Gua­te­ma­la. A 43 años de la Masa­cre de Pan­zós: “Pen­sa­ron que nos íba­mos a morir y aca­bar, pero aquí estamos”

Por Lour­des Álva­rez Náje­ra. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 31 de mayo de 2021.

Es lunes 29 de mayo y la pla­za del muni­ci­pio de Pan­zós, al nor­te de Gua­te­ma­la, se ha teñi­do de san­gre. Según infor­ma­ción emi­ti­da por el gobierno del gene­ral Kjell Lau­ge­rud Gar­cía, un gru­po de cam­pe­si­nos murie­ron en un enfren­ta­mien­to con­tra el ejér­ci­to. La Fede­ra­ción Autó­no­ma Sin­di­cal de Gua­te­ma­la (FASGUA) des­mien­te esa infor­ma­ción y ase­gu­ra que en su sede se encuen­tran varias per­so­nas que seña­lan haber sido ata­ca­das por los sol­da­dos mien­tras rea­li­za­ban una mani­fes­ta­ción para exi­gir el dere­cho sobre sus tierras.

No se pre­ci­sa el núme­ro de per­so­nas ase­si­na­das en la pla­za de Pan­zós, pero se narra que varias que­da­ron ten­di­das en ese lugar, otras huye­ron mor­tal­men­te heri­das y otras más se aho­ga­ron en el río Polo­chic mien­tras se escon­dían de las ráfa­gas. El alcal­de de El Estor, Iza­bal, comen­tó que 25 cadá­ve­res lle­ga­ron arras­tra­dos por el río.

Oli­ve­rio Cas­ta­ñe­da de León, secre­ta­rio gene­ral de la Aso­cia­ción de Estu­dian­tes Uni­ver­si­ta­rios de la Uni­ver­si­dad de San Car­los de Gua­te­ma­la (AEU) y Edgar Ruano Naja­rro de Infor­press acu­die­ron a la sede de FASGUA en la ciu­dad capi­tal, don­de los sobre­vi­vien­tes daban decla­ra­cio­nes a los medios de comu­ni­ca­ción. “Los tes­ti­mo­nios de lo ocu­rri­do eran impac­tan­tes y a la lar­ga fue­ron pre­mo­ni­to­rios de lo que ven­dría. Oli­ve­ro y Edgar habla­ron con los cam­pe­si­nos para obte­ner más infor­ma­ción”, narra Ricar­do Sáenz de Teja­da, en Oli­ve­rio. Una bio­gra­fía del Secre­ta­rio Gene­ral de la AEU 1978 ‑1979.

Gra­cias a los con­tac­tos de Cas­ta­ñe­da de León y Ruano Naja­rro con estu­dian­tes de medi­ci­na, varias per­so­nas sobre­vi­vien­tes del ata­que en Pan­zós fue­ron aten­di­das en el hos­pi­tal Roo­se­velt. El pri­me­ro coor­di­nó accio­nes públi­cas, un cam­po paga­do se divul­gó en el dia­rio el Grá­fi­co y acom­pa­ñó a sobre­vi­vien­tes a otras orga­ni­za­cio­nes para con­ti­nuar las accio­nes de denuncia.

La AEU y FASGUA rea­li­za­ron una pri­me­ra mani­fes­ta­ción de pro­tes­ta el 1 de junio, por lo acon­te­ci­do en Pan­zós. “Con­vo­ca­da a las 5 de la tar­de, los mani­fes­tan­tes, fun­da­men­tal­men­te estu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios tan­to de Fren­te como del FERG, sopor­ta­ron un duro agua­ce­ro. En el mitin en la Con­cha Acús­ti­ca, los ora­do­res, diri­gen­tes estu­dian­ti­les y sin­di­ca­lis­tas res­pon­sa­bi­li­za­ron al gobierno de esta matan­za”, con­ti­nua Sáenz de Tejada.

Esa mar­cha fue reco­no­ci­da popu­lar­men­te como la mar­cha de los para­guas e inclu­yó la deman­da de acce­so a Pan­zós de una comi­sión estu­dian­til, de la Cruz Roja y de la pren­sa, deta­lla la Comi­sión de Escla­re­ci­mien­to His­tó­ri­co de Gua­te­ma­la (CEH).

Un estu­dian­te de medi­ci­na que cur­sa­ba su prác­ti­ca pro­fe­sio­nal Super­vi­sa­da (EPS) y una tra­ba­ja­do­ra del cen­tro de salud de Pan­zós acu­die­ron para reco­ger a los heri­dos, pero ese cen­tro asis­ten­cial fue inme­dia­ta­men­te rodea­do por soldados.

“Ese día se esta­ba tra­ba­jan­do duro, has­ta las cin­co de la maña­na … por mala suer­te hubo derrum­be y no pasa­ba la ambu­lan­cia des­de Cobán, tres pic­kups lle­va­ron a los heri­dos al Estor; la ambu­lan­cia no alcan­za­ba”, narra el estu­dian­te, tes­ti­go direc­to de la CEH.

Un vecino del pue­blo ayu­dó con las medi­ci­nas de su far­ma­cia y tam­bién cola­bo­ró en la aten­ción a los heri­dos. Des­pués de la masa­cre, los mili­ta­res prohi­bie­ron entrar a la pla­za y por la tar­de las auto­ri­da­des muni­ci­pa­les orde­na­ron levan­tar los cadá­ve­res. Miem­bros del ejér­ci­to los metie­ron en la palan­ga­na de un camión azul de la muni­ci­pa­li­dad. Los lle­va­ron a un lugar cer­cano al cemen­te­rio públi­co y, con un trac­tor, cava­ron un hoyo don­de colo­ca­ron los cuer­pos de 34 per­so­nas, según la CEH.

Gran­din: Pan­zós y la pre­con­fi­gu­ra­ción de for­mas más mor­ta­les de violencia

Así se vivió ese lunes 29 de mayo, pero hace 43 años, en lo que el aca­dé­mi­co Greg Gran­din lla­mó Pan­zós: La Últi­ma Masa­cre Colo­nial, que repre­sen­ta a su cri­te­rio, el final de los patro­nes ago­ta­dos de pro­tes­ta y reac­ción que eli­tes loca­les o sus pro­tec­to­res mili­ta­res rea­li­za­ban cuan­do las mul­ti­tu­des se levan­ta­ban fren­te a ellos.

“…la masa­cre de Pan­zós es dife­ren­te, por­que repre­sen­ta el final de estos patro­nes ago­ta­dos de pro­tes­ta y reac­ción, pre­con­fi­gu­ran­do las for­mas más mor­ta­les de vio­len­cia con­tra­in­sur­gen­te que pron­to ven­drían. Des­de fina­les del siglo XVIII has­ta prin­ci­pios del XIX, la exis­ten­cia de una fron­te­ra agrí­co­la silen­ció muchos de los con­flic­tos y agi­ta­ción pro­vo­ca­dos por la rápi­da expan­sión del capi­ta­lis­mo cafe­ta­le­ro al per­mi­tir la fun­da­ción de san­tua­rios como Pan­zós”, escri­bió Grandin.

Ese lunes 29 de mayo, des­de las ocho de la maña­na, unas 500 y 700 per­so­nas, entre muje­res, hom­bres, niñas y niños maya Q’eqchi’ se con­gre­ga­ron en la pla­za de la cabe­ce­ra muni­ci­pal de Pan­zós don­de soli­ci­ta­ban ser aten­di­dos por el alcal­de Wal­ter Over­dick Gar­cía, por­que denun­cia­ban que habían sido enga­ña­dos por el exal­cal­de Fla­vio Mon­zón, del Movi­mien­to de Libe­ra­ción Nacio­nal (MLN) para des­po­jar­los de sus tierras.

“Él sacó las fir­mas de los ancia­nos para ir a pedir las tie­rras al INTA (Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Trans­for­ma­ción Agra­ria). Él vol­vió y reu­nió a la gen­te y dijo que, por equi­vo­ca­ción del INTA y de sus abo­ga­dos, la tie­rra salió a su nom­bre”, narró uno de los ancia­nos maya Q’eqchi’ que la CEH entre­vis­tó para su informe.

“La FASGUA era una orga­ni­za­ción que apo­ya­ba las rei­vin­di­ca­cio­nes cam­pe­si­nas median­te pro­ce­di­mien­tos lega­les. Sin embar­go, nin­gún cam­pe­sino reci­bió el títu­lo de pro­pie­dad. Unos, obtu­vie­ron pro­me­sas otros, títu­los de pro­pie­dad pro­vi­sio­na­les, y tam­bién los hubo que sólo reci­bie­ron per­mi­sos para sem­brar”, docu­men­tó la CEH.

Días antes de la masa­cre de Pan­zós, un des­ta­ca­men­to mili­tar fue ins­ta­la­do en el área. Según Gran­din “… los sol­da­dos que cus­to­dia­ban la pla­za ese lunes qui­zá fue­ron lla­ma­dos por los fin­que­ros loca­les, pero tam­po­co era un des­ta­ca­men­to rural ador­me­ci­do que casual­men­te se vio obli­ga­do a entrar en acción. Era par­te del nue­vo ejér­ci­to de Gua­te­ma­la empa­pa­dos de anti­co­mu­nis­mo, entre­na­dos y equi­pa­dos para la con­tra­in­sur­gen­cia; eran el fren­te de una gue­rra civil en aumen­to entre una insur­gen­cia rural que se exten­día y un Esta­do cada vez más represor”.

Tres años des­pués de la masa­cre de Pan­zós, extien­de Gran­din, “el ejér­ci­to lan­za­ría una cam­pa­ña de geno­ci­dio tan enor­me que haría a los even­tos de aque­lla maña­na de mayo en Pan­zós ver­se tan anti­guos como la pro­tes­ta de Yat”, en refe­ren­cia a otra de las masa­cres en esa región, cuan­do una pro­tes­ta enca­be­za­da por el “octo­ge­na­rio Jor­ge Yat” tam­bién fue bru­tal­men­te repri­mi­da y murie­ron 80 per­so­nas maya Q’eqchi’ el 29 de junio de 1865 y que pre­ci­sa­men­te con­du­jo a la crea­ción del muni­ci­pio de Panzós.

La CEH con­clu­yó que miem­bros del Ejér­ci­to de Gua­te­ma­la eje­cu­ta­ron arbi­tra­ria­men­te a 53 per­so­nas y tra­ta­ron de hacer­lo con otras 47, que resul­ta­ron lesio­na­das en la masa­cre de Panzós.

La con­ti­nui­dad de lo perverso

De ese 29 de mayo de 1978 per­sis­ten acon­te­ci­mien­tos, como el recla­mo por el des­po­jo de tie­rras, la lucha que es his­tó­ri­ca de pue­blo maya Q’eqchi’, pero tam­bién figu­ras emble­má­ti­cas de lide­raz­go de muje­res como Ade­li­na Caal reco­no­ci­da como Mamá Maquín, según la soció­lo­ga Ana Sil­via Monzón.

Caal fue ase­si­na­da en esa masa­cre don­de pedía jun­to a otros comu­ni­ta­rios que se res­pe­ta­ra su dere­cho a la tie­rra. “Has­ta hoy per­sis­te y segui­mos vien­do que esa región sigue sien­do una de las más ape­te­ci­das por los intere­ses eco­nó­mi­cos”, agre­gó Monzón.

La masa­cre repre­sen­ta un hito en toda la diná­mi­ca de vio­len­cia esta­tal y la for­ma en que se lle­vó a cabo, por el des­pre­cio con el que se tra­tó a las per­so­nas, una cla­ra evi­den­cia del pro­fun­do racis­mo y machis­mo que dejó una mar­ca fuer­te en tér­mi­nos his­tó­ri­cos indi­có Monzón.

Ata­car a pobla­ción civil que recla­ma­ba el des­po­jo de sus tie­rras, es ade­más “una mues­tra de ese poder abso­lu­to, irse con­tra toda nor­ma, a ple­na luz del día con un total des­pre­cio por la vida. Las imá­ge­nes que que­da­ron mues­tran el gra­do de sal­va­jis­mo que había en ese momento”.

No obs­tan­te, el lide­raz­go de Mamá Maquín tras­cen­dió y se con­vir­tió en un sím­bo­lo para muchas muje­res indí­ge­nas que fue­ron obli­ga­das al exi­lio y al des­pla­za­mien­to duran­te los años del Con­flic­to Arma­do Interno. “Toma­ron su figu­ra como un emble­ma y crea­ron des­de el cam­pa­men­to de refu­gia­dos y de muje­res indí­ge­nas un gru­po con su nombre”.

Esa masa­cre impli­có un efec­to de cas­ti­go ejem­pli­fi­can­te o de demos­tra­ción que el Esta­do que­ría impo­ner, pero que pese a la bru­ta­li­dad de la repre­sión que des­en­ca­de­nó en 1980 sur­ge el Comi­té de Uni­dad Cam­pe­si­na y se ori­gi­nan movi­li­za­cio­nes popu­la­res impor­tan­tes, apun­tó la socióloga.

“Si bien el fin era disua­dir con ese acto tan atroz, las con­di­cio­nes hicie­ron que los cam­pe­si­nos y las per­so­nas que ya esta­ban orga­ni­zán­do­se no se detu­vie­ran. Pero una masa­cre deja una mar­ca fuer­te, por­que no ha habi­do justicia”.

Reite­rar el lide­raz­go de Mama Maquín y la capa­ci­dad de resis­ten­cia del pue­blo Q’eqchi’ es una tarea pen­dien­te de la socie­dad en gene­ral según Mon­zón, para cono­cer esa his­to­ria de des­igual­dad, racis­mo y los nive­les de vio­len­cia a los que ha lle­ga­do el esta­do de Guatemala.

“Es impor­tan­te con­me­mo­rar­lo, en el sen­ti­do de reme­mo­rar y no olvi­dar, traer al hoy esos hechos, rei­vin­di­car a esas per­so­nas con nom­bres y ape­lli­dos. Todo lo que ha suce­di­do a lo lar­go de nues­tra his­to­ria, es el cos­to en vida y la socie­dad no lo pue­de olvi­dar. No es casual que muchas veces se inten­te dejar en el olvi­do este tipo de acon­te­ci­mien­tos, pero no es posi­ble, el pre­sen­te siem­pre esta mol­dea­do y mar­ca­do por el pasa­do y el futu­ro tam­bién, para expli­car­lo y para cons­truir lo que vie­ne”, puntualizó.

“Pen­sa­ron que nos íba­mos a morir y aca­bar, pero aquí estamos”

Nati­vi­dad Jimé­nez Gómez, de 52 años vive actual­men­te en Maya­land, Ixcán, Qui­ché, y es la pre­si­den­ta de la orga­ni­za­ción de la Orga­ni­za­ción de Muje­res Gua­te­mal­te­cas Mamá Maquín.

En 1990 mien­tras esta­ban en el exi­lio, pen­sa­ron sobre la orga­ni­za­ción y sus alcan­ces, por eso deci­die­ron usar la refe­ren­cia a Ade­li­na Caal, “como un home­na­je, por­que diji­mos tam­bién vamos a luchar por la defen­sa de la tie­rra”, recordó.

Jimé­nez Gómez comen­tó que des­pués del retorno y de la fir­ma de los Acuer­dos de Paz “se dijo que a noso­tros nos debían devol­ver todo lo que per­di­mos, nos qui­ta­ron la tie­rra, nos que­ma­ron las casas, nos que­da­mos 14 años sin nada y sin tra­ba­jo, pero aho­ra esta­mos en la mis­ma situa­ción. ¿Cuán­do nos van a devol­ver esos años y todo?”

Rela­tó que aún en la actua­li­dad per­sis­ten las des­igual­da­des y las caren­cias para los pue­blos indí­ge­nas; en luga­res como Ixcán no exis­te un hos­pi­tal ade­cua­do para la pobla­ción, no hay sufi­cien­te agua pota­ble, tam­po­co acce­so a vivien­das dig­nas ni desa­rro­llo en general.

“Nos están per­si­guien­do, nos están encar­ce­lan­do, la gue­rra empe­zó por eso mis­mo por­que no que­re­mos que nos qui­ten el agua, que cons­tru­yan repre­sas o la pal­ma, tam­po­co las hidro­eléc­tri­cas. En lugar que noso­tros encar­ce­le­mos a los que nos daña­ron, ellos nos encar­ce­lan a noso­tros”, dijo.

La pre­si­den­ta de Mamá Maquín indi­có que exis­te una per­se­cu­ción a los pue­blos que deman­dan sus dere­chos. “Los encar­ce­lan por sus opi­nio­nes por­que aquí que­re­mos nues­tros acuer­dos comu­ni­ta­rios. Ellos hicie­ron las leyes, pero ¿quién de la gen­te indí­ge­na par­ti­ci­pó para hacer la Cons­ti­tu­ción? Las empre­sas tie­nen recur­sos, abo­ga­dos, para poder encar­ce­lar, pre­pa­ran todo para que se meta a la cár­cel a los compañeros”.

Duran­te la pan­de­mia tam­bién vivie­ron mar­gi­na­ción y que reci­bie­ron la denun­cia de muchas muje­res indí­ge­nas que se que­da­ron en con­fi­na­mien­to sin agua o ali­men­tos “Nos man­da­ron a ence­rrar­nos, pero sin agua, sin comi­da y sin dine­ro. Muchas muje­res se murie­ron de debi­li­dad, se que­da­ron ence­rra­das sin nada”.

La lide­re­sa enfa­ti­zó que se habla de prés­ta­mos para aten­ción a la pobla­ción por par­te del Esta­do duran­te la pan­de­mia pero ¿a dón­de se fue ese dine­ro, quién lo aga­rró, quién se lo comió?, cuestionó.

“Noso­tros como pue­blos debe­mos estar des­pier­tos, ya vie­nen las elec­cio­nes otra vez y en ese tiem­po vie­nen a ofre­cer todo, pero noso­tros debe­mos de estar des­pier­tos. Nos masa­cra­ron, pen­sa­ron que nos íba­mos a morir y aca­bar, pero aquí esta­mos todos los que sobre­vi­vi­mos y toda­vía pedi­mos al mun­do que nos escu­chen. Somos sobre­vi­vien­tes, pero aun no esta­mos en paz por todas las empre­sas o los polí­ti­cos que solo quie­ren solo su desa­rro­llo. Lim­pie­mos ese camino”, con­clu­yó la pre­si­den­ta de Mamá Maquín.

Foto: Hum­ber­to Cuc

Fuen­te: Pren­sa Comunitaria

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *