Colom­bia. Mili­ta­res con­tro­lan Cali para sofo­car las masi­vas movi­li­za­cio­nes populares

Por Nahir Gon­zá­lez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 de mayo de 2021.

A seis días de resis­ten­cia la ciu­dad vivió la noche de 3 de mayo una de las jor­na­das más vio­len­tas que se sus­ci­ta­ran has­ta el momen­to, por­que el 1 de mayo ini­ció la militarización.

En Cali se regis­tran des­de el 28 de abril al momen­to 13 muer­tos, en toda Colom­bia supe­ran las 30 per­so­nas ase­si­na­das por la coa­li­ción de fuer­zas poli­cia­les inte­gra­das por el Ejér­ci­to, la Poli­cía y el Escua­drón Móvil Anti­dis­tur­bios (Esmad).

¿Quién es el encar­ga­do de la mili­ta­ri­za­ción en Cali?

El encar­ga­do del man­do y la mili­ta­ri­za­ción de Cali es el gene­ral Eduar­do Enri­que Zapa­tei­ro Alta­mi­ran­da, quien, según su hoja curri­cu­lar, tie­ne 36 años de ser­vi­cio en la vida cas­tren­se, ha esta­do a car­go de dife­ren­tes bata­llo­nes mili­ta­res nacio­na­les y extra­te­rri­to­ria­les en Israel, en 1982 coman­dó un Bata­llón en Sinaí y actual­men­te diri­ge la tro­pa en el Ejér­ci­to Nacio­nal de Colom­bia. Fue un ele­men­to cla­ve en ope­ra­cio­nes con­tra las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia (FARC), estu­vo al fren­te de la lla­ma­da Ope­ra­ción Fénix de 2008, en la que se ase­si­nó a Raúl Reyes, segun­do líder his­tó­ri­co de esta orga­ni­za­ción guerrillera.

Asi­mis­mo, Zapa­tei­ro lide­ró dos ope­ra­cio­nes mili­ta­res para res­ca­tar civi­les y mili­ta­res secues­tra­dos por la gue­rri­lla, las lla­ma­das ope­ra­cio­nes Jaque y Cama­león. Ope­ra­ción Jaque se efec­túo en coor­di­na­ción de Alto Man­do Mili­tar del gobierno de Uri­be bajo el man­do del minis­tro de Defen­sa Juan Manuel San­tos, con la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia (CIA) en julio de 2008, par­te de la estra­te­gia usa­da fue usur­par la figu­ra de la Cruz Roja Inter­na­cio­nal, pin­ta­ron heli­cóp­te­ros de blan­co y usa­ron los logo­ti­pos de esa orga­ni­za­ción para disua­dir; en la eje­cu­ción de este plan fue libe­ra­da Ingrid Betan­court, excan­di­da­ta pre­si­den­cial y excom­pa­ñe­ra de fór­mu­la de Cla­ra Rojas, que iba como vice­pre­si­den­ta. La Ope­ra­ción Cama­león se reali­zó con pocos días de dife­ren­cia de la Jaque y fue­ron res­ca­ta­das cua­tro per­so­nas secuestradas.

Ambas ope­ra­cio­nes ocu­rrie­ron pos­te­rior a las lar­gas nego­cia­cio­nes como inter­me­dia­rio del gobierno del pre­si­den­te Hugo Chá­vez con las FARC, para ir inter­cam­bian­do pro­gre­si­va­men­te rehe­nes, una de ellas es la eje­cu­ta­da impe­ca­ble­men­te en enero de 2008, la Ope­ra­ción Emma­nuel, don­de son libe­ra­das Con­sue­lo Gon­zá­lez (secues­tra­da en 2001) y Cla­ra Rojas (secues­tra­da 2002), y a su peque­ño hijo Emma­nuel; duran­te el res­ca­te par­ti­ci­pa­ron tam­bién la exse­na­do­ra Pie­dad Cór­do­ba y una dele­ga­ción de la Cruz Roja Inter­na­cio­nal. Fue­ron tras­la­da­das a la capi­tal vene­zo­la­na y aten­di­das exclu­si­va­men­te por Hugo Chávez.

Zapa­tei­ro es uno de los mili­ta­res duros que acom­pa­ñó a car­ta cabal las deci­sio­nes y man­da­tos del expre­si­den­te Álva­ro Uri­be, y del minis­tro San­tos, en la lucha con­tra la gue­rri­lla, pero ade­más estu­vo encar­ga­do de neu­tra­li­zar cual­quier tipo de pro­tes­ta civil, con el uso exce­si­vo de la fuer­za de ser nece­sa­rio y que aho­ra cum­ple la mis­ma fun­ción de fuer­za y poder indis­cri­mi­na­do con­tra la pobla­ción civil.

Apar­te, el fut­bo­lis­ta Juan Fer­nan­do Quin­te­ro y sus fami­lia­res acu­san públi­ca­men­te a Zapa­tei­ro de ser par­te de la des­apa­ri­ción físi­ca de su padre Jai­me Enri­que Quin­te­ro, que en 1995 pres­ta­ba ser­vi­cio mili­tar bajo su man­do en Medellín.

Las acu­sa­cio­nes que ron­dan la figu­ra de Zapa­tei­ro son múl­ti­ples, y van des­de vio­la­dor de Dere­chos Huma­nos, ase­si­na­tos y des­apa­ri­cio­nes sin escla­re­cer o con his­to­rias que no con­cuer­dan, que se acer­can muchí­si­mo a las for­mas emplea­das por Uri­be y que has­ta el momen­to son prác­ti­cas comu­nes en Colom­bia: “los fal­sos positivos”.

Fuen­te: Correo de Alba

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *