Vene­zue­la y el inter­na­cio­na­lis­mo (Entre­vis­ta a Iña­ki Gil de San Vicente)

Entre­vis­ta­mos a un refe­ren­te del anti­ca­pi­ta­lis­mo: Iña­ki Gil de San Vicen­te, un mar­xis­ta orto­do­xo, e inde­pen­den­tis­ta vas­co, que com­par­te sus refle­xio­nes sobre desa­fíos de los pue­blos del sur.

Fede­ri­co Ruiz Tira­do: Con Hugo Chá­vez se dijo que era la hora de los pue­blos; que este es el momen­to para des­pe­jar la paja del tri­go, que las revo­lu­cio­nes exi­gen un deba­te con­ti­nuo, inter­sub­je­ti­vo y mul­ti­di­men­sio­nal. ¿Vene­zue­la y el inter­na­cio­na­lis­mo se ubi­can en algu­na esca­la par­ti­cu­lar en este momen­to este­lar para los pue­blos y sus desafíos?

Iña­ki Gil de San Vicen­te: Vene­zue­la se ubi­ca simul­tá­nea­men­te en lo uni­ver­sal, lo par­ti­cu­lar y lo sin­gu­lar en la pra­xis inter­na­cio­na­lis­ta. En lo uni­ver­sal, median­te los valo­res apor­ta­dos des­de Guai­cai­pu­ro, el Negro Miguel y movi­mien­tos des­de media­dos del siglo XVI; des­de las vita­les apor­ta­cio­nes de Bolí­var en el siglo XIX; des­de el pro­ce­so que va del Cara­ca­zo de 1989 has­ta el pre­sen­te con todo el ideal cha­vis­ta. Lec­cio­nes uni­ver­sa­les de lucha y soli­da­ri­dad. En lo par­ti­cu­lar, con su apues­ta por la Patria Gran­de, con la uni­dad anti­im­pe­ria­lis­ta de Nues­tra­mé­ri­ca, con la ayu­da de envío de cru­do, dine­ro, etc. a pue­blos que no pue­den pagar los inhu­ma­nos pre­cios impues­tos por el impe­ria­lis­mo: sin cru­do no hay sani­dad, elec­tri­ci­dad, ali­men­ta­ción, cul­tu­ra… ni tam­po­co auto­de­fen­sa, y un inaca­ba­ble etcé­te­ra. Y en lo sin­gu­lar, por la defen­sa a ultran­za de su inde­pen­den­cia anti­im­pe­ria­lis­ta, que tam­bién es un valor universal.

¿Qué está ocu­rrien­do, un des­mo­ro­na­mien­to pro­gre­si­vo de las hegemonías?

Pode­mos decir que sí, que la hege­mo­nía impe­ria­lis­ta se está des­mo­ro­nan­do, pero hay que adver­tir que su caí­da no está deter­mi­na­da mecá­ni­ca­men­te, sino que depen­de­rá de la lucha de los pue­blos por un sis­te­ma mejor, por el socia­lis­mo en con­cre­to. Pero debe­mos ser cons­cien­tes de que pue­de recu­pe­rar­se la hege­mo­nía occi­den­tal según sea la lucha de cla­ses mun­dial, espe­cial­men­te de la inter­na­cio­na­lis­ta, y tam­bién de las luchas inter­nas en Occi­den­te y en el blo­que que se está for­man­do alre­de­dor de Chi­na, Rusia, Irán, etc., todo ello den­tro a su vez de la evo­lu­ción de las con­tra­dic­cio­nes cre­cien­tes entre la ten­den­cia al desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas y la ten­den­cia reac­cio­na­ria al alza de las rela­cio­nes bur­gue­sas de producción.

¿Y la estruc­tu­ra social nor­te­ame­ri­ca­na, se tam­ba­lea y a la vez se reaco­mo­da para for­ta­le­cer el imperio?

El cam­bio sus­tan­cial, o sea, de su esen­cia, del fun­da­men­to explo­ta­dor del sis­te­ma yan­qui, solo es posi­ble median­te una revo­lu­ción socia­lis­ta. Las Tre­ce Colo­nias ya eran expan­sio­nis­tas y escla­vis­tas, y la gue­rra de libe­ra­ción bur­gue­sa con­tra la ocu­pa­ción bri­tá­ni­ca exa­cer­bó su ideal depre­da­dor como muy bien cons­ta­tó Bolí­var. La Admi­nis­tra­ción Biden quie­re apli­car algo pare­ci­do al New Deal de 1933 – 1939 que ter­mi­nó fra­ca­san­do en todo excep­to en rear­mar bru­tal­men­te a Esta­dos Uni­dos para la gue­rra mun­dial que desea­ba con deses­pe­ra­ción. Fue esta masa­cre la que reac­ti­vo su eco­no­mía y no el peque­ño con­te­ni­do social del New Deal. Aho­ra pade­ce­mos «otro» capi­ta­lis­mo que aña­de pro­ble­mas nue­vos a los de enton­ces: el ago­ta­mien­to de los recur­sos, la cri­sis socio­eco­ló­gi­ca y sani­ta­ria; la mun­dia­li­za­ción eco­nó­mi­ca y cien­tí­fi­ca; la hiper­tro­fia finan­cie­ro-espe­cu­la­ti­va y la deu­da mun­dial y del pro­pio Esta­dos Uni­dos; las ten­den­cias des­cen­den­tes de la tasa media de ganan­cia y de la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo; el empo­bre­ci­mien­to, el ham­bre y el debi­li­ta­mien­to de las lla­ma­das «cla­ses medias» en Occi­den­te; el for­ta­le­ci­mien­to de poten­cias com­pe­ti­do­ras mucho más fuer­tes de lo que en su tiem­po eran Ale­ma­nia, Japón e Ita­lia, etc. Todo esto, y más, impo­ne que el nue­vo New Deal sea más pobre en lo demo­crá­ti­co y social, pero con gas­tos inmen­sos en la indus­tria de la matan­za de seres humanos.

Vene­zue­la pro­cla­ma la paz como pro­gra­ma y el res­pe­to a las dife­ren­cias y la con­ver­gen­cia con­sen­sua­das de las nacio­nes para supe­rar las cri­sis cícli­cas pro­vo­ca­das por el capi­ta­lis­mo, mien­tras que Esta­dos Uni­dos, la Unión Euro­pea y Rei­no Uni­do insis­ten en el nego­cio de la gue­rra. Es una ame­na­za per­ma­nen­te ¿cuál es la alter­na­ti­va para el res­to de la Humanidad?

No solo se rear­man Esta­dos Uni­dos, la Unión Euro­pea y Rei­no Uni­do, sino tam­bién Japón, India, Aus­tra­lia, Cana­dá, Ucra­nia, Corea del Sur, Marrue­cos, Ara­bia Sau­dí, Colom­bia, Bra­sil…, peo­nes de Occi­den­te. Quie­re esto decir que debe­mos imple­men­tar una alter­na­ti­va con, al menos, cua­tro pun­tos: defen­sa a ultran­za de la liber­tad de los pue­blos, soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta per­ma­nen­te, inme­dia­ta ayu­da a los pue­blos agre­di­dos, ayu­da a las cla­ses y nacio­nes explo­ta­das den­tro de Occi­den­te, y peda­go­gía sis­te­má­ti­ca del dere­cho a la auto­de­fen­sa armada.

¿Y entra­rán Rusia y Chi­na en la gue­rra por el poder planetario?

Esta­dos Uni­dos siem­pre está «den­tro» de la gue­rra poli­fa­cé­ti­ca por el poder mun­dial. Rusia y Chi­na no «entra­rán» en nin­gu­na gue­rra, sino que res­pon­den a múl­ti­ples agre­sio­nes y ayu­dan a otros pue­blos a defen­der­se. Para 2010 Rusia ela­bo­ró una estra­te­gia defen­si­va y de derro­ta de las gue­rras regio­na­les abier­tas por Esta­dos Uni­dos que ha des­bor­da­do a Occi­den­te. Rusia y Chi­na, tam­bién Cuba, Vene­zue­la, Irán, etc., tie­nen una con­cep­ción polí­ti­co-mili­tar, éti­ca y socio­eco­nó­mi­ca de la gue­rra como una pro­vo­ca­ción impe­ria­lis­ta ascen­den­te de lo par­cial a lo total, que hay que derro­tar des­de las pri­me­ras pro­vo­ca­cio­nes, men­ti­ras y ata­ques eco­nó­mi­cos, sani­ta­rios, ener­gé­ti­cos, terroristas…

¿Cuá­les son las líneas grue­sas para un pro­gra­ma de resis­ten­cia, lucha y avan­ces en esta coyuntura?

La ver­dad es revo­lu­cio­na­ria, por eso hay que hablar cla­ro y actua­li­zar todo el poten­cial libe­ra­dor que tie­ne la fra­se de Vege­cio del siglo IV: si vis pacem, para bellum, si quie­res la paz, pre­pa­ra la gue­rra. ¿Cómo hacer­lo? Alian­za cívi­co-mili­tar, mili­cias popu­la­res, inter­na­cio­na­lis­mo, socie­dad comu­ni­ta­ria y pro­pie­dad públi­ca… y dig­ni­dad, mucha dig­ni­dad por­que es una impa­ra­ble fuer­za libe­ra­do­ra. Debe­mos tener siem­pre pre­sen­te el sig­ni­fi­ca­do his­tó­ri­co de la bata­lla de Cara­bo­bo de 1821.

Fede­ri­co Ruiz Tirado

Revis­ta CuatroF

(Cara­cas), abril-mayo 2021, año 6, nº 284, p. 11. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.