Vene­zue­la. Comu­nas, reaco­mo­dos y el cri­te­rio de des­truc­ción ori­gi­na­ria (II)

Por José Rober­to Duque. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12 de mayo de 2021.

Es ver­dad que el dise­ño con­cep­tual de las ciu­da­des le ha corres­pon­di­do, casi siem­pre, a pen­sa­do­res y pla­ni­fi­ca­do­res de todo cuño. Lo que sí ya no es “tan ver­dad” es que las tareas de pen­sar una ciu­dad y la de cons­truir­la en el terri­to­rio físi­co deban ser tareas dis­tin­tas o sepa­ra­das una de otra. De allí que, en la bús­que­da del ser humano capaz de pen­sar otra ciu­dad, sea nece­sa­rio acu­dir a quie­nes han pade­ci­do a la ciu­dad actual, a la que va que­dan­do atrás, y a quie­nes a par­tir de lo que hay se han lan­za­do a pla­ni­fi­car o al menos a ima­gi­nar­se, no otros terri­to­rios, sino a su pro­pio terri­to­rio recon­fi­gu­ra­do, trans­for­ma­do y relanzado.

En la bús­que­da de ese filó­so­fo-cons­truc­tor, que tal vez sin saber­lo es expre­sión una de las pre­mi­sas del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co, hemos ido a ver en qué anda, qué le preo­cu­pa, qué le gus­ta y qué le hace arru­gar la cara a la comu­ne­ra en for­ma­ción de comu­ni­da­des como El Viñe­do y Cai­gua, ambas en el muni­ci­pio Simón Bolí­var de Anzoá­te­gui. La pri­me­ra, por­que allí ha flo­re­ci­do como en casi nin­gu­na otra comu­ni­dad la prác­ti­ca del reci­cla­je, como par­te de la polí­ti­ca de trans­fe­ren­cia de com­pe­tenn­cias y potes­ta­des del munu­cu­pio a las comu­nas. Y la segun­da, por­que si varias cla­ves de la socie­dad comu­ne­ra vene­zo­la­na en cons­truc­ción están en el ances­tro indí­ge­na, que ejer­cía una espe­cie de socia­lis­mo ger­mi­nal sin haber­lo pla­ni­fi­ca­do, hacia sus here­de­ros debe­rían diri­gir­se algu­nas mira­das analíticas.

«Lim­pio y saludable»

De las pro­pues­tas o par­ce­las trans­for­ma­do­ras que se orga­ni­za­ron con los comu­ne­ros de la capi­tal anzoa­ti­guen­se, el reci­cla­je y la ges­tión de dese­chos sóli­dos es la más con­cre­ta, en tér­mi­nos de ade­cua­ción a su enun­cia­do teó­ri­co: “trans­fe­ren­cia de com­pe­ten­cias a las comu­nas”. En El Viñe­do, comu­ni­dad situa­da al sur­oes­te de Bar­ce­lo­na, don­de comien­za la carre­te­ra hacia Ana­co-El Tigre, la prác­ti­ca de la reco­lec­ción orga­ni­za­da de dese­chos sóli­dos, ha alcan­za­do altos gra­dos de orga­ni­za­ción y efi­cien­cia. Los datos y refle­xio­nes que se reco­gen aquí fue­ron reca­ba­dos en una con­ver­sa­ción en El Viñe­do con acti­vis­tas de la Comu­na Espe­ran­za Revo­lu­cio­na­ria El Viñedo.

En el área de la comu­na viven unas 41 mil per­so­nas, agru­pa­das en 7.800 fami­lias. Lue­go de dos años de tra­ba­jo infor­ma­ti­vo, orga­ni­za­ti­vo y admi­nis­tra­ti­vo, a esa comu­na le fue trans­fe­ri­da la potes­tad de la ges­tión de dese­chos sóli­dos: el reci­cla­je, el cobro del ser­vi­cio de reco­lec­ción, la orga­ni­za­ción de los pro­ce­sos den­tro de la comunidad.

Caro­li­na Macha­do, del Comi­té Eje­cu­ti­vo de la Comu­na, hace un resu­men orga­ni­za­do del pro­ce­so. Las 4.238 vivien­das del sec­tor son aten­di­das de lunes a sába­do. Es decir, por ese sec­tor pasa la uni­dad com­pac­ta­do­ra reco­gien­do los dese­chos, que suman un pro­me­dio de 7 tone­la­das en un día. El camión, que es pro­pie­dad de la Comu­na, y res­pon­sa­bi­li­dad de su Empe­sa de Pro­duc­ción Social de Dese­chos Sóli­dos, fina­li­za cada jor­na­da de reco­lec­ción con un via­je al ver­te­de­ro de Cerro de Pie­dra, ubi­ca­do a unos 18 kiló­me­tros de la comu­ni­dad de El Viñe­do. El pro­gra­ma inte­gra­do de reci­cla­je y reco­lec­ción fue acti­va­do y lan­za­do bajo el lema “Por un Viñe­do más lim­pio y saludable”.

Vein­ti­trés per­so­nas de la comu­ni­dad tra­ba­jan en 27 sec­to­res, en los que se han desig­na­do fis­ca­les encar­ga­dos de veri­fi­car que se cum­plan algu­nas nor­mas como el hora­rio de reco­lec­ción y la dis­po­si­ción de los dese­chos de mane­ra que se evi­te la acu­mu­la­ción y la for­ma­ción de pun­tos crí­ti­cos: el clá­si­co pun­to de toda ciu­dad don­de nos acos­tum­bra­mos a arro­jar basu­ra sin con­trol, y que nos acos­tum­bra­mos a acep­tar como el lugar don­de se des­bor­da la basu­ra, así sin más. A media­dos de abril de 2021, la tari­fa del ser­vi­cio de reco­lec­ción de dese­chos por vivien­da era de 100 mil bolí­va­res al mes.

Parén­te­sis pro­ba­ble­men­te acce­so­rio: en el momen­to de infor­mar sobre este pun­to, los comu­ne­ros dije­ron que la tari­fa era de cien bolí­va­res. “¿Cien o cien mil?”, pre­gun­ta­mos los visi­tan­tes. Uno de los comu­ne­ros se sacó del bol­si­llo dos bille­tes de 50 mil: “Esto es lo que se paga”, dijo. Aquí, como en toda Vene­zue­la, la deno­mi­na­ción de los bille­tes y la per­cep­ción o intui­ción ciu­da­da­na del valor tien­de a qui­tar­le tres ceros a lo que dicen los bille­tes, esas víc­ti­mas ins­tru­men­ta­les de la hiperinflación.

Los sal­dos favo­ra­bles de ese ejer­ci­cio de orga­ni­za­ción comu­ni­ta­ria, iden­ti­fi­ca­dos por los pro­pios habi­tan­tes, son la con­cien­cia de que el ser­vi­cio debe pagar­se, la con­cien­cia de la impor­tan­cia de la cla­si­fi­ca­ción de dese­chos “en el ori­gen” (las vivien­das) y la for­ma­ción de un pecu­liar sen­ti­do de pro­pie­dad colec­ti­va cen­tra­do en el camión-com­pac­ta­do­ra, a la que le han pues­to un nom­bre: “Luchi­ta”. Esta uni­dad cum­ple otras fun­cio­nes apar­te del espe­cí­fi­co de reco­lec­ción: en situa­cio­nes de emer­gn­cia ha ser­vi­do como ambu­lan­cia, vehícu­lo fune­ra­rio y trans­por­te de algún pasa­je­ro nece­si­ta­do de tras­la­dar­se por algu­na urgencia.

«Para lograr una Ciu­dad Comu­nal nece­si­ta­mos que pue­da ser autosustentable»

Tam­bién sue­le cum­plir fun­cio­nes de reco­lec­ción en sec­to­res de la ciu­dad Bar­ce­lo­na cuan­do se le ha reque­ri­do. Últi­ma­men­te (abril 2021) el ser­vi­cio se ha vis­to retra­sa­do por la esca­sez de gasoil.

Res­pec­to al asun­to del reci­cla­je, los comu­ne­ros José Mora y Yus­mely Barre­to ase­gu­ran que una rotun­da mayo­ría de la pobla­ción com­pren­dió la impor­tan­cia de la cla­si­fi­ca­ción y reci­cla­je de dese­chos, por­que ya se han bene­fi­cia­do de esa prác­ti­ca. Los habi­tan­tes de El Viñe­do cla­si­fi­can “en ori­gen” el plás­ti­co, el vidrio, el car­tón, el metal. El empleo de las comi­llas en la deno­mi­na­ción tra­di­cio­nal­men­te uti­li­za­da para desig­nar a esa prác­ti­ca, “cla­si­fi­ca­ción en ori­gen”, es una aco­ta­ción de quie­nes redac­tan este tex­to: el ori­gen de la basu­ra indus­trial (plás­ti­co, car­tón, vidrio, metal y otros mate­ria­les) no son las vivien­das de las per­so­nas sino la indus­tria capi­ta­lis­ta, la ver­da­de­ra gene­ra­do­ra de esos materiales.

En el muni­ci­pio Simón Bolí­var exis­te una cor­po­ra­ción para la trans­for­ma­ción de pro­duc­tos del reci­cla­je, así como para su comer­cia­li­za­ción. Se lla­ma RECIBAR, y ha sido una de las pie­zas cla­ve del engra­na­je del pro­gra­ma deno­mi­na­do “Todo se trans­for­ma”, emble­ma del plan bar­ce­lo­nés de reci­cla­je y trans­fe­ren­cia de la reco­lec­ción a las comu­nas. Esa cor­po­ra­ción reci­be el mate­rial y lo pro­ce­sa para con­ver­tir­lo en obje­tos uti­li­ta­rios y de embe­lle­ci­mien­to de Bar­ce­lo­na, des­pués de cla­si­fi­car­lo (PET, sopla­do, duro).

No exis­te preo­cu­pa­ción algu­na res­pec­to a la con­ti­nui­dad de la polí­ti­ca de reci­cla­je: los comu­ne­ros ase­gu­ran que siem­pre hay deman­da de plás­ti­co, que no hay seña­les de que un día van a dejar de com­prar­les el plás­ti­co. Tie­nen en la mira unos gal­po­nes gran­des que exis­ten en la peri­fe­ria, para su con­ver­sión en cen­tro de aco­pio. Estos gran­des loca­les fue­ron algu­na vez cria­de­ros de pollos de engorde.

Res­pec­to al mane­jo de otros dese­chos, como por ejem­plo los orgá­ni­cos, los comu­ne­ros infor­man que ya entró en acción una Bri­ga­da Eco­so­cia­lis­ta, con la misión de com­pos­tar los resi­duos orgá­ni­cos de ori­gen vege­tal. Muy opor­tu­na la visión de la pro­duc­ción de abo­nos orgá­ni­cos: en los alre­de­do­res hay 100 hec­tá­reas aptas para la siem­bra, a la espe­ra de un sis­te­ma de riego.

La refle­xión-acción

Como se ve, exis­te una voca­ción, una dis­po­si­ción a la acción y unas espe­ran­zas fun­da­das en el poten­cial del terri­to­rio. Pero tam­bién en las con­quis­tas pal­pa­bles y con­cre­tas. Caro­li­na Macha­do tie­ne una visión de la evo­lu­ción his­tó­ri­ca de la comu­ni­dad y hace aná­li­sis de algu­nas rela­cio­nes: “En estos años de revo­lu­ción los logros como el agua y la elec­tri­fi­ca­ción de la zona se debie­ron a la con­for­ma­ción de noso­tros en Mesas Téc­ni­cas de Agua y de Energía”.

Yus­mely nave­ga un poco más hon­do en la his­to­ria de El Viñe­do, que “se lla­ma así por­que era una zona pro­duc­to­ra de uvas. Cuan­do ya no se pro­du­jo más uva se ins­ta­la­ron en la zona los cria­de­ros de pollos. Hace trein­ta años El Viñe­do era una comu­ni­dad de tres calles de tie­rra (tenía­mos que ama­rrar­nos bol­sas en los zapa­tos para cami­nar cuan­do llo­vía), sin asfal­tar, sin alum­bra­do ni agua; el agua que venía de vez en cuan­do era sala­da, de un tan­que sub­te­rrá­neo, no había nin­gún plan­tel edu­ca­ti­vo. El ser­vi­cio de trans­por­te públi­co lo pres­ta­ban tres carri­tos en malas con­di­cio­nes y un auto­bús que pasa­ba a veces y era muy caro. Aho­ra hay 39 sec­to­res, tene­mos tan­ques que alma­ce­nan y dis­tri­bu­yen el agua”.

Sobre la Ciu­dad Comu­nal en dis­cu­sión y en construcción:

“La visión del coman­dan­te Chá­vez era que vamos hacia un Esta­do Comu­nal. En este momen­to aquí tene­mos cua­tro comu­nas avan­zan­do hacia la con­for­ma­ción de una Ciu­dad Comu­nal. Para lograr ese obje­ti­vo nece­si­ta­mos que esa ciu­dad pue­da ser autosustentable”.

En esos aná­li­sis de su pro­pio entorno, los comu­ne­ros detec­ta­ron y des­cri­bie­ron, sin iden­ti­fi­car­lo con ese nom­bre, el pro­ce­so pre­vio a la cons­truc­ción de la Ciu­dad Comu­nal: el cri­te­rio de des­truc­ción ori­gi­na­ria se ha cum­pli­do, no como acción polí­ti­ca moto­ri­za­do por fac­to­res polí­ti­cos que se lo hayan pro­pues­to cons­cien­te y taxa­ti­va­men­te, pero sí median­te la des­truc­ción gra­dual de pro­ce­sos e ini­cia­ti­vas capi­ta­lis­tas (indus­tria de la explo­ta­ción de la uva y de la pro­duc­ción aví­co­la) y la gra­dual y explo­si­va evo­lu­ción hacia una comu­ni­dad agrí­co­la. Ya cuen­tan con la cali­dad del agua reque­ri­da para esos fines, ade­más del impul­so orga­ni­za­ti­vo, y con otros requi­si­tos cru­cia­les, que son el cre­ci­mien­to demo­grá­fi­co, la exis­ten­cia de un núcleo de acti­va­ción política.

En la pró­xi­ma entre­ga, la no-ciu­dad: hacia el terri­to­rio comu­nal indí­ge­na cumanagoto.

Fuen­te: Misión Verdad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *