Esta­dos Uni­dos. Seis mil millo­nes de dóla­res para “recu­pe­rar la hege­mo­nía” en Amé­ri­ca Latina

Por Aram Aha­ro­nian, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1 de junio de 2021.

La revis­ta esta­dou­ni­den­se News­week reve­ló que duran­te la últi­ma déca­da –duran­te los gobier­nos de Barack Oba­ma y Trump- el Pen­tá­gono cons­tru­yó un ejér­ci­to para­le­lo de 60.000 civi­les y mili­ta­res (prin­ci­pal­men­te fuer­zas espe­cia­les y con­tra­tis­tas), que ope­ran encu­bier­tos y dibu­jan su prin­ci­pal labor en los paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na, uno de los gran­des esce­na­rios de gue­rras de nue­vo tipo, en espe­cial revuel­tas con­tra el con­flic­to de clases.

El pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se Joe Biden decla­ró su obje­ti­vo de recu­pe­rar el lide­raz­go inter­na­cio­nal, rever­tir el ais­la­cio­nis­mo de su ante­ce­sor Donadl Trump, res­tau­rar alian­zas inter­na­cio­na­les y for­ta­le­cer la diplo­ma­cia para el cual dis­pu­so un pre­su­pues­to fede­ral de seis mil millo­nes de dóla­res, ele­van­do inver­sio­nes en infra­es­truc­tu­ra, edu­ca­ción y com­ba­te al cam­bio climático.

El gobierno ele­vó de mane­ra sus­tan­cial el gas­to en diplo­ma­cia, asis­ten­cia eco­nó­mi­ca y de segu­ri­dad, en par­ti­das des­ti­na­das a varios paí­ses, inclui­dos Méxi­co y Cen­troa­mé­ri­ca, dotan­do al Depar­ta­men­to de Esta­do y a la Agen­cia para el Desa­rro­llo Inter­na­cio­nal (Usaid) con 58 mil 500 millo­nes de dóla­res, lo que supo­ne un incre­men­to de más de 10 por cien­to del actual y 50 por cien­to más de lo pre­su­pues­ta­do por Trump para el año fis­cal 2022. Entre los fon­dos pro­pues­tos se inclu­yen 861 millo­nes de dóla­res en asis­ten­cia a paí­ses cen­tro­ame­ri­ca­nos para abor­dar las cau­sas de ori­gen de la migra­ción hacia la fron­te­ra esta­dou­ni­den­se, lo que sería la pri­me­ra entre­ga de los cua­tro mil millo­nes en total a lo lar­go de cua­tro años que se dedi­ca­rían a ese esfuerzo.

Los fon­dos pro­pues­tos bajo el lla­ma­do Fon­do de Apo­yo Eco­nó­mi­co (ESF) para el hemis­fe­rio occi­den­tal suman 455.3 millo­nes, inclu­yen­do recur­sos des­ti­na­dos a Vene­zue­la para “for­ta­le­cer diver­sos acto­res demo­crá­ti­cos para orga­ni­zar inter­na­men­te, ampliar la coa­li­ción demo­crá­ti­ca… defen­der prin­ci­pios demo­crá­ti­cos y pro­mo­ver el bien­es­tar de los vene­zo­la­nos”. Amén.

La pro­pues­ta hace énfa­sis en enfren­tar lo que lla­ma la influen­cia malig­na de Chi­na y Rusia. De hecho, inclu­ye algo que se lla­ma Fon­do para Con­tra­rres­tar la Influen­cia Malig­na de la RPC (la Repú­bli­ca Popu­lar China).

Par­te del esfuer­zo con­tra esas influen­cias malig­nas se rea­li­za a tra­vés de la Agen­cia de Esta­dos Uni­dos para Medios Glo­ba­les –agen­cia fede­ral inde­pen­dien­te cuya misión es infor­mar, comu­ni­car y conec­tar a per­so­nas alre­de­dor del mun­do en apo­yo a la liber­tad y demo­cra­cia. Está com­pues­ta por dos enti­da­des: La Voz de Amé­ri­ca y la Ofi­ci­na para Trans­mi­sión de Cuba, y cua­tro agen­cias no fede­ra­les que inclu­yen a Radio Free Europe.

Anh­tony Blin­ken, secre­ta­rio de Esta­do, decla­ró que estos fon­dos bene­fi­cia­rán a los esta­dou­ni­den­ses al mejo­rar las con­di­cio­nes de salud ante la pan­de­mia, abor­dar el cam­bio cli­má­ti­co, ayu­dar a res­pon­der a las cau­sas de fon­do de la migra­ción irre­gu­lar des­de Cen­troa­mé­ri­ca, pero sobre todo reafir­mar el lide­raz­go esta­dou­ni­den­se en la pro­mo­ción de la demo­cra­cia y con­tra­rres­tar el cre­cien­te autoritarismo.

Asi­mis­mo, aña­dió, que los fon­dos son “para ofre­cer lide­raz­go huma­ni­ta­rio inter­na­cio­nal y enfren­tar la com­pe­ten­cia direc­ta de nacio­nes que no com­par­ten nues­tros valo­res de liber­tad, demo­cra­cia y res­pe­to por los dere­chos huma­nos. Nues­tra segu­ri­dad nacio­nal depen­de no sólo del poder de nues­tras fuer­zas arma­das, sino tam­bién de nues­tra habi­li­dad para con­du­cir de mane­ra efec­ti­va la diplo­ma­cia y el desa­rro­llo”, dijo Blinken.

La ini­cia­ti­va fue en par­te pro­pues­ta por el gobierno del pre­si­den­te mexi­cano, Andrés Manuel López Obra­dor, con el cual el gobierno de Biden está dis­cu­tien­do for­mas de cola­bo­ra­ción den­tro de esta ini­cia­ti­va –tema al cen­tro de la pró­xi­ma visi­ta de la vice­pre­si­den­ta, Kama­la Harris, a Méxi­co el mes próximo.

Los fon­dos para Méxi­co y otras par­tes del hemis­fe­rio occi­den­tal se admi­nis­tran por diver­sos pro­gra­mas e inclu­yen los des­ti­na­dos al com­ba­te del nar­co­trá­fi­co, capa­ci­ta­ción mili­tar, ini­cia­ti­vas de segu­ri­dad inclu­yen­do la migra­ción y para enfren­tar a ame­na­zas por fuer­zas malig­nas, las que no fue­ron iden­ti­fi­ca­das, pero tie­nen que ver con Chi­na, Rusia, Irán, Cuba y Vene­zue­la, entre otros paí­ses “malig­nos”.

Según las pro­pues­tas, 570,4 millo­nes se des­ti­na­rán a com­ba­tir el nar­co­trá­fi­co, el cri­men orga­ni­za­do y for­ta­le­cer sis­te­mas de jus­ti­cia cri­mi­nal inclu­yen­do el com­ba­te a las dro­gas sin­té­ti­cas fabri­ca­das en Méxi­co. De este total, se pro­po­nen 64 millo­nes para Méxi­co, bajo la ofi­ci­na de Con­trol Inter­na­cio­nal de Nar­có­ti­cos y Apli­ca­ción de Ley (Incle) del Depar­ta­men­to de Esta­do, para el año fis­cal 2022 (en 2020 era de 100 millones).

Un total de 14.1 millo­nes se des­ti­na­rá a Amé­ri­ca Lati­na, a tra­vés del pro­gra­ma de Edu­ca­ción y Capa­ci­ta­ción Mili­tar Inter­na­cio­nal dedi­ca­do a for­ta­le­cer las alian­zas mili­ta­res y coa­li­cio­nes inter­na­cio­na­les impres­cin­di­bles para los obje­ti­vos esta­dou­ni­den­ses de seguridad.

Méxi­co, Colom­bia, Pana­má y los del Trián­gu­lo del Nor­te de Cen­troa­mé­ri­ca (Hon­du­ras, Gua­te­ma­la, El Sal­va­dor) son los focos prio­ri­ta­rios de este plan de Biden-Harris. La Usaid pro­po­ne 660 millo­nes de dóla­res para el hemis­fe­rio occi­den­tal. La pro­pues­ta de gas­to del Depar­ta­men­to de Esta­do tam­bién inclu­ye una apor­te al Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy (NED) por 300 millo­nes, par­te de lo cual se dis­tri­bu­ye entre los agen­tes pro-esta­dou­ni­den­ses en Amé­ri­ca Latina.

Pero para evi­tar que Vene­zue­la se esta­bi­li­ce y siga desa­rro­llan­do su «diplo­ma­cia de paz con jus­ti­cia social», en alian­zas con Chi­na y Rusia, sur­gen los lob­bies finan­cia­dos por Washing­ton, como el de Amnis­tía Inter­na­cio­nal, que pro­tes­tó por­que el gobierno argen­tino deci­dió reti­rar­se de la denun­cia pre­sen­ta­da ante la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal con­tra el pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal vene­zo­la­na Nico­lás Madu­ro por gobier­nos con­ser­va­do­res, auto­pro­mo­cio­na­dos como «defen­so­res de los dere­chos humanos».

Las san­cio­nes impues­tas por Esta­dos Uni­dos, en nom­bre de la demo­cra­cia, han pro­vo­ca­do la pér­di­da de más de 116.000 millo­nes de dóla­res a Vene­zue­la. En entre­vis­ta con la agen­cia esta­dou­ni­den­se Bloom­berg, Cynthia Arn­son, direc­to­ra del Pro­gra­ma Lati­no­ame­ri­cano del Wil­son Cen­ter de Washing­ton dijo que “la admi­nis­tra­ción de Biden se sien­te incó­mo­da con la seve­ri­dad de la polí­ti­ca de san­cio­nes” a Vene­zue­la. Ape­nas un reco­no­ci­mien­to al pese a los cien­tos de millo­nes de dóla­res invertidos.

Esta­dos Uni­dos ya avan­zó en el des­mem­bra­mien­to de los orga­nis­mos de inte­gra­ción y coope­ra­ción inter­ame­ri­ca­nos como la Unión de Nacio­nes Sud­ame­ri­ca­nas (Una­sur) y la Comu­ni­dad de Esta­dos Lati­no­ame­ri­ca­nos y Cari­be­ños (Celac). Este cho­que tam­bién se mani­fies­ta den­tro del Mer­co­sur, don­de fuer­zas con­ser­va­do­ras pre­sio­nan por la rati­fi­ca­ción del tra­ta­do de libre comer­cio con Euro­pa, la fle­xi­bi­li­za­ción del blo­que que sig­ni­fi­ca­ría su prác­ti­ca des­apa­ri­ción, la rati­fi­ca­ción de la exclu­sión de Venezuela.

Los fon­dos que mane­ja Washing­ton tie­nen que ver tam­bién con el Ban­co Inter­ame­ri­cano de Desa­rro­llo (BID), cuyo pre­si­den­te, el esta­dou­ni­den­se Mau­ri­cio Cla­ver-Caro­ne, en su pri­mer via­je a Amé­ri­ca Lati­na, pro­me­tió en Qui­to al nue­vo pre­si­den­te, ex ban­que­ro Gui­ller­mo Las­so, más de mil millo­nes de dóla­res este año.

El capi­ta­lis­mo tra­ta de reajustarse

Esta nue­va eta­pa del gobierno demó­cra­ta esta­dou­ni­den­se del reajus­te del capi­ta­lis­mo quie­re for­ma­tear el con­flic­to de cla­ses en el mun­do, con una polí­ti­ca de pin­zas: aplas­tar las disi­den­cias o coop­tar­las en la vie­ja teo­ría de la zanaho­ria y el garro­te. El uno por cien­to de la huma­ni­dad que mane­ja el mun­do va reajus­tan­do, al rit­mo de las nue­vas tec­no­lo­gías, las téc­ni­cas de con­trol y represión.

Para exten­der su hege­mo­nía y con­trol a nivel mun­dial, Washing­ton insu­fla nue­va diná­mi­ca a su vas­ta red diplo­má­ti­co-con­su­lar, los cen­tros de inte­li­gen­cia, las bases mili­ta­res en alta mar ubi­ca­das en los cin­co con­ti­nen­tes, las ofi­ci­nas de enla­ce que actúan den­tro de las emba­ja­das, los think tanks, agen­cias de segu­ri­dad fede­ra­les que con­tro­lan las polí­ti­cas y even­tua­les ame­na­zas a la “segu­ri­dad de EEUU” pese a estar a miles de kiló­me­tros, las fun­da­cio­nes y oene­gés que, en defi­ni­ti­va, son herra­mien­tas más el des­pla­za­mien­to castrense.

La revis­ta esta­dou­ni­den­se News­week reve­ló que duran­te la últi­ma déca­da –duran­te los gobier­nos de Barack Oba­ma y Trump- el Pen­tá­gono cons­tru­yó un ejér­ci­to para­le­lo de 60.000 civi­les y mili­ta­res (prin­ci­pal­men­te fuer­zas espe­cia­les y con­tra­tis­tas), que ope­ran encu­bier­tos y dibu­jan su prin­ci­pal labor en los paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na, uno de los gran­des esce­na­rios de gue­rras de nue­vo tipo, en espe­cial revuel­tas con­tra el con­flic­to de clases.

Es un ejér­ci­to para­le­lo de espe­cia­lis­tas en inte­li­gen­cia, lin­güis­tas, exper­tos en gue­rri­lla digi­tal, pira­te­ría infor­má­ti­ca y mani­pu­la­ción de medios, con un pre­su­pues­to de 900 millo­nes de dóla­res para lici­ta­cio­nes y con­tra­tos adju­di­ca­dos a más de un cen­te­nar de empre­sas pri­va­das que res­pal­dan su acti­vi­dad tan­to en tér­mi­nos mili­ta­res como mediá­ti­cos, para las cam­pa­ñas mer­ce­na­rias con­tra los gobier­nos que desean ver subyugados.

No se debe olvi­dar que el pre­su­pues­to mili­tar de los EEUU repre­sen­ta el 39% de todos los del pla­ne­ta y el año pasa­do alcan­zó los 778.000 millo­nes de dóla­res, tres veces el de Chi­na (252.000 millo­nes de dólares).

Hoy pare­cie­ra que se da un cam­bio de care­ta: los mili­ta­res del Coman­do Sur pasan a segun­do lugar, detrás de los polí­ti­cos del depar­ta­men­to de Esta­do, para impo­ner las mis­mas políticas.

En Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, a la cri­sis estruc­tu­ral del capi­ta­lis­mo se ha suma­do aho­ra la pan­de­mia, que deja un tsu­na­mi de ham­bre y des­em­pleo masi­vos. Mien­tras, en Colom­bia, Para­guay, Chi­le, por ejem­plo, vuel­ven las des­apa­ri­cio­nes for­za­das de los jóve­nes mani­fes­tan­tes, las tor­tu­ras, el uso de para­mi­li­ta­res dis­fra­za­dos de civi­les, ante el silen­cio de los gobier­nos, de los medios masi­vos de comu­ni­ca­ción y tam­bién de las orga­ni­za­cio­nes internacionales.

El ver­so de la «lucha con­tra el terro­ris­mo» ha sido útil para man­te­ner el per­ver­so fes­ti­val de las «san­cio­nes». Nada nue­vo: hay con­ti­nui­dad con las polí­ti­cas del ultra­mon­tano Donadl Trump (y antes de Barack Oba­ma), entre ellas 243 medi­das coer­ci­ti­vas impues­tas a Cuba, que sufre des­de hace casi 60 años un blo­queo eco­nó­mi­co uni­la­te­ral en Washing­ton. Pasan demó­cra­tas y repu­bli­ca­nos, el blo­queo per­ma­ne­ce y las pér­di­das cuba­nas suman 144 mil millo­nes de dólares.

Des­de hace 19 años, la Asam­blea Gene­ral de Nacio­nes Uni­das aprue­ba cada año una reso­lu­ción con­de­nan­do y pidien­do el fin del blo­queo esta­dou­ni­den­se con­tra Cuba. La vota­ción se repe­ti­rá el 23 de junio y segu­ra­men­te, Biden impon­drá su doc­tri­na de los hechos con­su­ma­dos, o sea el de des­au­to­ri­zar las deci­sio­nes de la ONU para seguir con su polí­ti­ca de des­truc­ción de pue­blos que no se some­ten a sus intere­ses, llá­men­se, Cuba, Vene­zue­la o Palestina.

«Plo­mo, plo­mo, para defen­der a la gen­te de bien», escri­ben la dere­cha y ultra­de­re­cha en Colom­bia, inci­tan­do a las masa­cres de jóve­nes mani­fes­tan­tes que ponen su vidas en ries­go en bus­ca de un futu­ro que hoy se les nie­ga, a quie­nes defi­nen como «terro­ris­tas» por­que impi­den el libre flu­jo de sus ganancias.

En Para­guay, el ase­si­na­to de dos niñas se pre­sen­tó como una acción anti­te­rro­ris­ta con­tra la gue­rri­lla del Ejér­ci­to del Pue­blo, y don­de una joven­ci­ta de quin­ce años, hija de pre­sos polí­ti­cos, Lichi­ta, sigue des­apa­re­ci­da, des­pués de una repre­sión mili­tar. En Perú, con el pre­tex­to del «regre­so del terro­ris­mo sen­de­ris­ta» mon­tan masa­cres e inten­tan com­pac­tar a toda la dere­cha, y evi­tar la vic­to­ria de Pedro Cas­ti­llo, el líder de los maestros.

Es cla­ro el apo­yo de EEUU a la des­truc­ción de la demo­cra­cia social en nues­tra región. En Bra­sil, con la far­sa de la Ope­ra­ción Lava Jato y al asun­ción al poder del par­ti­do mili­tar, en Boli­via con el gol­pe con­tra el pre­si­den­te Evo Mora­les (con la des­ta­ca­da ayu­da de la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos), con el apo­yo al ban­que­ro Gui­ller­mo Las­so en Ecua­dor para fina­li­zar la tarea de Lenín Morano en la demo­li­ción de las polí­ti­cas pro­gre­sis­tas (y no ali­nea­das con EEUU) del gobierno de Rafael Correa.

Pero qui­zá la des­truc­ción de Vene­zue­la y la impo­si­ción del ima­gi­na­rio colec­ti­vo que el mal mayor de la región era ese país cari­be­ño y el peli­gro que con­lle­va­ba la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na del falle­ci­do pre­si­den­te Hugo Chá­vez y que, ade­más, allí todos se morían de hambre.

La pre­sen­cia de los gol­pis­tas vene­zo­la­nos en EEUU y Euro­pa dejó en evi­den­cia de que el blo­queo y las san­cio­nes a Vene­zue­la solo sir­vie­ron para el enri­que­ci­mien­to de la ban­da de ladro­nes que repre­sen­ta­ba el (hoy caí­do en des­gra­cia) “pre­si­den­te inte­ri­no” Juan Guai­dó y sus patro­ci­nan­tes de los pode­res fác­ti­cos esta­dou­ni­den­se y euro­peo, y la code­na a pasar ham­bre de millo­nes de venezolanos.

El eje Washing­ton-Bogo­tá-Tel Aviv, con su ejér­ci­to de mili­cias de segu­ri­dad pri­va­da, cen­tros de con­trol de saté­li­tes, cen­tros de inves­ti­ga­ción, medios de comu­ni­ca­ción y perio­dis­tas alqui­la­dos y/​o con­tra­ta­dos, es cru­cial para man­te­ner la pri­sa sobre Amé­ri­ca Lati­na y con­tra­rres­tar la cre­cien­te influen­cia de Chi­na y de Rusia en el continente.

Fuen­te: Kaos en la red

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *