Colom­bia. Can­ción “Duque Chao”: sen­tir anti­uri­bis­ta, que cai­ga el gobierno

Por Ana Bea­triz Henao, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de mayo de 2021.

Duran­te el nue­vo paro nacio­nal que ini­ció el 28 de abril de 2021 y que ya lle­va sema­nas de con­ti­nui­dad y alti­ba­jos con pro­tes­tas masi­vas, sec­to­ria­les y par­cia­les; blo­queos de vías; con­cen­tra­cio­nes, car­na­va­les y con­cier­tos; plan­to­nes y peri­fo­neo; para­li­za­cio­nes del trans­por­te y algu­nos ser­vi­cios; esta­lli­dos, levan­ta­mien­tos, repre­sio­nes, enfren­ta­mien­tos, caí­dos y heri­dos; que­mas de esta­cio­nes, edi­fi­ca­cio­nes y derri­bo de monu­men­tos; asam­bleas popu­la­res; por últi­mo, dudo­sas nego­cia­cio­nes y pro­me­sas para des­mo­vi­li­zar, la can­ción anti­gu­ber­na­men­tal Duque Chao ha vuel­to a reso­nar en el ágo­ra públi­ca. Según la encues­ta Datex­co, el 75.1% de colom­bia­nos apo­yan el Paro Nacio­nal y la can­ción es más viral que nunca.

La cor­ti­na ries­go­sa de la Copa de Amé­ri­ca y el jue­go entre el Junior y el River Pla­te, mien­tras resue­nan las balas ase­si­nas, los gases lacri­mó­ge­nos, los gri­tos y soni­dos, son una afren­ta a la dig­ni­dad y al cán­ti­co popu­lar, ver­da­de­ra pasión fut­bo­le­ra, como la que expre­sa­ron este 14 de mayo de 2021 en Iba­gué al can­tar el Duque Chaocon ben­ga­las rojas, lo mis­mo Popa­yán, Cali y Bogo­tá, al rojo vivo. ¿Cuál es, pues, el ori­gen y sen­ti­do de dicha canción?

La can­ción anti­uri­bis­ta nació el 1 de junio de 2018, cuan­do un trío anó­ni­mo de jóve­nes de cla­se media demo­crá­ti­ca bogo­ta­na y pre­ca­ri­za­da, acom­pa­ña­dos del piano, reajus­ta­ron la letra y soni­do como una suer­te jin­gle elec­to­ral en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, estas dispu­taron a Iván Duque, can­di­da­to de Uri­be, apo­ya­do por todas las fran­jas de la bur­gue­sía, ver­sus la Colom­bia Huma­na de Petro y Ánge­la Roble­do, apo­ya­do por fran­jas de la peque­ña bur­gue­sía, los tra­ba­ja­do­res y sec­to­res popu­la­res. Más allá de la situa­ción pun­tual del sufra­gio, la can­ción expre­só una pola­ri­za­ción de cla­ses sin igual, a su vez, un pro­fun­do has­tío con el retorno de Uri­be al poder y la fisio­no­mía repre­si­va del régi­men polí­ti­co auto­ri­ta­rio. En efec­to, el cán­ti­co era un lla­ma­do a la resis­ten­cia civil.

El rit­mo pega­jo­so y estri­bi­llo del “Duque chao /​Uri­be chao /​chao /​chao” fue a su vez reto­ma­da de la famo­sa serie espa­ño­la de Net­flix, La Casa de Papel(2017), con­su­mi­da por las capas medias lati­nas y colom­bia­nas. La can­ción ori­gi­nal, Bella Ciao (del 1943 – 45), fue el cán­ti­co ita­liano anti­fas­cis­ta de la resis­ten­cia par­ti­sa­na, obre­ra y socia­lis­ta, al fas­cis­mo de Beni­to Mus­so­li­ni y Adolf Hitler, anun­cian­do que a todo dic­ta­dor y mal gober­nan­te le lle­ga su hora. Ésta sería, a su vez, una nue­va ver­sión de la posi­ble ori­gi­nal de 1919, la rein­ven­ción y reapro­pia­ción cul­tu­ral de la his­to­ria. A Uri­be y Duque, el Bona­par­te crio­llo y su mario­ne­ta, al pare­cer, les está lle­gan­do tam­bién su hora final tam­bién. Tie­nen los días con­ta­dos. Oja­lá, su decli­ve ver­ti­gi­no­so se dé antes del dos mil vein­te dos, sien­do juz­ga­dos y apre­sa­dos, si no aho­ra, des­pués, por su vio­la­ción sis­te­má­ti­ca de los dere­chos huma­nos y ser unos ven­de patrias.

Lo que comen­zó como un emo­ti­vo y espe­ran­za­dor jin­gle elec­to­ral, lue­go de la derro­ta momen­tá­nea de Petro y los ocho millo­nes que vota­ron por él en la ten­sa segun­da vuel­ta, se tor­nó en una can­ción del Paro y la resis­ten­cia, del des­per­tar de la situa­ción pre­rre­vo­lu­cio­na­ria abier­ta del paro del 21 de noviem­bre de 2019, expre­sión del trán­si­to a nue­va eta­pa his­tó­ri­ca abier­ta en el 2016, con el comien­zo del fin del las­tre de la mayo­ría de las FARC-EP his­tó­ri­cas y el últi­mo ciclo de vida del con­flic­to arma­do de marras, el cual pare­ce estar cerrán­do­se, con ape­nas la super­vi­ven­cia y acu­mu­la­ción de gru­pos res­tan­tes (ELN y otros), los cua­les man­tie­nen vivo al uri­bis­mo y el régi­men represivo.

Así pues, el Duque Chao del 21N se ajus­tó con una letra dife­ren­te y com­ba­ti­va pos­elec­to­ral, de lucha direc­ta, la cual se fue con­vir­tien­do en la can­ción del paro, jun­to con el cán­ti­co bai­la­ble de “1, 2…3, stop, Uri­be para­co HP” y el de la Min­ga Indí­ge­na: “Raza, fuer­za, por mi patria, por mi tie­rra”. Veía­mos enton­ces orques­tas sin­fó­ni­cas y facul­ta­des de músi­ca en CaliBogo­tá, gru­pos impro­vi­sa­dos y con­so­las, voces a cape­la y com­pa­trio­tas de otros paí­ses y emba­ja­das, ento­na­das en las calles: “si su gobierno sigue matan­do, no deja­re­mos de luchar, oh colom­biano, vamo’ a la lucha, vamo’ a sal­var nues­tro país”, pidien­do cár­cel para Uri­be y denun­cian­do su ínti­mo víncu­lo para­mi­li­tar y los Fal­sos Posi­ti­vos, de él y su ex Minis­tro defe­nes­tra­do y Nobel de Paz, Juan Manuel Santos.

Has­ta el momen­to hay ver­sio­nes del Duque Chao de hip-hop con sal­sa, carran­ga, elec­tró­ni­cagua­ra­cha, rock, soni­do sin­fó­ni­cocan­tau­tor. Ya solo fal­ta la ver­sión K‑pop y reg­gae­ton. Esta can­ción viral tam­bién es dis­rup­ti­va en tér­mi­nos del agit-prop, por­que rom­pe con los ruti­na­rios y des­mo­ra­li­zan­tes cán­ti­cos del peri­fo­neo de la buro­cra­cia sin­di­cal y la vie­ja izquier­da refor­mis­ta anqui­lo­sa­da, sus loas a la derro­ta y a la tristeza.

Simi­lar a la Pri­ma­ve­ra Ára­be y la revo­lu­ción chi­le­na, la juven­tud colom­bia­na y los tra­ba­ja­do­res expre­san su ins­tin­to de cla­se y anti oli­gár­qui­co cuan­do can­tan el Duque Chao y, a la vez, es para­dó­ji­co, cuan­do por­tan cami­se­tas de la selec­ción de fút­bol y la ban­de­ra tri­co­lor, tan­to en las calles como en casas. Tene­mos un par­ti­do por la vida que ganar, por cam­biar la his­to­ria del país y lograr la Segun­da y defi­ni­ti­va Inde­pen­den­cia del impe­ria­lis­mo yan­qui-euro­peo y sus laca­yos lugar­te­nien­tes, la bur­gue­sía nacio­nal crio­lla en todas sus frac­cio­nes gre­mia­les y polí­ti­cas. Aun­que el arri­bo de la pan­de­mia del COVID-19 en Colom­bia que pro­me­te lle­gar a los 100 mil víc­ti­mas mor­ta­les a fina­les de año con­fi­nó en par­te las luchas y el resueno del cán­ti­co del Duque Chao, en el 28A vol­vió a retum­bar con su espí­ri­tu de contagio.

Como era de espe­rar­se, debi­do a la popu­la­ri­dad del slo­gan cul­tu­ral y su pode­ro­so men­sa­je polí­ti­co como con­sig­na radi­ca­li­za­da, el Duque Chao fue hacién­do­se cada más visi­ble e iden­ti­fi­cán­do­se con el sen­ti­do de año­rar la caí­da del gobierno por la vía de la movi­li­za­ción social direc­ta de miles y miles: “Una maña­na he des­per­ta­do y hemos saca­do al impos­tor”. Sino­ni­mia del aba­jo Duque, el fue­ra Duque, renun­cie Duque.

Por su par­te, el espí­ri­tu cama­leó­ni­co del lagar­to san­tis­ta, Roy Barre­ras y Arman­do Bene­det­ti, inte­gran­tes del Pac­to His­tó­ri­co de la Colom­bia Huma­na de Petro, bus­ca­ron reapro­piar­se del Duque Chao (#Chao­Du­que), pro­me­tien­do impul­sar una fuer­te cam­pa­ña de refe­ren­do revo­ca­to­rio de man­da­to pre­si­den­cial del alfil del uri­bis­mo y un pro­se­li­tis­mo elec­to­ral anti­ci­pa­do, para la con­sul­ta abier­ta de can­di­da­tos. Pro­me­sas vanas y feti­che del sufra­gio, que solo el Paro Nacio­nal des­de el 28 rom­pió al mos­trar la con­fian­za en las pro­pias fuer­zas de la gen­te y sus triun­fos par­cia­les en la calle pero con­cre­tos: el reti­ro de la refor­ma tri­bu­ta­ria y la refor­ma a la salud, la caí­da del Minis­tro Carras­qui­lla y can­ci­ller Clau­dia Blum, el recor­te de emi­sión del pro­gra­ma dia­rio pre­si­den­cial y dema­go­gia de matrí­cu­la cero en las públi­cas con acuer­dos incum­pli­dos pasa­dos, otras con­ce­sio­nes socia­les para sal­var­se y el des­pres­ti­gio inter­na­cio­nal, cár­cel a algu­nos miem­bros de la fuer­za públi­ca, etcétera.

El des­tino de Colom­bia y el aje­drez de la lucha de cla­ses impre­de­ci­ble se pue­de sen­tir en el sen­ti­do mis­mo de la letra y melo­día reso­nan­te de la can­ción popu­lar anti­gu­ber­na­men­tal del Duque Chao: aun­que más impro­ba­ble, podría suce­der la renun­cia, caí­da anti­ci­pa­da y estre­pi­to­sa del por­cino antes de fina­li­zar su man­da­to –la apues­ta a que le apos­ta­mos los revo­lu­cio­na­rios de un sin­nú­me­ro de fuer­zas espon­tá­neas, socia­les y polí­ti­cas – , o bien podría dar­se el ajus­te de cuen­tas y derro­ta tar­día de la corrien­te polí­ti­ca neo­uri­bis­ta y el régi­men en los pró­xi­mos comi­cios pre­si­den­cia­les –la vía de los refor­mis­tas hete­ro­gé­neos institucionalistas – .

No obs­tan­te, si algo hemos apren­di­do, es a no can­tar vic­to­rias que aún no se ganan y evi­tar el triun­fa­lis­mo insen­sa­to. Así las calles y las encues­tas mues­tren un nue­vo sen­tir y hege­mo­nía cul­tu­ral anti­uri­bis­ta que, como nos mues­tra los Misak, la Min­ga, Graf­fi­te­ros, Pri­me­ras Líneas y Pun­tos de Resis­ten­cia, tam­bién se yer­gue en opo­si­ción a todas las éli­tes colom­bia­nas de la his­to­ria repu­bli­ca­na, inclui­da la de San­tos y los supues­tos ami­gos libe­ra­les de la paz. La dere­cha tra­di­cio­nal neo­li­be­ral pue­de triun­far de nuevo.

El jin­gle elec­to­ral e himno de resis­ten­cia del paro, tal ha sido la fisio­no­mía cul­tu­ral con­tra­dic­to­ria de la can­ción Duque Chao. Las calles y/​o las elec­cio­nes, tal es la encru­ci­ja­da y bata­llas en la que ten­sio­na­rá sus fuer­zas el país y las cla­ses en pug­na de su seno. De ser nece­sa­rio y pre­ci­so, los de aba­jo echa­rán mano de tres medios, la pro­tes­ta y el voto, inclu­so las armas para defen­der­se, para sacu­dir­se el las­tre de la loza uri­bis­ta y el res­to de la bur­gue­sía tra­di­cio­nal, estan­do rece­lo­sas al frau­de y toda con­ju­ra de la transición.

Por su par­te, los de arri­ba harán has­ta lo impo­si­ble por impe­dir el arri­bo de un gobierno refor­mis­ta con una direc­ción de cla­se media y con un pasa­do en el M‑19, antes bien, bus­ca­rán que el des­con­ten­to lo cana­li­ce, al menos, la cen­tro dere­cha de los Ver­des y la dere­cha tra­di­cio­nal, del gru­po empre­sa­rial antio­que­ño y otros pul­pos eco­nó­mi­cos. De dar­se tal recam­bio hipo­té­ti­co, apar­te del inten­to de des­pres­ti­gio, des­gas­te exprés y recam­bio en un cua­trie­nio, inclu­so la posi­bi­li­dad de un gol­pe mili­tar y para-mili­tar, el esta­ble­ci­mien­to bus­ca­ría una rápi­da coop­ta­ción y con­ten­ción de los cam­bios al régi­men, tal cual vemos hoy a Gus­ta­vo Petro Urre­go, hablan­do de tú a tú con poten­ta­dos y gran­des empre­sa­rios como el judío Jean Clau­de Bes­su­do y otros ilus­tres mag­na­tes, mien­tras Israel bom­bar­dea a Pales­ti­na. Dán­do­les un par­te de con­fian­za que no va a tocar sus rique­zas, no sabien­do uno enton­ces cómo se impul­sa­rá la polí­ti­ca públi­ca de redis­tri­bu­ción si no es socia­li­zan­do par­te de la plus­va­lía del capi­tal, las jugo­sas ganan­cias acu­mu­la­das por años y déca­das a cos­ta de san­gre, corrup­ción y represión.

Como sea, pase lo que pase, lo que sí sabe­mos es que la musi­ca­li­dad del Duque Chao que­da­rá en la memo­ria colec­ti­va inter­ge­ne­ra­cio­nal y la his­to­ria recien­te como el comien­zo de los cam­bios pro­fun­dos de nues­tra Colom­bia. Paso paso paso, se vie­ne el colom­bia­na­zo, la revo­lu­ción colom­bia­na, la pri­ma­ve­ra espe­ra­da por la que lucha­ron cien­tos de miles de víc­ti­mas y lucha­do­res obre­ros y popu­la­res por seis déca­das. Pasar la pági­na del uri­bis­mo en el poder guber­na­ti­vo, aun­que será una corrien­te polí­ti­ca del con­ser­va­du­ris­mo y de opi­nión públi­ca influ­yen­te por dece­nios, impli­ca­rá un avan­ce para la con­se­cu­ción de la apues­ta de un gobierno de los tra­ba­ja­do­res y el socia­lis­mo, con­tra toda tibie­za de dere­cha e izquier­da. Las masas tra­ba­ja­do­ras ten­drán que hacer una dura expe­rien­cia con otros y rápi­da­men­te ver la fla­que­za y trai­ción de sus sue­ños por par­te de las frac­cio­nes crio­llas y de la cla­se media refor­mis­ta por “supe­rar” o “huma­ni­zar” el mode­lo neo­li­be­ral, a la par que se for­ja un par­ti­do de tra­ba­ja­do­res revo­lu­cio­na­rio en las luchas. Antes lo vivie­ron con el san­tis­mo y el pro­pio uri­bis­mo cama­leó­ni­co, maña­na serán el fajar­dis­mo y/​o el pro­gre­sis­mo, el socia­lis­mo debe derro­tar­los a todos. 

“Esta es la his­to­ria del colom­biano, que ha muer­to por defen­der la vida”. Por ellos y por todos, Lucas Villa, Dilan Cruz y Alli­son Melén­dez, los 900 líde­res socia­les ase­si­na­dos, her­ma­nas y her­ma­nos, hoy somos y esta­mos vivos can­tan­do el Duque-Uri­be chao, por­que el pue­blo está ale­gre y a la vez berra­co. ¡Es comien­zo del fin de una era y régi­men, tal cual lo conocemos! 



Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *