Argen­ti­na. Diez millo­nes se ali­men­tan en comedores

Por Sil­va­na Melo, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1 de junio de 2021. 
El ham­bre aprie­ta. Y gene­ra más temor que el virus. Ni las 638 muer­tes de ayer en las tera­pias inten­si­vas, sin aire, ate­rran más que el vacío en la pan­za. Un fan­tas­ma que ata­ca en las noches y no deja dor­mir. Que des­pier­ta con gus­to feo en la boca y rui­dos de tem­po­ral entre el estó­ma­go y la garganta. 

Diez millo­nes de per­so­nas des­fi­lan por los come­do­res socia­les en estos tiem­pos irra­cio­na­les. Don­de se siem­bra en las ban­qui­nas pero el ali­men­to no lle­ga a las mesas. Antes del asen­ta­mien­to del virus en las vidas más pre­ca­rias, eran ocho millo­nes. En el peor momen­to de la pará­li­sis fue­ron once millo­nes. El des­pe­re­zar­se eco­nó­mi­co cuan­do la pan­de­mia se guar­dó un rati­to –ape­nas- sólo pudo evi­tar que un millón bus­ca­ra racio­nes con un táper en las orga­ni­za­cio­nes don­de nadie vacu­na. Aho­ra, con el invierno y la muer­te enci­ma, no se sabe cuán­tos son. En la fila del barrio o revi­san­do la basura.

“El enca­re­ci­mien­to de los ali­men­tos en lo que va del año ha impe­di­do que la asis­ten­cia de per­so­nas a los come­do­res popu­la­res retor­na­se al nivel pre­pan­dé­mi­co”, dice Ale­jan­dro Rebos­sio en el Dia​rio​.ar, sobre los núme­ros del Minis­te­rio de Desa­rro­llo Social. No alcan­zan la AUH ni el aumen­to en la tar­je­ta Ali­men­tar. No hay sub­si­dio posi­ble que encua­dre el ham­bre de diez millo­nes. Que es apro­xi­ma­da­men­te un 22 por cien­to de la pobla­ción. Que es 22 de cada cien.

En Cons­ti­tu­ción el MTE sos­tie­ne 15 ollas popu­la­res. 3000 racio­nes los lunes, miér­co­les y vier­nes. Una orga­ni­za­ción de Hae­do reci­be a unos 5100 niños de 46 come­do­res. Polen­ta y car­ca­za de pollos. Lo que se pue­da para saciar y calen­tar el cuer­po. Un cen­tro comu­ni­ta­rio de La Matan­za vio dis­pa­rar­se la deman­da: de 80 fami­lias a unas 300. 1500 ham­bres por día. En Almi­ran­te Brown lle­gan al come­dor los niños del asen­ta­mien­to y son cada vez más. Sin luz ni agua ni cloa­cas, el baño es una zan­ja y el tapa­bo­cas y el alcohol en gel cosa de ricos. A una orga­ni­za­ción col­ma­da de his­to­ria y de vidas trans­for­ma­das, en Ave­lla­ne­da, la pan­de­mia la obli­gó a resig­nar el con­tac­to cuer­po a cuer­po, alma a alma con los niños. Pre­pa­ra 50 vian­das dia­rias y 130 bol­so­nes ali­men­ta­rios sema­na­les para las fami­lias. Una red de orga­ni­za­cio­nes de zona oes­te ha soña­do con dar vuel­ta esos mun­dos y poner­los patas arri­ba. Hoy repar­te 4000 racio­nes ali­men­ta­rias por día.

El Ban­co de Ali­men­tos tra­ba­ja con 1.317 orga­ni­za­cio­nes. La gen­te a la que lle­ga sal­tó de 168.000 a 426.117 dia­rias en el últi­mo año. El Ban­co nació en el 2000, a las puer­tas de una de las peo­res cri­sis de la his­to­ria recien­te. Reci­ben las dona­cio­nes de los gran­des super e hiper mer­ca­dos y las repar­ten entre las orga­ni­za­cio­nes, pre­vio pago. Un por­cen­ta­je peque­ño del pre­cio del mer­ca­do. Pero no hay gra­tui­dad. Desa­rro­llo Social refor­zó en abril las par­ti­das a comedores.

El ham­bre des­en­si­lla los sue­ños. Enca­jo­na los pro­yec­tos trans­for­ma­do­res. Se devo­ra las ener­gías pen­sa­das para cam­biar los mun­dos, ésos en los que se vive feo, se res­pi­ra veneno, se sopor­ta la penu­ria y la intem­pe­rie y se devas­ta la espe­ran­za. El ham­bre deja de lado las luchas impo­si­bles, las revo­lu­cio­nes y los clicks para ena­mo­rar a los niños de la vida. El ham­bre exi­ge que se la sacie. Y todos los que pen­sa­ban en cam­biar el mun­do arman come­do­res como trin­che­ras. O se resig­nan, tris­te­men­te, a salir a la calle para pedir el aumen­to de un plan con ban­de­ras que antes eran irre­nun­cia­bles. Se tra­ta de dar vuel­ta la pirá­mi­de y que los ricos sean los que sos­ten­gan a la mul­ti­tud anó­ni­ma de los des­te­rra­dos. O alen­tar las ferias barria­les don­de se can­jean tres reme­ras por un paque­te de azúcar.

A una cua­dra de la calle de Ave­lla­ne­da don­de las madres hacen cola para reci­bir los ali­men­tos para sus niños, una casa toma­da cui­da la inti­mi­dad sin puer­ta. Ape­nas como cor­ti­na una ban­de­ra de este país, corroí­da, des­co­lo­ri­da, don­de ape­nas pue­de reco­no­cer­se el celes­te, el blan­co agri­sa­do y el sol que sobre­vi­ve en el medio. No logra tapar todo el agu­je­ro de puer­ta por­que las hila­chas de aba­jo dejan luz para ver los pies de la pobre­za extrema.

El ham­bre dis­ci­pli­na. Pone lími­tes. Resig­na y levan­ta cer­cas. De ahí su cri­mi­na­li­dad. Habrá que resis­tir­se. Y cuan­do el virus se replie­gue vol­ver a las calles con los sue­ños en pie.

Fuen­te: Pelo­ta de trapo

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *