Pen­sa­mien­to crí­ti­co. La cri­sis laten­te en la fron­te­ra colombo-panameña

Por Nils Cas­tro. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de mayo de 2021.

El hete­ro­gé­neo flu­jo migra­to­rio que ingre­sa a Pana­má a tra­vés de la fron­te­ra con Colom­bia tien­de a con­ti­nuar y cre­cer. Pese a la dure­za y leta­li­dad de los tri­llos que pene­tran al terri­to­rio pana­me­ño a tra­vés de la sel­va, es pre­vi­si­ble que el tama­ño, mor­bi­li­dad, secue­las per­ju­di­cia­les y cos­tos de aten­ción a ese dra­ma humano segui­rán incrementándose.

Colom­bia reci­be esos migran­tes de múl­ti­ples orí­ge­nes ‑‑asiá­ti­cos, afri­ca­nos y caribeños‑‑, a tra­vés de diver­sas vías y fron­te­ras terres­tres, flu­via­les y marí­ti­mas. Pese a que las auto­ri­da­des de ese país ejer­cen un débil con­trol y segui­mien­to de ese flu­jo, en su terri­to­rio ese pro­ble­ma no suma un nivel crí­ti­co, por­que el mis­mo acto segui­do migra a Panamá.

Pero ahí con­clu­ye esa opción. Aun­que los migran­tes no pre­ten­den que­dar­se en este país, las fron­te­ras de Cos­ta Rica y Nica­ra­gua ‑‑mucho más controlables‑‑ están cerra­das a su paso. Es en Pana­má don­de se acu­mu­la su masa, su com­ple­ji­dad y el ries­go de con­duc­tas inde­sea­bles. Su even­tual con­ver­sión en pobla­ción pro­duc­ti­va es míni­ma: esta no es su meta.

La alter­na­ti­va de clau­su­rar la fron­te­ra con Colom­bia al ingre­so de inmi­gra­ción irre­gu­lar es poco rea­lis­ta. Las rutas que sur­can el Tapón del Darién varían a tra­vés de 575 mil kiló­me­tros cua­dra­dos de mon­ta­ñas y la sel­va, una de las más llu­vio­sas del mun­do. Aun­que Pana­má ha incre­men­ta­do el con­trol de su par­te del área fron­te­ri­za, no cabe decir lo mis­mo del lado colom­biano. Y es de aquel lado don­de radi­ca el grue­so de las orga­ni­za­cio­nes y gru­pos ile­ga­les que tra­fi­can dro­gas y migrantes.

Ade­más, hay razo­nes huma­ni­ta­rias que Pana­má no pue­de elu­dir: tras sufrir la inhós­pi­ta tra­ve­sía y de ser saquea­dos y veja­dos por ban­di­dos y “coyo­tes”, esos miles de migran­tes arri­ban a modes­tas aldeas pana­me­ñas en con­di­cio­nes físi­cas, sani­ta­rias y eco­nó­mi­cas pre­ca­rias ‑‑muchos sin iden­ti­fi­ca­ción confiable‑‑, apar­te de un núme­ro inde­ter­mi­na­do que mue­re sin sepul­tu­ra a uno y otro lado de la frontera.

Para Pana­má, tra­tar estos pro­ble­mas bila­te­ral­men­te con Colom­bia, en sus dimen­sio­nes polí­ti­ca, migra­to­ria, huma­ni­ta­ria, sani­ta­ria y de segu­ri­dad, es indis­pen­sa­ble por prin­ci­pio y, ade­más, nece­sa­rio para sen­tar pre­ce­den­te. En este sen­ti­do, las accio­nes ini­cia­les de la Can­ci­lle­ría pana­me­ña han sido correc­tas. No obs­tan­te, en tér­mi­nos de sus resul­ta­dos prác­ti­cos, ello aún es insu­fi­cien­te y pro­ba­ble­men­te ten­drá esca­sos resultados.

Hace pocos años, cuan­do en la zona limí­tro­fe hubo acti­vi­da­des gue­rri­lle­ras, Colom­bia soli­ci­tó coope­ra­ción pana­me­ña en mate­ria de segu­ri­dad, y se le dio efi­caz­men­te. Pero el pro­ble­ma migra­to­rio es de otro géne­ro y para las auto­ri­da­des colom­bia­nas no revis­te esa prio­ri­dad. El trá­fi­co de migran­tes civi­les no es simi­lar­men­te avis­ta­do ni fis­ca­li­za­do y, en la prác­ti­ca ‑‑aun­que no se diga‑‑, le des­aho­ga un pro­ble­ma a aquel país. Por las vías ocul­tas del “tapón” darie­ni­ta siguen entran­do no menos de 80 adul­tos y niños sobre­vi­vien­tes por día.

Pana­má solo podrá resol­ver efec­ti­va­men­te este pro­ble­ma hacién­do­lo de amplio domino públi­co e inter­na­cio­na­li­zán­do­lo. Como tema de alto inte­rés perio­dís­ti­co, es pre­ci­so hacer­lo cono­cer a esca­la regio­nal y glo­bal, y lle­var­lo a deba­te en los foros inter­na­cio­na­les per­ti­nen­tes. Entre otras cosas, hacer­lo sen­tir en la agen­da de la OEA y visi­bi­li­zar­lo en la ONU y sus orga­nis­mos especializados.

En la his­to­ria de Pana­má ‑‑país peque­ño situa­do en una ubi­ca­ción estra­té­gi­ca tan codiciada‑‑, cada pro­ble­ma nacio­nal de esa enver­ga­du­ra solo se ha resuel­to al dar­le rele­van­cia mun­dial (como en enero de 1964 o duran­te la nego­cia­ción de los Torrijos‑Carter). En el pre­sen­te caso, en bus­ca de que, con coope­ra­ción inter­na­cio­nal, la vigi­lan­cia y con­trol del terri­to­rio fron­te­ri­zo tam­bién se ejer­zan del lado colom­biano, con soli­da­ria coor­di­na­ción bina­cio­nal. Y, asi­mis­mo, para que la agen­da polí­ti­ca y judi­cial colom­bia­na le dé prio­ri­dad a la per­se­cu­ción de las orga­ni­za­cio­nes y acti­vi­da­des del trá­fi­co migratorio.

Fuen­te: Rebelión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *