Colom­bia. ¿Cuán­tos muer­tos tie­ne que haber para que Duque res­pe­te los DDHH?

Por Pie­ri­na Pon­ce. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 de mayo de 2021.

Sin la Copa Amé­ri­ca el gobierno se que­dó sin el dis­trac­tor per­fec­to para diluir las mani­fes­ta­cio­nes que ya por varias sema­nas se toman las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país y que han con­se­gui­do la renun­cia de minis­tros y el reti­ro de pro­yec­tos de ley, impor­tan­tes para el gobierno, pero noci­vos para la ciudadanía.

Ade­más, tum­ba­ron la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial de la vice­pre­si­den­ta y han logra­do cap­tar la aten­ción de medios y orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les que denun­cian el exce­si­vo uso de la fuer­za poli­cial y mili­tar. Por des­gra­cia, como es ley en un país vio­len­to, la rebe­lión se paga con muer­tos, que siem­pre los pone el pueblo.

Aho­ra sin cor­ti­nas de humo que des­víen la aten­ción a otros temas, el gobierno ape­la­rá al des­gas­te de las mani­fes­ta­cio­nes pací­fi­cas, a que la gen­te se abu­rra y los de la pri­me­ra línea pier­dan len­ta­men­te el apo­yo ciu­da­dano por físi­co ago­ta­mien­to, mien­tras sigue con su dis­cur­so de cul­par del des­con­ten­to al cas­tro­cha­vis­mo, las disi­den­cias, Madu­ro, la izquier­da y todos esos agi­ta­do­res que ya cono­ce­mos; des­co­no­cien­do que este esta­lli­do que hoy expe­ri­men­ta el país no le per­te­ne­ce a nin­gún polí­ti­co, no son los par­ti­dos los que están en la calle, es la gen­te de a pie, la que se can­só y la que ya no tie­ne mie­do, por­que por la fal­ta de opor­tu­ni­da­des exis­ten­te en Colom­bia no tie­nen nada que perder.

Ante la sor­de­ra del gobierno, que está más enfo­ca­do en inven­tar enemi­gos que en escu­char lo que la calle gri­ta, cabe pre­gun­tar­se: ¿qué más se nece­si­ta?, ¿cuán­tos muer­tos más tie­ne que haber para que de una bue­na vez los que están al man­do entien­dan que es hora de poner en el cen­tro de la dis­cu­sión públi­ca los pro­ble­mas estruc­tu­ra­les que afec­tan a los colom­bia­nos (como la corrup­ción, la des­igual­dad, la pobre­za, la fal­ta de acce­sos a ser­vi­cios bási­cos y de opor­tu­ni­da­des, los ase­si­na­tos y el aban­dono del Esta­do en algu­nas zonas del país, entre muchos otros)?

Está cla­ro que estos pro­ble­mas que veni­mos arras­tran­do por déca­das no se solu­cio­nan de un día para otro. Pero esta es una opor­tu­ni­dad para que la socie­dad se orga­ni­ce en torno a sus legí­ti­mas deman­das y tome un rol acti­vo en la democracia.

De nada sir­ve que hoy mar­chen y en las elec­cio­nes no voten o peor aún ven­dan el voto. Aun­que parez­can obvie­da­des y sue­ne a dis­co raya­do, si segui­mos eli­gien­do gober­nan­tes que solo apa­re­cen cuan­do están en cam­pa­ña, que no repre­sen­tan y no cono­cen la reali­dad de la mayo­ría de los colom­bia­nos, las bre­chas socia­les con­ti­nua­rán pro­fun­di­zán­do­se, habrá razo­nes de sobra para pro­tes­tar y los esta­lli­dos socia­les serán una constante

27 de mayo de 2021

Aden­dum:

Alfre­do Mon­dra­gón agrega:

En los últi­mos días se ha recor­da­do la esce­na de la pelí­cu­la “La Caí­da”, o Der Unter­gang por su títu­lo ori­gi­nal. Y aun­que ha sido uti­li­za­da des­de las mar­chas de estu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios en el 2011, hoy vuel­ve a tomar vue­lo y mayor sig­ni­fi­ca­do gra­cias a la paro­dia de Juan­pis Gon­zá­lez, que recrea el momen­to en que el füh­rer es infor­ma­do por sus lugar­te­nien­tes que ha sido derro­ta­do, entran­do en cóle­ra absoluta.

De la pro­duc­ción cine­ma­to­grá­fi­ca en men­ción tam­bién se recuer­da un frag­men­to des­ga­rra­dor. En medio del feroz bom­bar­deo en Ber­lín, Hitler deci­de salir de su bún­ker para “con­de­co­rar” por su “nacio­na­lis­mo” a niños que eran uti­li­za­dos como car­ne de cañón en medio de la con­fron­ta­ción mili­tar. En el film que retra­ta el hun­di­mien­to del ter­cer reich, el líder se afe­rra al poder y la vio­len­cia has­ta las últi­mas consecuencias.

En Colom­bia más allá de la paro­dia y la fic­ción, pode­mos estar asis­tien­do a la caí­da del uri­bis­mo, pro­yec­to polí­ti­co que empe­zó su hege­mo­nía hace dos déca­das con la “segu­ri­dad demo­crá­ti­ca”. En el 2002, Álva­ro Uri­be Vélez arra­só en pri­me­ra vuel­ta obte­nien­do el 54,35 % del total de la vota­ción. Fue­ron enton­ces 5.862.655 de colom­bia­nos que vota­ron por la pro­me­sa de derro­tar aquel “enemi­go común”, el terro­ris­mo que ame­na­za­ba las ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­ca­men­te constituidas.

Este pro­yec­to que con­tó con la asis­ten­cia mili­tar nor­te­ame­ri­ca­na, la una­ni­mi­dad del blo­que del poder nacio­nal, mayo­rías en el empre­sa­ria­do, las fuer­zas mili­ta­res, medios de comu­ni­ca­ción, igle­sias, el Con­gre­so de la Repú­bli­ca, entes de con­trol y las altas Cor­tes, lo lle­vó a modi­fi­car la Cons­ti­tu­ción Polí­ti­ca de Colom­bia, para poder pre­sen­tar­se a una segun­da elec­ción. En el 2006, obtu­vo el 62.52 % del total de los votos, en esa oca­sión fue­ron 7.397.835 colom­bia­nos los que reeli­gie­ron la pro­me­sa de encon­trar solu­ción a los pro­ble­mas de la nación por la vía militar.

Sin duda algu­na fue un octe­nio que dejó una este­la de terror. La cri­mi­na­li­za­ción de la pro­tes­ta social, agu­di­za­ción de la repre­sión y vio­la­cio­nes de los Dere­chos Huma­nos fue­ron una constante.

Duran­te ese perio­do, Colom­bia se cons­ti­tu­yó en uno de los paí­ses más peli­gro­sos para ejer­cer el sin­di­ca­lis­mo, de acuer­do a los infor­mes anua­les de la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT). Por su par­te, la Juris­dic­ción Espe­cial para la Paz (JEP) ha infor­ma­do que entre el perio­do 2002 – 2008 “por lo menos 6.402 per­so­nas fue­ron eje­cu­ta­das extra­ju­di­cial­men­te (ase­si­na­das) para ser pre­sen­ta­das como gue­rri­lle­ros dados de baja en com­ba­te, en todo el terri­to­rio nacio­nal», en lo que se ha cono­ci­do con el eufe­mis­mo de “fal­sos positivos”.

Este pro­yec­to polí­ti­co que con­tó en el pasa­do con el favor de la pobla­ción se encuen­tra en pleno hun­di­mien­to. De acuer­do a la encues­ta de Iva­mer Poll publi­ca­da el lunes 24 de mayo del 2021, la des­fa­vo­ra­bi­li­dad de Álva­ro Uri­be Vélez es del 73%.

La deba­cle se expre­sa en medios gobier­nis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos como CNN, cuan­do uno de sus perio­dis­tas lo con­fron­ta: “muchos colom­bia­nos y colom­bia­nas se sien­ten ofen­di­dos por su retó­ri­ca”, refi­rién­do­se a un trino que fue eli­mi­na­do por Twit­ter en que alen­ta­ba a la fuer­za públi­ca a dis­pa­rar en con­tra de los mani­fes­tan­tes del paro nacio­nal, pro­vo­can­do la ira de Uri­be. Días des­pués, en este mis­mo canal, el pre­si­den­te Duque fue impug­na­do como “títe­re de Uribe”.

En la actua­li­dad el blo­que de poder nacio­nal que se encuen­tra frag­men­ta­do cada vez toma más dis­tan­cia de Uri­be. Bus­can­do en el cen­tro polí­ti­co, si es que exis­te en la nue­va reali­dad colom­bia­na, las posi­bi­li­da­des de enviar un men­sa­je de cam­bio a la socie­dad, pero en el cual el sta­tu quo se con­ser­ve. En las fuer­zas mili­ta­res se comien­zan a expre­sar algu­nas fisuras.

En este con­tex­to, el direc­tor gene­ral de la Arma­da, el con­tral­mi­ran­te Juan Fran­cis­co Herre­ra, sale por dife­ren­cias con el pre­si­den­te Duque en rela­ción con la pro­tec­ción del ter­mi­nal por­tua­rio en Bue­na­ven­tu­ra. Es evi­den­te que se pre­ten­día pro­fun­di­zar el caos. El gabi­ne­te hace agua. El alto comi­sio­na­do Miguel Ceba­llos sale expre­san­do dife­ren­cias con la intro­mi­sión de Uri­be en las fun­cio­nes pro­pias de su cargo.

En medio de la caí­da, la redu­ci­da fac­ción del uri­bis­mo se afe­rra deses­pe­ra­da­men­te al poder y la vio­len­cia. Pre­ten­den esta­ble­cer un esta­do de mie­do y caos en las ciu­da­des, esti­mu­lan­do la con­fron­ta­ción arma­da en lo urbano, y para eso nece­si­tan una gue­rra urba­na y mucha publicidad.

El pro­pó­si­to es apa­re­cer nue­va­men­te como sal­va­do­res con el can­di­da­to del que diga Uri­be. Hoy, el blo­que de poder bus­ca afa­no­sa­men­te su can­di­da­tu­ra en el “cen­tro” des­mar­cán­do­se de Uri­be, para com­pe­tir­le a Petro. Lo cier­to es que Uri­be no se encuen­tra en el cen­tro de la ecua­ción como hace 20 años.

Un gru­po de jóve­nes pin­ta las calles del barrio Ver­be­nal como pro­tes­ta por la muer­te de mani­fes­tan­tes en Bogo­tá. (Car­los Orte­ga /​EFE)

Fuen­tes: PaCo­COL y Las 2 orillas

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *