Afga­nis­tán. Solo desier­to y sangre

Por Gua­di Cal­vo*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 de mayo de 2021-.

El pri­me­ro de mayo, los 2500 efec­ti­vos nor­te­ame­ri­ca­nos jun­tos a los 7 mil de sus socios de la coa­li­ción occi­den­tal, que inva­die­ron Afga­nis­tán en 2001, ini­cia­ron la reti­ra­da total del país, tal como lo había anun­cia­do el pre­si­den­te Joe Biden, el pasa­do cator­ce de abril, fal­tan­do a los acuer­dos de Doha (Qatar) de febre­ro del 2020, entre la admi­nis­tra­ción Trump y los Tali­ba­nes.

Acuer­do en los que los nor­te­ame­ri­ca­nos se com­pro­me­tie­ron en que el pri­me­ro de mayo, esta­ría fina­li­za­da la reti­ra­da. Biden esta­ble­ció, “por pro­ble­mas logís­ti­cos” de mane­ra uni­la­te­ral, que recién en esa fecha se ini­cia­ría la eva­cua­ción de las tro­pas, la que ter­mi­na­rá el día once de sep­tiem­bre, cuan­do se con­me­mo­ren los vein­te años de los ata­ques a las torres de Nue­va York. El epi­so­dio que dio la excu­sa al enton­ces pre­si­den­te Geor­ge W. Bush, para inva­dir el país cen­tro asiá­ti­co que le cos­tó a Washing­ton la vida de más de 2400 mili­ta­res y dos billo­nes de dóla­res. Mien­tras sig­ni­fi­có para Afga­nis­tán, más allá de la devas­ta­ción de su terri­to­rio, la muer­te, según cifras “muy” ofi­cia­les, de unas 241 mil per­so­nas, ade­más de los cen­te­na­res de miles de muer­tes que Bush hijo y sus suce­so­res en la pre­si­den­cia, aho­gan­do en san­gre nacio­nes ente­ras, pro­vo­ca­ron con su gue­rra glo­bal con­tra el terro­ris­mo, con la que nada bueno han logra­do para la humanidad.

A medi­da que se acer­ca­ba mayo, los infor­mes sobre ata­ques, aten­tan­do y muer­tes en gran esca­la o selec­ti­vas, se comen­za­ron a suce­der con velo­ci­dad de vér­ti­go, habién­do­se regis­tra­do más de cien ata­ques el día cua­tro, con­tra las fuer­zas de segu­ri­dad y otras ins­ta­la­cio­nes guber­na­men­ta­les en 26 de las 34 provincias.

El vier­nes trein­ta, un camión con explo­si­vos deto­nó al sur de Kabul, matan­do a 27 per­so­nas. El sába­do pri­me­ro, un pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Kabul, fue ase­si­na­do a tiros, como par­te de una cam­pa­ña de ase­si­na­tos selec­ti­vos ini­cia­da hace varios meses don­de eran “selec­cio­na­dos” perio­dis­tas, tra­ba­ja­do­res de la salud, fun­cio­na­rios, jue­ces e inte­lec­tua­les. Tam­bién el sába­do el aero­puer­to de Kan­dahar fue ata­ca­do con cohe­te­ría, cuan­do un peque­ño gru­po de las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses, des­man­te­la­ban lo poco que que­da­ba de su base. El mar­tes, un alto ofi­cial de la poli­cía fue ase­si­na­do en la pro­vin­cia de Pak­ti­ka. Este miér­co­les cin­co, mili­cia­nos, des­pués de horas de com­ba­te des­alo­ja­ron a hom­bres del Ejér­ci­to del dis­tri­to de Bar­ka, en la pro­vin­cia nor­te­ña de Baghlan.

Hechos que mues­tra cla­ra­men­te la volun­tad de la jefa­tu­ra del Tali­ban, negán­do­se a acep­tar la pró­rro­ga de Biden, con­si­de­ran­do que, a par­tir del pri­me­ro de mayo, tenían las manos libres para ata­car a cual­quier tro­pa extran­je­ra que se encuen­tre den­tro del país, tor­pe­za que la fina diplo­ma­cia del Tali­ban, no va a come­ter. Pero si, y como se espe­ra­ba, incre­men­tó la dura embes­ti­da mili­tar, que vie­ne en esca­la­da, par­ti­cu­lar­men­te des­de que se inte­rrum­pie­ron las con­ver­sa­cio­nes intra afga­nas en octu­bre pasa­do, con­tra dife­ren­tes obje­ti­vos del Ejér­ci­to Nacio­nal Afgano (ENA), en casi todas las pro­vin­cias del país, demos­tran­do así, su capa­ci­dad para ope­rar en los dis­tin­tos fren­tes que abre y cie­rra prác­ti­ca­men­te a su anto­jo. Las accio­nes de los insur­gen­tes duran­te 2020, según datos de las Nacio­nes Uni­das, pro­vo­ca­ron la muer­te de tres mil civi­les, mien­tras apro­xi­ma­da­men­te otros seis mil resul­ta­ron heri­dos. Solo en la ciu­dad de Kabul, la capi­tal del país, el lugar más pro­te­gi­do del país, con 4.5 millo­nes de habi­tan­tes, el año pasa­do se pro­du­je­ron 255 muer­tes y 562 heridos.

Los cho­ques más duros, de la esca­la­da ini­cia­da el día pri­me­ro, se die­ron en la siem­pre dispu­tada pro­vin­cia de Hel­mand, don­de a lo lar­go de estos vein­te años, tan­to ingle­ses, como nor­te­ame­ri­ca­nos han sufri­do la mayo­ría de sus bajas, don­de se encuen­tran los gran­des sem­bra­díos de ama­po­la, para la ela­bo­ra­ción del opio y la heroí­na, cuyo trá­fi­co, unos dos mil millo­nes de dóla­res al año, es una de las más impor­tan­tes fuen­tes de finan­cia­ción para los muyahi­di­nes, quie­nes en este momen­to se encuen­tran en una situa­ción de for­ta­le­za, como nun­ca des­de la inva­sión nor­te­ame­ri­ca­na en 2001.

Los com­ba­tes más encar­ni­za­dos se libran en los alre­de­do­res de la ciu­dad de Lash­kar Gah, la capi­tal de Hel­mand, con unos 45 mil habi­tan­tes, don­de según infor­mes ofi­cia­les, siem­pre poco creí­bles, el ENA habría mata­do a cien mili­cia­nos, sin dar a cono­cer en núme­ro de bajas pro­pias. Los enfren­ta­mien­tos comen­za­ron, el tres de mayo, con el asal­to con­tra la base cono­ci­da como Camp Anto­nik, que los esta­dou­ni­den­ses habían entre­ga­do a las fuer­zas afga­nas, el día ante­rior. Los com­ba­tes han pro­vo­ca­do que unas mil fami­lias, hayan teni­do que esca­par del área. Según repor­tes, la ofen­si­va tam­bién se rea­li­za en otros pun­tos de la pro­vin­cia. Mien­tras el tali­bán, infor­ma­ba que mata­ron a dece­nas de sol­da­dos, datos tan pocos con­fia­bles como los oficiales.

Las ope­ra­cio­nes en Hel­mand, no son un hecho ais­la­do, ya que des­de el pri­me­ro de mes se han repor­ta­do ata­ques, siem­pre con­tra blan­cos del ENA, en al menos otras seis pro­vin­cias, entre las que se inclu­ye Ghaz­ni, don­de el sába­do pri­me­ro, los insur­gen­tes ata­ca­ron una base mili­tar, esen­cial para la segu­ri­dad de la pro­vin­cia, matan­do a varios sol­da­dos y toman­do pri­sio­ne­ros a casi un centenar.

El Pen­tá­gono, al pare­cer no ha dado mayor impor­tan­cia a los com­ba­tes, en sus decla­ra­cio­nes del día tres, John Kirby, el por­ta­voz del Depar­ta­men­to de Defen­sa, infor­mó: “Has­ta aho­ra no hemos vis­to nada que haya afec­ta­do la reduc­ción (de tro­pas), o que haya teni­do un impac­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en la misión en cues­tión”. Por lo que con­ti­nua­ría sin pro­rro­gas la reti­ra­da que has­ta el día cua­tro, se había cubier­to entre el dos y el seis por cien­to. Todos los efec­ti­vos tan­to nor­te­ame­ri­ca­nos como euro­peos, están sien­do diri­gi­dos a Bagram, a unos sesen­ta kiló­me­tros de Kabul, la más impor­tan­te que toda­vía man­tie­ne Esta­dos Uni­dos en el país, des­de don­de serán trans­por­ta­dos a sus luga­res de ori­gen. Mien­tras ya había saca­do del país un equi­va­len­te a 60 avio­nes C‑17 en mate­rial y entre­ga­do para su des­truc­ción más de 1300 equi­pos de combate.

En las últi­mas horas del vier­nes trein­ta, un coche bom­ba que esta­lló en Pul-e-Alam, la capi­tal de la pro­vin­cia orien­tal de Logar, mató a una trein­te­na de efec­ti­vos del ENA, mien­tras que otros diez habían muer­to, tras la explo­sión de un dis­po­si­ti­vo que los mili­cia­nos con­si­guie­ron deto­nar, bajo un pues­to de avan­za­da del ejér­ci­to, intro­du­ci­do a tra­vés de un túnel, en la pro­vin­cia sur­oes­te de Farah el lunes tres.

Vein­te años, no es nada.

La reti­ra­da nor­te­ame­ri­ca­na, no solo sig­ni­fi­ca reco­no­cer una nue­va derro­ta, por más que inten­ten disi­mu­lar, como lo han sido las de Iraq, Siria, Soma­lia y Yemen y aun­que no se pue­de defi­nir como tal, el desas­tre que ha pro­vo­ca­do en Libia, no deja de ser una un esla­bón más en la trá­gi­ca secue­la de des­acier­tos en lo que va del siglo, que hace que Viet­nam, a la dis­tan­cia, parez­ca casi una anécdota.

Afga­nis­tán, qui­zás sea el epi­to­me de la tor­pe­za nor­te­ame­ri­ca­na, que tras vein­te años de san­grien­ta ocu­pa­ción y en una gue­rra asi­mé­tri­ca como pocas que se recuer­den, hacien­do uso de infi­ni­tos recur­sos mate­ria­les no solo de ellos mis­mos, sino tam­bién de socios, como Rei­no Uni­do, Fran­cia, Ale­ma­nia entre otras poten­cias mili­ta­res, al momen­to ini­cia­da la reti­ra­da solo con­tro­la el cin­cuen­ta por cien­to del terri­to­rio. Una de las razo­nes pri­mor­dia­les por lo que ha des­cen­dien­do a acep­tar que prác­ti­ca­men­te está esca­pan­do de allí, lo que se con­fir­ma, con el paper con­fi­den­cial, que se aca­ba de cono­cer, al que Washing­ton, toda­vía no ha nega­do, don­de ade­más de lo acor­da­do en Doha, sobre que los tali­ba­nes no ata­ca­rían blan­cos nor­te­ame­ri­ca­nos des­pués de febre­ro del 2020, exis­tía una cláu­su­la secre­ta, en que los mullah, se com­pro­me­te­rían a esta­ble­cer “ani­llos de segu­ri­dad”, en torno a los obje­ti­vos esta­dou­ni­den­ses, para pre­ve­nir ata­ques tan­to del Daesh Kho­ra­san, como de sus “inter­mi­ten­tes” alia­dos de la Red Haq­qa­ni, que con mucha fre­cuen­cia ope­ran de mane­ra inde­pen­dien­te, a las deci­sio­nes del máxi­mo líder tali­bán el mullah Hiba­tu­llah Akhund­za­da, más allá de que el emir e hijo del fun­da­dor de la Red, Sira­jud­din Haq­qa­ni, es uno de los coman­dan­tes de mayor ran­go en la estruc­tu­ra del Tali­bán. Lo que ha que­da­do en duda con la lle­ga­da de mayo, ya que según decla­ra­cio­nes del alto man­do Tali­ban: “Has­ta aho­ra nues­tro com­pro­mi­so de no ata­car a las fuer­zas extran­je­ras es has­ta el pri­me­ro de mayo, des­pués de eso, si ata­ca­re­mos o no es un tema en dis­cu­sión”. Aun­que resul­ta impro­ba­ble que lo haga, ya que sería una pro­vo­ca­ción, hos­ti­gar a un enemi­go tan pode­ro­so, a poco más de menos de cin­co meses, de que se reti­re derro­ta­do y sin tiem­po para defi­nir sobre los 17 mil afga­nos, con dife­ren­tes gra­dos de cola­bo­ra­cio­nis­mo, que espe­ran sus visa­dos para via­jar a Esta­dos Uni­dos, sabien­do que están con­de­na­dos a muer­te, penas que se eje­cu­ta­ran inde­fec­ti­ble­men­te más tem­prano que tarde.

Por otra par­te, exper­tos mili­ta­res coin­ci­den en que el pre­si­den­te Ash­raf Gha­ni, debe­rá aban­do­nar el sur del país a manos de los mullah, si pre­ten­der man­te­ner otras regio­nes más “apa­ci­bles”.

Más allá de lo que suce­da con los acuer­dos de Doha y las con­ver­sa­cio­nes intra afga­nas des­pués del once de sep­tiem­bre, Afga­nis­tán ini­cia una vez más un año cero, lleno de tur­bu­len­cias, don­de dos ter­cios de los casi cua­ren­ta millo­nes de habi­tan­tes viven por deba­jo del umbral de la pobre­za, con cer­ca de cin­co millo­nes de des­pla­za­dos inter­nos, sin infra­es­truc­tu­ra y sin indus­trial, don­de todo es solo desier­to y sangre.

Afghan spe­cial for­ces arri­ve at the air­port as they launch a coun­te­rof­fen­si­ve to reta­ke the city from Tali­ban insur­gents, in Kun­duz on Septm­ber 29, 2015. The Afghan army on Sep­tem­ber 29 laun­ched a coun­ter-offen­si­ve to reta­ke Kun­duz from the Tali­ban, a day after insur­gents ove­rran the stra­te­gic northern city. AFP PHOTO /​Nasir Waqif

*Gua­di Cal­vo es escri­tor y perio­dis­ta argen­tino. Ana­lis­ta Inter­na­cio­nal espe­cia­li­za­do en Áfri­ca, Medio Orien­te y Asia Cen­tral. En Face­book: https://​www​.face​book​.com/​l​i​n​e​a​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​lGC.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *