Vene­zue­la. A pro­pó­si­to de la ope­ra­ción mediá­ti­ca en el con­tex­to del con­flic­to de Apure

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de mayo de 2021.

La agre­sión arma­da con­tra Vene­zue­la en la fron­te­ra con Colom­bia por Apu­re, eje­cu­ta­da por un gru­po nar­co­mer­ce­na­rio colom­biano des­pren­di­do e inde­pen­di­za­do de las FARC, ha esta­do acom­pa­ña­da des­de un prin­ci­pio por un com­po­nen­te comunicacional. 

Ese com­po­nen­te es des­ple­ga­do por perio­dis­tas y acti­vis­tas de DDHH, que se enmas­ca­ran tras esa facha­da para ser­vir de [email protected] de los nar­co­mer­ce­na­rios, emi­tir sus men­sa­jes y posi­cio­nar su rela­to. Un suje­to cla­ve en esa ope­ra­ción es Javier Tarazona.

El caso de los efec­ti­vos mili­ta­res vene­zo­la­nos secues­tra­dos por los nar­co­mer­ce­na­rios colom­bia­nos es útil para evi­den­ciar esto que afir­ma­mos. Veá­mos­lo en detalle:

El hecho reite­ra­do de publi­car mate­rial rea­li­za­do por los nar­co­mer­ce­na­rios evi­den­cia su cone­xión direc­ta y su carác­ter de ins­tru­men­to mediá­ti­co de ese fac­tor cri­mi­nal inva­sor. Ade­más, sir­ve de canal públi­co para enviar el men­sa­je de nego­cia­ción de los narcomercenarios.

Reite­ra­da y gro­se­ra­men­te ape­la al dis­fraz de supues­to defen­sor cris­tiano de DDHH para bar­ni­zar nue­va­men­te la pro­pa­ga­ción de men­ti­ras sobre vio­la­cio­nes de DDHH por la FANB y la fala­cia de los 7 mil des­pla­za­dos vene­zo­la­nos en albergues.

Aquí endo­sa la res­pon­sa­bi­li­dad de la vida de los cap­tu­ra­dos al Esta­do vene­zo­lano y habla a nom­bre de los nar­co­mer­ce­na­rios colom­bia­nos, obvian­do que fue­ron cap­tu­ra­dos en com­ba­te, e ins­tru­men­ta­li­za sin escrú­pu­lo nue­va­men­te el video con cadá­ve­res de sol­da­dos venezolanos.

Dice defen­der la vida y la dig­ni­dad de los sol­da­dos pero su dis­fraz se cae, por­que se rego­dea en exhi­bir necró­fi­la­men­te lo más sagra­do que que­da des­pués de la muer­te de un ser humano (sus cuer­pos), vio­len­tan­do ade­más a las familias.

La insis­ten­cia en tener la pri­mi­cia y la denun­cia en supues­ta defen­sa de la vida y del dere­cho a la infor­ma­ción de las fami­lias, es la tác­ti­ca emplea­da para hacer públi­co el men­sa­je de los nar­co­mer­ce­na­rios colom­bia­nos en pos de sus fines con­tra el país.

Encu­bre a los nar­co­mer­ce­na­rios para ele­var­los de esta­tus y valor lla­mán­do­nos «gue­rri­lla», cuan­do no lo son. Tie­ne la tarea de dar­les mediá­ti­ca­men­te un pres­ti­gio que no tie­nen, por­que no son más que cri­mi­na­les, nar­co­tra­fi­can­tes, terro­ris­tas y asesinos.

Aquí la tarea es doble: ele­var­los de cri­mi­na­les a gue­rri­lle­ros y redu­cir el con­flic­to a una sim­ple dispu­ta de terri­to­rio. Omi­te la ver­dad: se tra­ta de la fuer­za arma­da de un país defen­dien­do la sobe­ra­nía terri­to­rial ante una agre­sión arma­da extranjera.

En más de una publi­ca­ción ins­tru­men­ta­li­zan de for­ma ras­tre­ra el dolor y sufri­mien­to de víc­ti­mas y fami­lia­res para que tri­bu­ten a los fines de sus jefes nar­co­mer­ce­na­rios. Ade­más gol­pea reite­ra­da­men­te la moral de la FANB, apun­tan­do a la des­le­gi­ti­ma­ción de altos mandos.

Todo, para su fin últi­mo: cons­truir mediá­ti­ca­men­te la nece­si­dad de inter­ven­ción extran­je­ra, arman­do un expe­dien­te que jus­ti­fi­que ape­lar a la doc­tri­na de «la nece­si­dad de pro­te­ger», que pre­ten­de borrar la sobe­ra­nía de los países.

Para el pro­pó­si­to de:

  • Ampli­fi­car el mensaje,
  • Cons­truir la matriz de la nece­si­dad de inter­ven­ción extranjera,
  • Inter­na­cio­na­li­zar el conflicto,

Entran en jue­go medios inter­na­cio­na­les para los cua­les sir­ve como fuen­te primaria.

Fuen­te: Corrien­te Revo­lu­cio­na­ria Bolí­var y Zamora

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *