Los cape­lla­nes cas­tren­ses: heren­cia del fran­quis­mo (como tan­tas cosas)

Uno de los ele­men­tos que nos hace pen­sar que esta demo­cra­cia “que nos hemos dado” (según dicen los pri­vi­le­gia­dos polí­ti­cos que des­de hace 40 años viven de ella), es una con­ti­nua­ción del fran­quis­mo, es la pre­sen­cia en el ejér­ci­to de los cape­lla­nes cas­tren­ses, una cas­ta de curas pri­vi­le­gia­dos por el fran­quism­so que dis­fru­tan de un ran­go mili­tar y de los hono­ra­rios corres­pon­dien­tes al mismo. 

Cuan­do últi­ma­men­te se habla tan­to del fas­cis­mo, se nos olvi­da el fas­cis­mo de “reta­guar­dia”, el que da sopor­te ideo­ló­gi­co al fas­cis­mo pro­vo­ca­dor de la extre­ma dere­cha: medios de comu­ni­ca­ción, jue­ces, fis­ca­les, mili­ta­res, empresarios…y por supues­to, la Igle­sia Cató­li­ca que se resis­te a per­der sus pri­vi­le­gios, y cuya mues­tra de que con­ti­núa sien­do uno de los pila­res sobre los que se basa el Régi­men del 78 (al igual que el fran­quis­mo), es esta rémo­ra fas­cis­ta de los cape­lla­nes castrenses.

Hace unos días falle­ció en Madrid el arzo­bis­po titu­lar del ejér­ci­to espa­ñol, más cono­ci­do como vica­rio gene­ral cas­tren­se. Se lla­ma­ba Juan del Río Mar­tín, había naci­do en Aya­mon­te (Huel­va) y es de espe­rar que des­can­se en paz. Según la infor­ma­ción que publi­có el dia­rio El País, al tal pre­la­do se le con­si­de­ra­ba la son­ri­sa de la obis­pa­lía, habi­tual­men­te cir­cuns­pec­ta y estridente.

Se dice del falle­ci­do que era “afir­ma­ti­vo en un colec­ti­vo ins­ta­la­do en el no, y se mos­tra­ba par­ti­da­rio de la mode­ra­ción en los fre­cuen­tes com­ba­tes de la jerar­quía ecle­siás­ti­ca con el poder polí­ti­co. “¿Por qué per­der el tiem­po que­ján­do­se de la noche mien­tras nos espe­ra la luz del día? ¡Todos los pro­ble­mas de la vida tie­nen su ama­ne­cer!”, escri­bió el risue­ño mon­se­ñor en Twit­ter el pasa­do 2 de diciembre.

Lo que no lee­mos en el cita­do perió­di­co es que el señor vica­rio ron­da­ba unos habe­res anua­les de 60.000 euros y un pre­su­pues­to de cua­tro millo­nes para su nego­cia­do, com­pues­to por casi un cen­te­nar de clé­ri­gos, con­tra­ta­dos como cape­lla­nes y dis­tri­bui­dos de esta gui­sa: el ya men­cio­na­do vica­rio gene­ral, con ran­go de gene­ral, nom­bra­do a pro­pues­ta del rey; cin­co vica­rios epis­co­pa­les (inclui­do el vica­rio gene­ral); tres vica­rías en el Ejér­ci­to de Tie­rra; tres en la Arma­da y uno en el Ejér­ci­to del Aire, y 84 cape­lla­nes en el lla­ma­do Cuer­po Ecle­siás­ti­co y Ser­vi­cio de Asis­ten­cia Religiosa.

Los cape­lla­nes cas­tren­ses tie­nen la con­si­de­ra­ción de ofi­cial, con los emo­lu­men­tos pro­pios del esta­men­to. Los cape­lla­nes per­ma­nen­tes con más de 25 años de ser­vi­cios tie­nen el empleo de coro­nel; si lle­van 15 años, se les con­si­de­ra tenien­te coro­nel, y el res­to son coman­dan­tes. Los cape­lla­nes de carác­ter tem­po­ral tie­nen el gra­do de capitán.

Des­pués de ser supri­mi­do en tiem­pos de la segun­da Repú­bli­ca el lla­ma­do Ser­vi­cio Reli­gio­so Cas­tren­se, duran­te la gue­rra fue habi­li­ta­do en su zona por los mili­ta­res suble­va­dos, a fin de pres­tar auxi­lio espi­ri­tual a quie­nes fue­ron eje­cu­ta­dos y per­ma­ne­cen aún en su mayo­ría en fosas y cune­tas. A tér­mino del con­flic­to ese ser­vi­cio fue reor­ga­ni­za­do, al tiem­po que la Ley de Res­pon­sa­bi­li­da­des Polí­ti­cas reque­ría de los curas párro­cos pun­tua­les infor­mes para la dela­ción de los vencidos.

Han pasa­do más de cua­ren­ta años des­de que tene­mos una Cons­ti­tu­ción en cuyo artícu­lo 16, 3 esta­ble­ce el prin­ci­pio de acon­fe­sio­na­li­dad del Esta­do, pero el con­ve­nio sus­cri­to sobre la juris­dic­ción cas­tren­se y asis­ten­cia a la Fuer­za Arma­das, fir­ma­do en 1950, fue rati­fi­ca­do y fir­ma­do el 15 de diciem­bre de 1979 en El Vaticano.

Fuen­te: Felix Población/laultimahora.es

Últi­mas entra­das de Simón Cano (ver todo)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *