Méxi­co. Que­re­mos per­ma­ne­cer en red des­pués de la gira zapa­tis­ta: colec­ti­vos de Grecia

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de mayo de 2021

La lucha zapa­tis­ta, tan­to sus pala­bras como sus silen­cios, han sido una fuen­te de ins­pi­ra­ción cons­tan­te para noso­tros des­de 1994, es por esa razón que nos hemos soli­da­ri­za­do con ellos y ellas duran­te todos estos años, y es por eso tam­bién, que espe­ra­mos esta «inva­sión» duran­te mucho tiem­po. Los miem­bros más jóve­nes par­ti­ci­pan en el Via­je por la vida, lo con­si­de­ran tam­bién como su pro­pio via­je, quie­ren cono­cer a [email protected] zapa­tis­tas y com­par­tir sus luchas, sus com­ba­tes y sus hori­zon­tes. Podría­mos decir que nues­tra invi­ta­ción es una res­pues­ta evi­den­te al desa­fío zapa­tis­ta: una opor­tu­ni­dad para releer su his­to­ria, para cons­truir sobre lo que han cons­trui­do, para ins­pi­rar­nos de nue­vo y tejer redes entre [email protected]

La coor­di­na­ción local de Tesalónica‒Calcídica par­ti­ci­pa en la orga­ni­za­ción del Via­je por la vida, no sólo para poner en evi­den­cia las luchas de un lado del Atlán­ti­co y del otro, sino para abrir en el espa­cio públi­co, en el diá­lo­go y la acción, todos los aspec­tos de la vida y su cons­truc­ción des­de aba­jo. Que­re­mos dar a cono­cer los prin­ci­pios y la for­ma de orga­ni­za­ción de los zapa­tis­tas a más per­so­nas, y con­se­guir “algo sen­ci­llo”: abrir cami­nos don­de no exis­ten y hacer posi­ble lo impo­si­ble. Tal vez tam­bién logre­mos algo más difí­cil: per­ma­ne­cer des­pués del via­je y trans­for­mar en herra­mien­tas de lucha las redes que se for­ma­ron para la coor­di­na­ción de la travesía.

Para la recep­ción de los y las zapa­tis­tas se for­ma­ron ocho coor­di­na­do­res loca­les por par­te de gru­pos, colec­ti­vos e indi­vi­duos, coor­di­na­do­res temá­ti­cos, sobre las luchas de las muje­res y queer, por la Tie­rra y la Liber­tad, la salud, la edu­ca­ción, la auto­no­mía, el auto­go­bierno, la cul­tu­ra, la auto­ges­tión de los tra­ba­ja­do­res y la otra eco­no­mía. Todos estos coor­di­na­do­res (loca­les y temá­ti­cos) con­for­man la Coor­di­na­do­ra Pan­he­lé­ni­ca, que fun­cio­na con una asam­blea hori­zon­tal de [email protected] y a tra­vés de la asam­blea se toman las deci­sio­nes cla­ves sobre cómo avan­zar. Tam­bién, a nivel nacio­nal hay tres gru­pos de tra­ba­jo encar­ga­dos de la comu­ni­ca­ción, las finan­zas y la agenda.

Pero lo más impor­tan­te para la recep­ción de los compañ[email protected] es el hecho de que se están rea­li­zan­do varios even­tos abier­tos para cono­cer aspec­tos del zapa­tis­mo en todos los terri­to­rios de resis­ten­cia en nues­tra geografía.

Nos pare­ce impor­tan­te agre­gar que hoy día, la pre­pa­ra­ción para la aco­gi­da de los zapa­tis­tas invo­lu­cra a un amplio aba­ni­co de colec­ti­vi­da­des en casi toda la geo­gra­fía lla­ma­da Gre­cia, mucho más amplio que los gru­pos de soli­da­ri­dad con la lucha zapa­tis­ta, (que por supues­to tuvie­ron la ini­cia­ti­va de con­vo­car este encuen­tro y die­ron el impul­so para que nacie­ra la coor­di­na­do­ra pan­he­lé­ni­ca). En este momen­to, per­so­nas que par­ti­ci­pan acti­va­men­te en casi todas las luchas peque­ñas o más gran­des que tie­nen lugar en nues­tra geo­gra­fía, se pre­pa­ran ‑con ale­gría- para encon­trar­se con [email protected] [email protected] y her­ma­nas zapa­tis­tas.

La Coor­di­na­do­ra Tesa­ló­ni­ca – Cal­cí­di­ca, de la cual for­ma­mos par­te, es una red de colec­ti­vos crea­da en noviem­bre de 2020 para aco­ger a [email protected] compañ[email protected] zapa­tis­tas en nues­tra geo­gra­fía y com­par­tir con [email protected] nues­tras luchas, dolo­res y espe­ran­zas. En esta red par­ti­ci­pan de for­ma hori­zon­tal 33 colec­ti­vos, orga­ni­za­cio­nes y gru­pos polí­ti­cos, oku­pas, cen­tros socia­les, pro­yec­tos en el ámbi­to de la salud, la edu­ca­ción, la auto­ges­tión del tra­ba­jo, el depor­te, la infor­ma­ción alter­na­ti­va y colec­ti­vos edi­to­ria­les, que for­man par­te del movi­mien­to anar­quis­ta, anti­au­to­ri­ta­rio, liber­ta­rio y anti­ca­pi­ta­lis­ta más amplio de nues­tra región. Como Coor­di­na­do­ra local de Tesa­ló­ni­ca-Cal­cí­di­ca par­ti­ci­pa­mos en la Coor­di­na­ción Pan­he­lé­ni­ca por el via­je Zapatista.

Duran­te los últi­mos años, como Coor­di­na­do­ra hemos par­ti­ci­pa­do en varias luchas de nues­tra región, entre ellas, la defen­sa de la tie­rra, como la que se desa­rro­lla en el bos­que de Skou­ries en Cal­cí­di­ca. Se tra­ta de la resis­ten­cia con­tra una mina de oro a cie­lo abier­to y una plan­ta de pro­ce­sa­mien­to de la empre­sa “Eldo­ra­do Gold Cor­po­ra­tion” de Cana­dá. Es una lucha emble­má­ti­ca a nivel nacio­nal para quie­nes esta­mos en con­tra del saqueo de la natu­ra­le­za y quie­nes sabe­mos que tras la pala­bra “inver­sión”, se escon­de el saqueo. Ade­más, a nivel euro­peo nos hemos suma­do a las luchas de «No Tav» y «ZAD».

Tam­bién acom­pa­ña­mos al movi­mien­to estu­dian­til con­tra el auto­ri­ta­ris­mo y la pri­va­ti­za­ción de la uni­ver­si­dad en Tesa­ló­ni­ca, el cual logró fre­nar el inten­to del Esta­do de con­tro­lar el terri­to­rio uni­ver­si­ta­rio ins­ta­lan­do en el cam­pus la poli­cía uni­ver­si­ta­ria en mar­zo de 2021. Gra­cias a las mani­fes­ta­cio­nes estu­dian­ti­les, el cam­pus uni­ver­si­ta­rio pasó de ser un lugar ame­na­za­do por la poli­cía, a un espa­cio re-apro­pia­do de acción y encuen­tro colectivo.

Los colec­ti­vos de la coor­di­na­do­ra apo­yan las luchas de per­so­nas migran­tes por la liber­tad y la dig­ni­dad, con­tra el con­fi­na­mien­to y la exclu­sión. Ade­más, exis­ten gru­pos que tie­nen como prio­ri­dad el esta­ble­ci­mien­to de rela­cio­nes direc­tas con las per­so­nas migran­tes a tra­vés de las luchas comu­nes por el acce­so a los bie­nes públi­cos como la salud, la edu­ca­ción, la vivien­da, etc.

Ade­más, miem­bros de la coor­di­na­do­ra par­ti­ci­pan en un aba­ni­co de luchas por la auto­or­ga­ni­za­ción y la auto­no­mía en todos los aspec­tos de la vida, tales como los tra­ba­ja­do­res de la fábri­ca recu­pe­ra­da VIOME, don­de se pro­du­cen deter­gen­tes y jabo­nes natu­ra­les y fue aban­do­na­da por sus due­ños en junio de 2011, a raíz del via­je zapa­tis­ta toma­ron la ini­cia­ti­va de for­mar la coor­di­na­ción temá­ti­ca para la auto­ges­tión y armar una nue­va red de pro­yec­tos coope­ra­ti­vos; así como ini­cia­ti­vas de edu­ca­ción liber­ta­ria como el pro­yec­to peda­gó­gi­co auto­or­ga­ni­za­do “El peque­ño árbol que se con­ver­ti­rá en bos­que», lan­za­do por un gru­po de niñ@s, padres y edu­ca­do­res. Asi­mis­mo, cla­ses de auto­for­ma­ción en espa­cios ocu­pa­dos y cen­tros socia­les; la orga­ni­za­ción de la con­tra­in­for­ma­ción para la infor­ma­ción y la comu­ni­ca­ción inde­pen­dien­tes (info­li­bre, alterthess); las redes de soli­da­ri­dad social que se for­ma­ron tan­to duran­te el perio­do del ata­que capi­ta­lis­ta de 2010 lla­ma­do «cri­sis de la deu­da» (coci­nas colec­ti­vas, far­ma­cias-clí­ni­cas socia­les) como duran­te el perio­do de la pandemia.

Tam­bién for­ma­mos par­te de pro­yec­tos de auto­or­ga­ni­za­ción en el ámbi­to de salud, como el Gru­po de Salud Men­tal – covid-19: Soli­da­ri­dad que se creó como un esfuer­zo de res­pues­ta acti­va y resis­ten­cia colec­ti­va a la expe­rien­cia del encar­ce­la­mien­to y sus impli­ca­cio­nes debi­do a la cua­ren­te­na gene­ra­li­za­da; y pro­yec­tos auto­ges­tio­na­dos en el ámbi­to del depor­te y la defen­sa personal.

Como mili­tan­tes en esta región esta­mos fren­te al desa­fío exi­gen­te de luchar con­tra el nacio­na­lis­mo y el mili­ta­ris­mo cuyo papel en Gre­cia, así como en la región de los Bal­ca­nes en gene­ral, es deci­si­vo. El nacio­na­lis­mo y mili­ta­ris­mo se ponen en evi­den­cia en el hecho de que: (a) nues­tro terri­to­rio es uno de los pocos paí­ses de Euro­pa en los que sigue exis­tien­do el ser­vi­cio mili­tar obli­ga­to­rio (cuya dura­ción inclu­so se ha incre­men­ta­do recien­te­men­te); (b) se man­tie­ne cons­tan­te­men­te un cli­ma de posi­ble con­fron­ta­ción béli­ca (al ser­vi­cio de los anta­go­nis­mos trans­na­cio­na­les); y © exis­te una cons­tan­te polí­ti­ca expan­si­va del capi­ta­lis­mo grie­go en los Bal­ca­nes, que se evi­den­cia tan­to en las obras de las empre­sas de intere­ses grie­gos, como en la explo­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res migran­tes de los paí­ses bal­cá­ni­cos, pero tam­bién en una agre­si­va retó­ri­ca nacio­na­lis­ta. Espe­cial­men­te esta últi­ma lle­gó al máxi­mo en los años 2018 – 2019, con moti­vo del «nom­bre de Mace­do­nia», un hecho que se vivió con inten­si­dad enor­me en nues­tra región y que cul­mi­nó con la que­ma de la oku­pa Liber­ta­tia duran­te una con­cen­tra­ción masi­va de gru­pos de dere­cha y ultra dere­cha. Cabe decir que, con el tra­ba­jo colec­ti­vo y el apo­yo eco­nó­mi­co de los movi­mien­tos, se recons­tru­yó de nue­vo el techo y se sigue recons­tru­yen­do y recu­pe­ran­do el espa­cio de la okupa.

La pan­de­mia no afec­tó de la mis­ma mane­ra a los dis­tin­tos gru­pos de la socie­dad. La vida de los migran­tes se ha agra­va­do muchí­si­mo, ade­más, las auto­ri­da­des han uti­li­za­do la pan­de­mia como pre­tex­to para res­trin­gir aún más su liber­tad y excluir­los: encie­rros per­ma­nen­tes en los cam­pa­men­tos ‒que poco a poco se van trans­for­man­do en cam­pa­men­tos cerrados‒, exclu­sión de los niños migran­tes a la edu­ca­ción, secues­tros de migran­tes inclu­so en el cen­tro de las ciu­da­des y su «repa­tria­ción» de mane­ra brutal.

La vida de los sin techo empeo­ró tam­bién por­que se redu­je­ron los sitios de comi­da y no había acce­so a los ser­vi­cios higié­ni­cos. Por supues­to no exis­tía la posi­bi­li­dad de “que­dar­se en casa y lavar­se las manos” como decían los esló­ga­nes del gobierno. Por si fue­ra poco, los sin techo fue­ron mul­ta­dos por «movi­mien­to inne­ce­sa­rio». Se aumen­tó la inse­gu­ri­dad labo­ral y se empeo­ra­ron las con­di­cio­nes de super­vi­ven­cia de los tra­ba­ja­do­res en negro o de los jornaleros.

Ade­más, se aumen­tó la vio­len­cia domés­ti­ca de géne­ro, sobre todo con­tra las muje­res migran­tes. Esta con­di­ción sigue per­ma­ne­cien­do para las muje­res migran­tes, ya que las medi­das «anti-covid» nun­ca deja­ron de apli­car­se a las muje­res y hom­bres migrantes.

Las con­di­cio­nes en las pri­sio­nes se han agra­va­do enor­me­men­te mien­tras se sus­pen­die­ron las visi­tas de [email protected] fami­lia­res y las medi­das de pro­tec­ción casi no exis­ten. La repre­sión y los ata­ques a los luga­res de lucha fue­ron una polí­ti­ca inter­na cen­tral del gobierno. Ade­más de las agre­sio­nes a los migran­tes, se hicie­ron des­alo­jos de oku­pas y cor­ta­ron el sumi­nis­tro eléc­tri­co de la fábri­ca recu­pe­ra­da “VIOME”.

Tam­bién, se agra­vó la vida de los invi­si­bles del encie­rro per­ma­nen­te, la vida de los enfer­mos men­ta­les, [email protected] [email protected] del mapa de la dig­ni­dad huma­na, que siguen vivien­do sin que se les pro­por­cio­nen las medi­das bási­cas de pro­tec­ción. Su gri­to pro­pio y cró­ni­co por el esta­tus de exclui­do, que sufren más que cual­quier otro gru­po social, se ha hecho eco (sin reu­nir­se, para ser sin­ce­ros) de las voces de [email protected] [email protected] que se resis­tie­ron a la ges­tión estatal/​guerrera de la pan­de­mia con sus decre­tos mili­ta­res y prohibiciones.

En noviem­bre-diciem­bre de 2020 tuvi­mos una inten­si­fi­ca­ción de la repre­sión en nom­bre de la pro­tec­ción por el covid (prohi­bi­ción de las mar­chas, reu­nión has­ta 3 per­so­nas, mul­tas masi­vas, etc.). En res­pues­ta a todo esto, hubo mar­chas no anun­cia­das y auto­ri­za­das, que se con­ti­nua­ron y se inten­si­fi­ca­ron en el 2021. En la pri­ma­ve­ra de 2021, una com­bi­na­ción de movi­li­za­cio­nes masi­vas y mili­tan­tes con dife­ren­tes temá­ti­cas (que con­ver­gen en la resis­ten­cia al auto­ri­ta­ris­mo esta­tal) levan­tan, por el momen­to, una barre­ra con­tra los ata­ques de la represión.

FUENTE: des­IN­for­me­mo­nos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *