Gua­te­ma­la. El cri­men de defen­der el Río Caha­bón: Liber­tad para Ber­nar­do Caal

Por Pablo Ruiz*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de mayo de 2021.

Des­de el sur de Amé­ri­ca Lati­na, y pasa­do por el río Bra­vo, hay lucha­do­ras y lucha­do­res socia­les que son per­se­gui­dos por resis­tir y opo­ner­se al capi­ta­lis­mo sal­va­je, las pri­va­ti­za­cio­nes, como a los mega­pro­yec­tos que des­tru­yen nues­tra madre tie­rra, el Abya Yala, don­de nos roban el agua, los bos­ques, los recur­sos natu­ra­les: la vida.

En Gua­te­ma­la, hace años, por ejem­plo, la situa­ción para las y los defen­so­res de dere­chos huma­nos es muy difí­cil por la per­se­cu­ción, cri­mi­na­li­za­ción, repre­sión, encar­ce­la­mien­tos y has­ta de ase­si­na­tos como hemos cono­ci­do por Fes­ti­va­les Solidarios.

Ber­nar­do Caal Xol, fue acu­sa­do de “deten­cio­nes ilí­ci­tas y robo agra­va­do” y sen­ten­cia­do a 7 años y 4 meses de pri­sión; pero su ver­da­de­ro deli­to, lo sabe­mos, ha sido defen­der el Río Caha­bón que quie­re ser des­trui­do por la Hidro­eléc­tri­ca Oxec S.A.

En otras pala­bras, Ber­nar­do, ha sido víc­ti­ma de un “mon­ta­je”, como deci­mos en Chi­le, y un “mon­ta­je” es cuan­do “se fabri­ca” una acu­sa­ción judi­cial, en base a men­ti­ras, para cas­ti­gar a quie­nes luchan.

La his­to­ria de per­se­cu­ción comien­za más atrás. Isa­bel Matzir, espo­sa de Ber­nar­do, recuer­da que “se opu­sie­ron – a la hidro­eléc­tri­ca – por­que la empre­sa ingre­só con enga­ños. La empre­sa nun­ca, nun­ca infor­mó, en pri­mer lugar, que eran hidro­eléc­tri­cas y tam­po­co infor­mó que iban a des­viar el río o que iban a cana­li­zar el río. Enton­ces, entra­ron con enga­ños y el pue­blo, las comu­ni­da­des del pue­blo de Caha­bón, tuvie­ron que inves­ti­gar qué suce­día. Y cuan­do se ente­ra­ron que era una hidro­eléc­tri­ca, enton­ces empe­zó la repre­sión de par­te de la hidroeléctrica”.

En ese pro­ce­so de saber y tomar con­cien­cia de lo que esta­ba ocu­rrien­do, las comu­ni­da­des se dan tam­bién cuen­ta que no han sido con­sul­ta­das cómo man­da­ta el Con­ve­nio 169. Enton­ces, se orga­ni­zan para defen­der el dere­cho a ser con­sul­ta­dos y defen­der su río. Tam­bién piden a Ber­nar­do Caal que repre­sen­te a las comu­ni­da­des; se pre­sen­tan recur­sos judi­cia­les para dete­ner la hidro­eléc­tri­ca y logran para­li­zar los trabajos.

“Posi­ble­men­te, si él no hubie­ra fir­ma­do esos tres ampa­ros, segu­ra­men­te hubie­ran sido a otros a los que hubie­ran per­se­gui­do; pero en este caso, Ber­nar­do fue el dele­ga­do y el repre­sen­tan­te de las comu­ni­da­des y por eso es que lo per­si­guie­ron”, recuer­da Isabel.

Julio Gon­za­lez, del Colec­ti­vo Madre­sel­va, nos seña­la que “a par­tir de la sus­pen­sión de la cons­truc­ción orde­na­da por la Cor­te de Cons­ti­tu­cio­na­li­dad, Ber­nar­do empie­za a ser obje­to de per­se­cu­ción polí­ti­ca. Empie­zan a hacer lla­ma­das tele­fó­ni­cas ame­na­zan­tes; hay un equi­po de perio­dis­tas, paga­dos por la empre­sa, que andan siguién­do­lo; lle­gan a su casa, le toman fotos a sus hijos, a sus hijas y a su espo­sa; toman fotos de la casa, y eso lo pre­sen­tan como argu­men­to de que él no tenía, pues, el dere­cho de repre­sen­tar al pue­blo Q’eqchi’, por­que vivía en otro depar­ta­men­to que no era Vera­paz. Eso es absur­do, él nació allá, enton­ces ahí tie­ne sus docu­men­tos de iden­ti­fi­ca­ción en ese lugar”.

¿Desa­rro­llo para quién?

“Fui­mos acu­sa­dos de obs­ta­cu­li­zar el desa­rro­llo, de que éra­mos con­tra­rios al desa­rro­llo de las comu­ni­da­des indí­ge­nas; que está­ba­mos en con­tra de la libre indus­tria; inclu­si­ve, lle­ga­ron a pedir­le a la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia que fun­da­men­ta­rá o argu­men­ta­rá, para cons­ti­tuir un nue­vo deli­to, que era “obs­ta­cu­li­za­ción a la libre indus­tria”, una cues­tión surrea­lis­ta”, recuer­da Julio Gonzalez.

Isa­bel Matzir, espo­sa de Ber­nar­do, nos dice que “si vemos en esta­dís­ti­cas, Vera­paz es el depar­ta­men­to don­de más hidro­eléc­tri­cas han ope­ra­do duran­te los últi­mos vein­te años. Más hidro­eléc­tri­cas ha habi­do; pero cuan­do vemos, por ejem­plo, los estu­dios, los estu­dios serios que se han hecho, allí se mues­tra que Vera­paz es el depar­ta­men­to más pobre de toda Gua­te­ma­la. Enton­ces, es un depar­ta­men­to don­de no lle­ga la edu­ca­ción, don­de no lle­ga el empleo, no lle­gan carre­te­ras, no lle­ga salud, no lle­ga nada. Lo úni­co que se tie­ne son los ríos, las mon­ta­ñas para sobrevivir”.

En esta lucha con­tra la hidro­eléc­tri­ca tam­bién, las comu­ni­da­des pre­sen­ta­ron una denun­cia ante el Minis­te­rio Públi­co, espe­cí­fi­ca­men­te ante la Fis­ca­lía del Medio Ambien­te, por la des­truc­ción de 15 hec­tá­reas de bos­que ori­gi­na­rio y tres cerros sagra­dos. “En la cos­mo­vi­sión del pue­blo Q’eqchi’, los cerros tie­nen una rela­ción sobre­na­tu­ral, tie­ne que ver con la natu­ra­le­za y la cos­mo­vi­sión del pue­blo Q’eqchi’ y estos, con el pro­yec­to, des­tru­ye­ron tres cerros que tenían esa cate­go­ría. La gen­te esta­ba muy, muy moles­ta”, recor­dó Isa­bel Matzir.

El caso de Ber­nar­do Caal Xol, es un cla­ro ejem­plo de la cri­mi­na­li­za­ción que se hace a quie­nes pro­ta­go­ni­zan la lucha con­tra los pro­yec­tos hidro­eléc­tri­cos. Tam­bién es un ejem­plo más de que muchos Esta­dos no pro­te­gen nues­tros recur­sos natu­ra­les, ni a sus comu­ni­da­des, ni tam­po­co obli­gan, como debie­ra ser, a la rea­li­za­ción de con­sul­ta a las comu­ni­da­des tal como lo seña­la el Con­ve­nio 169 de la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT).

Clien­tes no gratos

El Colec­ti­vo Madre­sel­va de Gua­te­ma­la es una de las orga­ni­za­cio­nes que apo­yan la lucha de las comu­ni­da­des, la resis­ten­cia con­tra las hidro­eléc­tri­cas, y tra­ba­jan por la liber­tad del líder indi­ge­na Ber­nar­do Cool. Isa­bel Cuxé – par­te de este colec­ti­vo – nos dice que su orga­ni­za­ción tam­bién ha sufri­do per­se­cu­ción y sanciones.

“Cuan­do Ber­nar­do fue dete­ni­do, tam­bién el colec­ti­vo tuvo una cam­pa­ña mediá­ti­ca de cri­mi­na­li­za­ción en los medios de comu­ni­ca­ción por los gran­des empre­sa­rios y las cáma­ras empre­sa­ria­les. Tam­bién al colec­ti­vo, hace unos 3 años, de un momen­to a otro, nues­tras cuen­tas ban­ca­rias fue­ron can­ce­la­das. Al momen­to de ir al ban­co, sim­ple­men­te, dije­ron: “uste­des son clien­tes no gra­tos, por nues­tra jun­ta direc­ti­va”. Se tra­ta­ba del Ban­co Indus­trial S.A. de Gua­te­ma­la, que es tam­bién finan­cis­ta de esta hidro­eléc­tri­ca. Tam­bién la cri­mi­na­li­za­ción era para qui­tar­le al colec­ti­vo “Madre­sel­va” las medi­das cau­te­la­res otor­ga­das por la CIDH en el 2005. Tam­bién fue un inten­to, pero afor­tu­na­da­men­te no se logró qui­tar”, nos con­tó Isa­bel Cuxé.

En defen­sa de la vida

Ber­nar­do Caal Xol, líder indí­ge­na del pue­blo maya Q’eqchi’, es tam­bién pro­fe­sor, espo­so, y padre de dos hijas. Para poder ir a visi­tar­lo a la cár­cel, su fami­lia debe via­jar unas ocho a nue­ve horas para lle­gar has­ta el cen­tro de reclu­sión don­de se encuen­tra. Todo esto, sig­ni­fi­ca un des­gas­te eco­nó­mi­co inmen­so para su familia.

La per­se­cu­ción y encar­ce­la­mien­to de Ber­nar­do, nos cuen­ta su com­pa­ñe­ra Isa­bel Matzir, “nos ha afec­ta­do terri­ble­men­te en todos los ámbi­tos: socia­les, eco­nó­mi­cos, de salud, la situa­ción de que se para­li­za todos los pro­yec­tos per­so­na­les, todos los pro­yec­tos fami­lia­res, estu­dios, todo. Todo se que­da prác­ti­ca­men­te suspendido”.

¿Por qué esta lucha?, le pre­gun­ta­mos al ter­mi­nar. “Real­men­te, es en defen­sa de la vida, en defen­sa del agua, de los ríos; de una lucha enor­me para obte­ner jus­ti­cia para los ríos, jus­ti­cia para Ber­nar­do; y es una denun­cia, la que siem­pre se ha hecho a nivel inter­na­cio­nal, que el Esta­do de Gua­te­ma­la está pri­vi­le­gian­do a las empre­sas que lle­gan ile­gal­men­te” por sobre su pueblo.

  • Pablo Ruiz, SOA Watch. Este artícu­lo ha sido escri­to para el Bole­tín Somos Abya Yala http://​somo​su​naa​me​ri​ca​.org/

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *