Opi­nión. El encar­ce­la­mien­to de Jua­ni Rish­ma­wi y el uso del covid con­tra Palestina

Por Daniel Loba­to, Lilia­na Cór­do­va y Jal­día Abu­ba­kra. Resu­men Medio Orien­te, 7 de mayo de 2021.

La tra­ba­ja­do­ra de la salud Jua­na Ruiz, Jua­ni Rish­ma­wi, espa­ño­la y pales­ti­na, lle­va des­de el 13 de abril encar­ce­la­da por Israel jun­to con otras dos com­pa­ñe­ras de los Comi­tés de Tra­ba­jo de la Salud (Health Work Com­mit­tees). Tras varias sema­nas sin car­gos, Israel ha des­ve­la­do el esper­pen­to, y la va a acu­sar de diri­gir una tra­ma finan­cie­ra terro­ris­ta. Jua­ni ha con­se­gui­do fon­dos de ONG y gobier­nos auto­nó­mi­cos espa­ño­les para que los cen­tros de aten­ción pri­ma­ria pales­ti­nos hayan podi­do seguir tra­tan­do la salud bási­ca en Pales­ti­na duran­te estas déca­das, y espe­cial­men­te duran­te la pan­de­mia de COVID.

El con­tex­to que moti­va este gro­se­ro mon­ta­je judi­cial es la posi­ción cada vez más aco­rra­la­da de Israel en dis­tin­tos pla­nos, aun­que pue­da pare­cer lo con­tra­rio si nos guia­mos por los publi­rre­por­ta­jes que los medios occi­den­ta­les hacen de Tel Aviv. Un aco­rra­la­mien­to pro­gre­si­vo en lo geo­po­lí­ti­co, a pesar de sus acuer­dos y fotos con las monar­quías feu­da­les del Gol­fo, y un aco­rra­la­mien­to cre­cien­te en lo polí­ti­co y social, a pesar del cabil­deo de sus lob­bies en los gobier­nos y tri­bu­na­les de occi­den­te. La acu­sa­ción de ser un régi­men de apartheid ya lle­ga inclu­so por una ONG como Human Rights Watch: y el cri­men de apartheid es un deli­to de lesa huma­ni­dad. Un apartheid sis­té­mi­co que se ha mani­fes­ta­do con todo su sadis­mo duran­te la pan­de­mia del covid-19, uti­li­zan­do el virus como un arma con­tra Pales­ti­na. Eso sí es terro­ris­mo de Esta­do jun­to a otros crí­me­nes israe­líes que ya están en la Cor­te Penal Internacional.

Thank you for watching

Pero antes de entrar a deta­llar este cas­ti­go colec­ti­vo israe­lí a la pobla­ción pales­ti­na con el virus, del que for­ma par­te el encar­ce­la­mien­to de Jua­ni, hay que cono­cer la maqui­na­ria repre­si­va que se ha arro­ja­do sobre ella.

Israel ha segui­do el pro­ce­di­mien­to apli­ca­do a las per­so­nas pales­ti­nas: deten­ción de madru­ga­da, por un des­ta­ca­men­to mili­tar, sin car­gos, sin jui­cio, sin asis­ten­cia legal, sin visi­tas, con tras­la­dos ines­pe­ra­dos entre cen­tros de deten­ción a cual­quier hora y en malas con­di­cio­nes, y en muchas oca­sio­nes con tor­tu­ra físi­ca o psi­co­ló­gi­ca. Has­ta que los tri­bu­na­les mili­ta­res deseen. A Jua­ni qui­zá la libe­ren maña­na, o qui­zá den­tro de seis meses o dos años.

Por­que Jua­ni, al igual que los cin­co millo­nes de civi­les pales­ti­nos y pales­ti­nas de los gue­tos de Cis­jor­da­nia y Gaza, está some­ti­da a las deci­sio­nes arbi­tra­rias de los tri­bu­na­les mili­ta­res israe­líes en esos terri­to­rios. Con un índi­ce de con­de­nas del 99,7% en caso de ir a jui­cio. Para ser pre­ci­so, lo tie­nen aún peor los pales­ti­nos ence­rra­dos en el gue­to de Gaza con­tra su volun­tad (y con­tra la lega­li­dad inter­na­cio­nal): toda la pobla­ción de Gaza, inclui­dos las niñas y niños, pue­den ser con­si­de­ra­dos “com­ba­tien­tes ile­ga­les” por los tri­bu­na­les y se les apli­can leyes aún más duras.

La des­in­for­ma­ción o mani­pu­la­ción de la mayo­ría de medios de comu­ni­ca­ción nos hace pen­sar que en los gue­tos de Cis­jor­da­nia y Gaza debe­ría regir la admi­nis­tra­ción indí­ge­na sub­con­tra­ta­da por Israel y occi­den­te para esas reser­vas nati­vas, lla­ma­da Auto­ri­dad Pales­ti­na. Quien man­da de ver­dad en esos terri­to­rios es el gober­na­dor mili­tar israe­lí desig­na­do en cada momen­to por Tel Aviv, y que siem­pre está en el ano­ni­ma­to mediá­ti­co. Esos gober­na­do­res mili­ta­res han pro­mul­ga­do duran­te déca­das órde­nes mili­ta­res suce­si­vas, que son abe­rran­tes bajo la lupa de la lega­li­dad inter­na­cio­nal, las cua­les han eri­gi­do los muros jurí­di­cos de la dic­ta­du­ra mili­tar que es la admi­nis­tra­ción colo­nial israe­lí sobre los gue­tos. A la par, tam­bién se cons­truía el ile­gal muro de hor­mi­gón que encie­rra Cis­jor­da­nia y Gaza. 800.000 per­so­nas pales­ti­nas han sido encar­ce­la­das o arres­ta­das de esta for­ma des­de 1967, y 80.000 en los últi­mos 20 años. Una media de más de 10 per­so­nas al día. Siem­pre hay entre 150 y 200 meno­res encar­ce­la­dos, tam­bién por tri­bu­na­les militares.

Jua­ni es espa­ño­la y es pales­ti­na. 35 años tra­ba­jan­do por la salud en los cen­tros de aten­ción pri­ma­ria. En su con­di­ción de pales­ti­na está sufrien­do el opre­si­vo tra­to des­ti­na­do a cual­quier otra per­so­na pales­ti­na. En su con­di­ción de espa­ño­la qui­zá ten­ga suer­te, y las ges­tio­nes diplo­má­ti­cas ace­le­ren su libertad.

Pero Jua­ni tie­ne una ter­ce­ra iden­ti­dad: la de tra­ba­ja­do­ra de la salud. Lo que reafir­ma el caso de Jua­ni y sus com­pa­ñe­ras que se han deja­do toda una vida tra­ba­jan­do por la salud en Pales­ti­na es la uti­li­za­ción por Israel de la pan­de­mia de covid como un arma bio­ló­gi­ca con­tra los gue­tos palestinos.

Mien­tras Israel es exal­ta­do de for­ma obs­ce­na en los medios occi­den­ta­les por su exi­to­sa cam­pa­ña de vacu­na­ción, se han ocul­ta­do los crí­me­nes que ha per­pe­tra­do uti­li­zan­do el virus.

Israel es la poten­cia ocu­pan­te reco­no­ci­da inter­na­cio­nal­men­te de los terri­to­rios pales­ti­nos de Jeru­sa­lén Este, Gaza y Cis­jor­da­nia. Al poco tiem­po de comen­zar la pan­de­mia, Israel cerra­ba en Sil­wan, Jeru­sa­lén Este, una clí­ni­ca pales­ti­na que rea­li­za­ba test, anun­cian­do su estra­te­gia de cas­ti­go colec­ti­vo con el covid a la pobla­ción pales­ti­na, inclu­yen­do a los miles de pre­sos polí­ti­cos pales­ti­nos en cár­ce­les israelíes.

Ante el aban­dono sani­ta­rio israe­lí a Jeru­sa­lén Este, nume­ro­sas ONGs se orga­ni­za­ron para con­se­guir habi­li­tar dos hote­les como hos­pi­ta­les de cam­pa­ña, ges­tio­nar una línea tele­fó­ni­ca covid en ára­be y poner una deman­da al Tri­bu­nal Supre­mo Israe­lí para for­zar que Tel Aviv rea­li­za­se test PCR en Jeru­sa­lén Este y a pobla­cio­nes pales­ti­nas den­tro de Israel, como los bedui­nos del desier­to del Naqab/​Negev. Pero la estra­te­gia israe­lí pro­si­guió, y equi­pos de desin­fec­ción pales­ti­nos en la ciu­dad y en Cis­jor­da­nia fue­ron arres­ta­dos. Pre­ci­sa­men­te en Cis­jor­da­nia, la casi inexis­ten­cia de tests covid obli­gó a la Auto­ri­dad Pales­ti­na a decre­tar el con­fi­na­mien­to antes de que lo implan­ta­se Israel. En ese momen­to, el 80% de los casos detec­ta­dos en Cis­jor­da­nia eran tra­ba­ja­do­res pales­ti­nos en el Esta­do israe­lí, quie­nes cada madru­ga­da salen del gue­to y cada noche regre­san, sin que Tel Aviv les dedi­ca­se la míni­ma aten­ción sani­ta­ria, al con­tra­rio, for­zan­do a los que esta­ban enfer­mos a regre­sar al gue­to sin adver­tir a la admi­nis­tra­ción indí­ge­na palestina.

Duran­te este tiem­po de pan­de­mia, Israel ha mul­ti­pli­ca­do la des­truc­ción de infra­es­truc­tu­ras pales­ti­nas en su pro­ce­so his­tó­ri­co de gue­ti­fi­ca­ción indí­ge­na y lim­pie­za étni­ca a cáma­ra len­ta, inclu­yen­do una clí­ni­ca de cam­pa­ña en el Valle del Jor­dán, o cen­tros de detec­ción de covid. En todo este perío­do, Netan­yahu esta­ba más ocu­pa­do en su bucle elec­to­ral y en anun­ciar que iba a decla­rar como ane­xa­da casi toda Cis­jor­da­nia, la cual por otro lado está ane­xa­da de fac­to. La lis­ta de agre­sio­nes israe­líes es ingen­te con­tra los pre­ca­rios esfuer­zos sani­ta­rios pales­ti­nos en la lucha con­tra el covid.

Pero lo más gra­ve esta­ba por lle­gar con el desa­rro­llo de las vacu­nas. La nega­ción por Israel de vacu­nas a la pobla­ción pales­ti­na de los gue­tos de Gaza y Cis­jor­da­nia supo­ne una vio­la­ción muy gra­ve del dere­cho inter­na­cio­nal, espe­cí­fi­ca­men­te del IV Con­ve­nio de Gine­bra por el que la poten­cia ocu­pan­te debe pro­veer de los ser­vi­cios sani­ta­rios a la pobla­ción ocu­pa­da. Ade­más de este nue­vo cri­men de apartheid, el régi­men israe­lí impi­dió la entra­da del pri­mer lote de vacu­nas Spu­nik V a Gaza, adqui­ri­das por los pales­ti­nos a tra­vés del meca­nis­mo COVAX, el cual ofre­ce al res­to del pla­ne­ta las miga­jas sobran­tes de la rapi­ña de vacu­nas covid lle­va­da a cabo por los paí­ses del nor­te glo­bal. En esa rapi­ña, Israel acu­mu­ló un sobran­te de vacu­nas, nega­das de nue­vo a los pales­ti­nos, y des­ti­na­das a pre­miar a las éli­tes gober­nan­tes de algu­nos paí­ses que aplau­den las vul­ne­ra­cio­nes israe­líes de la lega­li­dad internacional.

Este es el con­tex­to en el que nues­tra ami­ga Jua­na Ruiz, Jua­ni Rish­ma­wi, y sus dos com­pa­ñe­ras de los Comi­tés de Salud han sido encar­ce­la­das. Ella ha sido una pie­za más den­tro de la maqui­na­ria israe­lí de uti­li­za­ción del covid como opor­tu­ni­dad de arma bio­ló­gi­ca con­tra la pobla­ción pales­ti­na, en medio de un apartheid sis­té­mi­co, el cual lle­va sien­do denun­cia­do hace déca­das por los pales­ti­nos, hace unos años por la ONU, y por fin recien­te­men­te, por ONG israe­líes e internacionales.

Exi­gi­mos su libe­ra­ción inme­dia­ta; exi­gi­mos la libe­ra­ción inme­dia­ta de todas las pre­sas y pre­sos polí­ti­cos pales­ti­nos; y exi­gi­mos que esta suce­sión de crí­me­nes con­tra la pobla­ción pales­ti­na sea aña­di­da a la cau­sa que el Tri­bu­nal Penal Inter­na­cio­nal ha empren­di­do con­tra Israel; tam­bién exi­gi­mos a los Esta­dos del mun­do que fina­li­cen su impu­ni­dad, y que por medio de las san­cio­nes y el boi­cot obli­guen a Israel a aca­tar la lega­li­dad internacional.

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

Daniel Loba­to*+ (acti­vis­ta soli­da­ri­dad pales­ti­na), Lilia­na Cór­do­va* (acti­vis­ta judía anti­sio­nis­ta) y Jal­día Abu­ba­kra *(acti­vis­ta his­pano-pales­ti­na) son inte­gran­tes de la Red Sami­doun en soli­da­ri­dad con las pre­sas y pre­sos palestinos

info­Li­bre

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *