Colom­bia. Pri­me­ros auxi­lios para movilizaciones

Resu­men Latinoamericano/​Colombia Infor­ma, 8 de mayo de 2021. 

En una movi­li­za­ción casi siem­pre hay nece­si­dad de pri­me­ros auxi­lios. Más cuan­do esta es repri­mi­da y vio­len­ta­da por las fuer­zas poli­cia­les, tal y cómo está suce­dien­do en Colom­bia duran­te el Paro Nacio­nal. Por esta razón, com­par­ti­mos con uste­des algu­nos con­se­jos de pri­me­ros auxi­lios ‑ela­bo­ra­dos por un equi­po de médicas‑, que tie­nen en cuen­ta las dife­ren­tes situa­cio­nes que se pue­den pre­sen­tar y cómo tratarlas.

Lesión por Quemaduras

¿Qué las pue­de oca­sio­nar?
• Armas de atur­di­mien­to: al hacer explo­sión o por resi­duos calien­tes. Estas armas no se deben mani­pu­lar ni devol­ver, hay ries­go de muti­la­ción.
• Impac­to o mani­pu­la­ción inco­rrec­ta de los car­tu­chos y gra­na­das de todos los tipos de armas. La tem­pe­ra­tu­ra del enva­se se incre­men­ta des­pués del lan­za­mien­to o deto­na­ción. Solo se deben devol­ver las lacri­mó­ge­nas, para hacer­lo se usa guan­tes de carnaza.

Pre­ven­ción:
• Evi­tar usas teji­dos sin­té­ti­cos o de poliés­ter.
• Uti­li­zar al menos dos capas de ropa de algodón.

Adver­ten­cias:
• No apli­ques iso­di­ne, agua oxi­ge­na­da, café, calén­du­la, ungüen­tos, hie­lo, acei­tes, cre­ma den­tal u otra sus­tan­cia dis­tin­ta al agua.
• No uses algo­dón por­que se pega a la heri­da y la irri­ta.
• No soples sobre la que­ma­du­ra.
• No reti­res la ropa o cual­quier otro ele­men­to que esté pega­do a la piel.
• No toques la piel muer­ta ni rom­pas las ampo­llas; el líqui­do que con­tie­nen pro­te­ge de una posi­ble infec­ción.
• No inten­tes apa­gar las lla­mas con agua sobre el cuer­po.
• No sumer­jas una que­ma­du­ra gra­ve en agua fría, pue­des cau­sar un shock.
• No pon­gas una almoha­da deba­jo de la cabe­za de la per­so­na si hay que­ma­du­ras de las vías res­pi­ra­to­rias (nariz, boca, y/​o gar­gan­ta), por­que pue­de cerrarlas.

¿Qué hacer?
1- Extin­guir el fue­go: hacien­do rodar a la per­so­na sobre el sue­lo o cubrién­do­la con una man­ta.
2- Agua fría: Lava más de 10 minu­tos con abun­dan­te agua des­ti­la­da, sue­ro fisio­ló­gi­co o agua de la lla­ve (si no se tie­nen las dos pri­me­ras).
3- Envuel­ve la lesión con gasa esté­ril y micro­po­ro, o con paños lim­pios hume­de­ci­dos en sue­ro o agua para que no se pegue a la heri­da. El ven­da­je tie­ne que estar flo­jo. Si no se tie­nen las dos pri­me­ras, envuél­ve­la con tela limpia.

Lesión con Fracturas

Pre­ven­ción:
• Usar pren­das rígi­das (de moto­ci­clis­ta o hacer­las con plás­ti­co y car­tón).
• Lle­var escu­do, ollas, care­tas, casco.

Adver­ten­cias:
• No la masa­jees ni la mani­pu­les. Tam­po­co pre­ten­das reaco­mo­dar el hue­so, esto pue­de empeo­rar el san­gra­do y/​o la fractura.

¿Qué hacer?

  1. Defi­nir si es una frac­tu­ra abier­ta o cerra­da: la abier­ta esta­rá expues­ta con heri­da en piel.
  2. Inmo­vi­li­zar: Enta­bli­la, es decir, inmo­vi­li­za ubi­can­do tro­zos de un mate­rial rígi­do alre­de­dor de un bra­zo, pier­na o dedo y fiján­do­lo con cor­do­nes o elás­ti­cos –cau­chi­tos- lo más pron­to posi­ble. Tam­bién pue­de ser con un cua­derno o libre­ta y cor­do­nes de zapa­tos. En caso de san­gra­do abun­dan­te, hacer pre­sión con un tra­po lim­pio has­ta que fre­ne el san­gra­do o dis­mi­nu­ya al máxi­mo y lue­go pro­ce­der a enta­bli­llar (inmo­vi­li­zar). Si la frac­tu­ra se pre­sen­ta en un dedo, no hay que inmo­vi­li­zar­lo de mane­ra com­ple­ta­men­te rec­ta, sino con una lige­ra curva.

Heri­das

Pre­ven­ción:
• Uti­li­za­ción de ropa grue­sa.
• Usar protecciones.

¿Qué hacer?
1- Obser­var.
• Las prio­ri­da­des son dete­ner la hemo­rra­gia y evi­tar infec­cio­nes. Si la heri­da es gra­ve se debe tras­la­dar inme­dia­ta­men­te a la per­so­na.
• En heri­das cor­tan­tes o pun­zan­tes, pre­sio­na fuer­te­men­te la heri­da tra­tan­do de jun­tar los bor­des de la heri­da y así evi­tar la pér­di­da de san­gre.
• Si el obje­to pene­tra­do per­ma­ne­ce en el cuer­po, inmo­vi­lí­za­lo con gasas o paño lim­pio y rea­li­za un ven­da­je para evi­tar el movi­mien­to duran­te el tras­la­do.
• Si hay con­tu­sión (gol­pe) con sos­pe­cha de una frac­tu­ra, apli­ca hie­lo sin hacer pre­sión ni masa­jear.
2- Lim­piar y Desin­fec­tar.
• Uti­li­za guan­tes de látex para evi­tar el con­ta­gio de algu­na enfer­me­dad o con­ta­mi­nar la heri­da.
• Lim­pia bien la heri­da con agua y jabón, con gasas y solu­ción sali­na o agua pota­ble qui­tan­do el exce­so de san­gre y la tie­rra que pue­da tener.
• Apli­ca un anti­sép­ti­co como iodo­po­vi­do­na (iso­di­ne) o clorhe­xi­di­na, para evi­tar infecciones.

Lesión con Hemorragia

¿Qué las oca­sio­na?
• Armas de atur­di­mien­to: Al explo­tar pue­den cau­sar heri­das. Estas armas no se deben mani­pu­lar ni devol­ver, hay ries­go de muti­la­ción o heri­das gra­ves.
• Impac­to: El impac­to de un car­tu­cho o gra­na­da dis­pa­ra­da des­de un trufly direc­ta o indi­rec­ta­men­te al cuer­po pue­de cau­sar heri­das.
• Armas ciné­ti­cas: Sus pro­yec­ti­les (bolas de goma, bolas de paint­ball, o metra­lla metá­li­ca) pue­den pene­trar la piel e incrus­tar­se, dejar hema­to­mas o san­gra­do interno. Es gra­ve si gol­pean los ojos.
• Armas de fue­go: Se debe tras­la­dar inme­dia­ta­men­te y pre­sio­nar la hemorragia.

¿Qué hacer?
¡Pilas si tie­ne pul­so rápi­do, está frío, páli­do y con­fu­so! Hay que correr a hos­pi­tal más cercano.

1- Obser­va
Las prio­ri­da­des son dete­ner la hemo­rra­gia y evi­tar infec­cio­nes.
Con frac­tu­ra, hay que cubrir la heri­da sin hacer dema­sia­da pre­sión. Sin frac­tu­ra se pue­de hacer la pre­sión con más fuer­za. Con des­ga­rro sepa­ra­ción y des­truc­ción del teji­do con hemo­rra­gia abun­dan­te, lo indi­ca­do es irri­gar con solu­ción sue­ro o agua-sal (no lavar) y si es posi­ble unir los teji­dos arran­ca­dos. Cubra la heri­da con apó­si­to o compresa.

2- Pre­sio­na
Com­pri­me con tus manos duran­te 5 minu­tos el pun­to san­gran­te.
Si con­ti­núa el san­gra­do vol­ver a com­pri­mir.
Pon un apó­si­to o paño lim­pio en el lugar que san­gra.
Si con­ti­núa el san­gra­do no reti­res el apó­si­to, pon otro enci­ma y con­ti­núa pre­sio­nan­do.
Si no dis­mi­nu­ye, empa­que­tar la heri­da. Es decir, poner más apó­si­to o tela lim­pia inten­tan­do ir hacien­do un tapón en la heri­da para lue­go seguir com­pri­mien­do con las manos has­ta el tras­la­do al hos­pi­tal.
Colo­ca a la per­so­na en posi­ción hori­zon­tal, si no está cons­cien­te recués­ta­la de lado. Si se tra­ta de una extre­mi­dad, elé­va­la.
Si sigue el san­gra­do, cubre y reti­ra a la per­so­na afec­ta­da lo antes posi­ble y eva­lúa si debes seguir con el paso 3.

Nota: El tor­ni­que­te se usa­rá sola­men­te cuan­do la vida de la per­so­na corra ries­go inmi­nen­te y la pre­sión direc­ta no deten­ga un san­gra­do abun­dan­te y con­ti­nuo. Solo en este caso emplea un tor­ni­que­te o un ven­da­je apre­ta­do que ejer­za pre­sión direc­ta sobre la herida.

Adver­ten­cias
• No apli­ques medi­ca­men­tos o anti­bió­ti­cos ya que se pue­de cau­sar una reac­ción alér­gi­ca.
• No toques la heri­da con los dedos.
• No reti­res nin­gún tro­zo de piel, car­tí­la­go o múscu­lo.
• No reti­res el obje­to pene­tra­do en caso de heri­da por arma blan­ca, de fue­go o cual­quier otro.
• Si hay hemo­rra­gia y sue­ño, no dejes dor­mir a la persona.

Lesión en los Ojos

Pre­ven­ción:
Para evi­tar daño ocu­lar con el impac­to de un pro­yec­til, insis­ti­mos en el uso de gafas de segu­ri­dad indus­trial (se pue­den usar sobre las gafas rece­ta­das) y el NO uso de len­tes de contacto.

¿Qué hacer?
Es impor­tan­te bus­car aten­ción médi­ca para todas las lesio­nes y pro­ble­mas sig­ni­fi­ca­ti­vos del ojo o de los párpados.

1‑Objeto cla­va­do
Deja el obje­to en el mis­mo sitio. No inten­tes reti­rar­lo, tocar­lo, o apli­car pre­sión algu­na.
Cal­ma a la per­so­na y dale segu­ri­dad.
Ven­da ambos ojos. Si el obje­to es gran­de, pon un vaso plás­ti­co o un cono de papel sobre el ojo lesio­na­do y péga­lo con cin­ta. Cubre el ojo ile­so con gasa o un tro­zo de tela lim­pio. Si el obje­to es peque­ño, cubre ambos ojos con un tro­zo de tela lim­pio o un apó­si­to esté­ril. Inclu­so, si sólo uno de los dos ojos está afec­ta­do, el hecho de cubrir ambos ayu­da­rá a pre­ve­nir el movi­mien­to ocu­lar.
Con­si­gue ayu­da médi­ca de inmediato

2‑Cortaduras, ras­gu­ños o gol­pes
Apli­ca sua­ve­men­te com­pre­sas frías para redu­cir la hin­cha­zón y ayu­dar a con­tro­lar cual­quier hemo­rra­gia. No hagas pre­sión para con­tro­lar el san­gra­do.
Si se está acu­mu­lan­do san­gre en el ojo, cubre ambos ojos con un tro­zo de tela lim­pio o una gasa esté­ril.
Con­si­gue ayu­da médi­ca de inmediato.

Adver­ten­cias:
No pre­sio­nes ni fro­tes un ojo lesio­na­do.
No inten­tes extraer un cuer­po extra­ño u obje­tos que parez­can estar incrus­ta­dos en el ojo. Con­si­gue ayu­da médi­ca inme­dia­ta.
No uses copi­tos, copos de algo­dón, pin­zas o cual­quier obje­to en el ojo.

Lesión en los Oídos

¿Cómo pro­te­ger­se?
Debes cubrir­te las ore­jas con los bra­zos sin tapar­las com­ple­ta­men­te, no uses las manos pues la pre­sión pue­de hacer que se rom­pa el tím­pano. Dale la espal­da a las detonaciones.

Adver­ten­cias:
Para pro­tec­ción, no tapes com­ple­ta­men­te el oído con las manos o los dedos.

¿Qué las oca­sio­na?
Armas de atur­di­mien­to: Al explo­tar pue­den cau­sar daños per­ma­nen­tes y/​o inco­mo­di­dad tem­po­ral en el oído (zum­bi­do y dolor).

¿Qué hacer?
Si rom­pen el tím­pano u oído de algu­na per­so­na, hay que cubrir­lo e incli­nar a la afec­ta­da hacia el lado del oído sangrante.

Daños de las Lacrimógenas

¿Cómo pro­te­ger­se?
La pro­tec­ción se ini­cia cuan­do se pre­vé el dis­pa­ro o inme­dia­ta­men­te cuan­do es dis­pa­ra­do, y no cuan­do ya ha caí­do cer­ca y se está espar­cien­do. Si no tie­nes más­ca­ra anti­gas con los fil­tros ade­cua­dos, moja una paño­le­ta o tela impreg­na­da con neu­tra­li­za­dor o vina­gre*, para cubrir su nariz y boca. Pue­des usar una más­ca­ra de pin­tor y colo­car por fue­ra el pañue­lo húme­do. Recuer­da seguir con las gafas de segu­ri­dad puestas.

Com­pues­tos:
En Colom­bia se usan dos com­pues­tos lacri­mó­ge­nos irri­tan­tes el CN y CS. Cuyo efec­to cor­to pue­de durar de 10 a 15 min. El CN y CS no son gases, son par­tí­cu­las sóli­das o líquidas.

Neutrli­za­do­res:
1- 50% Anti­áci­do [Mylan­ta (hidró­xi­do de alu­mi­nio) o leche de mag­ne­sia (hidró­xi­do de mag­ne­sio)] + 50% Agua.
2- 10% Bicar­bo­na­to de sodio + 90% Agua. Reco­men­da­mos colar­la pues si el bicar­bo­na­to no se disuel­ve los gru­mos pue­den rayar el ojo.

NO USAR VINAGRE*. El vina­gre solo se debe usar si no hay neu­tra­li­za­do­res, pues es un áci­do irri­tan­te (acé­ti­co) y no neu­tra­li­za el quí­mi­co. Al pare­cer ocu­pa los mis­mos recep­to­res ner­vio­sos que el lacri­mó­geno por lo que apa­ren­te­men­te ali­via a pesar de sus efec­tos adversos.

Reco­men­da­cio­nes:
Lle­va la mez­cla en una bote­lla con tapa de spray para apli­car fácil­men­te en tu pañue­lo con una mano. Recuer­da lavar­la muy bien antes. Para irri­gar un ojo no uses el spray, quí­ta­le la tapa o usa un boti­li­to.
Pue­des cor­tar un limón en cua­tro y mor­der­lo o chu­par­lo mien­tras estás expues­ta al lacri­mó­geno. Ayu­da­rá a expul­sar la sus­tan­cia por nariz y ojos, y evi­ta­rá que entre a boca.

¿Qué hacer?

DE INMEDIATO: Man­tén una res­pi­ra­ción cal­ma­da y len­ta, recuer­da que el efec­to es tem­po­ral. No tosas. Apli­ca de nue­vo neu­tra­li­za­dor en la cara y pañue­lo. Enjuá­ga­te la nariz y la boca (no tragues).

Asis­ten­cia en el momen­to:
Si vas a asis­tir a alguien uti­li­za guan­tes de látex que no hayan sido expues­tos al quí­mi­co.
Si el pro­ble­ma es en el ojo, ábre­lo e irri­ga neu­tra­li­za­dor repe­ti­da­men­te des­de la esqui­na inte­rior hacia afue­ra. Ház­lo sua­ve­men­te.
Si ocu­rre un des­ma­yo común, hay que per­mi­tir la cir­cu­la­ción abun­dan­te de aire.
Ante la asfi­xia debes ale­jar a la per­so­na del peli­gro y lle­var­la a zonas abier­tas y seguras.

Pos­te­rior:
Escu­pir y sonar­se.
Pue­des redu­cir el dolor con frío o anal­gé­si­cos.
Quí­ta­te las pren­das y obje­tos con­ta­mi­na­dos y láva­los. Dúcha­te, sin res­tre­gar, con agua fría y jabón.
Tu híga­do esta­rá pro­ce­san­do las toxi­nas, evi­ta el con­su­mo de licor o drogas.

Adver­ten­cias:
No te eches agua en la cara ni te res­trie­gues.
No uses líqui­dos con anti­áci­do direc­to o alcohol en los ojos.
No uses len­tes de con­tac­to en mani­fes­ta­cio­nes.
No tosas. Con­ten­te lo más que pue­das o inha­la­rás más quí­mi­co.
No uses bron­co­di­la­ta­do­res si sigues expues­to al gas, pues inha­la­rás más quí­mi­co.
No devuel­vas el con­te­ne­dor con la mano sin guan­tes, o si no tie­nes expe­rien­cia o resistencia.

Lesión en la Cabeza

Pre­ven­ción:
Cas­co, olla, escudo.

¿Qué hacer?
Si la per­so­na no res­pon­de (pér­di­da de cons­cien­cia), no tie­ne pul­so, no res­pi­ra o jadea: ini­ciar RCP y lla­mar a emer­gen­cia.
En la medi­da de lo posi­ble, man­te­ner en posi­ción hori­zon­tal e inmo­vi­li­za­da para evi­tar empeo­ra­mien­to si es que exis­ten lesio­nes en región del cue­llo.
Man­te­ner en el lugar del acci­den­te. Si corre ries­go, mover­la con pre­cau­ción: ali­nea­do el cuer­po en eje hori­zon­tal con la cabe­za, en blo­que (1, 2, 3 arri­ba…) con otras per­so­nas o pre­fe­ri­ble­men­te en tabla rígi­da o cami­lla impro­vi­sa­da.
Exten­der el cue­llo para abrir vía aérea, reti­rar posi­bles obje­tos de la boca.

Si es un trau­ma­tis­mo abier­to:
Si la per­so­na ha caí­do boca aba­jo, inmo­vi­li­zar cue­llo (con colla­rín, car­tón, una libre­ta o en su defec­to, con las manos) y girar­la man­te­nien­do el eje hori­zon­tal de cabe­za, cue­llo y colum­na.
Cubrir la heri­da con apó­si­to o tela lim­pia sin hacer pre­sión. Rea­li­zar un ven­da­je sen­ci­llo y eva­cuar al hos­pi­tal más cercano.

RCP Bási­co

Para ini­ciar con la Reani­ma­ción Car­dio-Pul­mo­nar (RCP) se debe ase­gu­rar la esce­na, es decir, la per­so­na asis­ti­da y la que está asis­tien­do no deben estar corrien­do riesgo.

  • Se debe lla­mar a Emer­gen­cia o al per­so­nal de salud más cer­cano a la movilización.
  • Revi­sar si la per­so­na no res­pon­de y jadea, o no res­pi­ra y no tie­ne pul­so (caro­tí­deo: deba­jo del ángu­lo de la man­dí­bu­la). Ante la duda siem­pre ini­ciar RCP.
  • Ase­gu­rar­se que la per­so­na se encuen­tra en super­fi­cie pla­na y fir­me. Exten­der el cue­llo para abrir vía aérea.
  • Arro­di­llar­se al cos­ta­do del paciente.
  • Entre­la­zar las manos, poner el talón de la mano de aba­jo sobre el cen­tro del pecho y la otra (nues­tra mano más hábil) por encima.
  • Man­te­ner los codos sin fle­xio­nar, bra­zos ver­ti­ca­les al sue­lo. La fuer­za la hace­mos con el cuerpo.
  • Ini­cia­mos com­pre­sio­nes. Se debe com­pri­mir el pecho unos 5cm, de for­ma uni­for­me. Se harán entre 100 y 120 com­pre­sio­nes por minu­to (2 com­pre­sio­nes por segun­do= rápi­do) duran­te 2 minu­tos y lue­go cam­biar, en lo posi­ble, de reani­ma­dor para evi­tar que dis­mi­nu­ya la pre­sión o la fre­cuen­cia. Es una tarea ago­ta­do­ra. Se con­ti­núa has­ta que lle­gue asis­ten­cia médica.

Cree­mos que estos con­se­jos son impor­tan­tes en todo momen­to de la vida. Pero más aho­ra cuan­do las cifras actua­li­za­das de las vio­la­cio­nes a los Dere­chos Huma­nos en el mar­co de la pro­tes­ta dicen que entre el 28 de abril y el 6 de mayo han ocu­rri­do 1.728 casos de vio­len­cia, 37 víc­ti­mas de homi­ci­dio, 234 víc­ti­mas de vio­len­cia físi­ca, 341 inter­ven­cio­nes vio­len­tas, 26 víc­ti­mas de agre­sión en sus ojos, 98 casos de dis­pa­ro con armas de fue­go y 11 víc­ti­mas de vio­len­cia sexual. Todas estas agre­sio­nes fue­ron come­ti­das por la fuer­za públi­ca, según afir­ma la orga­ni­za­ción defen­so­ra de los DD.HH., Temblores.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *