Cuba. El abis­mo entre inmo­ra­li­dad y coraje

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 de mayo de 2021. 

En Twit­ter, el can­ci­ller cubano Bruno Rodrí­guez Parri­lla escri­bió: «Gobierno de Biden man­tie­ne a Cuba en la lis­ta de paí­ses que no coope­ran en la lucha con­tra el terro­ris­mo. Sor­pren­de e irri­ta la calum­nia y que apli­que la polí­ti­ca de Trump y sus 243 medi­das de bloqueo»

Por defi­ni­ción, la inmo­ra­li­dad supo­ne actuar u obser­var con­duc­tas que aten­ten con­tra los valo­res y creen­cias de la socie­dad, y cuan­do se dan ejem­plos de actos inmo­ra­les se men­cio­nan men­tir, robar, enga­ñar, esta­far, trai­cio­nar, ser des­leal, etcétera.

Cuan­do menos, la inmo­ra­li­dad irri­ta. Y, no es solo el Gobierno cubano —como decía una agen­cia noti­cio­sa— el que se mos­tró «irri­ta­do», tam­bién lo está el pue­blo de esta nación sobe­ra­na, y mucho, y deben estar­lo los esta­dou­ni­den­ses que en algún momen­to cre­ye­ron que su pre­si­den­te Joe Biden daría rever­so a las polí­ti­cas absur­das, irres­pon­sa­bles y ver­gon­zo­sas impues­tas de mane­ra revan­chis­ta con­tra Cuba, por su ante­ce­sor Donald Trump.

El Depar­ta­men­to de Esta­do, que aho­ra diri­ge Antony Blin­ken, hizo suyo lo que Mike Pom­peo con­si­de­ró en mayo de 2020 un rega­lo a los mas­ti­nes anti­cu­ba­nos de Mia­mi, al man­te­ner a Cuba a la lis­ta de los paí­ses que no cola­bo­ran con la supues­ta lucha de Washing­ton con­tra el terro­ris­mo. Enton­ces, el jefe de la diplo­ma­cia impe­rial trum­pis­ta no paró mien­tes y lo con­vir­tió en enero de este año 2021 — y como últi­mo agra­vio hacia la isla-archi­pié­la­go — , en lo que pre­su­mió «tiro de gra­cia», como jus­ti­fi­ca­ción para una polí­ti­ca de blo­queo total que le ha falla­do a Esta­dos Uni­dos duran­te más de 60 años: til­dar a Cuba de país patro­ci­na­dor del terrorismo.

Aho­ra, la admi­nis­tra­ción Biden se mon­ta en ese carro de la igno­mi­nia, de las men­ti­ras y del enga­ño, de la esta­fa a la opi­nión públi­ca esta­dou­ni­den­se y mun­dial, y de mane­ra des­hon­ro­sa se une a la hipo­cre­sía, en un inten­to de ejer­cer pre­sión sobre un pue­blo que está dan­do ejem­plo de resis­ten­cia en medio del feroz blo­queo y los dolo­res per­so­na­les, a la salud y a la eco­no­mía, que cau­sa una pan­de­mia mundial.

En Twit­ter, el can­ci­ller cubano Bruno Rodrí­guez Parri­lla escri­bió: «Gobierno de Biden man­tie­ne a Cuba en la lis­ta de paí­ses que no coope­ran en la lucha con­tra el terro­ris­mo. Sor­pren­de e irri­ta la calum­nia y que apli­que la polí­ti­ca de Trump y sus 243 medi­das de bloqueo».

En las actua­les cir­cuns­tan­cias, nos vie­nen las preguntas:

¿Par­ti­ci­pa ya el Depar­ta­men­to de Esta­do de Blin­ken en el jue­go ama­ña­do de la intran­si­gen­cia que, des­de la Flo­ri­da, arre­me­ten con pla­nes de sub­ver­sión y sucia pro­pa­gan­da con­tra Cuba?

¿Es una deses­pe­ra­da acción para tra­tar de impe­dir que la comu­ni­dad inter­na­cio­nal —de mane­ra abru­ma­do­ra, dig­na, hones­ta y jus­ti­cie­ra— vuel­va a recha­zar
el blo­queo eco­nó­mi­co, comer­cial y finan­cie­ro cuan­do la Asam­blea Gene­ral de la ONU juz­gue y con­de­ne esa polí­ti­ca de Washing­ton, el pró­xi­mo junio?

¿O aca­so tam­bién enar­bo­la­rá el gobierno del actual man­da­ta­rio «el cam­bio de régi­men» como obje­ti­vo final para la sór­di­da medi­da que aca­ba de abra­zar como suya?

¿A dón­de lle­ga el cinis­mo de la Casa Blan­ca al man­te­ner a Cuba en su frau­du­len­to regis­tro de paí­ses que no coope­ran en la lucha con­tra el terro­ris­mo, cuan­do el terro­ris­mo con­tra Cuba ha teni­do base en Esta­dos Uni­dos, se ini­ció des­de los pri­me­ros momen­tos del triun­fo de la Revo­lu­ción, sus eje­cu­to­res fue­ron orga­ni­za­dos, entre­na­dos y paga­dos por la CIA, y han deja­do una este­la de 3 478 falle­ci­dos y 2 099 inca­pa­ci­ta­dos, has­ta mayo de 1999, como reco­ge la Deman­da del pue­blo de Cuba al Gobierno de Esta­dos Uni­dos por daños humanos?

La gue­rra des­ata­da por Esta­dos Uni­dos con­tra la Revo­lu­ción Cuba­na, con­ce­bi­da como polí­ti­ca de Esta­do, no se ha dete­ni­do y Washing­ton con­ti­núa sien­do cóm­pli­ce de crí­me­nes como el aten­ta­do come­ti­do el 30 de abril del 2020, al ampa­ro de la madru­ga­da, por el ciu­da­dano de ori­gen cubano Ale­xan­der Ala­zo Baró, quien dis­pa­ró 32 veces con su fusil semi­au­to­má­ti­co con­tra la Emba­ja­da cuba­na, ponien­do en peli­gro las vidas de diez fun­cio­na­rios que se encon­tra­ban en el edi­fi­cio situa­do a pocas cua­dras de la Casa Blan­ca, e «hirien­do» al ergui­do José Mar­tí que cus­to­dia, hon­ra y dig­ni­fi­ca nues­tra sede diplomática.

El Depar­ta­men­to de Esta­do que aho­ra rati­fi­ca su tram­po­sa lis­ta guar­da silen­cio sobre ese aten­ta­do de hace solo un año. Dicen que el que calla otorga…

Para «lim­piar­se» de su pro­pia mugre, la admi­nis­tra­ción Biden inten­ta con­fun­dir a «inge­nuos» ase­gu­ran­do que cam­biar la polí­ti­ca hacia Cuba no es prio­ri­dad en su agen­da, pero la deci­sión de este 25 de mayo apun­ta a que tam­bién apues­ta a apro­ve­char una cri­sis cier­ta que ate­na­za a nues­tra peque­ña nación.

Es la des­ver­güen­za cóm­pli­ce. Pero olvi­da lo que 12 de sus pre­de­ce­so­res com­pro­ba­ron —aun­que no todos reco­no­cie­ron — , que inver­sa­men­te pro­por­cio­nal a nues­tro tama­ño geo­grá­fi­co es el volu­men del cora­je de Cuba y su gente.

Fuen­te: Juven­tud rebelde

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *