Esta­dos Uni­dos. Sobre­vi­vien­tes de masa­cre racial de 1921 piden jus­ti­cia en el Congreso

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de mayo de 2021.

En el ani­ver­sa­rio núme­ro 100 de la masa­cre de Tul­sa, uno de los peo­res ata­ques terro­ris­tas con moti­vos racia­les en la his­to­ria de Esta­dos Uni­dos, tres sobre­vi­vien­tes de la tra­ge­dia tes­ti­fi­ca­ron el miér­co­les ante el Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos a favor de otor­gar com­pen­sa­cio­nes a los super­vi­vien­tes de esa masa­cre y a sus des­cen­dien­tes. Duran­te los dos días siguien­tes al 31 de mayo de 1921, una mul­ti­tud vio­len­ta de per­so­nas blan­cas racis­tas pren­die­ron fue­go a vivien­das, nego­cios e igle­sias en Green­wood, un prós­pe­ro dis­tri­to comer­cial afro­es­ta­dou­ni­den­se cono­ci­do como el “Wall Street negro” ubi­ca­do en la ciu­dad de Tul­sa, esta­do de Oklahoma.

Tres ciu­da­da­nos negros cen­te­na­rios que sobre­vi­vie­ron a una de las masa­cres racia­les más mor­tí­fe­ras de Esta­dos Uni­dos pidie­ron jus­ti­cia el miér­co­les al Con­gre­so des­pués de una vida de dolor des­en­ca­de­na­do por una tra­ge­dia que muchos esta­dou­ni­den­ses igno­ra­ban has­ta ahora.

En un tes­ti­mo­nio apa­sio­nan­te, Vio­la Flet­cher, de 107 años, la sobre­vi­vien­te de más edad de la masa­cre de 1921 en Tul­sa, Oklaho­ma, recor­dó los horro­res del ata­que y cómo ella y otros fue­ron aban­do­na­dos por una nación a la que acu­só de ente­rrar su pasa­do y seguir adelante.

«Nadie se preo­cu­pó por noso­tros duran­te casi 100 años. Noso­tros y nues­tra his­to­ria hemos sido olvi­da­dos, borra­dos», dijo en una audien­cia en el Comi­té Judi­cial de la Cáma­ra de Representantes.

«Este Con­gre­so debe reco­no­cer­nos a noso­tros y a nues­tra his­to­ria», reclamó.

Flet­cher, quien aban­do­nó la escue­la pri­ma­ria y sufrió déca­das de pobre­za, dijo que ha «vivi­do la masa­cre todos los días» duran­te un siglo.

«Toda­vía veo dis­pa­ros a hom­bres negros, cuer­pos de negros tira­dos en la calle… Toda­vía veo que se que­man nego­cios de negros. Toda­vía escu­cho los gri­tos», recor­dó, en un tes­ti­mo­nio conmovedor.

«Nues­tro país pue­de olvi­dar esta his­to­ria, pero yo no. Yo no lo haré, y otros sobre­vi­vien­tes no, y nues­tros des­cen­dien­tes no», añadió.

La masa­cre de Tul­sa, en la que murie­ron has­ta 300 afro­es­ta­dou­ni­den­ses cuan­do tur­bas blan­cas incen­dia­ron un barrio negro, sigue sien­do un tema deli­ca­do. Nun­ca se paga­ron repa­ra­cio­nes a las fami­lias que per­die­ron sus hoga­res o nego­cios, y los vio­len­tos nun­ca fue­ron acusados.

– 100 años espe­ran­do justicia –

Cien años des­pués, la ciu­dad de 400.000 habi­tan­tes, que tie­ne apro­xi­ma­da­men­te un 15% de pobla­ción de raza negra, toda­vía está dividida.

El año pasa­do, el enton­ces pre­si­den­te Donald Trump encen­dió las ten­sio­nes cuan­do reali­zó un mitin de cam­pa­ña en la ciu­dad el 16 de junio, feria­do no ofi­cial que mar­ca el fin de la escla­vi­tud en Esta­dos Unidos.

El her­mano de Flet­cher, Hughes Van Ellis, hoy de 100 años y quien era un bebé cuan­do ocu­rrie­ron los ata­ques, dijo que las fami­lias negras sobre­vi­vien­tes se que­da­ron sin nada, expul­sa­dos como refu­gia­dos en su pro­pio país.

«Esta­mos pidien­do jus­ti­cia por toda una vida de daño per­sis­ten­te», dijo Van Ellis. «Den­nos la opor­tu­ni­dad de estar com­ple­tos», agre­gó. «Por favor, no nos dejen irnos de esta Tie­rra sin justicia».

A pocos días de cum­plir­se 100 años de la masa­cre, repre­sen­tan­tes demó­cra­tas revi­vie­ron los pedi­dos de repa­ra­ción a las víctimas

El con­gre­sis­ta Hank John­son anun­ció la pre­sen­ta­ción de un pro­yec­to de ley para aten­der deman­das rela­cio­na­das con la masa­cre de Tulsa.

«Si no apren­de­mos de la his­to­ria, esta­mos con­de­na­dos a repe­tir­la», dijo Ste­ve Cohen, pre­si­den­te del panel de la Cáma­ra. «Tris­te­men­te» muchos esta­dou­ni­den­ses des­co­no­cen lo ocu­rri­do, añadió.

Les­sie Ben­ning­field Rand­le, de 106 años, dijo recor­dar cuan­do «lle­ga­ron hom­bres blan­cos arma­dos y des­tru­ye­ron mi comu­ni­dad» un siglo atrás.

«Espe­ré mucho por jus­ti­cia», afir­mó en su inter­ven­cion. «Esta­mos can­sa­dos». «Hoy les estoy pidien­do que nos den algo de paz», añadió.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *