Perú. Pobre­za: hemos regre­sa­do a los nive­les del 2010

Hum­ber­to Cam­po­dó­ni­co /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de mayo de 2021

Urge com­ba­tir la pan­de­mia, reac­ti­var la eco­no­mía y cam­biar de mode­lo económico 

En este artícu­lo hace­mos una bre­ve rese­ña de la data del recien­te­men­te publi­ca­do Infor­me del INEI sobre la Pobre­za en el 2020. Lue­go des­ta­ca­mos dos temas cen­tra­les: de un lado, el impac­to de los dos bonos uni­ver­sa­les en la reduc­ción de la pobre­za y la reac­ti­va­ción de la eco­no­mía y, de otro, la cre­cien­te vul­ne­ra­bi­li­dad, no solo de los pobres y los pobres extre­mos, sino de los lla­ma­dos no pobres vul­ne­ra­bles, lo que des­nu­da las falen­cias del mode­lo económico. 

En el 2020, nos dice el infor­me del INEI, la pobre­za en el Perú tuvo un aumen­to de 9.9% (enor­me), pasan­do de 20.2% en el 2019 a 30.1%. Aho­ra hay, enton­ces 9.8 millo­nes de pobres, lo que impli­ca que 3.3 millo­nes de per­so­nas caye­ron en la pobre­za en el 2020. Dice el INEI que esto se debe a la para­li­za­ción de la mayo­ría de las acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas debi­do al Esta­do de Emer­gen­cia Nacio­nal, sobre todo en el II Tri­mes­tre del año pasa­do, que impli­có medi­das de ais­la­mien­to social obli­ga­to­rio. Esto, cla­ro, ya lo sabía­mos y dife­ren­tes enti­da­des habían esti­ma­do cifras mas o menos parecidas.

Como la pobre­za se mide por la can­ti­dad de gas­to mone­ta­rio que pue­den rea­li­zar las per­so­nas, el INEI nos dice que es pobre un hogar de 4 per­so­nas que no logra gas­tar 1,440 soles mensuales. 

En cuan­to a la pobre­za extre­ma, ésta alcan­za a los hoga­res (siem­pre con­tan­do 4 per­so­nas) que no pue­den com­prar la canas­ta míni­ma ali­men­ta­ria, que cues­ta 764 soles men­sua­les. Los pobres extre­mos han aumen­ta­do en 79%: de 931,800 a 1´663,900 del 2019 al 2020, lo que impli­ca que aho­ra hay 732,100 nue­vos pobres extre­mos. Así, la pobre­za extre­ma aumen­ta del 2.9 al 5.1% del total de la pobla­ción, del 2019 al 2020. 

Sabe­mos que la pobre­za en el Perú es mucho mayor en las zonas rura­les que las urba­nas. Eso no ha cam­bia­do en el últi­mo años. Lo dis­tin­ti­vo es, sin embar­go, que el aumen­to de la pobre­za ha teni­do un impac­to mucho mayor en las zonas urba­nas que en las zonas rura­les. La razón es sim­ple: las medi­das de con­fi­na­mien­to y para­li­za­ción de las acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas se dan fun­da­men­tal­men­te en las ciudades.

Hay mucho más que men­cio­nar en este infor­me, pero debe­mos pasar aho­ra al tema de los bonos. Es cla­ve des­ta­car que la pobre­za ha sido ate­nua­da por la entre­ga de los dos bonos uni­ver­sa­les de 760 soles cada uno, los mis­mos que lle­ga­ron a 5´732,000 per­so­nas. En efec­to, según esti­ma­cio­nes de Javier Herre­ra (entre­vis­ta en RPP con Fer­nan­do Car­va­llo, 15 de mayo), inves­ti­ga­dor del IRD de Fran­cia, la entre­ga de estos bonos per­mi­tió la reduc­ción de la pobre­za en 3.2%. Para mayor cla­ri­dad, si los bonos no se hubie­ran entre­ga­do, la pobre­za hubie­ra subi­do a 33.3% (30.1% + 3.2%).

Esto tam­bién me per­mi­te decir que si se hubie­ra entre­ga­do dos bonos adi­cio­na­les de 760 soles cada uno en el 2020, la pobre­za se hubie­ra redu­ci­do en un 3,2% adi­cio­nal. Vale decir que hubie­ra sido del 26.9% (30.1% – 3.2%). 

Sin embar­go, el gobierno peruano, a dife­ren­cia de las entre­gas de bonos que hicie­ron la mayo­ría de paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na como Argen­ti­na (4 bonos), Colom­bia (12 bonos) y Chi­le (5 bonos y dos bonos para la cla­se media) solo otor­gó los dos bonos ya mencionados. 

La razón: para el gobierno el bono es sim­ple­men­te un gas­to y no tie­ne uti­li­dad. Debi­do a sus anteo­je­ras ideo­ló­gi­cas, no pue­de apre­ciar que el bono tie­ne un doble carác­ter. De un lado, com­pen­sa a los ciu­da­da­nos a quie­nes el gobierno prohí­be salir a tra­ba­jar. Y, de otro, tie­ne un carác­ter reac­ti­va­dor de la eco­no­mía pues quie­nes reci­ben el bono lo gas­ta­rán inme­dia­ta­men­te, es decir, com­pra­rán bie­nes pro­du­ci­dos por las empre­sas, que han vis­to redu­ci­dos sus ingre­sos por la rece­sión. Dicho de otra mane­ra, el efec­to mul­ti­pli­ca­dor del bono com­ba­te la rece­sión e impul­sa la reactivación. 

Ese es el ABC de las lla­ma­das polí­ti­cas con­tra­cí­cli­cas para com­ba­tir la rece­sión, lo que ha vuel­to a ser corro­bo­ra­do por el Ban­co Mun­dial: “Un estu­dio rea­li­za­do para esta infor­me mues­tra que el mul­ti­pli­ca­dor fis­cal de las trans­fe­ren­cias socia­les es mucho mayor en la Región que en las eco­no­mías avan­za­das. Y es con­sis­ten­te­men­te más amplio en los paí­ses que tie­nen trans­fe­ren­cias socia­les impor­tan­tes y bien diri­gi­das. La fuer­te res­pues­ta que se ha dado a la cri­sis del Covid 19 podría ser recor­da­da como uno de los pri­me­ros ejem­plos de una exi­to­sa polí­ti­ca fis­cal con­tra­cí­cli­ca a tra­vés de muchos paí­ses de la Región” (Ban­co Mun­dial, Repor­te Semi­na­nual de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, El cos­to de man­te­ner­se salu­da­ble, octu­bre 2020 www​.world​bank​.org). 

Agre­gue­mos, ade­más, que el recien­te infor­me del FMI sobre el Perú (Artícu­lo IV), plan­tea que el Perú otor­gue dos bonos uni­ver­sa­les adi­cio­na­les que sig­ni­fi­can 2,5% del PBI para impul­sar la reac­ti­va­ción eco­nó­mi­ca. El actual MEF no quie­re saber nada de eso (ver, https://​lare​pu​bli​ca​.pe/​o​p​i​n​i​o​n​/​2​0​2​1​/​0​3​/​3​1​/​f​m​i​-​a​-​l​a​-​i​z​q​u​i​e​r​d​a​-​d​e​l​-​m​e​f​-​por…). 

La rece­sión no solo ha gol­pea­do a los pobres, lo que se demues­tra con las cifras ya pro­por­cio­na­das. Tam­bién gol­pea a los lla­ma­dos No Pobres Vul­ne­ra­bles, es decir, a aque­llas per­so­nas que salie­ron de la pobre­za en años ante­rio­res pero que no se han con­so­li­da­do como cla­se media. Dicho de otra mane­ra, ya no son pobres (el 20% de la pobla­ción en el 2019), pero pue­den vol­ver a ser­lo si es que ocu­rre un “shock” eco­nó­mi­co”. Dice el INEI que los No Pobres Vul­ne­ra­bles eran el 35.5% en el 2019 en el Perú. Lo que quie­re decir que el 55.5% de los perua­nos, o era pobre, o era no pobre vul­ne­ra­ble (ver https://​lare​pu​bli​ca​.pe/​o​p​i​n​i​o​n​/​2​0​2​1​/​0​3​/​1​0​/​c​l​a​s​e​-​m​e​d​i​a​-​e​m​e​r​g​e​n​t​e​-​o​-​n​o​-​pob…). 

¿Cómo ha impac­ta­do el efec­to de la pan­de­mia en estas cifras? Ya sabe­mos que la pobre­za en el Perú en el 2019 ha subi­do a 30.1%. Y, según cálcu­los rea­li­za­dos por Javier Herre­ra, se esti­ma que los No Pobres Vul­ne­ra­bles, en el 2020, ascien­den al 35.5% de la pobla­ción. Así, el 65.6% de la pobla­ción (30.1 más 35.5) es pobre y no pobre vulnerable. 

Se pue­de apre­ciar, enton­ces, que el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co debi­do al super ciclo de altos pre­cios de las mate­rias pri­mas, del 2003 al 2013), si bien redu­jo la pobre­za, no fue capaz de otor­gar sos­te­ni­bi­li­dad a ese pro­ce­so. ¿Y por qué? Por­que bue­na par­te de los que ya no eran pobres no obtu­vie­ron empleos de cali­dad y siguie­ron engro­san­do las filas de la informalidad. 

Duran­te esos años en nues­tro país no se apli­ca­ron polí­ti­cas de diver­si­fi­ca­ción pro­duc­ti­va, que pren­dan otros moto­res en las dife­ren­tes ramas pro­duc­ti­vas que lle­ven a la crea­ción de empleos esta­bles, con mayor valor agre­ga­do. Tam­po­co el Esta­do, debi­do a la polí­ti­ca neo­li­be­ral que pri­vi­le­gia el libre jue­go de las fuer­zas del mer­ca­do que debi­li­ta al Esta­do y la inver­sión públi­ca, no invir­tió lo nece­sa­rio en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo y, sobre todo, de salud, lo que nos ha lle­va­do a la terri­ble situa­ción actual de fal­ta de hos­pi­ta­les, oxí­geno, camas UCI y demo­ras en la com­pra de vacu­nas, lo que se debe revertir.

Es por estas razo­nes que no pode­mos depen­der en exce­so (como has­ta aho­ra) de las expor­ta­cio­nes de mate­rias pri­mas. Y que tene­mos que avan­zar hacia una nue­va for­ma de rela­ción de Esta­do y mer­ca­do, hacia una eco­no­mía mix­ta. Para comen­zar a rever­tir enton­ces las terri­bles cifras de pobre­za de este 2020, es nece­sa­rio cam­biar el mode­lo de crecimiento. 

Todos los artícu­los del autor se pue­den encon­trar en:
www​.cris​tal​de​mi​ra​.com

FUWENTE: Otra Mirada

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *