Vene­zue­la y el inter­na­cio­na­lis­mo (Entre­vis­ta a Iña­ki Gil de San Vicente)

Entre­vis­ta­mos a un refe­ren­te del anti­ca­pi­ta­lis­mo: Iña­ki Gil de San Vicen­te, un mar­xis­ta orto­do­xo, e inde­pen­den­tis­ta vas­co, que com­par­te sus refle­xio­nes sobre desa­fíos de los pue­blos del sur.

Fede­ri­co Ruiz Tira­do: Con Hugo Chá­vez se dijo que era la hora de los pue­blos; que este es el momen­to para des­pe­jar la paja del tri­go, que las revo­lu­cio­nes exi­gen un deba­te con­ti­nuo, inter­sub­je­ti­vo y mul­ti­di­men­sio­nal. ¿Vene­zue­la y el inter­na­cio­na­lis­mo se ubi­can en algu­na esca­la par­ti­cu­lar en este momen­to este­lar para los pue­blos y sus desafíos?

Iña­ki Gil de San Vicen­te: Vene­zue­la se ubi­ca simul­tá­nea­men­te en lo uni­ver­sal, lo par­ti­cu­lar y lo sin­gu­lar en la pra­xis inter­na­cio­na­lis­ta. En lo uni­ver­sal, median­te los valo­res apor­ta­dos des­de Guai­cai­pu­ro, el Negro Miguel y movi­mien­tos des­de media­dos del siglo XVI; des­de las vita­les apor­ta­cio­nes de Bolí­var en el siglo XIX; des­de el pro­ce­so que va del Cara­ca­zo de 1989 has­ta el pre­sen­te con todo el ideal cha­vis­ta. Lec­cio­nes uni­ver­sa­les de lucha y soli­da­ri­dad. En lo par­ti­cu­lar, con su apues­ta por la Patria Gran­de, con la uni­dad anti­im­pe­ria­lis­ta de Nues­tra­mé­ri­ca, con la ayu­da de envío de cru­do, dine­ro, etc. a pue­blos que no pue­den pagar los inhu­ma­nos pre­cios impues­tos por el impe­ria­lis­mo: sin cru­do no hay sani­dad, elec­tri­ci­dad, ali­men­ta­ción, cul­tu­ra… ni tam­po­co auto­de­fen­sa, y un inaca­ba­ble etcé­te­ra. Y en lo sin­gu­lar, por la defen­sa a ultran­za de su inde­pen­den­cia anti­im­pe­ria­lis­ta, que tam­bién es un valor universal.

¿Qué está ocu­rrien­do, un des­mo­ro­na­mien­to pro­gre­si­vo de las hegemonías?

Pode­mos decir que sí, que la hege­mo­nía impe­ria­lis­ta se está des­mo­ro­nan­do, pero hay que adver­tir que su caí­da no está deter­mi­na­da mecá­ni­ca­men­te, sino que depen­de­rá de la lucha de los pue­blos por un sis­te­ma mejor, por el socia­lis­mo en con­cre­to. Pero debe­mos ser cons­cien­tes de que pue­de recu­pe­rar­se la hege­mo­nía occi­den­tal según sea la lucha de cla­ses mun­dial, espe­cial­men­te de la inter­na­cio­na­lis­ta, y tam­bién de las luchas inter­nas en Occi­den­te y en el blo­que que se está for­man­do alre­de­dor de Chi­na, Rusia, Irán, etc., todo ello den­tro a su vez de la evo­lu­ción de las con­tra­dic­cio­nes cre­cien­tes entre la ten­den­cia al desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas y la ten­den­cia reac­cio­na­ria al alza de las rela­cio­nes bur­gue­sas de producción.

¿Y la estruc­tu­ra social nor­te­ame­ri­ca­na, se tam­ba­lea y a la vez se reaco­mo­da para for­ta­le­cer el imperio?

El cam­bio sus­tan­cial, o sea, de su esen­cia, del fun­da­men­to explo­ta­dor del sis­te­ma yan­qui, solo es posi­ble median­te una revo­lu­ción socia­lis­ta. Las Tre­ce Colo­nias ya eran expan­sio­nis­tas y escla­vis­tas, y la gue­rra de libe­ra­ción bur­gue­sa con­tra la ocu­pa­ción bri­tá­ni­ca exa­cer­bó su ideal depre­da­dor como muy bien cons­ta­tó Bolí­var. La Admi­nis­tra­ción Biden quie­re apli­car algo pare­ci­do al New Deal de 1933 – 1939 que ter­mi­nó fra­ca­san­do en todo excep­to en rear­mar bru­tal­men­te a Esta­dos Uni­dos para la gue­rra mun­dial que desea­ba con deses­pe­ra­ción. Fue esta masa­cre la que reac­ti­vo su eco­no­mía y no el peque­ño con­te­ni­do social del New Deal. Aho­ra pade­ce­mos «otro» capi­ta­lis­mo que aña­de pro­ble­mas nue­vos a los de enton­ces: el ago­ta­mien­to de los recur­sos, la cri­sis socio­eco­ló­gi­ca y sani­ta­ria; la mun­dia­li­za­ción eco­nó­mi­ca y cien­tí­fi­ca; la hiper­tro­fia finan­cie­ro-espe­cu­la­ti­va y la deu­da mun­dial y del pro­pio Esta­dos Uni­dos; las ten­den­cias des­cen­den­tes de la tasa media de ganan­cia y de la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo; el empo­bre­ci­mien­to, el ham­bre y el debi­li­ta­mien­to de las lla­ma­das «cla­ses medias» en Occi­den­te; el for­ta­le­ci­mien­to de poten­cias com­pe­ti­do­ras mucho más fuer­tes de lo que en su tiem­po eran Ale­ma­nia, Japón e Ita­lia, etc. Todo esto, y más, impo­ne que el nue­vo New Deal sea más pobre en lo demo­crá­ti­co y social, pero con gas­tos inmen­sos en la indus­tria de la matan­za de seres humanos.

Vene­zue­la pro­cla­ma la paz como pro­gra­ma y el res­pe­to a las dife­ren­cias y la con­ver­gen­cia con­sen­sua­das de las nacio­nes para supe­rar las cri­sis cícli­cas pro­vo­ca­das por el capi­ta­lis­mo, mien­tras que Esta­dos Uni­dos, la Unión Euro­pea y Rei­no Uni­do insis­ten en el nego­cio de la gue­rra. Es una ame­na­za per­ma­nen­te ¿cuál es la alter­na­ti­va para el res­to de la Humanidad?

No solo se rear­man Esta­dos Uni­dos, la Unión Euro­pea y Rei­no Uni­do, sino tam­bién Japón, India, Aus­tra­lia, Cana­dá, Ucra­nia, Corea del Sur, Marrue­cos, Ara­bia Sau­dí, Colom­bia, Bra­sil…, peo­nes de Occi­den­te. Quie­re esto decir que debe­mos imple­men­tar una alter­na­ti­va con, al menos, cua­tro pun­tos: defen­sa a ultran­za de la liber­tad de los pue­blos, soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta per­ma­nen­te, inme­dia­ta ayu­da a los pue­blos agre­di­dos, ayu­da a las cla­ses y nacio­nes explo­ta­das den­tro de Occi­den­te, y peda­go­gía sis­te­má­ti­ca del dere­cho a la auto­de­fen­sa armada.

¿Y entra­rán Rusia y Chi­na en la gue­rra por el poder planetario?

Esta­dos Uni­dos siem­pre está «den­tro» de la gue­rra poli­fa­cé­ti­ca por el poder mun­dial. Rusia y Chi­na no «entra­rán» en nin­gu­na gue­rra, sino que res­pon­den a múl­ti­ples agre­sio­nes y ayu­dan a otros pue­blos a defen­der­se. Para 2010 Rusia ela­bo­ró una estra­te­gia defen­si­va y de derro­ta de las gue­rras regio­na­les abier­tas por Esta­dos Uni­dos que ha des­bor­da­do a Occi­den­te. Rusia y Chi­na, tam­bién Cuba, Vene­zue­la, Irán, etc., tie­nen una con­cep­ción polí­ti­co-mili­tar, éti­ca y socio­eco­nó­mi­ca de la gue­rra como una pro­vo­ca­ción impe­ria­lis­ta ascen­den­te de lo par­cial a lo total, que hay que derro­tar des­de las pri­me­ras pro­vo­ca­cio­nes, men­ti­ras y ata­ques eco­nó­mi­cos, sani­ta­rios, ener­gé­ti­cos, terroristas…

¿Cuá­les son las líneas grue­sas para un pro­gra­ma de resis­ten­cia, lucha y avan­ces en esta coyuntura?

La ver­dad es revo­lu­cio­na­ria, por eso hay que hablar cla­ro y actua­li­zar todo el poten­cial libe­ra­dor que tie­ne la fra­se de Vege­cio del siglo IV: si vis pacem, para bellum, si quie­res la paz, pre­pa­ra la gue­rra. ¿Cómo hacer­lo? Alian­za cívi­co-mili­tar, mili­cias popu­la­res, inter­na­cio­na­lis­mo, socie­dad comu­ni­ta­ria y pro­pie­dad públi­ca… y dig­ni­dad, mucha dig­ni­dad por­que es una impa­ra­ble fuer­za libe­ra­do­ra. Debe­mos tener siem­pre pre­sen­te el sig­ni­fi­ca­do his­tó­ri­co de la bata­lla de Cara­bo­bo de 1821.

Fede­ri­co Ruiz Tirado

Revis­ta CuatroF

(Cara­cas), abril-mayo 2021, año 6, nº 284, p. 11. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *