Hon­du­ras. La mili­ta­ri­za­ción de muni­ci­pios aumen­ta­rá la vio­len­cia diaria

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de mayo de 2021.

La Poli­cía Mili­tar del Orden Públi­co (PMOP) inter­ven­drá 30 muni­ci­pios de 8 depar­ta­men­tos hon­du­re­ños, según ellos con el fin de sol­ven­tar los altos índi­ces de vio­len­cia que se han regis­tra­do en los últi­mos meses. El direc­tor de Casa Alian­za – Hon­du­ras, Gua­da­lu­pe Rue­las, ana­li­za que es una “medi­da publi­ci­ta­ria”, que úni­ca­men­te ven­drá a inten­si­fi­car el pro­ble­ma que sue­le gene­rar enfren­ta­mien­tos, repre­sio­nes y ase­si­na­tos. “No se pue­de ofre­cer paz y tran­qui­li­dad a pun­ta de rifle y tole­te, lle­nar de mili­ta­res el país no es sinó­ni­mo de una nación que goce de liber­tad, bas­ta con obser­var un poco la his­to­ria uni­ver­sal”, sub­ra­ya el acti­vis­ta social.

El pasa­do domin­go las auto­ri­da­des de segu­ri­dad infor­ma­ron que agen­tes de la Poli­cía Mili­tar del Orden Públi­co (PMOP) serán envia­dos para inter­ve­nir 30 muni­ci­pios, don­de según regis­tros ofi­cia­les se pre­sen­ta la mayor inci­den­cia de vio­len­cia en terri­to­rio hondureño.

Las regio­nes que serán mili­ta­ri­za­das per­te­ne­cen a ocho depar­ta­men­tos: El Dis­tri­to Cen­tral (Tegu­ci­gal­pa y Coma­ya­güe­la), San Pedro Sula, Cho­lo­ma, El Pro­gre­so, La Cei­ba, Olan­chi­to, Coma­ya­gua, Cata­ca­mas, Juti­cal­pa, Tocoa, Yoro, Sigua­te­que­pe, Qui­mis­tán, Villa­nue­va, Cho­lu­te­ca, Gra­cias, Puer­to Cor­tes, La Lima, Tru­ji­llo, Sabá, La Paz, El Paraí­so, Dan­lí, Patu­ca, La Igua­la, Espar­ta, Roa­tán, La Unión, Copán y Villa de San Antonio.

Para que expli­que esta medi­da del Gobierno, EL LIBERTADOR habló con el direc­tor de Casa Alian­za, José Gua­da­lu­pe Rue­las, y esti­ma que la medi­da de enviar mili­ta­res a los muni­ci­pios no sol­ven­ta­rá el pro­ble­ma de la inci­den­cia de la vio­len­cia y, al con­tra­rio, ven­drá a intensificarla.

Hay que recor­dar que en Hon­du­ras hay zonas bajo el man­do de maras y pan­di­llas y cri­men orga­ni­za­do, no hay un solo pun­to que no éste sien­do vigi­la­do o con­tro­la­do. En estos luga­res poli­cías y mili­ta­res no son permitidos.

“En reali­dad los cuer­pos poli­cia­les y los cuer­pos mili­ta­res son cuer­pos de ejer­ci­cio de vio­len­cia, o sea que no son bri­ga­das de paz las que están envian­do, enton­ces lo que están hacien­do es sumar vio­len­cia”, razo­nó Ruelas.

Asi­mis­mo, con­si­de­ró que éstas accio­nes son par­te de sim­ples “medi­das publi­ci­ta­rias” por par­te del Gobierno para mos­trar una ima­gen de lucha con­tra la vio­len­cia. “Es una medi­da para poner­la en la pri­me­ras pla­nas o en las por­ta­das de los perió­di­cos”, subrayó.

El acti­vis­ta social mani­fes­tó que no le sor­pren­de que estén envian­do mili­ta­res a estos muni­ci­pios, ya que actual­men­te casi todos los sec­to­res, inclu­yen­do salud, edu­ca­ción y segu­ri­dad se encuen­tran mili­ta­ri­za­dos. “Usted se encuen­tra uni­for­mes mili­ta­res por todas par­tes, en cual­quier par­te que esté los mili­ta­res han inva­di­do el espa­cio cívi­co”, sub­ra­ya Rue­las sobre lo que ha obser­va­do en las calles y en las estruc­tu­ras de la admi­nis­tra­ción del Estado.

Rue­la ase­gu­ra que una vez se reali­cen estas inter­ven­cio­nes mili­ta­res en los 30 muni­ci­pios, se gene­ra­rán repre­sio­nes, ase­si­na­tos y eje­cu­cio­nes, lo cual cata­lo­ga como “deplo­ra­ble”, y expo­ne que las solu­cio­nes son otras, la mejor for­ma de sol­ven­tar el pro­ble­ma de la vio­len­cia es rea­li­zar medi­das de pre­ven­ción y no de represión.

No se pue­de ofre­cer paz y tran­qui­li­dad a pun­ta de rifle y tole­te, lle­nar de mili­ta­res el país no es sinó­ni­mo de una nación que goce de liber­tad, bas­ta con obser­var un poco la his­to­ria universal.

“Hay que reha­bi­li­tar y hay que for­ta­le­cer el teji­do social para que la gen­te cola­bo­re y vuel­va a tener con­fian­za, hay que super­vi­sar trans­for­mar las ins­ti­tu­cio­nes para que la gen­te ten­ga de nue­vo con­fian­za en el Esta­do y al mis­mo tiem­po hacer inver­sión públi­ca para que la gen­te ten­ga opor­tu­ni­da­des”, des­ta­có como los ver­da­de­ros obje­ti­vos que debe­rían per­se­guir­se para cam­biar una socie­dad poco sana como se halla hoy la hondureña.

Fuen­te: El Libertador

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *