Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Cómo res­ca­tar a Brasil

Por Emir Sader. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de mayo de 2021.

Bra­sil solo está expe­ri­men­tan­do esta catás­tro­fe huma­ni­ta­ria por­que la demo­cra­cia se ha roto. Se vive en Bra­sil el peor momen­to mis­mo de su his­to­ria, por­que la arti­cu­la­ción entre los medios, los gran­des empre­sa­rios, los par­ti­dos de dere­cha y el Poder Judi­cial no res­pe­tó la reelec­ción de Dil­ma Rous­seff, reele­gi­da por la volun­tad expre­sa­da demo­crá­ti­ca­men­te por el pue­blo bra­si­le­ño en las elec­cio­nes de 2014.

Si ese resul­ta­do de las elec­cio­nes demo­crá­ti­cas se hubie­ra res­pe­ta­do, Dil­ma habría gober­na­do duran­te cua­tro años, siem­pre for­ta­le­cien­do al SUS (Ser­vi­cio Úni­co de Salud) , siem­pre des­ti­nan­do más recur­sos a la salud públi­ca. Habría habi­do elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en 2018, la dere­cha y la extre­ma dere­cha, así como el cen­tro, habrían pre­sen­ta­do sus can­di­da­tos, pro­ba­ble­men­te com­pi­tien­do con Lula. Todo de for­ma demo­crá­ti­ca, res­pe­tan­do el Poder Judi­cial, el Con­gre­so y los medios, como habían hecho los ante­rio­res gobier­nos del PT.

Si algún pre­si­den­te hubie­ra sido ele­gi­do demo­crá­ti­ca­men­te en 2018, pro­ba­ble­men­te Lula, habría toma­do las medi­das nece­sa­rias para pre­ve­nir o ate­nuar los efec­tos de la pan­de­mia. Habría com­pra­do las vacu­nas el año pasa­do e ini­cia­do la apli­ca­ción de las dosis en 2020 o prin­ci­pios de 2021. La mayo­ría de los bra­si­le­ños, según la extra­or­di­na­ria capa­ci­dad de vacu­na­ción de Bra­sil, cons­trui­da y amplia­da por los gobier­nos del PT, ya habrían sido vacu­na­dos, lo que habría sal­va­do a muchas miles de víctimas.

Fue por­que se vio­ló la demo­cra­cia, a tra­vés de un impeach­ment sin base legal, que Bra­sil lle­gó a la catás­tro­fe huma­ni­ta­ria que vive hoy. Fue por­que no se res­pe­tó la volun­tad popu­lar, sacan­do del gobierno a una pre­si­den­ta reele­gi­da por la mayo­ría de los votan­tes, acu­sán­do­la de efec­tuar cam­bios de recur­sos en el pre­su­pues­to – que no es moti­vo de jui­cio polí­ti­co y que es uti­li­za­do por casi todos los gobiernos‑, que Bra­sil entró en un pro­ce­so anti­de­mo­crá­ti­co, lo que lo ha lle­va­do a res­ta­ble­cer un mode­lo eco­nó­mi­co que sólo favo­re­ce a los ban­que­ros pri­va­dos y la espe­cu­la­ción finan­cie­ra, lo que aumen­ta las des­igual­da­des socia­les, el ham­bre y la mise­ria. Lo que nos lle­vó al debi­li­ta­mien­to del SUS, a la reduc­ción de camas hos­pi­ta­la­rias, per­so­nal médi­co, recur­sos de salud pública.

En demo­cra­cia, la gen­te eli­ge a los gober­nan­tes por mayo­ría de votos y tien­de a votar por aque­llos que se ocu­pan de sus nece­si­da­des. Los gobier­nos del PT, todos ele­gi­dos demo­crá­ti­ca­men­te por voto popu­lar, han for­ta­le­ci­do la salud públi­ca y, en par­ti­cu­lar, el SUS, el pro­gra­ma de salud más demo­crá­ti­co del mun­do. La dere­cha logró recor­tar recur­sos del SUS y lue­go hizo cam­pa­ña en los medios mos­tran­do que bue­na par­te de las per­so­nas que via­jan de lejos, de madru­ga­da, no pue­den ser aten­di­das por el SUS, como una for­ma sutil de publi­ci­tar pla­nes de salud privados.

Mien­tras hubo demo­cra­cia, los can­di­da­tos del PT triun­fa­ron suce­si­va­men­te cua­tro veces. Lula, favo­ri­to para triun­far en la pri­me­ra vuel­ta en 2018, según todas las encues­tas, fue impe­di­do arbi­tra­ria­men­te, sin nin­gu­na prue­ba ‑como aho­ra reco­no­ce el Poder Judicial‑, ins­ta­lan­do con­di­cio­nes abso­lu­ta­men­te ile­ga­les para las elec­cio­nes de 2018. En éstas, se hizo una mani­pu­la­ción mons­truo­sa con la con­ni­ven­cia del Poder Judi­cial, los gran­des empre­sa­rios, los medios de comu­ni­ca­ción, para ele­gir a un jefe de mili­cias como pre­si­den­te de Bra­sil, siem­pre y cuan­do impi­die­ran que el PT vol­vie­ra a gober­nar el país.

La rup­tu­ra de la demo­cra­cia se hizo bus­can­do evi­tar la vic­to­ria de Lula u otro can­di­da­to del PT. Quien par­ti­ci­pó, direc­ta o indi­rec­ta­men­te, en esta ope­ra­ción, es res­pon­sa­ble del desas­tre que vive Bra­sil hoy. Todo en nom­bre de una ope­ra­ción de blo­queo polí­ti­co para impe­dir que la pobla­ción pue­da ele­gir al pre­si­den­te que quiera.

Ellos son res­pon­sa­bles no solo del colap­so de la demo­cra­cia, sino de todo lo que suce­dió en Bra­sil, inclu­so de lo que se está’ vivien­do hoy. El país paga muy caro esta rup­tu­ra de la demo­cra­cia. Todos los que par­ti­ci­pa­ron en él debe­rían ser los más com­pro­me­ti­dos con la recu­pe­ra­ción de la demo­cra­cia, por­que fue­ron los res­pon­sa­bles de todos los desas­tres actuales.

La demo­cra­cia es una con­di­ción para el res­ca­te de Bra­sil, por­que sólo cuan­do se res­pe­te el dere­cho de la mayo­ría a deci­dir el des­tino del país, el país pue­de cami­nar según los intere­ses de todos. Sólo así el país podrá con­tar con un gobierno legí­ti­mo y res­pe­ta­do por la gente.

Fuen­te: Pági­na 12

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *