Las mul­tas por incum­pli­mien­tos de ERTE en Mála­ga suman el impor­te más alto de toda Andalucía

Las mul­tas impues­tas por la Ins­pec­ción de Tra­ba­jo a empre­sas de la demar­ca­ción pro­vin­cial de Mála­ga des­de el ini­cio de la pan­de­mia por algún tipo de infrac­ción rela­cio­na­da con las con­di­cio­nes de los Expe­dien­tes de Regu­la­ción Tem­po­ral de Empleo (ERTE) pre­sen­tan has­ta la fecha la cuan­tía con­jun­ta más alta de toda Anda­lu­cía (tam­bién del Esta­do) en este apar­ta­do, lo que reve­la sin duda una mayor gra­ve­dad de las fal­tas detec­ta­das por este orga­nis­mo en sus con­tro­les al teji­do pro­duc­ti­vo de la provincia.

La pro­pues­ta total de san­cio­nes por estas con­duc­tas frau­du­len­tas, sin embar­go, alcan­za en Mála­ga los 2,45 millo­nes. Expues­to de for­ma más grá­fi­ca, la media de las mul­tas a las empre­sas en Mála­ga sería de unos 9.680 euros, muy supe­rior a la media esta­tal, que esta­ría en los 4.800 euros (se levan­ta­ron 4.588 infrac­cio­nes, con san­cio­nes de casi 22 millones). 

Fuen­tes cer­ca­nas al Minis­te­rio de Tra­ba­jo y Eco­no­mía Social, del que depen­de la Ins­pec­ción, recuer­dan a este perió­di­co que la tipi­fi­ca­ción de las fal­tas por incum­pli­mien­to de los ERTE pue­de que­dar­se en «gra­ve», don­de las san­cio­nes se mue­ven entre los 626 euros y los 6.250 euros en fun­ción de su gra­do, o pasar a ser con­si­de­ra­das «muy gra­ves», don­de la hor­qui­lla arran­ca en su gra­do míni­mo en los 6.251 euros por tra­ba­ja­dor afectado.

De hecho, las fuen­tes con­sul­ta­das indi­can que en Mála­ga hos­te­le­ría y turis­mo, tra­di­cio­nal­men­te, son los que en años ante­rio­res han veni­do con­cen­tra­do más actua­cio­nes de la Inspección.

Cau­sas

La irre­gu­la­ri­dad más habi­tual aflo­ra­da es la detec­ción de tra­ba­ja­do­res que rea­li­za­ban tareas para sus empre­sas en horas o días inclui­dos en la sus­pen­sión del con­tra­to a tra­vés del ERTE, ya fue­ra por orden de la pro­pia empre­sa o de for­ma pac­ta­da entre ambos. Ejem­plo de ello sería una per­so­na en un ERTE del 50% de la jor­na­da que estu­vie­ra tra­ba­jan­do fue­ra de esas horas. O alguien a quien se le asig­nan horas de lunes a vier­nes y al que se le detec­ta­ra acti­vo el sábado.

Esta pro­lon­ga­ción ile­gal de la jor­na­da sería con­si­de­ra­da fal­ta «muy gra­ve» debi­do a que el tra­ba­ja­dor esta­ría cobran­do del SEPE inde­bi­da­men­te una pres­ta­ción por des­em­pleo. En estos casos, ade­más de la mul­ta a la empre­sa, la Ins­pec­ción obli­ga al tra­ba­ja­dor a devol­ver las pres­ta­cio­nes mien­tras que el empre­sa­rio debe hacer lo mis­mo con las cuo­tas de la Segu­ri­dad Social de cuyo pago había sido exonerado.

Las fuen­tes con­sul­ta­das recuer­dan que las empre­sas aco­gi­das a un ERTE tie­nen que comu­ni­car en todo momen­to al SEPE cual­quier cam­bio en las cir­cuns­tan­cias labo­ra­les de sus tra­ba­ja­do­res. Es decir, si un emplea­do es rein­cor­po­ra­do de for­ma par­cial o com­ple­ta, aun­que sea de for­ma pun­tual para cubrir una jor­na­da de mayor acti­vi­dad, el empre­sa­rio debe notificarlo.

Ade­más, las empre­sas están obli­ga­das a infor­mar al SEPE en el tra­mo final de cada mes cuá­les han sido las jor­na­das de acti­vi­dad y de inac­ti­vi­dad de cada emplea­do, para que este orga­nis­mo pue­da cal­cu­lar la nómi­na que les tie­ne que abo­nar en con­cep­to de pres­ta­ción. En caso de no hacer­lo incu­rren en una fal­ta grave.

Todos estas ins­pec­cio­nes, lógi­ca­men­te, han sido mucho más difí­ci­les de rea­li­zar en el mar­co de la pan­de­mia, con muchas per­so­nas tele­tra­ba­jan­do des­de sus casas. Se sabe que la Ins­pec­ción ha recu­rri­do en oca­sio­nes a com­pro­bar la acti­vi­dad de las redes en remo­to que uti­li­zan las empre­sas para conec­tar a sus emplea­dos des­de sus domi­ci­lios y a repa­sar los hora­rios de los correos elec­tró­ni­cos del trabajo.

Los datos de las mul­tas en Mála­ga no sor­pren­den al secre­ta­rio gene­ral de CCOO en Mála­ga, Fer­nan­do Muñoz, para quien no son más que «la pun­ta del ice­berg» de todos los incum­pli­mien­tos que, des­gra­cia­da­men­te, se dan. Muñoz lamen­ta que exis­tan empre­sa­rios que come­ten estas tro­pe­lías «con sen­sa­ción de impu­ni­dad» y dice que su pro­ce­der «man­cha» al res­to de nego­cios que sí actúan con­for­me a las nor­mas. CCOO deman­da tam­bién que la Ins­pec­ción de Mála­ga cuen­ta con más efec­ti­vos. «Tie­nen algo más de 30 ins­pec­to­res y sub­ins­pec­to­res harían fal­ta más de 50 en una pro­vin­cia como ésta», afir­ma el res­pon­sa­ble sin­di­cal de CCOO.

Fuen­te: La Opi­nión de Mála­ga.

Avatar
Últi­mas entra­das de Fran­cis­co Víl­chez (ver todo)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *