Argen­ti­na. Alci­ra Argu­me­do: «La libe­ra­ción es un sue­ño cercano»

Por Ste­lla Callo­ni, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 de mayo de 2021.

Alci­ra Argu­me­do aca­ba de dejar­nos con un men­sa­je de dig­ni­dad que tan­to nece­si­ta­mos en estos tiem­pos de caos e incer­ti­dum­bre y se hace muy difí­cil escri­bir entre tan­tos con­mo­ve­do­res tex­tos que le han dedi­ca­do en estas horas. La deso­la­ción no tie­ne muchas pala­bras para expre­sar­se, pero quie­ro hablar­la des­de su pro­pia voz, des­de esa lar­ga mira­da que nos enseñó.

Alci­ra Argu­me­do era y es mucho más que sus títu­los aca­dé­mi­cos y otras mem­bre­sías. Era el sím­bo­lo de la inte­lec­tual mili­tan­te con un abar­ca­dor pen­sa­mien­to nacio­nal y lati­no­ame­ri­cano y por eso pro­fun­da­men­te antim­pe­ria­lis­ta, que ela­bo­ra­ba sus teo­rías a par­tir una reali­dad que cono­cía como las líneas de sus manos.

Nun­ca, a tra­vés de su his­to­ria de mili­tan­cia polí­ti­ca, dejó de estar cada día don­de debía estar, rom­pien­do los lími­tes de las cajas de cris­tal en que muchos inte­lec­tua­les se encierran.

Nun­ca la vimos com­pe­tir con nadie. Sobre todo lo que pue­da decir­se de su vida, fue, des­de sus pri­me­ros pasos en la polí­ti­ca, un ser humano extra­or­di­na­rio, que trans­mi­tía cali­dez, capa­ci­dad de com­pren­sión y una gran ter­nu­ra, que encu­bría, sin lograr­lo. Sus per­cep­cio­nes rápi­das y pre­ci­sas, tras­cen­dían en su dis­cur­so aca­dé­mi­co crea­ti­vo y sor­pren­den­te, anti dog­má­ti­co y expre­sa­do peda­gó­gi­ca­men­te, esti­mu­lan­do la ima­gi­na­ción creadora.

Su len­gua­je era rigu­ro­so pero a la vez diá­fano, como para que todos enten­dié­ra­mos sus pala­bras que suge­rían una her­mo­sa cons­truc­ción para la des­co­lo­ni­za­ción de su entorno aca­dé­mi­co, y orien­ta­dor hacia todo lo que fue­ra nece­sa­rio para enri­que­cer las Teo­rías de la Liberación.

Su humil­dad asom­bra­ba en un mun­do don­de la sober­bia y la vani­dad lamen­ta­ble­men­te toda­vía siguen sien­do obs­tácu­los para la uni­dad tan nece­sa­ria en el mar­co del pro­yec­to geo­es­tra­té­gi­co de reco­lo­ni­za­ción de Nues­tra Amé­ri­ca, que el impe­rio ‑así con todas sus letras sin bal­bu­ceo alguno- inten­ta impo­ner­nos, median­te una des­pia­da­da Gue­rra con­tra­in­sur­gen­te de nue­vas carac­te­rís­ti­cas, que es nece­sa­rio cono­cer a fon­do para com­ba­tir­la des­de sus raíces.

Alci­ra nun­ca dejó de lla­mar impe­rio a lo que es impe­rio. Fue una autén­ti­ca femi­nis­ta antim­pe­ria­lis­ta de la pri­me­ra hora, den­tro de una con­cep­ción del femi­nis­mo en la acción per­ma­nen­te y con obje­ti­vos libe­ra­do­res autén­ti­cos, sin bana­li­za­cio­nes, ni lejano a la lucha de libe­ra­ción en que esta­mos empe­ña­dos des­pués de dos siglos que suce­die­ron a 500 años de lucha por la independencia.

Fue maes­tra de gene­ra­cio­nes y en estos tiem­pos la vimos rena­cer en recin­tos uni­ver­si­ta­rios, sin­di­ca­les, e inter­na­cio­na­les y de Dere­chos Huma­nos. Regre­só para resu­ci­tar el fue­go que encen­día, a pesar de la sere­ni­dad y sobrie­dad de su dis­cur­so, y fui­mos tes­ti­gos de lo que cada pre­sen­ta­ción suya gene­ra­ba en los jóve­nes universitarios.

Des­de aque­llas Cáte­dras Nacio­na­les, en tiem­pos de rena­ci­mien­tos y furias de los años 60 y des­de su pere­gri­nar soli­da­rio por nues­tro país y por el mun­do, nos ense­ñó a todos, inclu­so a los de su gene­ra­ción y a algu­nos que la ante­ce­di­mos en años, y que siem­pre esta­mos permea­bles para escu­char las voces cada vez más soli­ta­rias en esta torre de babel, en un mun­do nun­ca tan caó­ti­co e incier­to como el que esta­mos viviendo.

Tam­bién cono­cía, como a las líneas de sus manos, a Nues­tra Amé­ri­ca y a “sus venas abier­tas”, tan magis­tral­men­te expues­tas al mun­do en aquel libro del escri­tor uru­gua­yo Eduar­do Galeano que ha cum­pli­do ya medio siglo ilu­mi­nan­do a los que aún bus­can en la oscuridad.

Alci­ra era la ami­ga que siem­pre esta­ba don­de debía estar y en el momen­to pre­ci­so, y cuyo buen humor, áci­do a veces, com­par­tía­mos, como lo hacía­mos con el lega­do de la ale­gría libe­ra­do­ra que nos ten­dió como una alfom­bra mági­ca el eterno Artu­ro Jau­ret­che, cuan­do refle­xio­na­ba en voz alta que los pue­blos tris­tes no hacen revoluciones.

Ella nun­ca equi­vo­ca­ba su mira­da estra­té­gi­ca y jamás se per­dió en las bru­mas de bana­li­za­cio­nes ni extre­mos dog­ma­tis­mos. Siem­pre des­de un bajo per­fil, que no era una pose, ella bri­lla­ba con luz pro­pia en cada momen­to de su vida aca­dé­mi­ca y en la auda­cia sere­na de sus pro­pues­tas teóricas. 

En el año 2006 se creó el Ins­ti­tu­to Espa­cio para la Memo­ria (IEM) como enti­dad autó­no­ma y autár­qui­ca, en una arti­cu­la­ción entre el gobierno de la Ciu­dad de Bue­nos Aires y miem­bros de la socie­dad civil, don­de esta­ban los repre­sen­tan­tes de los Orga­nis­mos de Dere­chos Huma­nos, las dis­tin­tas fuer­zas polí­ti­cas de la legis­la­tu­ra de la ciu­dad y algu­nas per­so­nas con reco­no­ci­do com­pro­mi­so con los dere­chos huma­nos, (que nos negá­ba­mos a que nos dije­ran per­so­na­li­da­des), entre las cua­les está­ba­mos jun­tas con Alci­ra y otros ami­gos y ami­gas, com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras, con las que com­par­ti­mos años de fecun­da tarea de res­guar­do y trans­mi­sión de la memo­ria. Des­pués de su diso­lu­ción en 2014, los inte­gran­tes de este gru­po deci­di­mos man­te­ner vivo y acti­vo el IEM, como una aso­cia­ción civil, para con­ti­nuar con esta impor­tan­te tarea. Antes y des­pués, Alci­ra fue una voz y una pre­sen­cia imprescindibles. 

Ella siem­pre pare­cía tener la pala­bra exac­ta para ten­der puen­tes ante cual­quier dife­ren­cia, pre­ser­van­do siem­pre el cum­pli­mien­to de la tarea que era pre­ci­sa­men­te recu­pe­rar y man­te­ner la memo­ria, hacer­la viva en la bús­que­da de la ver­dad, que se nece­si­ta­ba como el agua, para ter­mi­nar con la impu­ni­dad y luchar por la justicia.

Era empe­zar a reco­rrer un camino difí­cil, pero abier­to des­de un día en que en Pla­za de Mayo apa­re­cie­ron aque­llas madres de pañue­los-paña­les blan­cos cubrien­do su cabe­za, que se con­vir­tie­ron en un sím­bo­lo de la dig­ni­dad, el cora­je y el amor, no sólo para nues­tra patria sino para el mun­do. Ante esas muje­res que desa­fia­ron a la dic­ta­du­ra más cruen­ta, al terro­ris­mo de Esta­do, ini­cian­do la lar­ga y heroi­ca lucha de las fami­lias de las víc­ti­mas, per­di­das en la noche y la nie­bla de las des­apa­ri­cio­nes, noso­tros deci­di­mos asu­mir nues­tras tareas con una enor­me responsabilidad. 

Fue­ron tiem­pos de cami­nar por los Cen­tros Clan­des­ti­nos, de pre­ser­var cada peda­zo de pared, cada sitio, de bus­car y bucear en aguas tur­bu­len­tas, de ir has­ta el fon­do de la his­to­ria de un país, sur­ca­do por dic­ta­du­ras una tras otras, y no sólo reco­no­cer al ver­du­go, sino a la mano que meció la cuna del horror. Reu­nir docu­men­tos, datos per­di­dos que uni­dos nos lle­va­ban has­ta la ver­dad de hechos terri­bles y tes­ti­mo­nios que ayu­da­ran a des­en­re­dar las tela­ra­ñas de la impu­ni­dad fue una de las tareas que com­par­tía­mos con una cama­ra­de­ría que nos hacía cada día mejo­res personas.

Con Alci­ra y en lar­gas ter­tu­lias, gra­cias a sus inves­ti­ga­cio­nes y sus tra­ba­jos desa­fian­tes que habla­ban de la dura his­to­ria de los paí­ses depen­dien­tes, de las som­bras colo­nia­les y neo­co­lo­nia­les y sus con­se­cuen­cias sobre nues­tros pue­blos sumi­dos en la inequi­dad, la injus­ti­cia y el saqueo, fui­mos ponien­do nues­tros gra­nos de are­na para des­en­tra­ñar ver­da­de­ros laberintos.

Des­de muy joven Alci­ra había cono­ci­do la clan­des­ti­ni­dad, desa­fia­da por la ima­gi­na­ción, como cuan­do pasa­ban clan­des­ti­na­men­te La Hora de los Hor­nos, el legen­da­rio docu­men­tal de Fer­nan­do “Pino” Sola­nas y Octa­vio Getino y mucho más que eso. Todo aque­llo vivi­do y estu­dia­do meticu­losa­men­te nos lle­va­ba siem­pre al mis­mo pun­to, al que tam­bién nos está lle­van­do en estos tiem­pos: a la cue­va del enemi­go his­tó­ri­co de Nues­tra América.

Leyen­do sus tra­ba­jos últi­mos pode­mos ubi­car­nos en los tiem­pos que esta­mos vivien­do. Sus aná­li­sis sobre la situa­ción coti­dia­na, en la que nos enfren­ta­mos a los pro­ta­go­nis­tas loca­les de un nue­vo inten­to de impo­ner­nos un domi­nio externo abso­lu­to, nos mues­tra el mapa de un colo­nia­lis­mo tar­dío, que inten­ta avan­zar con múl­ti­ples estra­te­gias sobre nues­tros pueblos.

Pero se encuen­tran una vez más con mura­llas de rebel­días que esta­llan en cada país de este con­ti­nen­te “irre­den­to”. Alci­ra con su sere­ni­dad, no exen­ta de una fuer­za arra­sa­do­ra, que agi­ta­ba su voz de fuma­do­ra empe­der­ni­da, nos mos­tra­ba no sólo pano­ra­mas som­bríos, pro­yec­tos y pla­nes con­tra nues­tros pue­blos. Nos mos­tra­ba el mapa de todas las res­pues­tas posi­bles, de todas las for­mas de resis­ten­cia en esa lucha dis­par, don­de nun­ca el “enemi­go”, pala­bra que no duda­ba en uti­li­zar, pudo des­truir nues­tras memo­rias cul­tu­ra­les, nues­tra fron­do­sa ima­gi­na­ción, un poder inmen­so que a veces olvi­da­mos o deja­mos pasar ante la marea de que pro­vo­ca un terro­ris­mo mediá­ti­co de vie­ja data, pero con nue­vas tec­no­lo­gías, que debe­mos enten­der no son inven­ci­bles. Alci­ra nos mos­tra­ba las múl­ti­ples res­pues­tas que tenía­mos no sólo para defen­der­nos, sino para pasar a la ofen­si­va con estra­te­gias res­plan­de­cien­tes que están en cada uno de noso­tros. Alci­ra nos abría cami­nos cada día.

Toda la his­to­ria de esta ama­da com­pa­ñe­ra-cama­ra­da, es de lucha incan­sa­ble, de per­ma­nen­tes accio­nes soli­da­rias, revo­lu­cio­na­ria­men­te, como fue su vida des­de muy joven, con su eter­na son­ri­sa y su mira­da brillante.

Momen­tos glo­rio­sos fue­ron aque­llos años 60, en el mar­co de una resu­rrec­ción e insu­rrec­ción inte­lec­tual, de una revol­tu­ra aca­dé­mi­ca, ante la irra­dia­ción que sig­ni­fi­ca­ba el pro­ce­so de des­co­lo­ni­za­ción en Áfri­ca, la recu­pe­ra­ción de la pala­bra y el len­gua­je, que jun­to con los efec­tos de la Revo­lu­ción Cuba­na des­ba­ra­ta­ban los esquemas.

El mun­do era inva­di­do por la ima­gi­na­ción vol­cá­ni­ca que se expre­só en el libro “Los con­de­na­dos de la Tie­rra”, del anti­llano-arge­lino Frantz Fanon, que irrum­pió en los cenácu­los aca­dé­mi­cos con un pró­lo­go inol­vi­da­ble, que cayó como un rayo sobre la Euro­pa colo­nial de aque­llos años escri­to por Jean Paul Sartre.

¡Qué tiem­pos vivi­dos, Alci­ra, cuán­ta car­ga, cuán­to apren­di­za­je al mirar­se en el espe­jo de la des­co­lo­ni­za­ción, de la lucha y resis­ten­cia anti­co­lo­nial! ¡Tan­ta sabi­du­ría en las calles de la resis­ten­cia, tan­ta belle­za en el dis­cur­so de la liberación!

Por esto y tan­to más, nun­ca te irás, ni des­apa­re­cien­do físi­ca­men­te, por­que nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad hoy es recu­pe­rar todo lo que has escri­to y tus cla­ses, des­de aque­llas que irrum­pie­ron lumi­no­sas en la olvi­da­das (por muchos) Cáte­dras Nacio­na­les allá, a fines de los 60.

Ese es el mejor home­na­je para una lucha­do­ra eter­na, que soña­ba con abso­lu­ta cer­te­za que la libe­ra­ción lle­ga­rá a pesar de todo lo que se inten­te para dete­ner­la, por­que cómo decías, es como “una fuer­za de la natu­ra­le­za, incon­te­ni­ble”, sobre todo por­que está basa­da en el amor la dig­ni­dad, la jus­ti­cia y la belle­za que siem­pre sur­ge entre las rui­nas y nos libe­ra. Hace pocos días salió entre tan­tas ideas que cru­zá­ba­mos sobre estos momen­tos pan­dé­mi­cos, aque­lla fra­se títu­lo del libro “la revo­lu­ción es un sue­ño eterno”, del escri­tor argen­tino Andrés Rive­ra y tu voz sonó ale­gre­men­te ron­ca por el telé­fono cuan­do me dijis­te sobre un tra­ba­jo que está­ba­mos hacien­do jun­tas “¿Qué te pare­ce?: La libe­ra­ción es un sue­ño eterno, pero está cada vez más cer­ca”. Y yo, y noso­tras, ami­gas, com­pa­ñe­ras-cama­ra­das nos sen­ti­mos abra­za­das y desa­fian­tes por tu cer­te­ra esperanza. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *