Car­ta Abier­ta A Duque – farc​-ep​.net

Nos diri­gi­mos a usted, señor Duque, como deter­mi­na­dor del ase­si­na­to de Jesús San­trich, el invi­den­te que mira­ba con los ojos del alma, prin­ci­pal cons­truc­tor insur­gen­te del Acuer­do de Paz de La Haba­na. Que­ría­mos decir­le que su odio a la paz, y su inten­to vano de encon­trar una tabla de sal­va­ción en el nau­fra­gio de su mal gobierno a tra­vés de un cri­men polí­ti­co, no le ser­vi­rán de nada para alcan­zar la orilla.

Usted, señor Duque, orde­nó a la Fuer­za Públi­ca dar de baja a San­trich por haber denun­cia­do su escan­da­lo­sa alian­za con el Ñeñe Her­nán­dez, el mafio­so que logró que usted se sen­ta­ra en el solio pre­si­den­cial gra­cias a la reco­lec­ción de dine­ro entre nar­co­tra­fi­can­tes para finan­ciar su cam­pa­ña. Su con­tro­ver­sia con San­trich ter­mi­nó en un due­lo ver­bal con ora­cio­nes en latín que lla­ma­ron la aten­ción del país. ¿Recuer­da? En el caso de la Ñeñe Polí­ti­ca, su cóm­pli­ce el Fis­cal Bar­bo­sa, pre­fie­re cerrar los ojos fren­te al deli­to y no des­atar nin­gu­na acción judi­cial. Su pre­si­den­cia no tie­ne legi­ti­mi­dad. Apro­ve­che aho­ra que el pue­blo está hir­vien­do de indig­na­ción en las calles, y váya­se. Esta insu­rrec­ción, esta resis­ten­cia de Colom­bia, no habría explo­ta­do si usted hubie­se res­pe­ta­do el Acuer­do de Paz. El incen­dio que con­su­me a Colom­bia no lo apa­ga­rá el fue­go de los fusi­les de Zapa­tei­ro y Var­gas, ni lo apla­ca­rá el ase­si­na­to de Santrich.

Y cla­ro, no sola­men­te usted ame­na­zó de muer­te al nego­cia­dor de paz. Tam­bién lo hicie­ron el señor Rafael Gua­rín y Molano, el minis­tri­llo de Defen­sa. No inven­ten aho­ra cuen­tos deli­ran­tes de fan­ta­sía para enga­ñar a la gen­te, como ese, de que a San­trich lo ase­si­na­ron las disi­den­cias. ¿Des­de cuan­do las disi­den­cias tie­nen heli­cóp­te­ros para extraer a sus coman­dos de zonas de ope­ra­cio­nes? Muy sos­pe­cho­so que, unos días antes, el magis­tra­do de la Cor­te, Ger­son Cha­ve­rra, igno­ran­do el ya des­en­mas­ca­ra­do mon­ta­je de la DEA, la Fis­ca­lía y la emba­ja­da grin­ga con­tra San­trich, emi­ta con­cep­to favo­ra­ble a su extra­di­ción. No sub­es­ti­men la inte­li­gen­cia de los colombianos.

Ya no des­in­for­men a tra­vés de supues­tos infor­mes de inte­li­gen­cia. Ya no tapen más. uste­des crea­ron la fuer­za espe­cial inte­gra­da por 5 coman­dos del ejér­ci­to y 3 ex com­ba­tien­tes cono­ce­do­res del área, con los que ela­bo­ra­ron el plan y la tram­pa para ase­si­nar a Santrich.

Final­men­te, señor Duque, ¿Qué bus­ca­ban uste­des al cer­ce­nar el dedo meñi­que de la mano izquier­da del gue­rri­lle­ro? ¿Tener una prue­ba de su ase­si­na­to? Francamente…

A tra­vés de esta misi­va infor­ma­mos al pue­blo de Colom­bia que, los res­tos de San­trich están sem­bra­dos en la mon­ta­ña y la cer­te­za nos dice que un día no lejano des­can­sa­rán y serán vene­ra­dos en el mau­so­leo de la patria.

FARC-EP

Segun­da Mar­que­ta­liaMayo 22 de 2021

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.