Kir­guis­tán-Tayi­kis­tán. Algo más que una gue­rra por el agua

Por Gua­di Cal­vo*, Resu­men Latinoamericano,11 de mayo 2021-.

Mien­tras en Afga­nis­tán, el tali­bán gol­pea a dies­tra y sinies­tra a las fuer­zas mili­ta­res y de segu­ri­dad en que apo­yan, al cada vez más ende­ble pre­si­den­te Ash­raf Gha­ni, para lle­var­lo a la mesa de nego­cia­cio­nes lo más debi­li­ta­do posi­ble, al tiem­po que ellos, se han afir­ma­do en la ofen­si­va post pri­me­ro de mayo, que inclu­so, de pro­lon­gar­se con el mis­mo éxi­to, se corre el ries­go de que para el pro­pio mullah Hiba­tu­llah Akhund­za­da, le sea difí­cil dete­ner a sus muyahi­di­nes. Lo que pre­ci­pi­ta­ría una nue­va eta­pa de la gue­rra civil, a la que el Daesh Kho­ra­san, un juga­dor menor en el con­flic­to, pero con muchas con­di­cio­nes para pro­fun­di­zar­lo, apues­ta fuer­te, por aque­llo de a río revuel­to… Por lo que se cree es el ver­da­de­ro res­pon­sa­ble de la acción que el pasa­do sába­do ocho, a la sali­da de la escue­la Sayed ul-Shuha­da, en Dasht-e-Bar­chi, un subur­bio al oes­te de la ciu­dad Kabul, habi­ta­do mayo­ri­ta­ria­men­te por miem­bros de la comu­ni­dad chií, étni­ca­men­te haza­ras, don­de murie­ron unas 65 per­so­nas y más de 130 resul­ta­ron heri­das, la mayo­ría alum­nas de la institución.

A pesar de que Gha­ni, inten­tan­do una mez­qui­na ven­ta­ja, cul­pó a los tali­ba­nes, estos han nega­do su res­pon­sa­bi­li­dad. No hay que ser un exper­to en la gue­rra afga­na, para encon­trar la fir­ma del Daesh en el recien­te ata­que, ya que los tali­ba­nes no ope­ran en la capi­tal, lo que si hace y con mucha fre­cuen­cia la orga­ni­za­ción fun­da­da por Abu Bakr al-Bagh­da­di, que des­de hace más de dos años ha incre­men­ta­do sus ope­ra­cio­nes en Kabul, de mane­ra direc­ta y en algu­nos casos finan­cian­do a la cada vez más con­fu­sa Red Haq­qa­ni. Una de sus últi­mas accio­nes había sido en mayo del año pasa­do, con­tra la mater­ni­dad de Dasht-e-Barch, don­de mata­ron a cer­ca de 25 per­so­nas entre pacien­tes y per­so­nal sani­ta­rio, ade­más de des­truir valio­so ins­tru­men­tal médico.

Mien­tras Afga­nis­tán se revuel­ve en el lodo pre­cio­sa­men­te ama­sa­do por los Esta­dos Uni­dos duran­te vein­te años, a pocos kiló­me­tros de sus fron­te­ras, una nue­va esca­la­da, esta­lló esta últi­ma sema­na en el vie­jo con­flic­to entre Kirguistán-Tayikistán.

Los enfren­ta­mien­tos que se pro­du­je­ron entre el 28 y 29 de abril, incen­ti­van­do en su ori­gen, por la cada vez más angus­tian­te y gra­ve esca­sez de agua, deja­ron cer­ca de sesen­ta muer­tos, un impor­tan­te núme­ro de heri­dos, cer­ca de 50 mil des­pla­za­dos y la des­truc­ción de cen­te­na­res de vivien­das, loca­les comer­cia­les y edi­fi­cio públi­cos a uno y otro lado de la fron­te­ra. con­vir­tién­do­se en la más san­grien­ta que se ha pro­du­ci­do des­de la sepa­ra­ción de ambas nacio­nes de la Unión Sovié­ti­ca en 1991.

Los com­ba­tes, se habrían ini­cia­do, tras el inten­to de los kir­gui­ses de ins­ta­lar cáma­ras de videos, para con­tro­lar el uso del agua por par­te de la comu­ni­dad tayi­ka, lo que pro­vo­có ini­cial­men­te una dispu­ta a gol­pes de puños y pie­dras entre civi­les, que deri­vó casi de mane­ra inme­dia­ta a la inter­ven­ción de las fuer­zas de segu­ri­dad de ambos paí­ses, des­ple­ga­das en el área. Que, des­de un tiro­teo ini­cial con fusi­le­ría, se con­ti­nuó con fue­go de mor­te­ros. Kir­guis­tán, acu­só a Tayi­kis­tán de la uti­li­za­ción de un heli­cóp­te­ro de asal­to Mi-24, con­tra uno de sus pues­tos fron­te­ri­zos y varias aldeas.

Si bien a par­tir del día 30 de abril, se alcan­zó a esta­ble­cer un alto el fue­go, se teme que has­ta que no se resuel­va el acce­so al agua, inevi­ta­ble­men­te los enfren­ta­mien­tos esta­lla­ran en cual­quier momen­to. Los que pon­drán a prue­ba a Rusia, que no ha deja­do de tener una fuer­te pre­sen­cia en ambas repú­bli­cas, don­de tam­bién dis­po­ne de bases militares.

La cues­tión estri­ba en la con­fu­sa demar­ca­ción fron­te­ri­za, unos mil kiló­me­tros, de los cua­les más de la mitad no han sido defi­ni­dos des­de 1991. El sis­te­ma en la era socia­lis­ta de “nacio­nes, nacio­na­li­da­des y pue­blos”, que no impo­nía nin­gu­na tra­ba al trán­si­to, ni al uso común de los bie­nes públi­cos, como tam­bién suce­día en Abja­sia y Ose­tia del Sur en Geor­gia, y Nagorno-Kara­baj en Azer­bai­yán, se con­for­ma­ban encla­ves étni­cos o tri­ba­les de una repú­bli­ca en otra, y cuya admi­nis­tra­ción per­te­ne­cía a la de ori­gen, creán­do­se ver­da­de­ras islas de una nación den­tro de otra veci­na. Este es el caso de Bat­ken, una pro­vin­cia de Kir­guis­tán, don­de exis­ten dos regio­nes, Kay­ra­gach y Vorukh, pobla­das casi en su tota­li­dad por tayi­kos, las que son admi­nis­tra­dos por Tayikistán.

Fue Vorukh, el pun­to calien­te, don­de se cen­tra­ron los cho­ques de fina­les de abril. Un terri­to­rio fér­til, para los pará­me­tros de la región, que se encuen­tra rodea­do por una de las pro­vin­cias más ári­das de Kir­guis­tán, lo que pone el con­trol de los recur­sos hídri­cos, en el pun­to en discusión.

Si bien los recien­tes enfren­ta­mien­tos, entre estas dos nacio­nes han sido los más impor­tan­tes de la épo­ca post sovié­ti­ca, no son los pri­me­ros, ya en 2013, pobla­do­res de Vorukh, qui­sie­ron impe­dir la cons­truc­ción de una ruta alre­de­dor de su encla­ve, pro­vo­can­do una pelea que invo­lu­cró a cien­tos de per­so­nas. En 2015, nue­vas dis­cu­sio­nes entre civi­les lle­va­ron a la inter­ven­ción ambos ejér­ci­tos. En 2019 otra vez pobla­do­res de Vorukh, pre­ten­die­ron impe­dir la cons­truc­ción de una ruta. La dispu­ta se con­vir­tió en cho­que arma­do entre los aldea­nos, en la que murie­ron dos tayi­kos. Pre­vió a los últi­mos enfren­ta­mien­tos de abril, en mar­zo habían sur­gi­do nue­vas reyer­tas, que apun­ta­ban a ir en aumen­tó has­ta eclo­sio­nar a fina­les del mes pasado.

El refle­jo afgano.

Habría que con­si­de­rar que el con­flic­to kir­guí-tayi­ko, no está para nada des­pren­di­do de la reti­ra­da de Esta­dos Uni­dos de Afga­nis­tán, ya que Washing­ton ha anun­cia­do su volun­tad de esta­ble­cer bases mili­ta­res en Asía Cen­tral, para seguir “moni­to­rean­do” al terro­ris­mo en la región en la que obvia­men­te Rusia tie­ne pre­va­len­cia, por lo que no sería para nada extra­ño que agen­tes pro nor­te­ame­ri­ca­nos hayan esta­ba ope­ran­do en la con­cre­ción del últi­mo estallido.

Esta­dos Uni­dos de nin­gu­na mane­ra quie­re per­der argu­men­to para man­te­ner su inje­ren­cia en la región, y enci­ma ceder esa amplia y estra­té­gi­ca área, con sus infi­ni­tos recur­sos natu­ra­les par­ti­cu­lar­men­te gas y petró­leo, a sus dos gran­des com­pe­ti­do­res Rusia y Chi­na, muy pró­xi­mos físi­ca, cul­tu­ral, polí­ti­ca y económicamente.

Por lo que la lla­ma­ti­va viru­len­cia de recien­te esca­la­da, podría tener que ver más con una acción retar­da­da de Washing­ton que por el agua, ya que tan­to el pre­si­den­te de Kir­guis­tán, Sadyr Zha­pa­rov­te, como su par tayi­ko Emo­ma­li Rah­mon, son hom­bres muy pró­xi­mos al Krem­lin. Ade­más de que ambos paí­ses, son miem­bros de la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do de Segu­ri­dad Colec­ti­va (OTSC) en la que Mos­cú en un acti­vo inte­gran­te y a su vez Kir­guis­tán tam­bién es miem­bro de la Unión Eco­nó­mi­ca Euro­asiá­ti­ca (EAEU) de la que tam­bién Rusia es par­te de la orga­ni­za­ción a la que Tayi­kis­tán, tie­ne mar­ca­do inte­rés en unirse.

Por lo que qui­zás, amplian­do el zoom, para dar con­tex­to a estas ano­ta­cio­nes, habría que inte­re­sar­se en qué Mos­cú, que debe con­si­de­rar la cues­tión en Ucra­nia, don­de los Esta­dos Uni­dos des­de 2013 están jugan­do muy fuer­te, por lo que, a lo lar­go de la fron­te­ra ucra­nia­na, Mos­cú ha esta­cio­na­do impor­tan­tes con­tin­gen­tes mili­ta­res, al tiem­po que efec­ti­vos rusos deben moni­to­rear el alto el fue­go entre Arme­nia y Azer­bai­yán, por la cues­tión Nagorno-Kara­baj; lo que un enfren­ta­mien­to de enver­ga­du­ra entre Kir­guis­tán y Tayi­kis­tán, obli­ga­ría a el pre­si­den­te Vla­di­mir Putin, a dis­po­ner más fuer­zas para con­tro­lar la ten­sión en otra de sus exten­sas fron­te­ras, las que pare­cie­ran que algu­na “volun­tad” pode­ro­sa inten­ta­ría cercar.

Fren­te a la per­di­da de ese por­ta­avio­nes que sig­ni­fi­có, a pesar de todo, Afga­nis­tán estos últi­mos vein­te años, Esta­dos Uni­dos bus­ca abri­go para sus tro­pas en la región. En pro­cu­ra de encon­trar ese lugar Zal­may Kha­lil­zad, el Repre­sen­tan­te Espe­cial de Esta­dos Uni­dos para la Recon­ci­lia­ción de Afga­nis­tán, des­de prin­ci­pios de mayo está hacien­do una gira por Uzbe­kis­tán, Kazajs­tán y Tayi­kis­tán, lo que no es del agra­do Tali­ban. Aun­que el hecho no es una nove­dad para nadie ya que el 14 de abril Biden, había expre­sa­do su volun­tad de per­ma­ne­cer en la región, para evi­tar el resur­gi­mien­to del terro­ris­mo en Asia Cen­tral, como si los tali­ba­nes fue­ran Her­ma­nas de la Cari­dad.

Washing­ton, ya había ocu­pa­do en octu­bre de 2001, la anti­gua base sovié­ti­ca de Karshi Kha­na­bad (K‑2), en Uzbe­kis­tán, nación, que, tras el colap­so sovié­ti­co, fue la pri­me­ra en ofre­cer su terri­to­rio y espa­cio aéreo para ope­ra­cio­nes de la OTAN, tras los ata­ques a Nue­va York. Esta­dos Uni­dos debió aban­do­nar 2005, esa base des­pués de la matan­za Andi­ján, una ciu­dad en el este de ese país don­de fue­ron ase­si­na­das 700 per­so­nas por orden del enton­ces pre­si­den­te Islom Kari­mov, en el poder des­de 1991 has­ta su muer­te en 2016, matan­za que muchos vie­ron a los Esta­dos Uni­dos, detrás de la ope­ra­ción, por lo que aban­do­na­ron Karshi Kha­na­bad en 2005. Washing­ton tam­bién con­tro­ló la base de Manas, pró­xi­ma a la Bish­kek, la capi­tal kir­gui­sa, des­de diciem­bre de 2001 a junio de 2014.

Con un ojo pues­to en el Tali­ban y otro en Mos­cú, Esta­dos Uni­dos pre­ten­de per­du­rar en la región como si estos últi­mos vein­te años no hubie­ra apren­di­do nada.

*Gua­di Cal­vo es escri­tor y perio­dis­ta argen­tino. Ana­lis­ta Inter­na­cio­nal espe­cia­li­za­do en Áfri­ca, Medio Orien­te y Asia Cen­tral. En Face­book: https://​www​.face​book​.com/​l​i​n​e​a​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​lGC.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *