Chi­le. Elec­cio­nes: Lo vie­jo no ter­mi­na de morir

Por Juan Gua­ján, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 22 de mayo de 2021.

En Chi­le, el pue­blo sólo aflo­jó ‑por aho­ra- los oxi­da­dos cerro­jos con los que pre­ten­den evi­tar refor­mas cons­ti­tu­cio­na­les de fondo.

La situa­ción del Chi­le de hoy es que tran­si­ta un tiem­po cru­cial: ¡Cuan­do lo vie­jo no ter­mi­na de morir, y lo nue­vo no ter­mi­na de nacer! 

Allí hubo elec­cio­nes y se des­ató un tem­bla­de­ral polí­ti­co e ins­ti­tu­cio­nal. El moti­vo es muy sen­ci­llo. Los actua­les ofi­cia­lis­mo y opo­si­ción sufrie­ron una derro­ta tan memo­ra­ble, como ‑por ellos- ines­pe­ra­da. Es que “ellos” los que se alter­nan en el gobierno de Chi­le (pino­che­tis­tas, social demó­cra­tas y demó­cra­tas cris­tia­nos), des­de el gol­pe y ase­si­na­to del Pre­si­den­te Sal­va­dor Allen­de (1973) no pue­den enten­der que la situa­ción de Nues­tra Amé­ri­ca está parien­do otra reali­dad que vie­ne de pro­fun­di­da­des a las que “ellos” no tie­nen acce­so, ni respuesta. 

No les entra en la cabe­za que el 18 de octu­bre de 2019 un recla­mo por el pre­cio del bole­to del sub­te­rrá­neo, des­ata­ría una olea­da de recla­mos que puso de pie al Chi­le de los sumer­gi­dos e igno­ra­dos. En San­tia­go ‑la ciu­dad capi­tal- la Pla­za Ita­lia, rebau­ti­za­da como Pla­za de la Dig­ni­dad, fue la sede de las con­vo­ca­to­rias y capi­tal del Chi­le que esta­ba nacien­do. Era ése que se ocul­ta­ba detrás de lo que se pre­sen­ta­ba como el “mode­lo a seguir” y que aho­ra comen­za­ba a hacer agua por todos los rincones. 

Pero el sis­te­ma no está muer­to. Cuan­do el gobierno de Sebas­tián Piñe­ra pen­día de un hilo y todo indi­ca­ba que Chi­le esta­ba a las puer­tas de gran­des cam­bios, encon­tra­ron un hue­co por don­de colar el inten­to de sobre­vi­vir. Cuan­do el cam­bio de algu­nos nom­bres y polí­ti­cas no cal­ma­ba la bron­ca popu­lar ape­la­ron a una juga­da peli­gro­sa: ¡Que se vote y cam­bia­mos la Constitución! 

El gobierno redac­tó un plan que coin­ci­día con los tiem­pos de per­ma­nen­cia del exhaus­to gobierno de Piñe­ra. Las diver­sas eta­pas exten­de­rían ese trá­mi­te has­ta mar­zo de 2022. De ese modo cam­bia­ban los ejes del deba­te. Ya no era el fin de Piñe­ra y la posi­bi­li­dad de una cons­ti­tu­yen­te ava­la­da por un nue­vo gobierno. Piñe­ra logró que se aprue­be una con­vo­ca­to­ria ava­la­da por la mayor par­te de las fuer­zas elec­to­ra­lis­tas. A esos fines, ade­más del cro­no­gra­ma elec­to­ral, el gobierno impu­so una serie de con­di­cio­nes. Entre ellas se des­ta­ca­ba que un ter­cio de los cons­ti­tu­yen­tes podría blo­quear los cam­bios. De ese modo cre­ye­ron ase­gu­rar­se que los cam­bios pro­fun­dos serían contenidos. 

Una par­te impor­tan­te de los movi­li­za­dos no acor­da­ban con esta con­vo­ca­to­ria. En ella se ele­gi­rían 155 cons­ti­tu­yen­tes, entre ellos 17 luga­res reser­va­dos para las dife­ren­tes etnias indígenas. 

DERROTA ELECTORAL DEL SISTEMA, PERO LE QUEDAN CARTAS

En Chi­le la par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral no es obli­ga­to­ria. De allí que la media de par­ti­ci­pa­ción ron­da el 50% de los mayo­res de 18 años. En estas elec­cio­nes no lle­gó a ese 50%, con más par­ti­ci­pa­ción en las zonas de mayor poder eco­nó­mi­co y cla­ra­men­te menor en las pobla­cio­nes más empo­bre­ci­das. Las gran­des nove­da­des fue­ron la derro­ta del ofi­cia­lis­mo gober­nan­te, el fra­ca­so de la “Con­cer­ta­ción” de social­de­mó­cra­tas y social­cris­tia­nos, ade­más de la pre­sen­cia de can­di­da­tos y fuer­zas “Inde­pen­dien­tes”, con un cau­dal inesperado.

Jus­ta­men­te el tema de los “Inde­pen­dien­tes” no per­mi­te tener pre­ci­sión sobre la com­po­si­ción de la pró­xi­ma Con­ven­ción. Los “Inde­pen­dien­tes” repre­sen­tan, en tér­mi­nos gene­ra­les, a diri­gen­tes o agru­pa­mien­tos de izquier­da dis­con­for­mes con el actual sis­te­ma y sus par­ti­dos. Pero hay varios “Inde­pen­dien­tes” que fue­ron en dife­ren­tes lis­tas par­ti­da­rias y por otra par­te hay “Inde­pen­dien­tes” que son con­ser­va­do­res. De todos modos se esti­ma que más de 80 cons­ti­tu­yen­tes res­pon­den a esa con­cep­ción opo­si­to­ra. A estas difi­cul­ta­des hay que agre­gar que hay indí­ge­nas ‑como los mapu­ches- que eli­gen a 7 con­ven­cio­na­les y que son cla­ra­men­te opo­si­to­res y otras etnias ‑como los 3 dele­ga­dos de la Isla de Pas­cua- que adhie­ren a corrien­tes conservadoras. 

Estas acla­ra­cio­nes ayu­dan para enten­der algu­nos datos. Los “Inde­pen­dien­tes” pre­sen­ta­dos por fue­ra de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les suma­ron 46 cons­ti­tu­yen­tes, solo el 10% de los mis­mos serían de ten­den­cia con­ser­va­do­ra; el actual ofi­cia­lis­mo, que reu­nió a las fuer­zas con­ser­va­do­ras logró 37 ban­cas, son nece­sa­rias 52 para blo­quear otras ini­cia­ti­vas; lo que se cono­ce como “Con­cer­ta­ción” que gober­nó con Lagos y Bache­let reu­nió 25 cons­ti­tu­yen­tes y hubo un fuer­te avan­ce de una izquier­da par­la­men­ta­ria, enca­be­za­da por el Par­ti­do Comu­nis­ta que tie­nen 30 convencionales. 

La alian­za entre “inde­pen­dien­tes” y la izquier­da es mayo­ri­ta­ria y le pue­de dar el tono a la pró­xi­ma Cons­ti­tu­ción, que reem­pla­ce a la pino­che­tis­ta hoy vigen­te, pero ten­drá que nego­ciar con otras fuer­zas para avan­zar hacia cam­bios más profundos.

Esta elec­ción para cons­ti­tu­yen­tes se com­ple­men­ta con otras 3: Gober­na­do­res, alcal­des (inten­den­tes) y con­ce­ja­les. En este sen­ti­do es más que sim­bó­li­co el hecho que San­tia­go, la ciu­dad capi­tal, será gober­na­da por una mujer, diri­gen­te comu­nis­ta, de 32 años.

Es muy posi­ble que temas de res­pe­to al medio ambien­te, mayor par­ti­ci­pa­ción de las muje­res y un esta­do plu­ri­na­cio­nal que reco­noz­ca los dere­chos de los pue­blos indí­ge­nas, sean temas pro­ta­gó­ni­cos en la pró­xi­ma agen­da constitucional.

Gran­de fue el sacri­fi­cio del pue­blo para lle­gar has­ta este pun­to. Aho­ra habrá que ver si eso alcan­za para las trans­for­ma­cio­nes pro­fun­das que la socie­dad deman­da o si los per­so­ne­ros del vie­jo poder y las fuer­zas elec­to­ra­lis­tas los hacen nau­fra­gar en el loda­zal de este sistema. 

No que­dan dudas que aque­lla explo­sión de octu­bre de 2019 des­ató este fenó­meno. 40 jóve­nes lo paga­ron con sus vidas, otros 400 tie­nen pér­di­das irre­ver­si­bles en su visión.

Es bueno tener pre­sen­te que ¡Nada está gana­do, que todo es disputa!

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *