Colom­bia. La risa de un boli­va­riano no se pue­de apa­gar fácilmente

Por Nés­tor Kohan, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de mayo de 2021.

JESÚS SANTRICH, mili­tan­te revo­lu­cio­na­rio colom­biano y nues­tro-ame­ri­cano, ha sido ani­qui­la­do. Honor a quien mere­ce honor.

Los dis­pa­ros y las gra­na­das que le qui­ta­ron el alien­to eran del ejér­ci­to colom­biano, al igual que el cuchi­llo o la nava­ja con que muti­la­ron su mano ya sin vida. Las órde­nes vinie­ron de Iván Duque, el pichon­ci­to apa­dri­na­do por “il capo mafia” Álva­ro Uri­be. Dos lúm­pe­nes geno­ci­das igual­men­te colom­bia­nos, aco­rra­la­dos por una de las rebe­lio­nes popu­la­res más impor­tan­tes que vive Colom­bia en las últi­mas décadas.

Pero que nadie se lla­me a enga­ño. Hable­mos sin eufe­mis­mos. La estra­te­gia que guió esta ope­ra­ción cla­ra­men­te vie­ne de “más arri­ba”: Esta­dos Uni­dos e Israel, dos esta­dos aso­cia­dos que hace lar­gos años diri­gen la gue­rra con­tra­in­sur­gen­te en Colom­bia. No des­de lejos, sino con per­so­nal pro­pio, mili­tar y de inte­li­gen­cia, en el terreno mis­mo del con­flic­to social más pro­lon­ga­do de todo el con­ti­nen­te. Cuan­do se lee en los infor­mes de nume­ro­sos ana­lis­tas inter­na­cio­na­les que “Colom­bia es el Israel de Amé­ri­ca lati­na” no se está fren­te a una metá­fo­ra lite­ra­ria. Cada uno de los coman­dan­tes insur­gen­tes colom­bia­nos que fue eje­cu­ta­do (des­de Alfon­so Cano e Iván Ríos al “Mono” Jojoy, lle­gan­do has­ta Jesús San­trich), tenía asig­na­do detrás suyo un gene­ral israe­lí y tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas de com­ba­te. El ejér­ci­to colom­biano sim­ple­men­te pone la tro­pa, como hace más de medio siglo suce­dió con la eje­cu­ción de Ernes­to Che Gue­va­ra, fusi­la­do a san­gre fría en La Higue­ra por manos boli­via­nas que apre­ta­ron el gati­llo, pero diri­gi­das en el mis­mo terreno por la inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­se. Es un secre­to a voces. Lo sabe todo el mun­do. Está documentado.

¿Hacía fal­ta eje­cu­tar a un mili­tan­te revo­lu­cio­na­rio cie­go? ¿Tan­to mie­do le tenían el Pen­tá­gono nor­te­ame­ri­cano, el Ejér­ci­to israe­lí y las Fuer­zas Arma­das colom­bia­nas a una per­so­na no viden­te que se movía con un bas­tón? Sí, le tenían mie­do. Y aho­ra que murió… le van a tener más temor toda­vía, por­que el ejem­plo inque­bran­ta­ble de este revo­lu­cio­na­rio comu­nis­ta segu­ra­men­te cobra­rá otras dimen­sio­nes, como pasó en su épo­ca con Cami­lo Torres, con el Che Gue­va­ra y con tan­tos otros revo­lu­cio­na­rios y revo­lu­cio­na­rias de Nues­tra América.

¿Quién era Jesús San­trich? Difí­cil defi­nir­lo en pocas líneas. En pri­mer lugar, un mili­tan­te revo­lu­cio­na­rio de tiem­po com­ple­to. Pero su bio­gra­fía no se detie­ne allí. San­trich es tam­bién uno de los gran­des pen­sa­do­res mar­xis­tas de Nues­tra Amé­ri­ca. Su pro­duc­ción teó­ri­ca inclu­ye más de una dece­na de libros (que se con­si­guen en inter­net), don­de explo­ra des­de el roman­ti­cis­mo de Karl Marx has­ta el pen­sa­mien­to liber­ta­rio de Simón Bolí­var, pasan­do por el cono­ci­mien­to rigu­ro­so de la his­to­ria de incon­ta­bles pue­blos ori­gi­na­rios, sus cul­tu­ras, sus cos­mo­vi­sio­nes y tam­bién, sus reli­gio­nes. Por­que a dife­ren­cia de algu­nos pre­sun­tos “mate­ria­lis­tas” alta­ne­ros y arro­gan­tes (en el fon­do sim­ples igno­ran­tes, que por pere­za men­tal jamás se han toma­do el tra­ba­jo de inten­tar com­pren­der en pro­fun­di­dad los sen­ti­mien­tos y las creen­cias de los pue­blos que dicen defen­der), San­trich cono­cía al dedi­llo diver­sas expre­sio­nes de la espi­ri­tua­li­dad reli­gio­sa popu­lar de los explo­ta­dos y las some­ti­das del continente.

Pero tam­po­co se que­da ahí su con­torno y su figu­ra. Su mochi­la insur­gen­te car­ga­ba tam­bién una can­ti­dad incon­ta­ble de libros de poe­mas, de dibu­jos, de can­cio­nes. En uno de sus escri­tos más suge­ren­tes entre­cru­za­ba la bio­gra­fía de Manuel Maru­lan­da Vélez, líder his­tó­ri­co de su orga­ni­za­ción (las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia – Ejér­ci­to del Pue­blo, Segun­da Mar­que­ta­lia) con… ¡Beetho­ven! San­trich se sumer­gía con abso­lu­ta como­di­dad en la his­to­ria de la filo­so­fía, en la lite­ra­tu­ra, en la músi­ca y la pintura.

¿Qué polí­ti­co bur­gués del con­ti­nen­te se hubie­ra ani­ma­do a deba­tir con él cara a cara? Había que tener mucha espal­da para poder dis­cu­tir y refu­tar a alguien de ese esti­lo. Ni Duque ni Uri­be ni San­tos hubie­ran podi­do sopor­tar media hora de polé­mi­ca públi­ca, fren­te a fren­te, sin guar­da­es­pal­das ni pis­to­le­ros o sica­rios.
Por eso la impo­ten­cia. Por eso el odio vis­ce­ral. Por eso la orden de per­se­guir­lo y eje­cu­tar­lo, ¡sabien­do que esta­ba ciego!

¿Quién sino un cobar­de pue­de asus­tar­se fren­te a una per­so­na cie­ga? Eso es Duque. Un cobar­de. Eso es Uri­be. Un cobar­de. Eso es San­tos. Un cobar­de. No tuvie­ron fuer­za para lidiar con sus dis­cur­sos, con su sar­cas­mo, con su ironía.

Sí, iro­nía. Por­que Jesús San­trich cul­ti­va­ba el humor con pla­cer y dis­fru­te, como buen cari­be­ño que se pre­cie de tal. En uno de los últi­mos videos que fil­mó y que cir­cu­ló viral­men­te por las redes de inter­net, inter­pre­tó magis­tral­men­te el saxo, reci­tó una lar­guí­si­ma poe­sía en home­na­je al coman­dan­te Hugo Chá­vez (dejan­do bien en cla­ro que la insur­gen­cia boli­va­ria­na y comu­nis­ta jamás acep­ta­ría el patrio­te­ris­mo san­tan­de­ris­ta de aldea igno­ran­te ni la tram­pa enve­ne­na­da de enfren­tar a dos pue­blos her­ma­nos, como el colom­biano y el vene­zo­lano) y rema­tó por allí con una iro­nía que hacía sol­tar la risa. Se des­pe­día dicien­do, si la memo­ria no me falla: “Nos vemos… dijo el ciego”.

¡Jesús San­trich se reía de sí mis­mo! Cual­quier psi­co­ana­lis­ta sabría que no hay mayor ges­to de salud men­tal que poder reír­se de uno mis­mo. ¿Alguien pudo obser­var algu­na vez a Macri reír­se de sí mis­mo? ¿A Piñe­ra? ¿A Bol­so­na­ro? ¿A la dic­ta­dor­zue­la boli­via­na? ¿A Uri­be? ¿A Iván Duque? ¿Al pre­si­den­te de la prin­ci­pal poten­cia occi­den­tal? ¿Al pri­mer minis­tro de Israel? ¡Nun­ca! Para cual­quie­ra de esos per­so­na­jes de un tren fan­tas­ma, biza­rro y lum­pen, el humor sería inter­pre­ta­do como “signo de debilidad”.

¡San­trich murió rien­do y hacien­do bro­mas! (en su país al hecho de hacer bro­mas se lo cono­ce popu­lar­men­te como “mamar gallos”). Podía reír­se y bro­mear por­que se sabía fuer­te y sóli­do. Su for­ta­le­za no via­ja­ba en heli­cóp­te­ro de com­ba­te ni en un tan­que de gue­rra. Venía de la cau­sa jus­ta que defen­día, de la ver­dad de sus pro­yec­tos ins­pi­ra­dos en Marx y en Bolí­var, de la noble­za de sus idea­les por los cua­les estu­vo dis­pues­to a morir. Cual­quie­ra de sus enemi­gos en su situa­ción hubie­ra ensu­cia­do sus pan­ta­lo­nes por el miedo.

La risa bur­lo­na, la iro­nía feliz, el huma­nis­mo a toda prue­ba. De esa made­ra están hechos y hechas las per­so­nas que no están ata­das a las mez­quin­da­des del Mer­ca­do, a las medio­cri­da­des de la buro­cra­cia, al dine­ro de sus cuen­tas ban­ca­rias y sus nego­cios sucios.

Esta­dos Uni­dos, usan­do peo­nes loca­les, deci­dió aca­bar con él. ¡Qué la heroi­ca Revo­lu­ción Cuba­na y la Vene­zue­la boli­va­ria­na pon­gan las bar­bas en remo­jo! El anciano “key­ne­siano” y “popu­lis­ta” Joe Biden no vie­ne a traer “diá­lo­go”, “plu­ra­lis­mo” ni “bue­na vecin­dad”. Vie­ne a inten­tar sal­var, a los mano­ta­zos, un Impe­rio en tera­pia inten­si­va. ¿Vol­ve­rá a tener efec­to la son­ri­sa enve­ne­na­da de los com­pin­ches de Oba­ma? ¿Sus becas? ¿Sus “filan­tró­pi­cas” invi­ta­cio­nes a visi­tar “la demo­cra­cia” de ojos azu­les? ¿Sus “pasan­tías aca­dé­mi­cas” des­ti­na­das a coop­tar gen­te joven? ¿Otra vez ven­de­rán sus espe­ji­tos de colo­res mien­tras con­ti­núan sem­bran­do y regan­do de bases mili­ta­res el con­ti­nen­te ame­ri­cano? ¿Las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res cree­rán, nue­va­men­te, que con el cam­bio de admi­nis­tra­ción en la casa de pare­des blan­cas rena­cen por arte de magia John Len­non y Yoko Ono?

La eje­cu­ción impia­do­sa del coman­dan­te Jesús San­trich ha deja­do, tris­te­men­te, las cosas en cla­ro. Nada de “flo­wer power”. El impe­ria­lis­mo sigue exis­tien­do. Ni los cie­gos se pue­den sal­var de la furia des­bo­ca­da de la con­tra­in­sur­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­na, eje­cu­ta­da en for­ma qui­rúr­gi­ca por sus peo­nes loca­les, de piel more­na y obe­dien­cia ciega.

A pesar de la pan­de­mia y el ais­la­mien­to social, algo logra escu­char­se por entre las plan­tas y los árbo­les. Por allí deben andar hacien­do bro­mas y pla­nean­do nue­vas insur­gen­cias Jesús San­trich y Cami­lo Torres, Fidel Cas­tro y Maru­lan­da, el Che Gue­va­ra rodea­do de jóve­nes rebel­des de Palestina.

El ejem­plo moral es más fuer­te que todo el arma­men­to del mun­do. No se pue­de ani­qui­lar. Los pue­blos de Amé­ri­ca han des­per­ta­do y ya nadie podrá callar­los.
¡Has­ta la vic­to­ria siem­pre, que­ri­do Tri­chi, entra­ña­ble com­pa­ñe­ro Jesús San­trich! ¡Nun­ca dejes de tocar el saxo ni la flau­ta, nun­ca aban­do­nes tus dibu­jos, tus poe­mas ni tus bromas.

Nés­tor Kohan

Cáte­dra Che Gue­va­ra, Argen­ti­na
Madru­ga­da del 19 de mayo de 2021

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *