Hon­du­ras. Los malos guar­dia­nes de la democracia

Por Dany G. Díaz Mejía. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 de mayo de 2021.

Un pro­ble­ma estruc­tu­ral es una falla en cómo dise­ñas­te algo más gran­de y cómo está en la raíz, si no lo resol­vés te pue­de des­ba­ra­tar toda la estruc­tu­ra. Eso es lo que pasa si ponés un perro adic­to a los hue­vos a vigi­lar tus galli­nas y lo que pasa con las MER en Honduras.

El 14 de mar­zo tuvi­mos elec­cio­nes pri­ma­rias en Hon­du­ras. Hubo un momen­to en don­de se rumo­ra­ba que podrían ser sus­pen­di­das o pos­pues­tas, por lo que qui­zás lo más des­ta­ca­ble del pro­ce­so fue que las tuvi­mos. Sin embar­go, las elec­cio­nes pri­ma­rias se die­ron con las mis­mas reglas que nos lle­va­ron al caos del 2017. Esta nor­ma­ti­va esta­ble­ce que cada Mesa Elec­to­ral Recep­to­ra (MER) se con­for­ma por miem­bros de par­ti­dos polí­ti­cos, no por repre­sen­tan­tes de la socie­dad civil. Cada MER reci­be los votos, resuel­ve dispu­tas, y lue­go hace un acta que resu­me cómo votó la gen­te asig­na­da a su urna. Esta acta es la que se cuen­ta en el total de cada elec­ción, por lo que es el docu­men­to que se usa para resol­ver cual­quier ale­ga­to de irre­gu­la­ri­dad. Es decir, mi voto indi­vi­dual no será lo que se dis­cu­ta si hay un supues­to chan­chu­llo en la MER que me tocó votar, solo se revi­sa­rá el acta, la cual es lle­na­da por gen­te a la que le con­vie­ne que gane su partido.

En noviem­bre usa­re­mos la mis­ma nor­ma­ti­va por­que al Con­gre­so Nacio­nal no le con­vie­ne ni ape­te­ce apro­bar una refor­ma elec­to­ral. Con 14 par­ti­dos com­pi­tien­do, en teo­ría debe­rían ser unas elec­cio­nes muy trans­pa­ren­tes, ya que con tan­tos ojos sería difí­cil hacer frau­de. En la prác­ti­ca, solo el Par­ti­do Nacio­nal tie­ne sufi­cien­tes repre­sen­tan­tes para cada MER en el país. Ade­más, las cre­den­cia­les que reci­ben los par­ti­dos polí­ti­cos no tie­nen nom­bres, así que el día de las elec­cio­nes es fácil tra­fi­car­las de un par­ti­do a otro. Es decir, un par­ti­do peque­ño pue­de dar sus cre­den­cia­les a repre­sen­tan­tes de un par­ti­do más gran­de, a cam­bio de todo tipo de favo­res o pro­me­sas, per­mi­tien­do que una MER pue­da estar total­men­te con­tro­la­da por repre­sen­tan­tes de un solo partido.

En mi aldea era común tener galli­nas, las cua­les vivían en tu patio tra­se­ro, ponían hue­vos, y ten­dían a ser res­guar­da­das por el perro de la casa. Has­ta ahí todo bien. Pero si a tu perro le dabas a pro­bar un hue­vo cru­do, podía lle­gar a gus­tar­le tan­to que se comía el res­to y así deja­ba de ser un guar­dián efec­ti­vo. Cuan­do eso pasa­ba, a nadie se le ocu­rría matar al perro o dejar que los hue­vos se echa­ran a per­der. En esos casos, lo más sen­sa­to era hacer un galli­ne­ro sobre una estruc­tu­ra alta para que el perro cui­da­rá las galli­nas de ame­na­zas exter­nas, pero no te deja­ra sin hue­vos, que en casos como el de mi fami­lia, eran una fuen­te impor­tan­te de comi­da. Un pro­ble­ma estruc­tu­ral es una falla en cómo dise­ñas­te algo más gran­de, y como está en la raíz, si no lo resol­vés te pue­de des­ba­ra­tar toda la estruc­tu­ra. Eso es lo que pasa si ponés un perro adic­to a los hue­vos a vigi­lar tus galli­nas y lo que pasa con las MER en Honduras.

Otro ejem­plo es lo que pasa con las más 89 mil fami­lias cuyas vivien­das fue­ron afec­ta­das por los hura­ca­nes Eta e Iota. Hace un mes visi­té el Valle de Sula y noté que, sobre una casa que había que­da­do total­men­te cubier­ta de lodo, una fami­lia puso cua­tro esta­cas, unas pare­des de nai­lon azul, y una lámi­na de zinc del­ga­dí­si­ma para poder dor­mir. La mayo­ría de los alber­gues habían cerra­do por fal­ta de fon­dos, la fami­lia no tenía otro lugar al cual regre­sar, y por lo tan­to la úni­ca solu­ción era impro­vi­sar una suer­te de segun­do piso sobre la casa sepul­ta­da por el lodo, aho­ra seco y sóli­do. Cuan­do la tem­po­ra­da de llu­vias se inten­si­fi­que, el lodo vol­ve­rá a con­ver­tir­se en tie­rra moja­da y la estruc­tu­ra ente­ra colapsará.

Para evi­tar más tra­ge­dias este año, el Con­gre­so debe pasar una refor­ma elec­to­ral y apo­yar a las fami­lias del Valle de Sula con vivien­das dignas.

Fuen­te: Gato Encerrado

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *