Pen­sa­mien­to crí­ti­co. ¿Qué hacen Alma­gro, Duque, Macri y el neo­li­be­ra­lis­mo de Amé­ri­ca Lati­na en Miami?

Por Sebas­tián Ochoa. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de mayo de 2021.

Pan­de­mia de COVID-19, pocas vacu­nas, fron­te­ras cerra­das. No para los pre­si­den­tes Iván Duque, de Colom­bia, y Lenin Moreno, de Ecua­dor, como tam­po­co para el exman­da­ta­rio argen­tino Mau­ri­cio Macri, jun­tos en EEUU. A ellos y otros refe­ren­tes de gobier­nos neo­li­be­ra­les en Amé­ri­ca Lati­na, tam­bién se sumó el titu­lar de la OEA, Luis Almagro.

Tam­bién par­ti­ci­pó el pre­si­den­te de Chi­le, Sebas­tián Piñe­ra, aun­que de mane­ra onli­ne. Con un per­fil polí­ti­co cla­ra­men­te con­tra­rio a los Gobier­nos y movi­mien­tos pro­gre­sis­tas de la región, el Foro en Defen­sa de la Demo­cra­cia en las Amé­ri­cas, rea­li­za­do el 5 de mayo pasa­do en The Bilt­mo­re Hotel, de Mia­mi. Fue­ron con­vo­ca­dos por el Ins­ti­tu­to Inter­ame­ri­cano para la Demo­cra­cia (IID), cuyo direc­tor ha sido con­de­na­do por masa­cres en Boli­via a prin­ci­pios del siglo.

Se tra­ta de Car­los Sán­chez Ber­zaín, quien fue minis­tro de Gobierno del expre­si­den­te boli­viano Gon­za­lo Sán­chez de Loza­da (1993−1997 y 2002 – 2003) duran­te la deno­mi­na­da Gue­rra del Gas. En 2003, el con­flic­to cul­mi­nó en 67 muer­tes, mayor­men­te por balas poli­cia­les y militares.

En ple­na pan­de­mia de COVID-19 y sus con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas, ¿qué impli­ca esta reu­nión de la dere­cha continental?

«Estoy pen­san­do en la par­ti­ci­pa­ción de Luis Alma­gro, quien cum­plió un rol impor­tan­te duran­te el gol­pe de Esta­do en Boli­via. Tam­bién esta­ba el due­ño de Info­bae, Daniel Hadad, cuyo por­tal es uno de los medios en espa­ñol más leí­dos en el mun­do», resal­tó a Sput­nik el poli­tó­lo­go argen­tino Damián Andra­da, que vive al este de Boli­via, en San­ta Cruz de la Sierra.

¿Qué hay detrás del Foro en Defen­sa de la Demo­cra­cia en las Américas?

Sput­nik con­ver­só con espe­cia­lis­tas lati­no­ame­ri­ca­nos sobre el pano­ra­ma que se for­ma a par­tir del Foro en Defen­sa de la Demo­cra­cia, con la par­ti­ci­pa­ción de pre­si­den­tes de la región invi­ta­dos por un anti­guo polí­ti­co vin­cu­la­do a la matan­za duran­te la gue­rra del Gas en Bolivia.

«Me sor­pren­dió esta pre­sen­ta­ción en socie­dad. Uno obser­va que hay víncu­los entre algu­nos pre­si­den­tes a par­tir de su ideo­lo­gía, pero en esta reu­nión cier­tos sec­to­res tuvie­ron la inten­ción de mos­trar­se todos jun­tos», con­si­de­ra Andra­da.
Todas estas figu­ras, reco­no­ci­das en sus res­pec­ti­vos paí­ses, has­ta aho­ra habían evi­ta­do mos­trar­se jun­tas, levan­tan­do su recla­mo al uní­sono con­tra lo que con­si­de­ran «dic­ta­du­ras del socia­lis­mo del siglo XXI», como expre­só el pre­si­den­te de Ecua­dor, Lenin Moreno.

Y notó la pre­sen­cia «de figu­ras como Sán­chez Ber­zaín, que fue minis­tro de Sán­chez de Loza­da duran­te la lla­ma­da gue­rra del Gas, pero lue­go no les que­dó otra que huir del país, por­que ase­si­na­ron a dece­nas de indí­ge­nas en octu­bre de 2003».

Es iné­di­to que líde­res de pasa­do tan som­brío se reúnan públi­ca­men­te con polí­ti­cos vigen­tes, como Macri o Duque, por men­cio­nar a algu­nos. «Son sec­to­res de la dere­cha con­ti­nen­tal y regio­nal cuyos víncu­los trans­cu­rrían en las som­bras. No así, tan explí­ci­ta­men­te», dijo Andra­da, quien es magis­ter en Cien­cia Polí­ti­ca y Socio­lo­gía por la Facul­tad Lati­no­ame­ri­ca­na de Cien­cias Socia­les (Flac­so) Argentina.

Enume­ró que Sán­chez Ber­zaín fue con­de­na­do por la Jus­ti­cia de EEUU, y es pró­fu­go de la Jus­ti­cia boli­via­na, debi­do a su desem­pe­ño en las masa­cres de octu­bre de 2003, ejer­ci­das prin­ci­pal­men­te con­tra el pue­blo de la ciu­dad pace­ña de El Alto.

Comen­tó que el IID reci­be finan­cia­mien­to de la Atlas Net­work, una orga­ni­za­ción no lucra­ti­va dedi­ca­da a evan­ge­li­zar con el libre mer­ca­do. Tam­bién pre­mió a la con­gre­sis­ta esta­dou­ni­den­se Ilea­na Ros-Leh­ti­nen, «que ha apo­ya­do el gol­pe en Hon­du­ras (en 2018) y que ha teni­do en la mira al Gobierno de Evo Mora­les (2006−2019)».
«Enton­ces —repu­so Andra­da— uno obser­va que este supues­to Ins­ti­tu­to para la Demo­cra­cia al final no ter­mi­na sien­do tan democrático».

La antí­te­sis del Gru­po de Puebla

Para el ana­lis­ta Gabriel Villal­ba, esta reu­nión pro­cu­ró con­ver­tir­se en la antí­te­sis del Gru­po de Pue­bla: «Al foro lo com­po­nen los per­so­na­jes más repre­sen­ta­ti­vos del neo­li­be­ra­lis­mo lati­no­ame­ri­cano. No en vano lo clau­su­ra­ron Piñe­ra y Duque, con todo el con­flic­to social que atra­vie­san en sus res­pec­ti­vos países».

«Exis­te un deno­mi­na­dor común entre todos estos per­so­na­jes y es que defien­den el neo­li­be­ra­lis­mo recal­ci­tran­te. Ellos creen fer­vien­te­men­te que los valo­res neo­li­be­ra­les son los valo­res demo­crá­ti­cos», agre­gó Villal­ba. Pero «el neo­li­be­ra­lis­mo está sien­do supe­ra­do en muchas par­tes del mun­do y de Amé­ri­ca Lati­na», observó.

Y deta­lló: «Macri no deja de ser un mal recuer­do para su pro­pia socie­dad. Piñe­ra es un per­so­na­je que se quie­re supe­rar en Chi­le. Duque es otro nefas­to que se quie­re supe­rar en Colom­bia. Ese es el deno­mi­na­dor común de esta reu­nión en Miami».

Villal­ba con­si­de­ró que la pre­sen­cia de Alma­gro refle­jó «que la OEA es el bra­zo ope­ra­ti­vo ‘diplo­má­ti­co’ de EEUU en la región. No en vano la OEA sur­ge en con­tra­po­si­ción a la revo­lu­ción cuba­na (1959), siem­bre se ha carac­te­ri­za­do por con­tra­pe­sar polí­ti­cas de domi­na­ción impe­rial con­tra los gobier­nos progresistas».

En este esce­na­rio ¿cuál es el rol del país que hos­pe­dó el foro? 

«Des­de la Doc­tri­na Mon­roe (1823), EEUU tie­ne una direc­triz polí­ti­ca para Amé­ri­ca Lati­na. No en vano Colom­bia es el país con mayor can­ti­dad de bases mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nas en su terri­to­rio», evi­den­ció Villal­ba. Y agre­gó: «No en vano EEUU ges­tó y ges­tio­nó el gol­pe de Esta­do en Boli­via por el litio, entre otras aris­tas. No en vano tra­ta de res­ca­tar el mode­lo neo­li­be­ral chi­leno, ni hace la gue­rra sucia a Pedro Cas­ti­llo en Perú, acu­sán­do­lo de comu­nis­ta y segui­dor de Hugo Chávez».

Si bien este tipo de foro no repre­sen­ta una ame­na­za para los Gobier­nos ele­gi­dos demo­crá­ti­ca­men­te, «siem­pre hay que tener los ojos abier­tos en esta geo­po­lí­ti­ca de domi­na­ción impe­rial. Ha pasa­do en Boli­via y en otras regio­nes, don­de había pro­ce­sos fuer­tes que ter­mi­na­ron sien­do ata­ca­dos por la vía judi­cial o la vía del gol­pe cívi­co poli­cial mili­tar», opi­nó Villal­ba, quien es abo­ga­do, espe­cia­li­za­do en Geo­po­lí­ti­ca. «Sin duda no repre­sen­ta una ame­na­za fuer­te esta reu­nión. Pero estos per­so­na­jes están ali­nea­dos con las direc­tri­ces que da EEUU. Y Alma­gro es el títe­re mayor en torno a esta geo­po­lí­ti­ca de domi­na­ción impe­rial», sostuvo.

La mar­ca del zorro

Duran­te sus años ope­ra­ti­vo en la polí­ti­ca boli­via­na, a Sán­chez Ber­zaín lo apo­da­ban el zorro, por su astu­cia, com­pa­ra­ble a la de este ani­ma­li­to. Pero que­da­ron lejos esos años, a prin­ci­pios de 2000, cuan­do man­dó a las fuer­zas poli­cia­les y mili­ta­res a repri­mir a su pro­pio pue­blo. «Sán­chez Ber­zaín es un pró­fu­go de la Jus­ti­cia boli­via­na, jun­to a Sán­chez de Loza­da. En su momen­to, como minis­tro de Defen­sa y de Gobierno, ges­tó lo que se deno­mi­nó en Boli­via ‘la gue­rra del Gas’, en la cual el pue­blo alte­ño fue acri­bi­lla­do por poli­cías y mili­ta­res», recor­dó Villal­ba, naci­do en La Paz.Actualmente, el exmi­nis­tro «ha sido reci­cla­do por estas ONG que dicen alen­tar los valo­res demo­crá­ti­cos. Pero son valo­res demo­crá­ti­cos que impo­ne EEUU a los pue­blos lati­no­ame­ri­ca­nos», evaluó.

¿Un Vox en Amé­ri­ca Latina?

La mues­tra de uni­dad de la dere­cha con­ti­nen­tal pre­ten­de, más bien, dar un men­sa­je a la pobla­ción. A pesar de que muchos de ellos ya no están en el poder, toda­vía son fuer­tes y algo traman.

«Este tipo de foro bus­ca que las ideas de la extre­ma dere­cha, que uno pue­de ver cla­ra­men­te con Vox en Espa­ña, vayan cobran­do dimen­sión aquí en Amé­ri­ca Lati­na», dijo Andra­da. Pero «hay que ver si Amé­ri­ca Lati­na es una región en la cual pue­de flo­re­cer la extre­ma dere­cha, como ha ocu­rri­do en Euro­pa, don­de la extre­ma dere­cha ocu­pa car­gos en el Parlamento».

En defi­ni­ti­va, este foro «visi­bi­li­za que hay intere­ses geo­po­lí­ti­cos apo­ya­dos por think tanks para que las extre­mas dere­chas cobren rele­van­cia en la región, en un con­tex­to de des­igual­dad, de pan­de­mia de COVID-19, con pro­tes­tas en varios paí­ses. Habrá que ver si hay espa­cio para esta radi­ca­li­za­ción», con­si­de­ró Andrada.

Fuen­te: Sput­nik Mundo

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *