pro­fun­di­za­ción en el aná­li­sis inter­sec­cio­nal de las opre­sio­nes y los pri­vi­le­gios. Cuan­do dice que esta es la ter­ce­ra cam­pa­ña de des­pres­ti­gio que enfren­ta, no cuen­ta los vetos por par­te de sec­to­res femi­nis­tas transex­clu­yen­tes que le han reti­ra­do su apo­yo por lo que lla­man su “deri­va queer”, refi­rién­do­se a que en la obra men­cio­na las des­igual­da­des entre per­so­nas trans y cis.

“Me han lle­ga­do a decir que mez­clo cosas, ¿cómo no voy a mez­clar cosas? Estoy hablan­do del ori­gen del poder, de todo lo que nos atra­vie­sa”, comen­ta por telé­fono. Todas esas capas hacen que la obra sea impres­cin­di­ble para acom­pa­ñar a ado­les­cen­tes “en la com­pren­sión crí­ti­ca de la vio­len­cia y de los roles de géne­ro”, según con­den­sa su crea­do­ra, pero tam­bién para que has­ta la femi­nis­ta más con­cien­cia­da, for­ma­da y poli­ti­za­da pro­fun­di­ce en esa comprensión.

La mani­pu­la­ción y cri­mi­na­li­za­ción se han vira­li­za­do, pero tam­bién las mues­tras de apo­yo, inclui­das las de com­pa­ñe­ras como La Psi­co­wo­man, Nerea Pérez de las HerasEli­sa Coll Iani­re Esté­ba­nez, que cono­cen de pri­me­ra mano la fac­tu­ra que pasa dedi­car­se a la peda­go­gía femi­nis­ta aho­ra que el nega­cio­nis­mo de la vio­len­cia machis­ta ha con­quis­ta­do tri­bu­nas y escaños.

Oja­lá este acuer­pa­mien­to le dé el calor sufi­cien­te para seguir des­nu­dán­do­se en las aulas y en los esce­na­rios, para seguir des­nu­dan­do nues­tras heri­das, para seguir des­nu­dan­do a los Anto­nios, y tam­bién a las Antoñitas.

Fuen­te: June Fernandez/pikaramagazine.com

Últi­mas entra­das de Otros medios (ver todo)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *