Femi­nis­mos. Judith Butler: crear un mun­do habi­ta­ble sig­ni­fi­ca des­man­te­lar las for­mas rígi­das de la individualidad

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 de mayo de 2021. 

Por muy dife­ren­te que sea el regis­tro de esta pan­de­mia, no pode­mos sino enten­der­la como glo­bal, ponien­do de mani­fies­to, con ello, el hecho de que esta­mos impli­ca­dos en un mun­do com­par­ti­do. La capa­ci­dad de las cria­tu­ras huma­nas vivien­tes de afec­tar­se unas a otras, pue­de ser una cues­tión de vida o muer­te. Dado que muchos recur­sos no se repar­ten de for­ma equi­ta­ti­va, y que muchas per­so­nas sólo dis­po­nen de una peque­ña o des­va­ne­ci­da par­te del mun­do, al mis­mo tiem­po, no pode­mos reco­no­cer la pan­de­mia como glo­bal sin enfren­tar­nos a esas desigualdades.

Algu­nas per­so­nas tra­ba­jan para el mun­do común, lo man­tie­nen en mar­cha, pero no son, por esta razón, par­te de él. Pue­den care­cer de pro­pie­da­des o de pape­les, ser mar­gi­na­dos por el racis­mo o inclu­so des­pre­cia­dos como basu­ra: los pobres, los negros o los more­nos, los que tie­nen deu­das impa­ga­bles que les impi­den expe­ri­men­tar el sen­ti­do de un futu­ro abierto.

El mun­do com­par­ti­do no es igual­men­te com­par­ti­do. El filó­so­fo fran­cés Jac­ques Ran­ciè­re se refie­re a “la par­te de los que no tie­nen par­te”, aque­llos para los que la par­ti­ci­pa­ción en los bie­nes comu­nes no es posi­ble, nun­ca lo fue o ya no lo es. Por­que no se tra­ta sólo de recur­sos y empre­sas en las que se pue­de par­ti­ci­par, sino de un sen­ti­do de lo común, un sen­ti­do de per­te­nen­cia a un mun­do por igual, una con­fian­za en que el mun­do está orga­ni­za­do para apo­yar el flo­re­ci­mien­to de todos.

La pan­de­mia ha pues­to de mani­fies­to e inten­si­fi­ca­do las des­igual­da­des racia­les y eco­nó­mi­cas, al mis­mo tiem­po que agu­di­za el sen­ti­do glo­bal de nues­tras obli­ga­cio­nes con los demás y con la tie­rra. Hay un movi­mien­to en una direc­ción glo­bal, basa­do en un nue­vo sen­ti­do de la mor­ta­li­dad y la inter­de­pen­den­cia. La expe­rien­cia de la fini­tud va acom­pa­ña­da de un agu­do sen­ti­do de las des­igual­da­des: ¿Quié­nes mue­ren antes y por qué, y para quié­nes no hay ya una pro­me­sa infra­es­truc­tu­ral o social de con­ti­nui­dad de la vida?

Este sen­ti­do de la inter­de­pen­den­cia del mun­do, refor­za­do por una situa­ción inmu­no­ló­gi­ca común, desa­fía la noción que tene­mos de noso­tros mis­mos como indi­vi­duos ais­la­dos, ence­rra­dos en cuer­pos dis­cre­tos, limi­ta­dos por fron­te­ras esta­ble­ci­das. ¿Quién podría negar aho­ra que ser un cuer­po es estar liga­do a otras cria­tu­ras vivien­tes, a las super­fi­cies y a los ele­men­tos, inclui­do el aire que no per­te­ne­ce a nadie y a todos?

En estos tiem­pos de pan­de­mia, el aire, el agua, el refu­gio, el abri­go y el acce­so a cui­da­dos médi­cos, cons­ti­tu­yen fuen­tes de ansie­dad indi­vi­dual y colec­ti­va. Pero todos ellos ya esta­ban en peli­gro por el cam­bio cli­má­ti­co. Si uno está vivien­do o no una vida dig­na, no es solo una pre­gun­ta exis­ten­cial pri­va­da, sino una cues­tión eco­nó­mi­ca urgen­te, inci­ta­da por las con­se­cuen­cias de vida-o-muer­te de la des­igual­dad social: ¿Hay ser­vi­cios de salud, refu­gios y agua pota­ble sufi­cien­tes para todos aque­llos que debe­rían tener una par­te igual de este mun­do? La pre­gun­ta se hace más urgen­te por las con­di­cio­nes de pre­ca­rie­dad eco­nó­mi­ca exa­cer­ba­das por la pan­de­mia, expo­nien­do tam­bién la catás­tro­fe cli­má­ti­ca en cur­so como la ame­na­za a la vida habi­ta­ble que es.

Pan­de­mia, eti­mo­ló­gi­ca­men­te, sig­ni­fi­ca pan­de­mos, toda la gen­te, o qui­zás más pre­ci­sa­men­te, la gen­te en todas par­tes, o algo que se extien­de sobre o a tra­vés de la gen­te. El “demos” es todo el pue­blo, a pesar de las barre­ras lega­les que pre­ten­den sepa­rar­lo. Una pan­de­mia, enton­ces, une a toda la gen­te a tra­vés de los poten­cia­les de infec­ción y recu­pe­ra­ción, sufri­mien­to y espe­ran­za, inmu­ni­dad y fata­li­dad. Nin­gu­na fron­te­ra impi­de que el virus via­je si los seres huma­nos via­jan; nin­gu­na cate­go­ría social ase­gu­ra la inmu­ni­dad abso­lu­ta para aque­llos a quie­nes incluye.

“Lo polí­ti­co, en nues­tro tiem­po, debe par­tir por el impe­ra­ti­vo de recons­truir el mun­do en común”, sos­tie­ne el filó­so­fo came­ru­nés Achi­lle Mbem­be. Si con­si­de­ra­mos el saqueo de los recur­sos de la tie­rra con fines de lucro empre­sa­rial, la pri­va­ti­za­ción y la colo­ni­za­ción como un pro­yec­to o empre­sa pla­ne­ta­ria, enton­ces tie­ne sen­ti­do con­ce­bir un movi­mien­to que no nos devuel­va a nues­tros egos e iden­ti­da­des, a nues­tras vidas interrumpidas.

Tal movi­mien­to será, para Mbem­be, “una des­co­lo­ni­za­ción (que) es por defi­ni­ción un esfuer­zo pla­ne­ta­rio, una aper­tu­ra radi­cal de y al mun­do, una res­pi­ra­ción pro­fun­da para el mun­do en opo­si­ción al ais­la­mien­to”. La opo­si­ción pla­ne­ta­ria a la extrac­ción y al racis­mo sis­té­mi­co, debe­ría enton­ces devol­ver­nos al mun­do, o dejar que el mun­do lle­gue, como si fue­ra la pri­me­ra vez, a un lugar com­par­ti­do para la “res­pi­ra­ción pro­fun­da”, un deseo que aho­ra todos conocemos.

Sin embar­go, un mun­do habi­ta­ble para los huma­nos depen­de de una tie­rra flo­re­cien­te que no ten­ga a los huma­nos como cen­tro. Nos opo­ne­mos a las toxi­nas ambien­ta­les no sólo para que los huma­nos poda­mos vivir y res­pi­rar sin mie­do a ser enve­ne­na­dos, sino tam­bién por­que el agua y el aire deben tener vidas que no estén cen­tra­das en la nuestra.

Al des­man­te­lar las for­mas rígi­das de la indi­vi­dua­li­dad en estos tiem­pos inter­co­nec­ta­dos, pode­mos ima­gi­nar el papel más peque­ño que los mun­dos huma­nos deben desem­pe­ñar en esta tie­rra de cuya rege­ne­ra­ción depen­de­mos –y que, a su vez, depen­de de nues­tro papel más peque­ño y consciente.

Fuen­te: La Tinta

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *