Opi­nión. Crí­me­nes de gue­rra del sio­nis­mo (Par­te II)

Por Pablo Jofré Leal*, Resu­men Medio Orien­te, 3 de mayo de 2021-.

Hoy como ayer las posi­bi­li­da­des de lle­var a jui­cio al sio­nis­mo está pre­sen­te y hay que apro­ve­char­lo en una gran cam­pa­ña internacional.

En fun­ción de lo seña­la­do, en la pri­me­ra par­te de este tra­ba­jo, resul­ta evi­den­te, que no es la pri­me­ra vez que Israel es lle­va­do al estra­do de los acu­sa­dos en fun­ción de sus polí­ti­cas de colo­ni­za­ción y ocupación.

Ya el año 2006 en vir­tud de la cons­truc­ción del muro del apartheid que comen­zó a levan­tar en torno a Cis­jor­da­nia, vio­lan­do la lla­ma­da línea ver­de del año 1967, aden­trán­do­se en terri­to­rio pales­tino, divi­dien­do pue­blos y aldeas, cer­ce­nan­do cul­ti­vos y expro­pian­do vivien­das, expul­san­do habi­tan­tes, la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal (CPI) fue con­sul­ta­da en vir­tud de esta ile­ga­li­dad cons­ti­tu­yén­do­se en la pri­me­ra oca­sión en que se daba un pro­nun­cia­mien­to jurí­di­co inter­na­cio­nal res­pec­to a un con­flic­to here­da­do de la gue­rra fría y que se ha carac­te­ri­za­do por el fra­ca­so de la diplo­ma­cia… un con­flic­to rehén de las gran­des poten­cias pasa­das y actuales.

El tema del muro de apartheid y la con­clu­sión de la CPI res­pec­to a la ile­ga­li­dad de su cons­truc­ción cons­ti­tu­ye una base jurí­di­ca impor­tan­te, inclu­so para evi­tar el uso de eufe­mis­mos, pues el nom­bre “valla de segu­ri­dad” dada por el sio­nis­mo a tama­ña cons­truc­ción de 720 kiló­me­tros de lar­go es sim­ple­men­te dese­cha­do por la CPI que lo deno­mi­na Muro de Sepa­ra­ción. El día 8 de diciem­bre del año 2003, en el trans­cur­so del déci­mo perio­do extra­or­di­na­rio de sesio­nes de emer­gen­cia de la asam­blea Gene­ral de la ONU sobre el tema pales­tino, esta asam­blea con 90 votos a favor, 8 en con­tra y 74 abs­ten­cio­nes emi­tió la reso­lu­ción ES – 1014 en que se soli­ci­tó a la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal una opi­nión con­sul­ti­va, en base al artícu­lo 96.1 de la Car­ta de las Nacio­nes Uni­das, para defi­nir las con­se­cuen­cias lega­les deri­va­das de la cons­truc­ción por Israel de un muro de segregación.

La pre­gun­ta espe­cí­fi­ca (1) que trai­go a cola­ción, como mues­tra de la este­ri­li­dad de medi­das acor­da­das, para con­de­nar al sio­nis­mo, que goza de sus pre­ben­das de impu­ni­dad y que hoy al ampa­ro de la deci­sión del Tri­bu­nal Penal Inter­na­cio­nal de poder lle­var a jui­cio a altos car­gos polí­ti­cos y mili­ta­res sio­nis­tas, es tan pro­ba­ble es que que­de en nada —como el tema del muro— sino se toman reso­lu­cio­nes al ampa­ro de la Car­ta de las Nacio­nes Uni­das y su capí­tu­lo VII. ¿Cuá­les son las con­se­cuen­cias jurí­di­cas que se deri­van de la cons­truc­ción del muro que levan­ta Israel —fue la inte­rro­gan­te— la poten­cia ocu­pan­te, en el terri­to­rio pales­tino ocu­pa­do, inclui­da Jeru­sa­lén este y sus alre­de­do­res. Según se des­cri­be en el infor­me del secre­ta­rio gene­ral, tenien­do en cuen­ta las nor­mas y prin­ci­pios del dere­cho inter­na­cio­nal, inclui­do el cuar­to con­ve­nio de Gine­bra del año 1949 y las reso­lu­cio­nes per­ti­nen­tes del Con­se­jo de Segu­ri­dad y de la Asam­blea General?

La res­pues­ta a la pre­gun­ta hecha a la CPI fue cla­ra y con­tun­den­te: Israel vio­la, a tra­vés de la cons­truc­ción del muro, el dere­cho inter­na­cio­nal ¿qué duda cabe pre­gun­ta­mos inge­nua­men­te? Como tam­bién ha vio­la­do los dere­chos huma­nos de la pobla­ción pales­ti­na en cada agre­sión mili­tar con­tra Gaza y Cis­jor­da­nia. En cada eje­cu­ción suma­ria, en cada ase­si­na­to de diri­gen­tes y líde­res pales­ti­nos, en los crí­me­nes come­ti­dos por su sol­da­des­ca y colo­nos. En la demo­li­ción per­ver­sa de las vivien­das pales­ti­nas, en la con­si­de­ra­ción de sub­hu­mano con que el sio­nis­mo cali­fi­ca a los habi­tan­tes pales­ti­nos de estas tierras.

Los crí­me­nes de gue­rra, según el esta­tu­to de Roma de la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal, come­ti­dos por el sio­nis­mo son tan evi­den­tes e inne­ga­bles, que un lis­ta­do míni­mo nos per­mi­te visua­li­zar en toda su dimen­sión los alcan­ces de los crí­me­nes come­ti­dos por una socie­dad, que median­te su apo­yo a sus líde­res polí­ti­cos y mili­ta­res ha ava­la­do el exter­mi­nio de la pobla­ción pales­ti­na (2).

  • Homi­ci­dio inten­cio­nal, tor­tu­ras y tra­tos inhu­ma­nos inclu­yen­do expe­ri­men­tos bio­ló­gi­cos con­tra los pre­sos polí­ti­cos palestinos.
  • Cau­sar deli­be­ra­da­men­te gran­des sufri­mien­tos o aten­tar gra­ve­men­te con­tra la inte­gri­dad físi­ca y la salud de la pobla­ción some­ti­da, en este caso, a la colo­ni­za­ción y ocupación.
  • Des­truc­ción y apro­pia­ción de bie­nes no jus­ti­fi­ca­das por nece­si­da­des mili­ta­res y efec­tua­das a gran esca­la ilí­ci­ta y arbitrariamente.
  • Pri­var, deli­be­ra­da­men­te, a un pri­sio­ne­ro o a otra per­so­na pro­te­gi­da de su dere­cho a ser juz­ga­do legí­ti­ma e imparcialmente.
  • Depor­ta­ción o tras­la­do ile­gal suman­do el con­fi­na­mien­to ile­gal (que pode­mos defi­nir como secues­tro de toda una población).
  • Toma de rehenes.
  • Diri­gir, inten­cio­na­da­men­te, ata­ques con­tra la pobla­ción civil en cuan­to tal o con­tra per­so­nas civi­les, que no par­ti­ci­pen direc­ta­men­te en los enfrentamientos.
  • Diri­gir, inten­cio­nal­men­te ata­ques con­tra bie­nes civi­les, es decir, bie­nes que no son obje­ti­vos militares.

Sume­mos a lo men­cio­na­do las innu­me­ra­bles opor­tu­ni­da­des en que el régi­men israe­lí ha diri­gi­do sus ata­ques con­tra escue­las, ins­ta­la­cio­nes sani­ta­rias, per­so­nal, ins­ta­la­cio­nes, mate­rial, uni­da­des o vehícu­los par­ti­ci­pan­tes en acti­vi­da­des de asis­ten­cia huma­ni­ta­ria de con­for­mi­dad con la Car­ta de las Nacio­nes Uni­das. Lan­zar ata­ques inten­cio­nal­men­te, a sabien­das que se cau­sa­rán pér­di­das de vidas huma­nas, lesio­nes a civi­les o daño a bie­nes de carác­ter civil o daños exten­sos, dura­de­ros y gra­ves al medio ambien­te natu­ral. Ata­car o bom­bar­dear, por cual­quier medio, ciu­da­des, aldeas, vivien­das o edi­fi­cios que no estén defen­di­dos y que no sean obje­ti­vos mili­ta­res. Cau­sar la muer­te o lesio­nes a un com­ba­tien­te, que haya depues­to las armas (eje­cu­cio­nes suma­rias) o que al no tener medios para defen­der­se, se haya ren­di­do a discreción.

La lis­ta suma y sigue con el artícu­lo 8 de los crí­me­nes de gue­rra según el esta­tu­to de la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal, al sos­te­ner, que cons­ti­tu­ye un cri­men de guerra:

  • El tras­la­do, direc­ta o indi­rec­ta­men­te, por la poten­cia ocu­pan­te, de par­te de su pobla­ción civil al terri­to­rio que ocu­pa (colo­nos sio­nis­tas asen­ta­dos en Cis­jor­da­nia) o la depor­ta­ción o tras­la­do de la tota­li­dad o par­te de la pobla­ción del terri­to­rio ocu­pa­do, den­tro o fue­ra de ese territorio.
  • Diri­gir inten­cio­nal­men­te ata­ques con­tra edi­fi­cios dedi­ca­dos a la reli­gión, la edu­ca­ción, las artes, las cien­cias o la bene­fi­cen­cia los monu­men­tos his­tó­ri­cos, hos­pi­ta­les y los luga­res don­de se agru­pen enfer­mos y heridos
  • Decla­rar que no se dará cuartel.
  • Des­truir o apo­de­ra­se de bie­nes del enemigo.
  • Uso de armas y muni­cio­nes prohi­bi­das como tam­bién come­ter aten­ta­dos con­tra la dig­ni­dad per­so­nal, espe­cial­men­te tra­tos humi­llan­tes y degradantes.
  • Hacer pade­cer sufri­mien­tos en diver­sos ámbi­tos a la pobla­ción como par­te de la polí­ti­ca de con­trol, inclu­yen­do los sumi­nis­tros de soco­rro de con­for­mi­dad con los Con­ve­nios de Gine­bra. Área don­de se inclu­ye la polí­ti­ca de chan­ta­je en la lucha con­tra la COVID-19.
  • Sume­mos la polí­ti­ca de apartheid prac­ti­ca­do por el sio­nis­mo que al ampa­ro del artícu­lo núme­ro 7 de la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal es cali­fi­ca­do como un cri­men de lesa humanidad.

Hoy como ayer las posi­bi­li­da­des de lle­var a jui­cio al sio­nis­mo está pre­sen­te y hay que apro­ve­char­lo en una gran cam­pa­ña inter­na­cio­nal. El sio­nis­mo teme lo que se ave­ci­na y se ha seña­la­do en sus círcu­los de apo­yo que “Israel teme que la inves­ti­ga­ción penal inter­na­cio­nal pue­da con­lle­var impu­tacio­nes con­tra res­pon­sa­bles mili­ta­res y civi­les israe­líes y que, en con­se­cuen­cia, pue­dan lle­gar a ser arres­ta­dos en el extran­je­ro en vir­tud de órde­nes de deten­ción dic­ta­das por los jue­ces de La Haya. La TPI care­ce de una fuer­za poli­cial pro­pia para hacer cum­plir sus reso­lu­cio­nes y para eje­cu­tar­las pre­ci­sa de la coope­ra­ción de los 123 Esta­dos adhe­ri­dos a su juris­dic­ción” y este es un ele­men­to para con­si­de­rar, pues sino se obli­ga inter­na­cio­nal­men­te a que un régi­men como el israe­lí cese sus crí­me­nes, coope­re con las inves­ti­ga­cio­nes y per­mi­ta, en últi­ma ins­tan­cia que sus man­dos mili­ta­res, polí­ti­cos, ideo­ló­gi­cos sean juz­ga­dos en fun­ción de los deli­tos come­ti­dos sin dis­cu­sión alguna.

Aquí no está en entre­di­cho la res­pon­sa­bi­li­dad cri­mi­nal de un régi­men como es el sio­nis­ta, que ha gene­ra­do sie­te déca­das de odio racial, de polí­ti­cas de exter­mi­nio, de gue­rras de agre­sión y de la expre­sión de todo tipo de crí­me­nes, deli­tos, vio­la­cio­nes y la exclu­sión inclu­so de su con­di­ción de seres huma­nos a la pobla­ción pales­ti­na some­ti­da a la colo­ni­za­ción, ocu­pa­ción, robo, expo­lio y vio­la­ción per­ma­nen­te de su terri­to­rio des­de el año 1948. Un régi­men que ha decla­ra­do, que no va a coope­rar con la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal, como mues­tra evi­den­te de su arro­gan­cia y esen­cia cri­mi­nal. En una con­duc­ta que inclu­ye el robo arqueo­ló­gi­co, la miti­fi­ca­ción de una his­to­ria de usur­pa­ción basa­da en la cons­truc­ción de esta his­to­ria fal­sa­ria de un pue­blo que se ha deno­mi­na­do sin tie­rra, en un clá­si­co sio­nis­ta de lo inten­ción no sólo de lo judío, sino tam­bién de lo israe­lí como lo han deno­mi­na­do sus pro­pios his­to­ria­do­res como Ilan Pap­pé, Shlo­mo Sand entre otros.

La pre­gun­ta es ¿Qué harán aque­llas demo­cra­cias occi­den­ta­les, que sue­len lle­nar­se la boca de la defen­sa de los dere­chos huma­nos, del res­pe­to a la lega­li­dad inter­na­cio­nal y cum­plir lo que los órga­nos judi­cia­les deter­mi­nen en fun­ción de la pro­pia orgá­ni­ca, crea­cio­nes y arqui­tec­tu­ra mun­dial que se han dado los paí­ses des­de el fin de la Segun­da Gue­rra Mun­dial? Será capaz nues­tra huma­ni­dad de obli­gar al sio­nis­mo a res­pon­der de sus crí­me­nes? Des­de ya el desa­fío está ser­vi­do y el pri­me­ro de ellos es no sub­es­ti­mar la impor­tan­cia polí­ti­ca, diplo­má­ti­ca y de pre­sión inter­na­cio­nal que pue­de tener la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal. Una bue­na cam­pa­ña mun­dial que ten­ga como cen­tro el sio­nis­mo es un camino com­ple­men­ta­rio con todos aque­llos que ter­mi­ne, final­men­te, con esta ideo­lo­gía y sus efectos.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *