Colom­bia. Una demo­cra­cia para­mi­li­tar (I)

Por Jor­ge Maj­fud. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de mayo de 2021.

Dos años antes del naci­mien­to de las FARC, en febre­ro de 1962 el tenien­te gene­ral William Yar­bo­rough pro­mo­vió la idea de los gru­pos para­mi­li­ta­res “entre­na­das de for­ma clan­des­ti­na para la repre­sión” en Amé­ri­ca Lati­na como for­ma de com­ba­tir a los nue­vos gru­pos pro­gre­sis­tas y a los acti­vis­tas socia­les sin invo­lu­crar ni a Washing­ton ni a los ejér­ci­tos nacio­na­les a los que finan­cia­ban, ni a los ofi­cia­les entre­na­dos y adoc­tri­na­dos en las escue­las mili­ta­res de Vir­gi­nia, Geor­gia, Pana­má y en las pro­pias escue­las mili­ta­res de los paí­ses latinoamericanos.

En Colom­bia, esta idea de “spe­cial for­ces” pren­dió rápi­da­men­te por­que ya exis­tía en la prác­ti­ca y en la cul­tu­ra rural des­de las dic­ta­du­ras de la pri­me­ra mitad del siglo XX. Des­de los años cua­ren­ta, los hacen­da­dos finan­cia­ban sus pro­pias mili­cias para exten­der sus terri­to­rios en nom­bre de la defen­sa de sus terri­to­rios y de la pro­pie­dad pri­va­da. Con un cono­ci­mien­to limi­ta­do y chue­co de El Bogo­ta­zo de 1948 que siguió al ase­si­na­to del caris­má­ti­co can­di­da­to Jor­ge Elié­cer Gai­tán, el gene­ral esta­dou­ni­den­se Yar­bo­rough reco­men­dó crear en Colom­bia “una estruc­tu­ra cívi­co-mili­tar que pue­da ser usa­da para pre­sio­nar en favor de refor­mas a tra­vés de la pro­pa­gan­da anti­co­mu­nis­ta y, en la medi­da de lo posi­ble, pue­da eje­cu­tar accio­nes para­mi­li­ta­res, sabo­ta­jes y acti­vi­da­des terro­ris­tas con­tra cual­quier sim­pa­ti­zan­te comu­nis­ta. Este plan debe ser apo­ya­do por Esta­dos Uni­dos”. A con­ti­nua­ción, reco­men­dó el envío de US Spe­cial For­ces Trai­ners (Fuer­zas Espe­cia­les de Entre­na­mien­to de Esta­dos Uni­dos) para faci­li­tar una ope­ra­ción a lar­go pla­zo. Todo un éxito.

Como obser­va el acti­vis­ta y pro­fe­sor de la Uni­ver­sity of Pit­ts­burgh, Daniel Kova­lik, en la pri­me­ra déca­da del siglo XXI, gra­cias a los 10.000 millo­nes de dóla­res trans­fe­ri­dos por Washing­ton a Bogo­tá para la “con­tra­in­sur­gen­cia” y la lucha con­tra las dro­gas del Plan Colom­bia, 10.000 jóve­nes colom­bia­nos paga­ron con sus vidas la mara­vi­llo­sa idea naci­da en una pul­cra ofi­ci­na de Esta­dos Uni­dos. En la Fron­te­ra sal­va­je y, en par­ti­cu­lar, en Colom­bia, des­de hace déca­das, la regla con­sis­te en hacer pasar a las víc­ti­mas ase­si­na­das por gue­rri­lle­ros caí­dos en com­ba­te. Los “fal­sos posi­ti­vos” no son solo una tra­di­ción colom­bia­na, pero en Colom­bia se dic­ta cáte­dra. Cuan­tos más fal­sos posi­ti­vos, cuan­tos más peli­gro­sos rebel­des ase­si­na­dos o repor­ta­dos como inmi­nen­tes ame­na­zas, más millo­nes de dóla­res en ayu­da es envia­da por Washing­ton para apo­yar la lucha por la Demo­cra­cia y la Liber­tad de las sacri­fi­ca­das cla­ses diri­gen­tes de esos paí­ses. Esta estra­te­gia no es nue­va ni nació en Colom­bia. Es un vie­jo recur­so de la cla­se diri­gen­te lati­no­ame­ri­ca­na que hun­de sus raí­ces en el siglo XIX y rápi­da­men­te olvi­dó de dón­de pro­ve­nía su pasión y su odio por los de aba­jo a quie­nes, más recien­te­men­te, se comen­zó a lla­mar comu­nis­tas o mar­xis­tas sin que ni uno ni otros hubie­sen leí­do un sol libro o un solo artícu­lo publi­ca­do en Nue­va York por un lejano y com­pli­ca­do filó­so­fo ale­mán lla­ma­do Karl Marx.

Según la ONU, en Colom­bia la prác­ti­ca de los fal­sos posi­ti­vos es sis­te­má­ti­ca sólo en 30 de los 32 depar­ta­men­tos colom­bia­nos. El 10 de setiem­bre de 2016, el New York Times deta­lló cómo un gru­po finan­cia­do para acti­vi­da­des insur­gen­tes se con­vir­tió en un escua­drón de la muer­te que con­tro­la la cos­ta nor­te de Colom­bia. Des­de el año 2000, estos gru­pos de extre­ma dere­cha come­tie­ron cien­tos de masa­cres que pasa­ron des­aper­ci­bi­das por la comu­ni­dad inter­na­cio­nal. Un día antes de los ata­ques a las Torres Geme­las de Nue­va York, el 10 de setiem­bre de 2001 el secre­ta­rio de Esta­do Colin Powell decla­ró que, como prue­ba de la posi­ción con­tra el terro­ris­mo de Esta­dos Uni­dos, las Auto­de­fen­sas Uni­das de Colom­bia (AUC) habían sido cla­si­fi­ca­das como “orga­ni­za­cio­nes terroristas”. 

El comu­ni­ca­do de la Secre­ta­ría de Esta­do reco­no­ció la auto­ría de 75 masa­cres por par­te de la AUC sólo en un año, apar­te de tor­tu­ras y ase­si­na­tos sis­te­má­ti­cos. El gol­pe moral no afec­tó de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va las fuen­tes de finan­cia­ción de estos (aho­ra lla­ma­dos) gru­pos terro­ris­tas. Los para­mi­li­ta­res con­ti­nua­ron secues­tran­do, tor­tu­ran­do y for­zan­do el des­pla­za­mien­to de miles de colom­bia­nos, en su mayo­ría pobres y sin poder de orga­ni­za­ción. Un núme­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo de des­pla­za­dos de for­ma sis­te­má­ti­ca en favor de las com­pa­ñías made­re­ras, son miem­bros de las etnias afro­co­lom­bia­nas de la cos­ta pací­fi­ca, mien­tras más de la mitad de los gru­pos indí­ge­nas se encuen­tran en el pro­ce­so de extin­ción por las mis­mas razones. 

No por casua­li­dad, según diver­sas ONG como PBI Colom­bia o la bri­tá­ni­ca ABCo­lom­bia, el 80 por cien­to de los abu­sos a los dere­chos huma­nos de la pobla­ción colom­bia­na y el 87 por cien­to de los des­pla­za­dos se regis­tran en áreas don­de ope­ran las mine­ras inter­na­cio­na­les. Al igual que en otros paí­ses ricos en recur­sos mine­ros de oro y de petró­leo, la pobla­ción local no solo es des­pla­za­da de sus tie­rras sino que quie­nes per­ma­ne­cen debe­rán sufrir de la con­ta­mi­na­ción de una explo­ta­ción irres­pon­sa­ble, como el enve­ne­na­mien­to con mer­cu­rio. Es el caso de la mina de car­bón a cie­lo abier­to de Cerre­jón, pro­pie­dad de Exxon­Mo­bi­le (lue­go ven­di­da a Glen­co­re and BHP Billi­ton), la cual en 2001, con la inva­lo­ra­ble ayu­da de los patrio­tas para­mi­li­ta­res, arra­só con toda una comu­ni­dad de colom­bia­nos negros e indí­ge­nas wayú, algu­na vez cono­ci­da como villa de Taba­co, en La Gua­ji­ra. Des­de enton­ces, acti­vis­tas como Fran­cia Ele­na Már­quez (tam­bién víc­ti­ma de aten­ta­dos con­tra su vida) han logra­do algu­nas vic­to­rias en el Con­gre­so colom­biano con el reco­no­ci­mien­to de algu­nos dere­chos que no fue­ron pues­tos en prác­ti­ca en su totalidad.

Por déca­das, Washing­ton con­ti­nuó trans­fi­rien­do miles de millo­nes de dóla­res al ejér­ci­to colom­biano para su lucha con­tra las FARC y el trá­fi­co de dro­gas sin dis­mi­nuir y mucho menos ter­mi­nar con la vio­len­cia y las matan­zas de pobres. Lue­go del comu­ni­ca­do de 2001 de la Casa Blan­ca, en un lap­so de ape­nas diez años, los para­mi­li­ta­res (solo por casua­li­dad, algu­nos ves­tían uni­for­mes de los Mari­nes Corps) eje­cu­ta­ron a más de 100.000 per­so­nas en Colom­bia, en su mayo­ría acti­vis­tas, cam­pe­si­nos y pobres. Colom­bia, sede del mayor sis­te­ma de bases mili­ta­res de Washing­ton en Amé­ri­ca del Sur, no sólo se ha dis­tin­gui­do por sus car­te­les de las dro­gas y sus expor­ta­cio­nes a Esta­dos Uni­dos sino que, sobre todo lue­go del fin de las gue­rras civi­les en Amé­ri­ca cen­tral, ha sido la capi­tal del cri­men para­mi­li­tar en el continente.

Nada de esto ha sido sufi­cien­te para cues­tio­nar su sis­te­ma demo­crá­ti­co, los crí­me­nes sis­te­má­ti­cos y las injus­ti­cias socia­les finan­cia­das por los intere­ses de las cor­po­ra­cio­nes inter­na­cio­na­les y el caci­caz­go crio­llo. Para el siguien­te año al acuer­do de paz entre el gobierno y las FARC-EP, de los 321 ase­si­na­tos de líde­res defen­so­res de los dere­chos huma­nos en el mun­do, 126 ocu­rrie­ron en Colom­bia. Ese mis­mo año, el segun­do país más peli­gro­so del mun­do para los defen­so­res de los Dere­chos Huma­nos fue Méxi­co, con 48 ase­si­na­dos, el ter­ce­ro Fili­pi­nas, con 39, el cuar­to Gua­te­ma­la con 26 y el quin­to Bra­sil con 23. Todos, tal vez menos uno, son paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos pro­te­gi­dos por Washing­ton y con una lar­ga his­to­ria de inter­ven­cio­nes de sus tras­na­cio­na­les. Las cifras se han man­te­ni­do más o menos igua­les des­de enton­ces. En los lla­ma­dos paí­ses de la “troi­ka de la tira­nía”, Vene­zue­la regis­tra­rá cin­co ase­si­na­tos ese mis­mo año, Nica­ra­gua cero y Cuba cero.

Este fer­men­to de vio­len­cia para­mi­li­tar en favor de las gran­des com­pa­ñías extran­je­ras y de los hacen­da­dos más pode­ro­sos, sedien­tos de nue­vos recur­sos mine­ros y más tie­rras para la indus­tria agro­pe­cua­ria, hicie­ron popu­lar al pre­si­den­te Álva­ro Uri­be, quien tam­bién explo­tó el cen­te­na­rio lema anglo­sa­jón de “la ley y el orden” (nues­tra ley, nues­tro orden) como pocos. Uri­be es un pode­ro­so hacen­da­do vin­cu­la­do al nar­co­trá­fi­co, según la mis­ma emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos en los años 90 y según los infor­mes del gobierno de Geor­ge W. Bush en la déca­da siguien­te, lo cual no impi­dió ser con­de­co­ra­do por el mis­mo pre­si­den­te Bush.

Fuen­te: Alainet

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *