Méxi­co. EZLN: «Y toda­vía hay que atra­ve­sar el Atlántico»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de mayo de 2021

¡Del­fi­nes!

Fue­ron momen­tos dra­má­ti­cos. Aco­rra­la­do, entre cabos suel­tos y la bor­da, el bichi­to ame­na­za­ba con su lan­za a la tri­pu­la­ción, mien­tras de reo­jo obser­va­ba al mar embra­ve­ci­do, don­de un Kra­ken, de la espe­cie “kra­ken esca­ra­bu­jos” –espe­cia­lis­ta en comer escarabajos‑, ace­cha­ba. Enton­ces, se armó de valor el intré­pi­do poli­zón, alzó sus múl­ti­ples bra­zos al cie­lo y su voz rugió, opa­can­do el rui­do de las olas al cho­car con­tra el cas­co de La Montaña:

Ich bin der Stahl­kä­fer, der Größ­te, der Bes­te! Beach­tung! Hör auf mei­ne Wor­te¡ (¡yo soy el esca­ra­ba­jo de ace­ro, el más gran­de, el mejor. ¡Aten­ción! ¡Escu­chad mis palabras!)

La tri­pu­la­ción se detu­vo en seco. No por­que un insec­to esqui­zo­fré­ni­co les reta­ra con un mon­da­dien­tes y una tapi­ta de plás­ti­co. Tam­po­co por­que les habla­ra en ale­mán. Fue por­que el escu­char su len­gua mater­na, des­pués de años de escu­char sólo el espa­ñol tro­pi­cal cos­te­ño, les trans­por­tó a su tie­rra como por un raro encantamiento.

Gabrie­la diría des­pués que el ale­mán del bichi­to esta­ba más cer­ca del ale­mán de un migran­te ira­ní que del Faus­to de Goethe. El capi­tán defen­dió al poli­zón, ale­gan­do que su ale­mán era per­fec­ta­men­te enten­di­ble. Y, como don­de man­da capi­tán no gobier­na Gabrie­la, Ete y Karl apro­ba­ron, y Edwin, aun­que sólo enten­dió la pala­bra “cum­bia”, estu­vo de acuer­do. Así que lo que les narro, es la ver­sión del bicho tra­du­ci­da del alemán:

-*-

“El titu­beo de mis ata­can­tes me dio tiem­po para reha­cer mi estra­te­gia defen­si­va, recom­po­ner mi arma­du­ra (por­que una cosa es morir en un com­ba­te des­igual y otra muy dis­tin­ta es hacer­lo en fachas), y lan­zar mi con­tra­ofen­si­va: un relato…

Fue hace algu­nas lunas, en las mon­ta­ñas del Sur­es­te Mexi­cano. Quie­nes ahí viven y luchan, habían lan­za­do un nue­vo desa­fío para sí mis­mos. Pero en esos momen­tos, vivían en la zozo­bra y el des­alien­to por­que care­cían de un vehícu­lo para su tra­ve­sía. Así fue has­ta que yo, el gran­de, el inefa­ble, el etcé­te­ra, Don Duri­to de La Lacan­do­na A.C. de C.V. de (i)R. (i)L. lle­gué a sus mon­ta­ñas (las siglas, como todos deben saber, sig­ni­fi­can “Andan­te Caba­lle­ro de Cabal­ga­du­ra Ver­sá­til de Irres­pon­sa­bi­li­dad Ili­mi­ta­da”). Tan pron­to se corrió la voz de mi arri­bo, mul­ti­tud de mozas, infan­tes de todas las eda­des, e inclu­so ancia­nas, corrie­ron, rau­das y velo­ces, a acla­mar­me. Pero yo me man­tu­ve fir­me y no sucum­bí a la vana­glo­ria. Me diri­gí enton­ces a los apo­sen­tos de quien se encar­ga­ba de la malo­gra­da expe­di­ción. Por un momen­to me con­fun­dí: la imper­ti­nen­te nariz de quien hacía y reha­cía las cuen­tas impo­si­bles para sufra­gar los gas­tos de la expe­di­ción puni­ti­va con­tra Euro­pa, me hizo recor­dar a aquel capi­tán, que des­pués sería cono­ci­do como el Sup­Mar­cos, al que orien­té duran­te años y a quien edu­qué con mi sabi­du­ría. Pero no, aun­que pare­ci­do, quien se dice lla­mar Sup­Ga­leano tie­ne toda­vía mucho que apren­der de mí, el más gran­de de los andan­tes caballeros.

En fin, que no tenían embar­ca­ción. Cuan­do puse a la dis­po­si­ción de esos seres mi navío, el suso­di­cho Sup, con sar­cas­mo, me res­pon­dió: “pero ahí sólo cabe uno, y tie­ne que ser muy peque­ño, y es… ¡una lata de sar­di­nas!”, refi­rién­do­se así a mi fra­ga­ta, cuyo nom­bre, “Pon tus bar­bas a remo­jar” la nomi­na­ba a babor, a la altu­ra de la proa. Hice caso omi­so de tal imper­ti­nen­cia y, cami­nan­do por entre la mul­ti­tud que anhe­la­ba una mira­da mía, una pala­bra al menos, me diri­gí hacia la isla “No tie­ne nom­bre”, des­cu­bier­ta por quien esto narra en 1999. Ya en lo alto de su, aho­ra sí, cofia arbo­la­da, espe­ré pacien­te a la madrugada.

Mal­di­je enton­ces al averno, con­vo­qué a dio­sas de todas las lati­tu­des, lla­mé pues a la más pode­ro­sa de ellas: la bru­ja escar­la­ta. Ella, la des­pre­cia­da por los otros dio­ses, dados como son al machis­mo fan­fa­rrón y de espec­tácu­lo. Ella, la ale­ja­da por las otras dio­sas, dadas a la belle­za fal­sa de afei­tes y cos­mé­ti­cos. Ella, la bru­ja escar­la­ta, la bru­ja mayor: Oh, die schar­la­chro­te Hexe! Oh, die älte­re Hexe!

Cono­cien­do yo que las pro­ba­bi­li­da­des de que esos seres extra­ños, auto­de­no­mi­na­dos zapa­tis­tas, con­si­guie­ran una embar­ca­ción dig­na, eran exiguas, bien sabía que sólo el más pode­ro­so de los pode­res mági­cos podría sacar­los del apu­ro y cum­plir con su pala­bra. Ergo, lla­mé a la bru­ja mayor, la de ropa­je pur­pú­reo, quien pue­de alte­rar la posi­bi­li­dad de que algo ocu­rra. Ella hizo cuen­tas y cuen­tos y lle­gó a la con­clu­sión de que, en efec­to, la pro­ba­bi­li­dad de que con­si­guie­ran una embar­ca­ción era casi de cero. Así dijo:

“Pero nada pue­do hacer, si no hay una peti­ción. Y no cual­quier peti­ción. Debe ser hecha por un Titán, un ser gran­dio­so y mag­ná­ni­mo que a su buen talan­te cobi­je a quie­nes nece­si­tan de un mági­co evento”.

¿Y quién mejor que yo?, bra­mé sono­ro. La dama del man­to car­me­sí alzó la mano deman­dan­do mi silen­cio. “No es todo”, susu­rró. “Pre­ci­so es que el tal Titán arries­gue su vida, su for­tu­na y repu­tación en la odi­sea que esos seres pre­ten­den. Esto es, que les acom­pa­ñe con su alien­to y bon­dad y, jun­to a ellos, aun­que no a su lado, afron­te desa­fíos y pena­res. Esto es, esta­rá y no estará”.

Estu­ve de acuer­do pues mi úni­ca for­tu­na son mis haza­ñas, la vida la arries­go con sólo exis­tir y, bueno, mi repu­tación está por los sóta­nos del mundo.

La bru­ja her­ma­na hizo pues lo que se hace en estos casos: encen­dió su orde­na­dor, se conec­tó a un ser­vi­dor en Ale­ma­nia, tecleó no sé qué con­ju­ro, modi­fi­có una grá­fi­ca de pro­ba­bi­li­da­des y subió, de casi cero a 99,9 % el por­cen­ta­je, tecleó de nue­vo y un zum­bi­do de su impre­so­ra dela­tó el papel que de ella salía. No sin antes apre­ciar la moder­ni­za­ción que hay en el gre­mio de bru­jas escar­la­tas y simi­la­res, tomé la nota. Una úni­ca sen­ten­cia la llenaba:

“Si el titán de ace­ro es, encuen­tre su seme­jan­te, que de eso depen­de el faltante”

¿Qué sig­ni­fi­ca­ba aque­llo? ¿Dón­de podría yo encon­trar a algo o alguien, ya no digo pare­ci­do, sino diga­mos leja­na­men­te cer­cano a mi gran­de­za? Tita­nes no hay muchos. De hecho, según la wiki­pe­dia de aba­jo y a la izquier­da, soy el úni­co que pre­va­le­ce. Enton­ces “de ace­ro”. ¿El hom­bre de ace­ro?, lo dudo; no creo que la bru­ja escar­la­ta haya reco­men­da­do a un varón. Enton­ces una fémi­na o hem­bra de acero.

Lar­go andu­ve. Reco­rrí des­de la Pata­go­nia has­ta la leja­na Sibe­ria. Cru­cé cami­nos con el digno Mapu­che, gri­té con la Colom­bia ensan­gren­ta­da, atra­ve­sé la doli­da pero per­sis­ten­te Pales­ti­na, pasé por los mares teñi­dos de la pena negra de migran­tes, y vol­ví sobre mis pasos, cre­yen­do, erró­nea­men­te, que fra­ca­sa­do había en mi misión.

Pero, al des­em­bar­car en la geo­gra­fía que lla­man “Méxi­co”, algo lla­mó mi aten­ción. Sobre aguas tur­que­sas un navío pade­cía los arre­glos y par­ches que su tri­pu­la­ción le daba. “Stahl­rat­te”, se leía en un cos­ta­do. Como a la bru­ja escar­la­ta la encon­tré en la Ale­ma­nia de aba­jo, y esa pala­bra sig­ni­fi­ca “rata de ace­ro” en su len­gua, deci­dí pro­bar for­tu­na. Espe­ré, con sabia pacien­cia, a que noche y som­bras cobi­ja­ran la sole­dad del bar­co. Tre­pé con habi­li­dad por la proa y, bor­dean­do por estri­bor, me lle­gué a don­de se ubi­ca el cen­tro de man­do o gobierno de la nave. En ella, un varón mal­de­cía en len­gua ger­ma­na con impro­pe­rios y blas­fe­mias que ape­na­rían al mis­mí­si­mo averno. Algo decía de la pena que da dejar mares y aven­tu­ras. Supe enton­ces que el navío con­ta­ba sus últi­mos días, y su capi­tán y tri­pu­la­ción pesa­di­llas tenían de una vida en tie­rra fir­me. Las bru­jas escar­la­tas de todo el mun­do con­fa­bu­la­ban a mi favor y ven­tu­ra. Pero todo depen­día de mí, del esca­ra­ba­jo de ace­ro inoxi­da­ble, del más gran­de de los andan­tes caba­lle­ros, de etcé­te­ra, para encon­trar “el fal­tan­te”. Espe­ré enton­ces a que el capi­tán cesa­ra en sus lamen­tos y mal­di­cio­nes. Cuan­do hubo calla­do y sólo un sollo­zo le aho­ga­ba la gar­gan­ta, me tre­pé al timón y enca­rán­do­lo dije: “Yo Don Duri­to, ¿tú quién?” El capi­tán no titu­beó al res­pon­der “Yo capi­tán, tú poli­zón” mien­tras blan­día un perió­di­co o revis­ta y ame­na­za­ba con opri­mir así mi her­mo­sa y esbel­ta figu­ra. Fue enton­ces que, con voz poten­te, me pre­sen­té. El capi­tán dudó y guar­dó silen­cio y perió­di­co o revista.

Des­pués, bas­ta­ron unas cuan­tas fra­ses para que ambos enten­dié­ra­mos que éra­mos gen­te de mun­do, aven­tu­re­ros por voca­ción y elec­ción, seres dis­pues­tos a enfren­tar cual­quier desa­fío por impo­nen­te y terri­ble que fuera.

Ya en con­fian­za, le refe­rí yo la his­to­ria de una odi­sea en cur­so, algo que lle­na­ría lue­go los ana­les de las his­to­rias por venir, el más peli­gro­so e ingra­to de los queha­ce­res: la lucha por la vida.

Me pro­di­gué en deta­lles, le hablé de una embar­ca­ción cons­trui­da en medio de las mon­ta­ñas, sin más agua que la de la llu­via para dar­le voca­ción y razón de ser. Le pla­ti­qué de quie­nes habían deci­di­do abra­zar tama­ña osa­día, de leyen­das sobre una mon­ta­ña que se nie­ga a la pri­sión de sus pies en tie­rra, de mitos y leyen­das mayas en voz de sus originarios.

El capi­tán encen­dió un piti­llo, me ofre­ció uno pero hube de recha­zar­lo al sacar mi pipa. Com­par­ti­mos el fue­go y el humo del tabaco.

El capi­tán guar­dó silen­cio y, des­pués de algu­nas boca­na­das dijo algo como: “a fe mía que gran honor sería sumar­se a tan noble y des­ca­be­lla­da cau­sa”. Y agre­gó: “no ten­go tri­pu­la­ción aho­ra, pues esta­mos ya al reti­ro, pero estoy segu­ro que muje­res y hom­bres se acer­ca­rán con tan solo el encan­to de esta his­to­ria. Ve con los tuyos y diles que cuen­ten con lo que somos, huma­nos y navío”.

Ter­mi­na­da mi his­to­ria, me diri­gí a quie­nes ame­na­za­ban con arro­jar­me por la bor­da: “Y así fue como uste­des, sim­ples mor­ta­les, se embar­ca­ron en esta aven­tu­ra. Así que dejad­me en paz y vol­veos a vues­tros tra­ba­jos y ense­res, que yo he de vigi­lar que el Kra­ken deje en paz nues­tra casa y camino. Para eso he lla­ma­do a peces ami­gos que lo man­ten­drán ausente”.

-*-

Y záz, que en ese momen­to alguien en cubier­ta gri­ta “¡Del­fi­nes!” y [email protected] subie­ron a cubier­ta arma­dos de cáma­ras, celu­la­res o sólo sus ojos asombrados.

En la con­fu­sión, Duri­to, el más gran­de de los Tita­nes, el úni­co héroe a la altu­ra del arte, el cóm­pli­ce de magos y bru­jas, se esca­bu­lló y tre­pó de nue­vo a, aho­ra sí, la Cofa y des­de ahí ento­nó cán­ti­cos que, lo juro, eran repli­ca­dos por los del­fi­nes que, entre olas y sar­ga­zo, bai­la­ban por la vida.

-*-

Más tar­de, en la cena, el capi­tán con­fir­mó la his­to­ria del bichi­to. Y des­de ese momen­to el bichi­to dejó de ser “el bichi­to” y es lla­ma­do, a par­tir de ese even­to, “Duri­to Stahl­kä­fer”, “Duri­to, el Esca­ra­ba­jo de Acero”.

“Una raya más al tigre”, debió decir el fina­do Sup­Mar­cos, tres metros bajo cubier­ta, err, qui­se decir, bajo tierra.

Aho­ra, con cama­ra­de­ría, Gabrie­la le corri­ge a Stahl­kä­fer la pro­nun­cia­ción ger­ma­na; en el hom­bro de Ete, Duri­to sube a lo más alto del palo mayor; acom­pa­ña a Carl cuan­do toma el timón y le divier­te con his­to­rias terri­bles y mara­vi­llo­sas; sobre la cabe­za de Edwin le diri­ge en el des­ple­gar y arriar del vela­men; y en las madru­ga­das com­par­te con el Capi­tán Lud­wig el taba­co y la palabra.

Y, cuan­do el mar embra­ve­ce y el vien­to aumen­ta su luju­rio­so cor­te­jo, el más gran­de ejem­plar de la andan­te caba­lle­ría, Stahl­kä­fer, entre­tie­ne al Escua­drón 421 rela­tan­do leyen­das increí­bles. Como aque­lla que narra la his­to­ria absur­da de una mon­ta­ña que bar­co se hizo por la vida.

Doy fe.

Sup­Ga­leano.
Pla­ne­ta Tierra.

Nota: El video de los del­fi­nes con­vo­ca­dos por Stahl­kä­ker fue toma­do por la Lupi­ta, por­que el equi­po de apo­yo de la Comi­sión Sex­ta, encar­ga­do de tal misión, esta­ba ocu­pa­do… gomi­tan­do. Sí, de pena aje­na. Aho­ra el Escua­drón 421 tie­ne como misión apo­yar al equi­po de apo­yo. Y toda­vía hay que atra­ve­sar el Atlán­ti­co (sus­pi­ro).

Video y fotos:

http://​enla​ce​za​pa​tis​ta​.ezln​.org​.mx/​2​0​2​1​/​0​5​/​1​2​/​d​e​l​f​i​n​es/

FUENTE: Pozol

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *