Eco­lo­gía Social. Chan­cay: el mega­puer­to peruano que sacu­de a un pueblo

Por Les­lie Moreno Cus­to­dio, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 28 de mayo de 2021.

Des­de hace cin­co años los tra­ba­jos en lo que sería el puer­to más impor­tan­te del con­ti­nen­te, están dañan­do sus casas y nadie escu­cha sus reclamos.

La pin­tu­ra blan­ca que recu­bre las pare­des de la casa de la fami­lia Mama­ni Flo­res se ha des­gas­ta­do. El moho y las raja­du­ras se espar­cen sobre el cemen­to que man­tie­ne en pie esta vivien­da de Chan­cay, ubi­ca­da en la cos­ta perua­na, a 80 kiló­me­tros al nor­te de la ciu­dad de Lima.

“No hemos cons­trui­do una casa para que se cai­ga de la noche a la maña­na, lo hici­mos pen­san­do en nues­tros hijos, pero esto ya no es habi­ta­ble”, dice Oscar Mama­ni, des­gas­ta­do como sus paredes.

Des­de ini­cios del 2020, los pobla­do­res de Chan­cay ven cómo sus casas se ven afec­ta­das (Ima­gen: Les­lie Moreno Custodio).

Chan­cay se habi­tó por la expan­sión de la indus­tria pes­que­ra des­de media­dos del siglo pasa­do. Con los años, el turis­mo se abrió espa­cio entre la pes­ca arte­sa­nal des­ti­na­da al con­su­mo local y la indus­tria para la pro­duc­ción de hari­na de pes­ca­do. En la actua­li­dad, los más de 60 mil ciu­da­da­nos se encuen­tran divi­di­dos por la cons­truc­ción de uno de los pro­yec­tos más ambi­cio­sos que el gobierno peruano ha impul­sa­do: el mega­puer­to de Chancay.

Las casas raja­das de Chancay

Des­de que empe­zó el movi­mien­to con las maqui­na­rias en los pri­me­ros meses del 2020, la casa de los Mama­ni Flo­res ha pre­sen­ta­do daños cada vez más gra­ves, como la rotu­ra de una tube­ría de agua que inun­dó toda su vivien­da. Los Mama­ni viven a casi 100 metros de la mura­lla que los sepa­ra del terreno que ocu­pa Cos­co Ship­ping Ports Chan­cay Perú, con­sor­cio a car­go del pro­yec­to. Deba­jo de esta área se encon­tra­rá el túnel de 1.8 kiló­me­tros que será una cone­xión vial entre el cen­tro logís­ti­co del con­sor­cio y el puerto.

El mega­puer­to de Chan­cay —que esti­ma una inver­sión total de US$3.000 millo­nes— bus­ca con­ver­tir­se en un eje de comer­cio entre Asia y Suda­mé­ri­ca. Los accio­nis­tas del con­sor­cio son la empre­sa esta­tal chi­na Cos­co Ship­ping Ports Limi­ted y la perua­na Vol­can Com­pa­ñía Mine­ra S.A. Esta últi­ma con fre­cuen­tes infrac­cio­nes ambien­ta­les en las regio­nes andi­nas de Junín y Pasco.

En 2016, la empre­sa perua­na Vol­can, a tra­vés de su sub­si­dia­ria Ter­mi­na­les Por­tua­rios Chan­cay S.A., com­pró terre­nos para el mega­puer­to de Chan­cay median­te una socie­dad offsho­re, según reve­ló un repor­ta­je de Con­vo­ca. Tiem­po des­pués, en enero de 2019, sus­cri­bió un acuer­do en el que la empre­sa chi­na pasó a ser accio­nis­ta del 60% del con­sor­cio y este pasó a lla­mar­se Cos­co Ship­ping Ports Chan­cay Perú.

Duran­te todos estos cam­bios, las acu­sa­cio­nes por los daños a las vivien­das no cesa­ron. En mar­zo del 2017, un gru­po de veci­nos denun­ció ante medios loca­les que una serie de explo­sio­nes y exca­va­cio­nes hechas como par­te del Estu­dio de Impac­to Ambien­tal (en ade­lan­te le dire­mos EIA) había cau­sa­do raja­du­ras a las casas. El Ser­vi­cio Nacio­nal de Cer­ti­fi­ca­ción Ambien­tal para las Inver­sio­nes Sos­te­ni­bles (Sena­ce) —orga­nis­mo públi­co a car­go de la revi­sión y apro­ba­ción del estu­dio de impac­to ambien­tal del pro­yec­to— cono­cía esa situa­ción. Según evi­den­cian diver­sos infor­mes, a los que se acce­dió a tra­vés de una soli­ci­tud de trans­pa­ren­cia y que fue­ron emi­ti­dos por la enti­dad des­de mar­zo del 2019, “exis­te dis­con­for­mi­dad con el pro­yec­to debi­do a las afec­ta­cio­nes pre­dia­les realizadas”.

El con­sor­cio reco­no­ció, en docu­men­ta­ción vin­cu­la­da a la modi­fi­ca­ción del EIA, que los efec­tos de las vibra­cio­nes de su obra iban des­de un nivel “siem­pre per­cep­ti­ble” has­ta “fuer­te­men­te per­cep­ti­ble” para las per­so­nas en sus inme­dia­cio­nes, con­fir­man­do lo des­cri­to por los veci­nos del puerto.

Tras las denun­cias, la com­pa­ñía asu­mió los gas­tos por algu­nas refac­cio­nes meno­res como la repa­ra­ción de ven­ta­nas raja­das, según pudo cons­ta­tar Diá­lo­go Chino en una visi­ta a más de una doce­na de vivien­das en los sec­to­res don­de viven los Mamani.

La ubi­ca­ción del pro­yec­to es el pro­ble­ma. Va ser una gran inver­sión, pero ¿cuán­to vamos a per­der? Qui­zá en algún momen­to ten­dre­mos que irnos por­que no podre­mos vivir aquí

Sin embar­go, según sus pro­pie­ta­rios, esos daños con­ti­núan ocu­rrien­do. Y las afec­ta­cio­nes gra­ves aún no tie­nen respuesta.

Chan­cay: Un pro­yec­to de capi­ta­les chi­nos en la mira

“La ubi­ca­ción del pro­yec­to es el pro­ble­ma. Va ser una gran inver­sión, pero ¿cuán­to vamos a per­der? Qui­zá en algún momen­to ten­dre­mos que irnos por­que no podre­mos vivir aquí”, dice Miriam Arce, pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción en Defen­sa de las Vivien­das y Medio Ambien­te del Puer­to de Chancay.

El 22 de diciem­bre pasa­do, el Sena­ce apro­bó la Modi­fi­ca­ción del Estu­dio de Impac­to Ambien­tal Deta­lla­do (MEIAD), requi­si­to para la cons­truc­ción del mega­puer­to, que habían pre­sen­ta­do los promotores.

obras Chancay
Este es el lími­te entre el terreno del mega­puer­to y la pobla­ción. Las per­so­nas están empe­zan­do a sen­tir­se aco­rra­la­das (Ima­gen: Les­lie Moreno Custodio).

«El obte­ner esta apro­ba­ción, a tra­vés de la moda­li­dad de Cer­ti­fi­ca­ción Ambien­tal Glo­bal, per­mi­te que en la pro­pia cer­ti­fi­ca­ción se emi­tan todos los per­mi­sos nece­sa­rios que de otro modo debe­rían soli­ci­tar a otras enti­da­des vin­cu­la­das al pro­yec­to, ade­más de esta­ble­cer pla­zos limi­ta­dos para la eva­lua­ción», seña­la Percy Gran­dez, abo­ga­do del Pro­gra­ma de Gober­nan­za Mari­na de la Socie­dad Perua­na de Ambien­te (SPDA). «Una de las fina­li­da­des de esta figu­ra era tener pla­zos cor­tos lo que la con­vier­ten en una moda­li­dad que bus­ca atraer las inver­sio­nes», añade.

La apro­ba­ción del MEIAD se dio en medio de con­tro­ver­sias. Según varias orga­ni­za­cio­nes socia­les y ambien­ta­les, una serie de obser­va­cio­nes hechas por las auto­ri­da­des, como una posi­ble afec­ta­ción de la cali­dad del aire o el impac­to al hume­dal de Chan­cay, no fue­ron subsanadas.

Estas preo­cu­pa­cio­nes lle­va­ron a Miriam Arce, con el res­pal­do de otros ciu­da­da­nos loca­les, a pre­sen­tar una ape­la­ción en con­tra del que sería el pri­mer mega­puer­to con inver­sión del empre­sa­ria­do chino. El segun­do sería el puer­to de Ilo, que esta­ría a car­go de la empre­sa esta­tal Chi­na Har­bour Engi­nee­ring Com­pany (CHEC).

Las crí­ti­cas ambien­ta­les al megapuerto

El nue­vo puer­to ya con­ta­ba en reali­dad con un EIA apro­ba­do, pero en febre­ro de 2020 el con­sor­cio deci­dió ampliar el área des­ti­na­da al pro­yec­to. Se pro­pu­so imple­men­tar la capa­ci­dad de car­ga y de alma­cén de la infra­es­truc­tu­ra por­tua­ria. Esa deci­sión hizo nece­sa­ria una modi­fi­ca­ción en el trá­mi­te ante las autoridades.

Casi medio año des­pués, en agos­to del 2020, los cons­truc­to­res reci­bie­ron una lis­ta de 114 obser­va­cio­nes pro­ve­nien­tes de dis­tin­tas enti­da­des del gobierno nacio­nal, como la Auto­ri­dad Nacio­nal del Agua, la Auto­ri­dad Nacio­nal Por­tua­ria, el Minis­te­rio de Comer­cio Exte­rior y Turis­mo, el Minis­te­rio de la Pro­duc­ción, y el Ser­vi­cio Nacio­nal Fores­tal y de Fau­na Sil­ves­tre. Cin­cuen­ta de ellas fue­ron pre­sen­ta­das por orga­ni­za­cio­nes socia­les y ambien­ta­les, y abor­da­ban aspec­tos vin­cu­la­dos a la fau­na y la salud de la pobla­ción aledaña.

A pesar de las obser­va­cio­nes, cua­tro meses des­pués, el estu­dio obtu­vo el vis­to bueno.

“Nos sor­pren­de que todas las obser­va­cio­nes rea­li­za­das por otras enti­da­des hayan sido levan­ta­das sin mayor aná­li­sis”, dice el abo­ga­do Car­los Rodrí­guez de la Coor­di­na­do­ra Nacio­nal de Dere­chos Huma­nos (CNDDHH), que ha veni­do siguien­do el proceso.

Según Rodrí­guez, el con­sor­cio cons­truc­tor mini­mi­za las gra­ves afec­ta­cio­nes ambien­ta­les del dra­ga­do y la des­car­ga de sedi­men­to, y tam­bién omi­te la even­tual expul­sión de pol­vos tóxi­cos PM10 y PM2.5 que afec­ta­rían la salud de la pobla­ción. En su visión, Sena­ce debió haber repa­ra­do en estos temas como enti­dad evaluadora.

“Solo ha resuel­to ade­cua­da­men­te 21 de las 50 obser­va­cio­nes pre­sen­ta­das. No son temas lige­ros”, coin­ci­de el bió­lo­go Ste­fan Aus­ter­müh­le, direc­tor de la orga­ni­za­ción ambien­tal Mun­do Azul, quien reali­zó la revi­sión téc­ni­ca del MEIAD que sus­ten­tó la ape­la­ción de los vecinos.

Hume­dal en peligro

A 180 metros del pro­yec­to se encuen­tra el hume­dal San­ta Rosa, que es res­guar­da­do por el cerro El Cas­ca­jo. Todos los meses un gru­po de veci­nos se reúne para lim­piar­lo y reti­rar las lechu­gas de agua que abun­dan en la super­fi­cie. Así como lo cui­dan, lo defienden.

humedales Chancay
La pobla­ción teme que los tra­ba­jos de la empre­sa des­apa­rez­ca el frá­gil eco­sis­te­ma del hume­dal (Ima­gen: Les­lie Moreno Custodio).

El con­sor­cio tie­ne pre­vis­to dis­mi­nuir la altu­ra de El Cas­ca­jo de 80 a 4 metros. En otras pala­bras: des­apa­re­cer­lo. Y aun­que sus infor­mes seña­lan que moni­to­rea­rán los posi­bles impac­tos al hume­dal, los veci­nos de Chan­cay tie­nen más dudas que confianza.

“Hay que con­si­de­rar la alta diver­si­dad de espe­cies en él. Hemos encon­tra­do plan­tas que no se hallan en otro hume­dal de Lima. Es preo­cu­pan­te lo que está ocu­rrien­do [con el mega­puer­to]”, dice Héc­tor Apon­te, doc­tor en cien­cias bio­ló­gi­cas que con­ti­núa rea­li­zan­do diver­sos estu­dios en el hume­dal San­ta Rosa. Sus inves­ti­ga­cio­nes le han per­mi­ti­do con­cluir que estos eco­sis­te­mas cos­te­ros están conec­ta­dos entre sí, y son impor­tan­tes para con­ser­var las rutas migra­to­rias de aves.

El hume­dal fue incor­po­ra­do den­tro del área de influen­cia direc­ta del pro­yec­to en diciem­bre pasa­do, por pre­sión de la socie­dad y cues­tio­na­mien­tos simi­la­res de Senace.

“El EIA no con­tem­pla la con­ta­mi­na­ción por un tipo de par­tí­cu­las que son las más peque­ñas, ni las afec­ta­cio­nes a las aves del hume­dal. La empre­sa res­pon­dió con ver­sio­nes dife­ren­tes para con­se­guir la apro­ba­ción”, dice Williams Jura­do, coor­di­na­dor del Comi­té de Vigi­lan­cia Ambien­tal del Hume­dal San­ta Rosa.

Tras con­sul­tar las obser­va­cio­nes plan­tea­das y la docu­men­ta­ción pre­sen­ta­da por la empre­sa, Diá­lo­go Chino pudo cons­ta­tar que el EIA ori­gi­nal del pro­yec­to tenía una serie de erro­res e impre­ci­sio­nes. Fren­te a los cues­tio­na­mien­tos, la empre­sa aña­dió infor­ma­ción rele­van­te cuan­do las audien­cias públi­cas habían con­clui­do, y en con­tra­vía a lo que plan­tea el decre­to supre­mo del Minis­te­rio de Ambien­te que regu­la la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en este ámbito.

Las sub­sa­na­cio­nes inclu­yen el cam­bio de la exten­sión de las áreas de influen­cia del pro­yec­to, el impac­to irre­ver­si­ble sobre las áreas de dra­ga­do, la elec­ción de la meto­do­lo­gía de aná­li­sis de la dis­per­sión de sedi­men­tos, el moni­to­reo de la cali­dad del agua del hume­dal, entre otras, según reco­no­ció el con­sor­cio ante Senace.

A pesar de los recla­mos, las per­so­nas no se sien­ten escu­cha­das por las auto­ri­da­des (Ima­gen: Les­lie Moreno Custodio).

“Para el pre­sen­te levan­ta­mien­to de obser­va­cio­nes, se han actua­li­za­do y vuel­to a correr todos los mode­la­mien­tos, jus­ti­fi­can­do los supues­tos, con­si­de­ran­do los esce­na­rios más crí­ti­cos y uti­li­zan­do mejo­res herra­mien­tas infor­má­ti­cas”, dice el infor­me rea­li­za­do por la fir­ma con­sul­to­ra ECSA Inge­nie­ros, que ela­bo­ró la modi­fi­ca­ción del estu­dio para el con­sor­cio, refi­rién­do­se a los cam­bios en el área de influencia.

Sin res­pues­tas claras

Diá­lo­go Chino bus­có a la com­pa­ñía para cono­cer su visión de las preo­cu­pa­cio­nes de sus veci­nos. Lue­go de sema­nas de inten­tos falli­dos de comu­ni­ca­ción tele­fó­ni­ca y del envío de un correo elec­tró­ni­co, el ofi­cial de comu­ni­ca­cio­nes de la empre­sa res­pon­dió que aten­de­ría a las pre­gun­tas rea­li­za­das, pero has­ta el momen­to no se ha obte­ni­do respuesta.

El pasa­do mar­zo, Sena­ce recha­zó la ape­la­ción pre­sen­ta­da por los ciu­da­da­nos. El moti­vo: los argu­men­tos pre­sen­ta­dos no cues­tio­na­ban la reso­lu­ción en sí, sino las obser­va­cio­nes que la socie­dad civil había con­si­de­ra­do que la empre­sa no había res­pon­di­do. Según Sena­ce, esto no era sufi­cien­te para anu­lar la aprobación.

Con este recha­zo, el pano­ra­ma se man­tie­ne incier­to en Chan­cay. Por aho­ra, pre­sen­tar la deman­da a nivel judi­cial sigue sien­do la opción más con­cre­ta para ellos. El tiem­po pasa, y no solo la casa de la fami­lia Mama­ni se des­gas­ta. Oscar falle­ció de un derra­me cere­bral, duran­te la ela­bo­ra­ción de este repor­ta­je, y sus veci­nos rue­gan que las pare­des no se les cai­gan encima.

Foto: Puer­to de Chan­cay. Un pro­yec­to que está com­pli­can­do a cien­tos de per­so­nas (Ima­gen: Les­lie Moreno Custodio)

Fuen­te: https://​dia​lo​go​chino​.net/​e​s​/​i​n​f​r​a​e​s​t​r​u​c​t​u​r​a​-​e​s​/​4​3​2​2​8​-​c​h​a​n​c​a​y​-​e​l​-​m​e​g​a​p​u​e​r​t​o​-​p​e​r​u​a​n​o​-​q​u​e​-​h​a​c​e​-​t​e​m​b​l​a​r​-​a​-​u​n​-​p​u​e​b​lo/, Rebe­lión.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *