Argen­ti­na. Andal­ga­lá: con­ju­rar el agua y la memoria

Por Débo­ra Cerut­ti, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de mayo de 2021.

En Cata­mar­ca, el pue­blo resis­te en las calles con­tra la ins­ta­la­ción del pro­yec­to MARA (Mine­ra Alum­bre­ra-Agua Rica), a pesar de la pan­de­mia, la repre­sión y la cri­mi­na­li­za­ción de les asam­bleis­tas socio­am­bien­ta­les. La lucha en defen­sa del agua tie­ne una his­to­ria de más de dos déca­das en la pro­vin­cia. Débo­ra Cerut­ti y Nata­lia Roca fue­ron a Andal­ga­lá para retra­tar la his­to­ria de las muje­res que ponen el cuer­po con­tra el extractivismo.

En las noches de Cha­quia­go, Andal­ga­lá, la vía lác­tea nos abra­za. Las estre­llas pare­cen caer­se de sus gala­xias sobre El Alga­rro­bo, sobre el camino, sobre noso­tras. Entre la fuga­ci­dad del infi­ni­to y el camino hacia el cerro Acon­qui­ja. Allí, en el cen­tro del uni­ver­so, se da la lucha. Un gri­to de resis­ten­cia que sale de cada cuer­po, de cada cami­na­ta que se rea­li­zan los días sába­do des­de hace más de 10 años de mane­ra inin­te­rrum­pi­da. Las voces de cin­co per­so­nas se tejen en este rela­to. No hay pan­de­mia, repre­sio­nes, alla­na­mien­tos ni deten­cio­nes que impi­dan el andar de un pue­blo en lucha.

I.

“No es que no tene­mos mie­do, pero tene­mos cora­je”, dice Isadora.

Isa­do­ra tie­ne 24 años, dos tren­zas y una son­ri­sa que le dibu­ja un peque­ño mor­te­ro en una de sus meji­llas. Un hue­qui­to pare­ci­do a esos que están ahí, en las pie­dras, des­de hace tiem­pos incal­cu­la­bles y que se con­vier­ten por las noches en obser­va­to­rios de las estre­llas. Isa­do­ra nos dice que ella no se sumó a la lucha, sino que la mamó. Fue par­te del jugo que tomó para cre­cer. El cerro esta­ba en peli­gro y había que salir a defen­der­lo, para que lo dejen en paz, para que lo dejen tran­qui­lo y para poder tomar el agua que vie­ne de ahí. Des­de muy peque­ña empe­zó a cami­nar alre­de­dor de la pla­za de Andal­ga­lá jun­to a su mamá Ana y su papá Aldo. La pri­me­ra vez la lle­va­ron, la segun­da vez dijo “vamos”. Opo­ner­se a los pro­yec­tos de mine­ría a cie­lo abier­to era —y es— cosa de gran­des y de niñes.

La pri­me­ra vez era verano y hacía calor. La memo­ria del 15 de febre­ro de 2010 que­dó gra­ba­da en Isa­do­ra y en cada habi­tan­te de ese pue­blo cata­mar­que­ño que se paró fren­te a la poli­cía, los camio­nes y las maqui­na­rias mine­ras. Y el gri­to de la tie­rra salió des­de los cuer­pos de quie­nes resis­tie­ron y se man­tu­vie­ron ergui­dos sin poder mirar para otro lado. Por­que el cerro está ahí. De ahí baja el agua. Por sus con­tor­nos y sus plie­gues suben las máqui­nas per­fo­ra­do­ras: “Para don­de mires hay mon­ta­ñas y para don­de mires tam­bién hay pro­yec­tos mine­ros. Enton­ces, para don­de mires vas a encon­trar a la tie­rra pidién­do­te que sigas de pie, luchan­do, alzan­do la voz, el gri­to”, dice Isadora.

andalgalá-catamarca-agua-minería-extractivismo-2
(Ima­gen: Nata­lia Roca)

II.

Es 1º de mayo en Cha­quia­go. Allí y en otros rin­co­nes del pla­ne­ta se con­me­mo­ra el día inter­na­cio­nal de les tra­ba­ja­do­res. Azu entra apu­ra­da, lle­gó retra­sa­da a la radio. Dice algo de un enor­me tablón que tra­jo en el auto. Que pue­de ser­vir para puer­ta o para mesa. Para la cons­truc­ción en ese terri­to­rio que se lla­ma “El Alga­rro­bo”. Se sien­ta del lado de la cabi­na de ope­ra­ción, se pone los auri­cu­la­res y le hace una seña a Eli. Comien­za así el pro­gra­ma de cada sába­do, La voz del Alga­rro­bo. Eli lee con con­vic­ción y fir­me­za un mani­fies­to para lue­go dar lugar a pre­gun­tar­se sobre el víncu­lo entre tra­ba­jo y mine­ría. El día ante­rior, una cara­va­na con­vo­ca­da por la Aso­cia­ción Obre­ra Mine­ra Argen­ti­na en defen­sa del tra­ba­jo mine­ro tuvo lugar en la capi­tal pro­vin­cial y detu­vie­ron a un joven por mani­fes­tar­se en con­tra. Un nue­vo pre­so por opo­ner­se a la acti­vi­dad extrac­ti­va, que se sumó a los doce dete­ni­dos entre el lunes 12 y el miér­co­les 14 de abril en Andal­ga­lá, cuan­do lue­go de la cami­na­ta 584 se incen­dia­ron las ofi­ci­nas de Agua Rica y un local del Par­ti­do Justicialista.

andalgalá-catamarca-agua-minería-extractivismo-2-2
(Ima­gen: Nata­lia Roca)

“No se pue­de des­vin­cu­lar la memo­ria de lo ances­tral, de nues­tras raí­ces, de nues­tra san­gre, la iden­ti­dad de algo tan vital como el agua”, dice Eli. Ella es afro­an­di­na, hija de andal­ga­len­ses. Reco­no­ce en su cuer­po esa mix­tu­ra y está en “esto” des­de hace rato. Sien­te un lati­do, el del terri­to­rio, que habla de la nece­si­dad de ser defendido.

“Saquean un cerro, nos están saquean­do nues­tros cuer­pos. Somos espa­cios de some­ti­mien­to y extrac­ti­vis­mo. El patriar­ca­do tie­ne esa mis­ma for­ma. El extrac­ti­vis­mo ope­ra de la mis­ma mane­ra, el sis­te­ma está arma­do de la mis­ma mane­ra. Acá es nece­sa­rio que todas y todos sea­mos fuer­tes”, afir­ma Eli.

Eli ve bata­llas. Sien­te la san­gre y la memo­ria de la tie­rra. Rela­ta his­to­rias. Com­ba­te el ego de la huma­ni­dad por creer­se supe­rior a otros seres. Deci­dió reco­nec­tar con lo ancestral.

“Nos amal­ga­ma­mos acá como el barro, todos con dis­tin­tos apor­tes. Esta­mos para­das jus­to en un espa­cio que se está recons­tru­yen­do con el barro, con la min­ka, con quin­cha, con leña, con mucha tie­rra y mucho sudor”, dice Eli.

La lucha no es por sobre­vi­vir. Es por vivir bien. Y eso es lo que quie­re Eli para sus tres hijos varo­nes: un mun­do don­de poda­mos vivir bien. De res­pe­to a todos los seres que habi­ta­mos el pla­ne­ta. De res­pe­to a la madre tie­rra. De decons­truc­ción de los man­da­tos y del patriarcado.

No hay tiem­po para seguir espe­ran­do. Ni pacien­cia. Y la dig­ni­dad de un pue­blo no se nego­cia. Eli está con­ven­ci­da de que la lucha es aho­ra o nunca.

andalgalá-catamarca-agua-minería-extractivismo-3
(Ima­gen: Nata­lia Roca)
andalgalá-catamarca-agua-minería-extractivismo-4
(Ima­gen: Nata­lia Roca)

III.

Aylén mar­cha en la cami­na­ta el sába­do con un car­tel que dice “Qui­sie­ron implan­tar el mie­do y nos levan­ta­mos más fuer­tes. Resis­ti­mos. Bajen las máqui­nas del cerro”. Es su pri­me­ra cami­na­ta en liber­tad, des­pués de casi dos sema­nas pre­sa, acu­sa­da de haber sido par­te del incen­dio en las ofi­ci­nas de la mine­ra y en el local del Par­ti­do Jus­ti­cia­lis­ta. Ella, jun­to a las otras 11 per­so­nas dete­ni­das y libe­ra­das, siguen judicializadas.

Su nom­bre, de ori­gen mapu­che, sig­ni­fi­ca bra­sa. Y es que Aylén arde.

De sus 11 años recuer­da las can­cio­nes que can­ta­ba jun­to a sus veci­nas en las Cami­na­tas por la vida. Allá, cuan­do se sumó sien­do una niña a la lucha, des­pués del 15 de febre­ro. Hoy se reco­no­ce como mili­tan­te. Y afir­ma una ver­dad cla­ri­ta: el capi­ta­lis­mo está en todo y las luchas tie­nen que estar unidas.

“Andal­ga­lá es una bom­ba de tiem­po”, afir­ma Aylén. Y sin dete­ner­se, con su cáli­da tona­da cata­mar­que­ña, sus pala­bras pre­ci­sas y len­tas, nos dice que hay momen­tos en que esa bom­ba esta­lla. Y esta­lla por todos lados.

andalgalá-catamarca-agua-minería-extractivismo-5
(Ima­gen: Nata­lia Roca)

IV.

Entre los cla­ros­cu­ros que se pro­du­cen bajo la som­bra de los árbo­les, Gabrie­la pasa por el cuer­po y le pone pala­bras a su lle­ga­da a Andal­ga­lá, seis años atrás. “Los terri­to­rios se unen cami­nan­do”, nos dice y repi­te. Una sema­na antes de nues­tra con­ver­sa­ción, ella cami­nó jun­to a las muje­res dia­gui­tas cal­cha­quíes que des­de dis­tin­tos pun­tos geo­grá­fi­cos lle­ga­ron cami­nan­do a dar­le un abra­zo al cerro Acon­qui­ja. No es una metá­fo­ra ni algo sim­bó­li­co sola­men­te. La cami­na­ta es lo que nos une. El andar nos hace más fuertes.

Gabi es alta, del­ga­da y unos len­tes que le amplían la mira­da hacen que poda­mos tener más deta­lles de sus ojos. Ojos que miran hon­do cuan­do afir­ma que ni las muje­res ni el terri­to­rio pue­den ser ava­sa­lla­dos, con­quis­ta­dos, toma­dos por la fuerza.

Tucu­ma­na de ori­gen, estu­vo a car­go de par­te de las tareas de pren­sa jun­to a otra com­pa­ñe­ra duran­te las sema­nas más calien­tes del con­flic­to. Subir comu­ni­ca­dos, reci­bir adhe­sio­nes, narrar lo que esta­ba pasan­do, regis­trar los vio­len­ta­mien­tos, ir y venir a la comi­sa­ría, jun­tar­se con abogades.

El pri­mer día en que detu­vie­ron a sus com­pa­ñe­res de la asam­blea, Gabi lle­gó a las puer­tas de la comi­sa­ría para saber cómo esta­ban, para empe­zar a pre­sio­nar para que libe­ren a les dete­ni­des y se encon­tró con el gru­po espe­cial Kuntur.

“Kun­tur” sig­ni­fi­ca cón­dor. Tie­ne depen­den­cia direc­ta del Coman­do Supe­rior de la Poli­cía de Cata­mar­ca. Actuó en las deten­cio­nes y alla­na­mien­tos ocu­rri­dos en Andal­ga­lá con pos­te­rio­ri­dad al incen­dio de las ofi­ci­nas de la mine­ra Agua Rica.

Las fuer­zas poli­cia­les levan­ta­ron sus escu­dos y alguien que se pre­sen­tó como comi­sa­rio dio la orden de requi­sar las mochi­las. En su mochi­la, Gabi lle­va­ba el mate, el ter­mo. Una com­pa­ñe­ra sacó abso­lu­ta­men­te todo lo que tenía guar­da­do. Has­ta la bom­ba­cha. Y la mostró.

“Sabe­mos que nos están per­si­guien­do, que en cual­quier momen­to, por cual­quier excu­sa te pue­den aga­rrar en la calle. Enton­ces, tene­mos una muda de ropa lis­ta, por las dudas ter­mi­nes en cana. Es una locu­ra, pen­sar y vivir de esa mane­ra”, dice Gabi.

andalgalá-catamarca-agua-minería-extractivismo-6
(Ima­gen: Nata­lia Roca)

V.

El cabe­llo de Roxa­na se pro­lon­ga como un lar­go río que cae como cas­ca­da por su hom­bro izquier­do, mien­tras sos­tie­ne con su bra­zo dere­cho a su hija Nao­mi, de 2 años. Su casa está al lado de uno de los cor­tes que sos­tie­nen veci­nas, veci­nes y veci­nos orga­ni­za­des en Cha­quia­go. Sus guar­dias en el cor­te son frecuentes.

Nao­mi pide agua. Roxa­na la mira. La nom­bra, se nom­bra: “Somos lucha­do­ras de la vida”.

Muches de sus veci­nes son pro­duc­to­res de dul­ce de mem­bri­llo y nue­ces con­fi­ta­das, entre otras exqui­si­te­ces andal­ga­len­ses. Roxa­na dice eso y Nao­mi vuel­ve a pedir agua. Roxa­na con­ti­núa y nos dice que el agua es vida, que la uti­li­za­mos en todas las cosas que hace­mos. Y llora.

Y es que sabe y vio las con­se­cuen­cias de más de vein­te años de explo­ta­ción con Bajo La Alum­bre­ra, pri­mer pro­yec­to de mine­ría a cie­lo abier­to en Argen­ti­na, y que extra­jo oro, cobre y molib­deno des­de 1997. Una exca­va­ción, un tajo en la tie­rra de 2 kiló­me­tros de diá­me­tro por 800 metros de pro­fun­di­dad. Un mura­llón de 30 metros de altu­ra que con­tie­ne millo­nes de litros de barros resi­dua­les del pro­ce­so de extrac­ción a tan sólo 3 kiló­me­tros del pobla­do de Vis vis. Un con­su­mo de 100 millo­nes de litros de agua por día. Cien­tos de denun­cias de con­ta­mi­na­ción del aire, de la tie­rra, del agua. Aprie­tes, inti­mi­da­cio­nes, gol­pi­zas, judi­cia­li­za­ción a quie­nes denun­cia­ron sus consecuencias.

Roxa­na sabe y ve lo que ocu­rri­rá si el pro­yec­to MARA (Mine­ra Alum­bre­ra – Agua Rica) se pone en mar­cha. Sabe que es un nom­bre nue­vo, para más de lo mis­mo. Sabe que MARA impli­ca­ría un exi­lio for­za­do. Y no quie­re irse. Allí está su peda­zo de tierra.

Allí quie­re que trans­cu­rra el final de sus días: “Yo subí allá, vi cómo se mue­ve la mine­ra. Me due­le que no pue­da hacer nada para que ellos se vayan. Me due­le muchí­si­mo tener que ven­der lo que mi padre me dio para irme de acá por­que el agua no la va a poder con­su­mir mi hija, no la vamos a poder con­su­mir nosotras”.

Mien­tras con­ver­sa­mos, una mari­po­sa se posa en unas flo­res que están cer­qui­ta nues­tro. El cerro es vida para Roxa­na. “Es don­de nace el agua”, nos dice. Mien­tras tan­to, Nao­mi moja sus labios con el agua que le dio su mamá y el líqui­do trans­pa­ren­te entra en su peque­ño cuerpo.

andalgalá-catamarca-agua-minería-extractivismo-7
(Ima­gen: Nata­lia Roca)

VI.

Andal­ga­lá tie­ne mucha memo­ria, Cata­mar­ca, Argen­ti­na y toda Lati­noa­mé­ri­ca resis­ten. Y segu­ra­men­te segui­re­mos hacien­do memo­ria. (Aylén)

Suce­dió lo que el pue­blo deci­dió que suce­die­ra. (Roxa­na)

Y es que los ríos siem­pre tien­den a vol­ver a su cau­ce ori­gi­nal. (Isa­do­ra)

Mien­tras el mine­ral esté ahí, van a venir por él. Enton­ces, esta es una lucha que van a tener que dar todas las gene­ra­cio­nes futu­ras. (Gabrie­la)

La san­gre es agua y somos agua. En esa flui­dez o con­ti­nui­dad nos refle­ja­mos en nues­tra vida dig­na. Esta­mos por la dig­ni­dad. (Eli)

Agua y memo­ria. Invo­ca­mos su pre­sen­cia, su mani­fes­ta­ción. Con­ju­ra­mos para ale­jar a las mine­ras. Con­ju­ra­mos para defen­der el terri­to­rio. Con­ju­ra­mos para una vida digna.

andalgalá-catamarca-agua-minería-extractivismo-8
(Ima­gen: Nata­lia Roca)

Ensa­yo foto­grá­fi­co com­ple­to.

Fuen­te: La tin­ta – Ima­gen de por­ta­da: Nata­lia Roca.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *