El juez que ha orde­na­do el ingre­so en pri­sión de Jua­na Rivas es un machis­ta defen­sor de la teo­ría de las «denun­cias falsas»

El Juz­ga­do de lo Penal 1 de Gra­na­da, Manuel Piñar Díaz, que juz­gó en pri­me­ra ins­tan­cia a Jua­na Rivas ha nega­do la sus­pen­sión de la pena de dos años y medio de cár­cel a la que ha sido con­de­na­da por un deli­to de sus­trac­ción de meno­res, la de sus dos hijos.

El magis­tra­do titu­lar del Juz­ga­do, Manuel Piñar Díaz, es un juez que a lo lar­go de los últi­mos años ha fir­ma­do varias sen­ten­cias con cla­ros con­te­ni­dos machis­tas. Casi tres de las seis pági­nas de la sen­ten­cia incul­pa­to­ria con­tra Rivas en 2018 esta­ban dedi­ca­das a des­men­tir la vio­len­cia de géne­ro que ésta afir­ma haber sufri­do y que denun­ció en dos oca­sio­nes. Pero para este juez los hechos “son inexis­ten­tes”, “no son creí­bles” y res­pon­den a una estra­te­gia para con­se­guir la guar­dia y cus­to­dia de sus hijos “explo­tan­do el argu­men­to del maltrato”. 

Juez Manuel Piñar (Granada) es un machista y fascista

No es el úni­co caso por­que en una sen­ten­cia que dic­tó en 2011 con­de­na a una mujer por “denun­cia fal­sa”. En ella Piñar se expla­ya con­tra la fis­ca­lía y embis­te con­tra la pro­pia ley inte­gral con­tra la vio­len­cia de géne­ro. Mien­tras la fis­ca­lía pedía la abso­lu­ción, el juez aca­bó con­de­nan­do a la mujer a año y medio de cár­cel por denun­cia fal­sa y pre­sen­ta­ción de fal­sos tes­ti­gos. En la sen­ten­cia, Piñar lle­ga inclu­so a rela­cio­nar lo que con­si­de­ra como “exce­si­vo celo ideo­ló­gi­co de pro­te­ger a la mujer” con “el prin­ci­pio de opor­tu­ni­dad que legis­la­cio­nes auto­ri­ta­rias atri­buían a fis­ca­les” que esta­ban “al ser­vi­cio de Hitler o Stalin”.

Pero aque­lla tam­po­co fue la pri­me­ra. En 1999 con­de­nó a una mujer a pagar las cos­tas por denun­ciar a su exma­ri­do por “ven­gan­za” y vol­vió a hacer un ale­ga­to con­tra el minis­te­rio fis­cal por no per­se­guir “uso abu­si­vo de la nor­ma­ti­va de vio­len­cia de géne­ro”. Un argu­men­to que como vemos vie­ne sien­do recu­rren­te en sus reso­lu­cio­nes. En este caso Piñar deci­dió reba­jar la indem­ni­za­ción a una acci­den­ta­da por­que su cica­triz “no era lo sufi­cien­te­men­te evi­den­te y, ade­más, solo se podía ver en situa­cio­nes ínti­mas”. “Dadas las cir­cuns­tan­cias de esos momen­tos, tam­po­co se sue­le repa­rar en deta­lles tan minúsculos”. 

En 2017, este magis­tra­do con­de­nó a otra mujer a una pena de tres años de pri­sión e inha­bi­li­ta­ción espe­cial para ejer­cer la patria potes­tad duran­te otros seis, tal y como ha hecho aho­ra con Rivas. El deli­to de la mujer había sido lle­var­se a su hijo a Fran­cia apro­ve­chan­do un avi­si­ta con­sen­ti­da por el padre, que tenía la guar­dia y cus­to­dia en 2016. En esa sen­ten­cia, el Juez afir­ma­ba, ade­más, que no se ha pro­ba­do que el menor haya sido mal­tra­ta­do por el padre “y, en todo caso, esto debe deci­dir­lo el juz­ga­do corres­pon­dien­te en jui­cio con­tra­dic­to­rio, don­de se debe resol­ver si el inte­rés del menor exi­ge res­trin­gir las visi­tas con el padre”.

Fuen­tes: Con­fi­le­gal /​Públi­co.

Avatar
Últi­mas entra­das de Fran­cis­co Víl­chez (ver todo)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *