Memo­ria. El ensa­yo de bom­bar­deo con­tra una «raza infe­rior» en 1921

Por Jor­ge Maj­fud. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 de junio de 2021.

Casi cien hom­bres, muje­res y niños, la mayo­ría negros, murie­ron en la masacre

Tul­sa, Oklaho­ma, 30 de mayo de 1921 —A las 4:05 de la tar­de, Dick Row­land, un lus­tra­bo­tas huér­fano de 19 años, se diri­ge al baño para negros ubi­ca­do en el edi­fi­cio Dre­xel, en el 319 de la calle Main Street. El baño que­da en el últi­mo piso, por lo cual el joven debe usar las esca­le­ras o el ascen­sor. Esta vez se deci­de por el camino más rápi­do, el ascen­sor, don­de tra­ba­ja una joven blan­ca de nom­bre Sarah Page. Según su pro­pia ver­sión, Dick (que en inglés sue­le usar­se como nom­bre popu­lar de pene), al entrar en el ascen­sor se tro­pie­za y, en el refle­jo de aga­rrar­se de algo, se aga­rra del bra­zo de la ope­ra­do­ra. Un emplea­do que lo ve a tra­vés de las deco­ra­das rejas entien­de que se tra­ta de una vio­la­ción y corre has­ta el telé­fono para repor­tar­lo a la poli­cía. El tema favo­ri­to de la ima­gi­na­ción por­no­grá­fi­ca (la bes­tia infe­rior pro­vo­can­do pla­cer a la bella supe­rior; la inver­sión de roles entre los de aba­jo y los de arri­ba, como for­ma de catar­sis del poder teme­ro­so de sus pro­pias fan­ta­sías) ante­ce­de a la indus­tria por­no­grá­fi­ca en varias déca­das, pro­ba­ble­men­te en siglos.

Al día siguien­te, el Tul­sa Tri­bu­ne titu­la: “Arres­tan al negro que asal­tó a una joven en un ascen­sor”. El dia­rio agre­ga que el ata­can­te le sacó el ves­ti­do a la joven Page y, más aba­jo, se hace eco del cla­mor popu­lar: “A lin­char el negro esta noche”. Los dia­rios no infor­man de la per­ma­nen­te acti­vi­dad del Ku Klux Klan que no tole­ra la inex­pli­ca­ble pros­pe­ri­dad de los negros de Tul­sa.[1]

Por algu­na razón que sólo Dios sabe, la joven Sarah se nie­ga a denun­ciar al ata­can­te, pero de todas for­mas Dick es acu­sa­do de vio­la­ción. Ense­gui­da, hor­das de indig­na­dos blan­cos ata­can y van­da­li­zan el ele­gan­te barrio negro de Tul­sa. Al día siguien­te, el 31 de mayo de 1921, avio­nes pri­va­dos bom­bar­dean el área para cal­mar las pro­tes­tas de negros gene­ra­das por el ata­que de tur­bas de otros vecin­da­rios. Cien­tos de edi­fi­cios del dis­tri­to son des­trui­dos por el fue­go de los indig­na­dos blan­cos y más de nue­ve mil resi­den­tes pier­den sus casas. Casi cien hom­bres, muje­res y niños, la mayo­ría negros, mue­ren en la masa­cre. Seis mil del mis­mo color ter­mi­nan en prisión.

Dos años atrás, el bueno de Wins­ton Chur­chill, ante las crí­ti­cas por los bom­bar­deos ingle­ses con gas letal en Afga­nis­tán, Pales­ti­na y con­tra los cur­dos en Medio Orien­te, había res­pon­di­do: “no entien­do tan­tas crí­ti­cas de los huma­nis­tas por el bom­bar­deo con gas vene­no­so; yo estoy de acuer­do con el uso de este gas con­tra los pue­blos inci­vi­li­za­dos; de esa for­ma se pre­ser­van los edi­fi­cios y la infra­es­truc­tu­ra de esos paí­ses”.[2]

El 11 de junio, la joven Sarah Page insis­te, esta vez en el popu­lar dia­rio Appeal to Reason: “cuan­do me aga­rró del bra­zo, yo gri­té y él se fue ense­gui­da”.[3] Pero nada más vano que inten­tar sacar a un cre­yen­te de su con­vic­ción. Si la reali­dad no se adap­ta a los deseos, peor para ella. En las déca­das por venir, los pla­nes de desa­rro­llo de infra­es­truc­tu­ra en Esta­dos Uni­dos cru­za­rán el país y las gran­des ciu­da­des con dece­nas de nue­vas y monu­men­ta­les auto­pis­tas. Muchas de ellas, por gra­cia de la casua­li­dad, rea­li­za­rán des­víos téc­ni­cos, sepa­ran­do los barrios y las comu­ni­da­des negras de las blan­cas y sir­vien­do para el desa­rro­llo de los cen­tros con mayo­ría de pobla­ción blan­ca. Tul­sa no será la excep­ción y, de esta for­ma, lue­go de ser arra­sa­da por el fue­go y el odio, que­da­rá mor­tal­men­te segre­ga­da y des­co­nec­ta­da por la nue­va auto­pis­ta norte.

Efec­ti­va­men­te borra­da de la memo­ria popu­lar y de los libros de las escue­las, la masa­cre de Tul­sa en Oklaho­ma es el pri­mer bom­bar­deo aéreo regis­tra­do en sue­lo esta­dou­ni­den­se, aun­que toda­vía no se tra­ta del pri­mer bom­bar­deo mili­tar a una pobla­ción civil, estu­dia­do y orga­ni­za­do con múl­ti­ples inno­va­cio­nes cien­tí­fi­cas, como ocu­rri­rá seis años más tar­de en Oco­tal, Nica­ra­gua, para rever­tir la vic­to­ria de un rebel­de lla­ma­do Augus­to San­dino, quien había arrin­co­na­do a los mari­nes en un edi­fi­cio del pue­blo. Este es un bom­bar­deo pri­va­do. El de Nica­ra­gua será un expe­ri­men­to del gobierno. Hay algu­nas diferencias.

Pero se pare­cen mucho.

Notas:

[1] Este mis­mo año, en Bir­minham, Ala­ba­ma, el recien­te­men­te elec­to pre­si­den­te Warren Har­ding dice que los negros deben obte­ner “una ciu­da­da­nía com­ple­ta”. La poli­cía y la pren­sa se indig­nan y el sena­dor por Mis­sis­sip­pi Byron Pat Harri­son pro­tes­ta que “si acep­ta­mos la teo­ría del pre­si­den­te… ten­dría­mos que acep­tar la posi­bi­li­dad de que un día este país pue­da tener un pre­si­den­te negro”.

[2] Ante la toma Pales­ti­na por el nue­vo Esta­do de Israel, el mis­mo Chur­chill decla­ra­rá: “No pue­do dis­cul­par­me por esta toma de terri­to­rio de la mis­ma for­ma que nadie pue­de que­jar­se que los hom­bres blan­cos hayan toma­do las tie­rras de los indios piel roja en Amé­ri­ca; es algo natu­ral que las razas supe­rio­res domi­nen a las razas infe­rio­res”.

[3] El Appeal to Reason es un influ­yen­te dia­rio del Par­ti­do Socia­lis­ta de Esta­dos Uni­dos con más de medio millón de sus­crip­to­res. Lue­go de varias déca­das de pro­fu­sa acti­vi­dad, será cerra­do abrup­ta­men­te en 1922.

JM. De La fron­te­ra sal­va­je: 200 años de fana­tis­mo anglo­sa­jón en Amé­ri­ca lati­na . Índi­ce de La fron­te­ra sal­va­je: 200 años de fana­tis­mo anglo­sa­jón en Amé­ri­ca latina

Fuen­te: Rebelión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *